Hace unos meses, la Organización Mundial de la Salud (OMS) incluyó en su Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-11) al “Trastorno por Videojuegos”. Esta decisión por parte de la organización encargada de velar por la salud mundial no ha sido del agrado de todos. Ha sido criticada tanto dentro de la industria como fuera de ella, tachándola de decisión apresurada y con una aparente falta de evidencia científica.

Trastorno por videojuegos

Pero creo que ha habido un malentendido entre la declaración de la OMS y lo que nos ha llegado a nosotros. En este artículo, intentaré aclarar la declaración de la OMS, así como demostrar que si de verdad existe adicción a los videojuegos. 

La mecánica de la adicción

Antes de meternos en materia, siempre es bueno tener unos cuantos conocimientos sobre cómo funcionan las adicciones. Tranquilos, porque esto va a ser una explicación sencilla. No creo que este sea el lugar para dar una clase de neurociencia.

Nuestro cerebro está conformado por múltiples partes que trabajan de forma coordinada. Dentro de todo este entramado de neuronas y fibras nerviosas, encontramos el sistema límbico, responsable de la respuesta emocional y las conductas. Y dentro de él, se sitúa el sistema de recompensa.

Trastorno por videojuegos

Esta maravilla de la evolución es responsable del placer, la sensación más buscada por el ser humano. Como su nombre indica, este sistema nos premia cada vez que realizamos ciertas acciones que el cuerpo considera beneficiosas, tanto para él como para la especie.

¿Y cuáles son estas acciones? Pues creo que la primera que se nos viene a todos a la cabeza es el sexo. ¿Te imaginas el sexo sin placer? Y no me refiero a no llegar al orgasmo, sino cero, nada. Ni en el acto en sí ni en la propia seducción. Probablemente ni nos interese, dejando de lado el acto reproductivo. Así de importante es el placer para la especie, sin él es probable que nos extingamos.

Pero el sexo no es la única. La maternidad, la comida, el ejercicio físico, la música, el cine y, como no, los videojuegos (el arte en general) también estimulan esta región del cerebro.

El problema es que este sistema es tan eficiente que en algunas personas no es suficiente y buscan más y más. Llega a ser una obsesión y a controlar todas las acciones de la persona de una manera enfermiza; hasta el punto de destruirse a si mismo solo para llegar al éxtasis.

Lootboxes llenas de dopamina

A esto solemos llamarlo adicción. Una falta de control sobre nuestras acciones que lleva a generarnos una sensación de dependencia a la sustancia. Pero esta es la clave, sustancia.

El ser humano es adicto a sustancias como la cocaína o el alcohol. Pero los videojuegos no son sustancias que puedas introducir en el cuerpo, sino sensaciones y experiencias que se captan a través de los sentidos. Es por ello que no podemos comparar a las drogas con los videojuegos.

Cada droga actúa de una manera distinta dependiendo de su naturaleza, por eso algunas son relajantes mientras que otras son excitantes. Pero todas tienen en común que intervienen en la química cerebral para generar placer. Cuando al cerebro le llega una sensación placentera (o una droga), genera dopamina. La dopamina es un neurotransmisor que actúa por todo el cerebro, dando lugar a esa sensación de emoción y euforia tan característica.

Trastorno por videojuegos

National Institute of Drug Abuse – Las drogas, el cerebro y el comportamiento: La ciencia de la adicción

Pero al no estar regulado por el propio cuerpo, esta es una reacción sin control. Literalmente, tu cerebro nada en dopamina dando lugar a un éxtasis sensorial. Se llega a liberar entre 2 y 10 veces más dopamina que con las recompensas naturales.

Por eso la primera vez que pruebas una droga es la mejor, porque tu cuerpo no había experimentado un placer tan intenso en su vida y no puede manejarlo. Esto a la larga, acaba generando dependencia al acostumbrar al cerebro a estas altas dosis.

