Los intercambios llegan a Pokémon GO, pero lo hacen tarde

Niantic logró algo espectacular con el lanzamiento de Pokémon GO. Cientos, miles de personas salieron a la calle a cazar criaturas digitales. Y no seré yo quien niegue (más aún en una época en que los videojuegos vuelven a ser objeto de crítica constante) el enorme paso que supone algo así para nuestro medio. Pero la burbuja se fue desinflando y, aunque el título cuenta con una gran cantidad de adeptos aún, vivió un gran bajón. Algo que tiene sus bases en las carencias del mismo.

Mejoras que llegan tarde

Satoshi Taijiri, el padre de la franquicia Pokémon quiso basar sus juegos en la colaboración y el juego en equipo. De hecho, el propio maestro Pokémon dijo haber ideado el juego al pensar en dos insectos viajando entre dos Game Boy. A esto se sumarían las enseñanzas de Shigeru Miyamoto, cuya participación influyó en el lanzamiento de dos ediciones diferentes con monstruos exclusivos. Una forma perfecta de incitar a los jugadores a colaborar para lograr “hacerse con todos”.

Así, y siguiendo el esquema original de Taijiri, la saga ha respetado siempre ese núcleo colaborativo. Introduciendo nuevas mecánicas, poco a poco, que aseguren el juego cruzado. Algo que la propia Niantic parecía prometer con el primer tráiler de Pokémon GO. El mismo nos mostraba a gente colaborando, intercambiando pokémon, luchando entre ellos. Algo que jamás llegamos a ver.

Si bien, podemos combatir a través de los gimnasios pero resulta frío y poco cercano. No existe ese guiño a los ronin japoneses, el encontrarse con un otro entrenador y batirse en combate. Nuestra única oportunidad es rivalizar contra inteligencias artificales apostadas como guardianes de puntos virtuales. Y los intercambios, según ha comunicado la compañía en una nota de prensa, llegarán ahora, dos años después del lanzamiento oficial. Con esto es imposible no pensar que Pokémon GO era, es —y por el momento será— un título en acceso anticipado.

La jugada del triunfo, Pokémon Let’s go y la conectividad

Pero que el intercambio llegue ahora no es algo casual. Tanto Niantic como Nintendo han sabido jugar sus cartas y han lanzado una doble ofensiva. Por un lado tenemos los recientemente anunciados Pokémon Let’s go, Pikachu! y Pokémon Let’s go, Eevee!, que conectarán con la aplicación móvil para ofrecer ciertas ventajas. Y, además de eso, los juegos supondrán el ansiado regreso a Kanto, por lo que se aseguran de atrapar a los fans más acérrimos. Quienes, en muchos casos, también son los más reacios a aceptar los cambios.

Pokémon GO

Por otro lado la inclusión del intercambio trae consigo algo importante. El cambio, la novedad, la conectividad. Hasta ahora Pokémon GO era un juego para muchos pero con una experiencia individual. Sin embargo este añadido incorporará listas de amigos e interacción entre jugadores. Es un reclamos a todas aquellas personas que arrastraron la aplicación hasta el icono de “borrar” a la espera de que Pokémon GO fuese lo que realmente se prometió.

El bloqueo social

¿Pero es realmente un Pokémon GO un juego social? Sobre el papel se podría afirmar rotundamente que así es. De hecho un servidor aún utiliza el título para salir de forma casual a atrapar pokémon en compañía. Pero volvemos a lo mismo: no son las opciones del juego las que lo hacen algo social, sino nuestro comportamiento propio.

Y, desde luego, este sistema de intercambio no solucionará eso. Solo podremos realizar dichas interacciones con personas a las que hayamos agregado previamente. Por lo que, en resumen, seguimos sin una forma de acercarnos a nuevas personas. Niantic ha puesto un parche sobre el agujero y esperará a que se debilite mientras trabaja en la siguiente actualización.

Y es que hay una enorme brecha, un bloqueo social, en las aptitudes de la aplicación. Es un juego ideado para muchos pero con una mentalidad totalmente individual. Si bien hay enormes comunidades de jugadores, chats grupales donde citarse para realizar raids y foros de discusión sobre el título. Pero no es algo que haya facilitado Niantic, sino los propios jugadores. No hay posibilidad de crear grupos, de conocer a otros entrenadores y entrenadoras del mundo. Tampoco tenemos ninguna opción para saber quien juega cerca nuestro. Incluso si nos batimos en un gimnasio o realizamos una incursión, sigue siendo algo frío y que se puede realizar sin contacto alguno. Ni físico ni virtual. Ni si quiera cuenta con un chat o un sistema de mensajes con el que organizarse y conectar con otras personas.

Los intercambios son ya un cambio celebrado, y no es para menos. Somos muchos los que hemos reservado criaturas desde hace meses con el simple objetivo de hacérselo llegar a compañeros y compañeras. Pero incluso así, llegan tarde, cuando la comunidad ya ha buscado formas de conectar.

Escrito por: Oscar Martínez

Escribo más que duermo. Jefe de redacción de Legión de Jugadores y orgulloso miembro de este gran equipo. Trabajo día y noche por hacer de esta la mejor comunidad posible, crítica pero sincera y siempre con la actualidad como objetivo. Puedes encontrarme por Twitter bajo el nombre de @Hekiren_

LegiondeJugadores

Comunidad de jugadores/as. Únete a nosotros para estar al tanto de las últimas novedades y encontrar una nueva visión de los videojuegos.

Nuestro Twitter