Hablando de… El primer año de Switch y lo que esperamos de ella

En Legión de Jugadores hemos decidido tomarnos ciertos permisos para acercarnos más a nuestros lectores. Si bien, hace poco abrimos las colaboraciones, para que cualquier seguidor pueda unirse a nosotros de forma puntual, sin necesidad de convertirse en otro miembro de la página.

Queremos formar una enorme familia, que no solo este compuesta por nuestros redactores y redactoras. Por eso hemos iniciado una sección con una tirada más relajada, donde hablaremos, cada domingo, de aquellos temas que se nos pasen por la cabeza. No hablaremos de lo mismo dos veces y no todas las opiniones serán iguales, pero eso es lo bonito de trabajar juntos.

El pistoletazo de salida lo damos hoy, siendo el primer domingo en ponernos en marcha. Esta vez nos hemos unido tres redactores, Moonlight, Óscar, Rodrigo y Jaume para hablar del primer año de Switch y todo lo que ha conllevado. Pero no solo sobre eso, sino también sobre lo que está por llegar. Con esto dicho, esperamos que disfrutes con nuestras opiniones.

Alcaldesa de mi propia Switch

Parece que fue ayer cuando Nintendo Switch llegó con fuerza al mercado, pero ya lleva poco más de un año, ¡y manteniendo la fuerza del principio! Todo este tiempo lleno de lanzamientos, con mayor o menor importancia se ha pasado volando, pero con juegos que han dejado marca a más de uno. Y yo me incluyo. Sin duda es una consola que para muchos ha marcado un antes y un después en la manera de jugar y de vivir una historia. Historias tan profundas y con tantas posibilidades como Zelda Breath of the Wild o algunas tan divertidas y distintas a eso de toda la vida como Super Mario Odyssey. Sin duda son dos de las grandes apuestas que han acompañado a la consola durante su primer año, y seguro que siguen en las listas aún más tiempo.

En mi caso, Super Mario Odyssey ha sido mi pequeña estrella. O luna mejor dicho. Una historia que se repite una y otra vez en títulos anteriores, pero con un final algo distinto y a la orden del día. Por no hablar de sus mundos por explorar, desde el Reino Sombrero hasta Reino Urbano. Sin olvidar a uno de los clásicos, Reino Champiñón, donde veremos alguna que otra cara conocida. Y con la nueva actualización con Luigi al mando tenemos diversión (y desesperación, seamos sinceros) para rato.

Repasamos el primer año de Nintendo Switch y sus futuros lanzamientos

Vaya, un año muy bueno pero con ganas de saber cómo será el próximo. Si tengo que apostar, o pedir, ya que estamos…espero poder vivir la aventura de ser alcaldesa de un nuevo pueblo. Alcaldesa, o quien sabe que sorpresas nos esperan. Sea como sea, tener la oportunidad en la consola híbrida de Nintendo de vivir la vida en un nuevo pueblo de Animal Crossing. Aunque eso no quita que espere con ansias conocer nuevos detalles del Smash anunciado en el último Nintendo Direct. Los nuevos personajes y escenarios, si encontraremos un modo historia esta vez volviendo a las anteriores entregas,…pero eso lo dejamos para otro momento mejor, ¿no?

~ Moonlight

Con la fuerza de un Super Smash Bros.

Pensar en Nintendo Switch es pensar en grandeza. Y es que la consola ha llegado con la fuerza de un huracán. Lejos quedan ya aquellos rumores sobre NX y el temor del público a repetir los errores de WiiU con un catálogo poco fiable. Switch llegó para quedarse. El miedo inicial a esa memoria interna tan limitada o a la posible baja duración de la batería se esfumaron con un sólido lanzamiento que venía de la mano de Breath of the Wild.

El regreso de Link se vio acompañado por el de Mario. Y eh, ahí tenemos a la secuela de Splatoon o Xenoblade Chronicles 2. Y es que Switch se ha convertido en todo lo que su antecesora no fue. También están Mario Kart 8 Deluxe o Pokken Tournament DX; los restos del naufragio que han conseguido llegar a tierra firme para plantar las semillas de algo nuevo. ¿Lo mejor? Ver como la consola madura poco a poco. En tan solo doce meses, Switch ha conseguido un catálogo compuesto por producciones triple A e indies a partes iguales. Y no seré yo quien niegue el placer de disfrutar algo como Dragon Quest Builders en mi pantalla para luego llevarla en la mochila y dedicarme a cosas más pequeñas, como Night in the Woods o Stardew Valley en la pórtatil. El gran abanico de posibilidades que ofrece la ha convertido, sin darme cuenta, en mi consola preferida.

super-smash-bros

Pero pensar en este año de Switch lleva a pensar en que le queda por ofrecer. No hay más que otear el horizonte —o visionar el pasado Nintendo Direct— para encontrarse con una buena panda de titanes. Ahí tenemos al instaurado como género homónimo, Dark Souls, la vuelta de Okami a las plataformas de Nintendo o, como no, una gran taza de rol gracias a Project Octopath Traveler. Decantarme por lo que quiero ver es complicado. Mi niño interior sueña con colgarse el cinto, ponerse una gorra y salir a explorar las regiones que traiga consigo el nuevo Pokémon en la híbrida. Pero hay un lanzamiento brillando en el horizonte. Super Smash Bros.

Tres palabras que se traducen en un caos frenético capaz de enamorar a cualquier jugador. La expectación está a flor de piel, no lo voy a negar. El momento en que el símbolo de Smash se dibujó en el ojo de la inkling algo se encendió dentro de mí. Tras las palabras de Sakurai no esperaba una nueva entrega. Pensar en ella, en el que traerá, es toda una fuente de hype. Pero imaginarse disparando tinta y convirtiéndose en calamar en medio de un combate no tiene parangón.

