Nuestros favoritos: Alan Wake

Stephen King dijo una vez que las pesadillas no están sujetas a la lógica, no tiene sentido explicarlas. Nuestra historia empieza con una pesadilla en la que circulamos por una sinuosa carretera de montaña en plena noche, cuando de repente un autoestopista cruza e inevitablemente lo atropellamos, pero cuando vamos a ver en qué estado se encuentra tras el choque no hay ni rastro del cuerpo. De esta tenebrosa forma empieza uno de los mejores juegos de la anterior generación y el mejor thriller psicológico jamás visto en un videojuego. Recomendamos encarecidamente leer el siguiente reportaje con las canciones de la banda sonora original del juego que hemos añadido.

Estamos en Bright Falls, un encantador pueblo de la costa del Pacifico de Estados Unidos situado en medio de las montañas y con un precioso lago que alberga un oscuro secreto. Encarnamos a Alan Wake un afamado escritor de novelas de terror que, en busca de un remanso de paz e inspiración, huye del bullicio de la ciudad para pasar unos días en este pequeño pueblo mientras se celebra la feria del venado. Sin embargo ya en la embarcación que acerca nuestro coche al modesto puerto de Bright Falls un hombre nos observa fijamente mientras charlamos con Alice, la esposa de Alan. Poco después nuestra encantadora pareja llegará a una preciosa cabaña situada en medio de Cauldron Lake, pero esa misma noche tras una fuerte discusión Alan decide salir a airearse y cuando vuelve ve como una presencia oscura engulle a la cabaña y a Alice hacia lo más profundo del lago. Cuando Alan consigue llegar a comisaría y le cuenta lo ocurrido a la sheriff Sarah Breaker ésta le dice que es imposible, hace 30 años esa cabaña se hundió en el lago y su dueño el escritor Thomas Zane murió con ella pese a que nunca encontraron su cadáver. Como el lector podrá apreciar más que un videojuego nos encontramos ante una novela de terror psicológico, una obra maestra que nos emocionara y nos hará replantearnos una y otra vez el porqué de todo lo que ocurre en el transcurso del juego.

Y ahí radica la gracia del mismo, no es un juego de acción en el que prime la espectacularidad gráfica o una jugabilidad exquisita, se trata de un juego tranquilo y pausado en el que para disfrutarlo debemos adentrarnos en la piel de Wake, sentir lo que él siente, vivir una a una las páginas del manuscrito que iremos encontrando a lo largo de los capítulos y que narran la historia que nosotros mismos estamos viviendo. La sensación de terror y angustia se acrecienta no en los sustos forzados con subidas de volumen innecesarias, sino en la recolección de dichas páginas del manuscrito cuya obra relata, paso a paso todo lo que le ocurre a nuestro protagonista, siendo a la vez el autor de dicha obra. Sin tener en ningún momento claro el sentido de la historia, sin saber si se trata de la realidad o de una horrible pesadilla, sin saber cómo vencer a esa oscuridad que lenta pero inexorablemente se apodera de nosotros deberemos enfrentarnos a ella con la luz de nuestra linterna y las distintas armas que vayamos encontrando por el camino.

alanwake1

La luz es la mayor arma del juego y lo único que nos mantiene a salvo de los enemigos poseídos que nos atacarán. No es fácil sobrevivir a ellos pues la mayor parte del juego ocurre durante la noche y deberemos atravesar los frondosos bosques de Bright Falls, lidiar con el agente del FBI Nightingale el cual se obsesiona con nosotros al considerarnos culpable de la desaparición de Alice y mucho más. Durante nuestro periplo también encontraremos aliados, concretamente Barry. Qué decir sobre Barry, probablemente uno de los mejores personajes secundarios de la historia, tan hilarante como ocurrente, tan divertido como oportuno aporta el toque de humor nervioso que toda novela de terror necesita, convirtiéndose en el contrapunto ideal para que Alan no pierda la razón. Y es que pocas veces en un juego veremos personajes tan bien escritos, tan profundos y tan bien caricaturizados. Los personajes que nos ayudan nos gustaran porque nos han escuchado y se han unido a nuestra causa, los personajes que nos persiguen nos gustaran porque en el fondo tienen una razón que les empuja a actuar de esa forma. Demonios, los personajes secundarios que normalmente pasan desapercibidos también nos gustaran y nos darán algunos de los momentos más brillantes de esta novela (¿he dicho ya que no se trata de un juego?).

