Pokémon y la necesidad de un cambio. Aprovechando la región de Kanto

Pokémon es una saga que cuenta con muchos años a sus espaldas. Hemos experimentado todo tipo de emociones con su universo. Desde la creación de sus continentes y océanos, hasta el origen mismo de sus habitantes. En resumen: hemos crecido a la par que el juego. Ya no somos aquellos niños que recorren el bosque verde, buscando a un escurridizo Pikachu. Hemos visto pasar nada más y nada menos que siete generaciones ante nuestros ojos. Y es el mismo paso del tiempo el que nos hace mirar el juego de manera distinta.

Seguro que muchos de vosotros habéis oído (o dicho) aquello de que Pokémon ya no es lo que era antes, que ahora los bichos son más feos, que falta imaginación, que es demasiado sencillo… es algo  general. Y algo totalmente  normal, puesto que con el paso del tiempo y la experiencia queremos aventuras más acordes a nosotros. Porque si nos fijamos, los jóvenes que empiezan con los juegos de la saga ahora están encantados con sus aventuras. Es el filtro de la edad el que más “peros” nos pone a la hora de disfrutar como antaño.

Queriendo volver a sentir la magia

Esto quedó bastante patente con el éxito de Pokémon Go, el cuál supo atraer a todos esos jugadores de primera generación. Pues realmente lo que muchos buscan es el “mundo” con el que crecieron, pero con todo un poco más pulido. Esto pareció lograrse ligeramente con Pokémon Sol y Luna. Ligeramente. El cambio de diseño de los personajes, a uno más realista, supo mantener vivo el interés de los jugadores; a la par que ver como la temática variaba ligeramente: en vez de gimnasios, teníamos una prueba de madurez que nos invitaba a recorrer un conjunto de islas. A su vez, nos traían Pokémon de primera generación con un aspecto nuevo, adaptándose al clima. Esto era un gran incentivo para estos jugadores de antaño. A la par que dotaba al juego de un mayor realismo.

Pokémon y la necesidad de un cambio

Sin embargo, el trabajo quedó a medias: hubo quejas de demasiada facilidad en esta entrega y que la historia era demasiado evidente. Cabe recordar que, pese a todo, pese a que nosotros hayamos crecido, Pokémon sigue siendo una saga para niños, por lo que es normal que esta sea simple y no guste por tanto a los adultos… o quizás no. A diario vemos como series para niños encandilan a un público que no es su objetivo principal. Podemos verlo simplemente con series como El asombroso mundo de Gumball, Hora de aventuras o Steven Universe. ¿El motivo? tratar temas serios desde una perspectiva distinta, de tal forma que los niños se centren más en otras partes del capítulo, pero calando en el resto de espectadores. A mí aún me da bastante respeto el capítulo de “Puhoy” de Hora de aventuras, por ejemplo.

Un pequeño cambio puede lograr grandes cosas

Y esto es lo que necesitan los juegos de Pokémon, esta doble vertiente para atraer tanto a jugadores jóvenes como los ya experimentados. La parte jugable puede venir después, con el competitivo, pero el poder explorar una buena historia está al alcance de Game Freak. Y no creáis que lograr esto es muy complicado, pues además puede lograrse haciéndonos volver a Kanto.

En la región de Alola en Pokémon Sol/Luna y Ultra Sol/Ultra Luna, los rumores de un remake o vuelta a la región de Kanto se intensificaron. Además de la inclusión de los Pokémon en sus nuevas formas, encontrábamos constantes referencias a la primera región: nuestro protagonista venía de allí, multitud de personas la nombraban, Lilya y compañía partían hacia allí… e incluso teníamos un gimnasio inspirado en el de Ciudad Carmín. Esto, bajo mi punto de vista, no se trataba más que de una forma más de intentar atraer a los fans, sin embargo, la inclusión del capítulo del Team Rainbow Rocket hizo que se encendieran todas mis alarmas.

Pokémon y la necesidad de un cambio

Ahora es cuando entenderéis toda la chapa que os he dado antes con la nostalgia y el cambio de Pokémon. En este capítulo extra de Ultra Sol/Ultra Luna, veíamos como Giovanni reclutaba a los villanos de las anteriores generaciones. Esto podría pasar como un elemento simplemente anecdótico, si no fuera por lo que nos cuentan estos personajes: vienen de mundos donde sus aspiraciones se lograron. Nuestra labor es inexistente, no había una oposición real que le parase los pies. Al final de este episodio,  Giovanni se marcha de forma misteriosa, afirmando que no se rendirá.

Un millar de posibilidades para lograr una gran historia

Este desenlace es el que me hizo pensar… ¿Por qué no aprovechar este detalle de Ultra Sol/Ultra Luna para una vuelta a Kanto por todo lo alto? Poneos en situación por un momento. El próximo juego de la serie será en Nintendo Switch, abriendo un montón de posibilidades. Sin embargo, no tiene por qué tratarse de una nueva generación. Bastaría por mandarnos a un universo paralelo en el que todo se hubiera resuelto de manera distinta. Por ejemplo, uno en el que el Team Rocket fuera más agresivo, quedando patente el tráfico y explotación de Pokémon. Con ese simple detalle se podría crear una trama bastante adulta, pero mantener el apartado para niños. Con la quinta generación casi se consigue.

De este modo se podría dar rienda suelta a un sin fin de posibilidades. Podría explicarse fácilmente el que existan Pokémon de otras generaciones desde el comienzo; aliarnos con la policía de la región, conociendo un poco más del interesantísimo inspector Handsome… e incluso ver como Rojo se alía con el Team Rocket cuando se lo proponen en el Puente Pepita. El héroe ahora convertido en villano. Simplemente, una historia contada desde un punto de vista distinto, que sin duda tendría elementos que pueden gustar a todos.

Pokémon y la necesidad de un cambio

Esto, por supuesto, no pasan de ser elucubraciones y teorías de una fan. Sin embargo, queda patente que la capacidad de hacer algo grande está ahí. El manga de Pokémon era lo que se quería plasmar verdaderamente de ese mundo. Ver eso en un videojuego de la saga principal sería casi un sueño, que está al alcance de los desarrolladores. En los juegos de anteriores generaciones tenemos el ejemplo de que se puede lograr esto. Contamos con un buen desarrollo narrativo con Blanco y Negro; una inmersión mayor en Sol y Luna… Las posibilidades están al alcance de la mano. Y a vosotros, ¿qué os gustaría realmente en un juego de Pokémon?

Ana Quintana

Escrito por: Ana Quintana

Papercrafteadora. Orgullosa miembro de la Suikosecta y sacerdotisa del Maraísmo. En mi humilde morada caben todo tipo de bichos, ya sean Yokais, Pokémon o Digimon. Cazo Wyverns y dragones ancianos en mis ratos libres. ¿Hee-ho? ¡Hee-ho!

LegiondeJugadores

Comunidad de jugadores/as. Únete a nosotros para estar al tanto de las últimas novedades y encontrar una nueva visión de los videojuegos.

Nuestro Twitter