~ Óscar Martínez

Breath of the Wild como piedra angular

¿En que juego te encuentras planeando mientras un dragón hecho de rayos surca los cielos cerca de ti y un meteorito cae en la distancia mientras la lluvia y los rayos iluminan el escenario?

Por eso Zelda Breath of The Wild es, para mí, el mejor juego actualmente de Nintendo Switch. Por mucho que me pese Mario Odyssey, felicidad en cartucho. Es el joven Link y una Zelda inexperta son los que me dejaron los ojos tirando a húmedos al acabar la partida. Pocas veces he visto tal masterclass de diseño de escenarios y de mundo; con tanto énfasis en los pequeños detalles. Desde la primera patada desnuda a un cofre de metal, con un Link aullando de dolor, a la tonadilla al entrar en el castillo de Hyrule; donde dos canciones pelean por el dominio del espacio, que uno llega a enamorarse de este Zelda.

Aún mas cuando la narrativa procedural hace que te pierdas en un cabo de Hyrule persiguiendo un templo. Al salir ves una isla a la que puedes acceder. En ella debes hacer un especial Hyrule de el último superviviente. Y al regresar triunfante paras en una aldea pesquera donde te aprovisionas para seguir tu viaje. Pero, es que por encima de esta narrativa procedural hay una historia; contada en pedazos cierto. Pero cada una de esas escenas me han acercado a Zelda más de lo que ninguna entrega había conseguido. Es en Breath of the Wild donde conocemos todo el peso que soporta una joven que no cree en si misma; cuyo padre limita y cuyo deber es enorme para reposar en una adolescente. Y, obviamente, ningún juego tiene a un tiburón husbando salvo Zelda, así que la solución es sencilla.

He llegado tarde a la fiesta de Nintendo Switch en un alarde de paciencia. Junto a Zelda pude agenciarme Mario Odyssey y Mario Kart, obvio. Pero es en la eshop donde está mi mayor sorpresa. Son cosas como North o A Normal Lost Phone, Dandara, Frederic o Furi las que dan sentido a Nintendo Switch. Esos indies que dan la vida y sirven como aligerante de algunos triple A que pueden llegar a pesar con el tiempo.

El primer año de Nintendo Switch ha sido sorprendente; obras nuevas, indies destacables y ports de WiiU, para que los jueguen más de diez personas, han protagonizado 2017. Pero ¿2018? Smash Bros, Mario Tennis, The Wolrd Ends With You, Octopath Traveler, No more Heroes; sin contar juegos sin fecha como Shin Megami Tensei V o Bayonetta 3. Personalmente aquí un humilde nichero espera Shin Megami Tensei V con la mayor espectación, pero con el catálogo preparado para este año hasta me parece mal tener hype a la larga. No, para, espera, que este año también hay Donkey Kong (refrito si, da igual) y Metroid y Pokemon en desarrollo.

~ Rodrigo Losada

Bed of the Wild, rindiéndose ante la portabilidad

Zelda Breath of the Wild no me apasiona. Las impresiones que me transmitía me dejaban frío. No dejaba de ser un Zelda mezclando fórmulas de títulos que habían tenido éxito. Títulos a los que ya de por si no puedo disfrutar porque exigen una cantidad brutal de tiempo del que no dispongo. Skyrim me lo dejé a medias y Dark Souls requiere demasiados reintentos teniendo en cuenta mi nula habilidad.

Sin embargo, cuando en Navidad me llegó la Switch la cosa cambió. En su anuncio tuve mis dudas. El invento de híbrido portátil-sobremesa no me convencía, pero me tengo que tragar mis palabras. Al principio empecé a usarla más conectada a la tele, pero acabé rindiéndome a la evidencia. Llevarse la consola a la cama para jugar un poco (o un mucho) antes de dormir es terriblemente práctico. Fue así como pude disfrutar de más tiempo, sin darme cuenta y engancharme a la magia de Breath of the Wild.

Sigo viendo los mismos errores que veía entonces, pero entiendo porque la gente ama este juego. Su guión es simple, no tiene apenas personajes carismáticos y toma de muchos otros títulos. Sin embargo, es fácil inspirarse en otros, pero muy difícil ejecutar con tal maestría.

Al final es muy fácil dejarse llevar y sumergirse en Hyrule durante horas. Esto es algo que no habría hecho de tener que jugar sentado en el sillón. Al final la jugada de Nintendo le ha salido bien. Al mismo tiempo que ha arriesgado ha sabido ganarse al público con un buen fondo de indies. Ha recuperado también la confianza de las third-parties y del usuario. Aquellos que vaticinábamos un fracaso nos comemos nuestras palabras. Y todo esto mientras Nintendo se fija en que hace el resto de la industria, pero siguiendo su propio camino.

~ Jaume Jueves

Y hasta aquí llega nuestra primera entrega de esta nueva sección, aún por titular. ¿Que pensáis vosotros? ¿Que recuerdos os lleváis de este primer año con la híbrida de Nintendo? ¡Esperamos vuestros comentarios! Muchas gracias por leernos y apoyarnos, no somos nada sin vuestra ayuda.

Escrito por: Oscar Martínez

Escribo más que duermo. Jefe de redacción de Legión de Jugadores y orgulloso miembro de este gran equipo. Trabajo día y noche por hacer de esta la mejor comunidad posible, crítica pero sincera y siempre con la actualidad como objetivo. Puedes encontrarme por Twitter bajo el nombre de @Hekiren_

LegiondeJugadores

Comunidad de jugadores/as. Únete a nosotros para estar al tanto de las últimas novedades y encontrar una nueva visión de los videojuegos.

Nuestro Twitter