La historia está contada a modo de capítulos y todos ellos cuentan con su cliffhanger para mantenernos enganchados a la historia, al más puro estilo Lost. Realmente uno no puede evitar acordarse de series como Twin Peaks o The X-Files por el modo en que se narran los acontecimientos y cómo cada nueva respuesta añade un montón de interrogantes en la historia. Y es que para comprenderla por completo deberemos estar atentos a todo lo que nos encontremos; desde carteles que señalizan lugares a inscripciones que nos encontremos, los programas de radio de Pat Maine que escuchemos, al perturbador programa de televisión Night Springs e incluso la charla de dos antiguas leyendas vikingas del rock en un bar. Alan Wake está plagado de detalles y referencias para los más eruditos en el género y viviremos situaciones que van desde el ataque de unos pájaros poseídos en clara referencia a “Los Pájaros” de Alfred Hitchcock a un enemigo emulando a Stucky llamando a la puerta hacha en mano como Jack Nicholson en “El Resplandor”. Estas son sólo algunas de las continuas referencias que encontraremos en el juego y que rinden homenaje a maestros del terror como Lovecraft, Stephen King o Hemingway.

En lo referente al apartado técnico, pese a ser un juego del 2010 a día de hoy gráficamente mantiene muy bien el tipo siendo particularmente destacable el continuo juego de luz y sombra del que hace gala la obra de Remedy. Sin embargo la verdadera joya de la corona la encontramos en el apartado sonoro con un doblaje inconmensurable. La elección de los actores de doblaje para cada uno de los personajes es más que acertada y la interpretación de cada uno de ellos, en especial Alan y Barry, nos demuestra una vez más como los videojuegos son capaces de hacernos empatizar con sus personajes tanto o más que el cine o la televisión y consigue romper la cuarta pared. A todo ello hay que sumarle una banda sonora muy acorde al título, creando la tensión adecuada y acelerando el ritmo a medida que nuestra situación se complica. En más de una ocasión echaremos a correr cuando el tambor de la orquesta aumente su volumen. Además de las melodías creadas para la ocasión es importante mencionar la colaboración con la banda de rock independiente Poets of the Fall que nos brinda varias de sus canciones siendo dos de ellas material creado exclusivamente para el juego.
Pese a tratarse de una novela es obvio que Alan Wake tiene que jugarse como todo videojuego (aunque las aventuras de Telltate digan lo contrario) y en este aspecto encontramos un control simple e intuitivo en el que jugaremos en tercera persona, usando la linterna para hacer vulnerables a nuestros enemigos y que a la vez nos servirá como punto de mira para disparar nuestra arma. El arsenal no es muy completo pues no se trata de un shooter; encontraremos pistolas, escopetas, fusiles de caza y lanzabengalas, que al brindarnos luz se convertirá en nuestro mayor salvavidas.

alanwake2

Alan Wake es sin duda ante una rara avis dentro del panorama videojueguil de los últimos 20 años. No es un juego difícil, no es un juego largo, no tiene unos gráficos de aúpa, no tiene un control exquisito pero es que no los necesita. Es un viaje utópico hacia las entrañas de ese terror inexplicable que nos apresa y nos hace dudar de nuestros actos, de nuestros pensamientos, una pesadilla que distorsiona nuestra realidad y nos lleva a un punto de no retorno. Alan Wake nos narra una de las mejores historias jamás contadas en este medio llevándonos de la mano a un apacible pueblo lleno de personajes entrañables y una aventura perturbadora que tardaremos años en olvidar. Un sueño hecho realidad en forma de pesadilla, quedando su agónico final para siempre grabado en nuestras retinas.

Escrito por: Daniel Funes Castillo

Webmaster de Legión de Jugadores. Fanático de los videojuegos con 3 años, empecé con Super Mario World y desde entonces no he parado. Busco crear una comunidad abierta y tolerante dónde todos puedan participar y dar su opinión.

LegiondeJugadores

Comunidad de jugadores/as. Únete a nosotros para estar al tanto de las últimas novedades y encontrar una nueva visión de los videojuegos.

Nuestro Twitter