Pero los videojuegos no actúan de esa forma. Estimulan la vía fisiológica, la vía natural por así decirlo.

El trastorno del gamer

Pero entonces, ¿estás negando que casos como el de la niña que se meó encima por no dejar de jugar o el de personas que no acuden al colegio y al trabajo por jugar tienen un problema? No, por supuesto que no. Pero no es una adicción como muchos dicen, sino un trastorno del control de impulsos.

¿Importa mucho esta distinción? Muchísimo. La sociedad Americana de Psicología es muy reticente a usar el termino adicción en casos como el de los videojuegos. En una adicción tóxica; el problema es la droga en sí; por sus características como sustancia altamente adictiva. Pero en el trastorno, es una conducta que se ha tornado en patológica y dañina para la persona.

Trastorno por videojuegos

Por eso el consumo prolongado de una droga genera adicción (con mayor o menor fuerza) en la persona, mientras que solo un porcentaje pequeño de los jugadores (entre un 5-10%) presentan los síntomas del trastorno por videojuegos.

Porque no es el videojuego solo, sino un conjunto de factores personales, familiares y sociales los que acaban desencadenando el trastorno. Por lo tanto, el tratamiento tendría como objetivo corregir esta conducta, sin necesidad de llegar a suprimirla enteramente.

Es cierto también que las drogas tienen un componente personal y social, pero no podemos comparar el grado de destrucción física que generan las drogas con los videojuegos. Alteran la química cerebral hasta niveles que aún no han sido descubiertos. Hasta el punto de que ciertos estudios apuntan a que una sola consumición puede marcar al cerebro para siempre.

Es peligroso llamar a algo por lo que no es, especialmente una enfermedad. Pero queda mucho mas llamativo y generará mas visitas llamarlo “adicción” que transtorno, aunque sea a costa de generar alarma social y confusión.

Trastorno por videojuegos

¿Que juegos causan el trastorno?

Ahora que hemos aclarado el malentendido, hablemos de la definición de la OMS.

El trastorno por videojuegos (gaming disorder) es un patrón de comportamiento caracterizado por una falta de control sobre la necesidad de jugar, que acaba en la priorización del tiempo de juego sobre otras actividades que anteriormente realizaba de manera regular y eran importantes para la persona. Este comportamiento debe prolongarse durante, al menos, 12 meses.

Para diagnosticar el trastorno, es necesario que se presenten los siguientes criterios:

  • Falta de control sobre el tiempo invertido en el juego
  • Prioridad del juego sobre otras actividades y obligaciones
  • Mantenimiento de la conducta e, incluso, aumento de la misma

Pero, cabe decir, que esto solo se ha visto en los juegos en línea. Si, por muchas horas que tenga The Witcher 3 y por muchos memes que se hagan sobre cómo voy a perder la vida social tras el lanzamiento de Kingdom Hearts 3, los juegos para un jugador no desencadenan el trastorno. Esto es debido a que son juegos finitos. Tienen un límite en el cual el juego acaba o se vuelve repetitivo.

Trastorno por videojuegos

Mientras que el juego en línea te puede dar tantas horas de contenido como tu estés dispuesto a darle. Esto es gracias tanto al componente social (juego por equipos) como al competitivo. En pocas palabras, nos gusta ganar, nos gusta que nos vean como ganamos y nos gusta trabajar con otros para ganar.

Y si encima, le añadimos que estos suelen ser juegos persistentes con actualizaciones constantes, tienes el coctel perfecto.

Conclusión

Aun así, la comunidad científica no está conforme con la decisión de la OMS. Argumentan que la definición puede generar confusión entre los profesionales a la hora de diagnosticar la enfermedad y confundirla con otras enfermedades psicológicas como la fobia social o la depresión; aparte de que son necesarios mas estudios que avalen a la OMS. Pero el artículo ya está quedando muy largo, así que hablaremos de ello en el siguiente reportaje.

Para finalizar, me gustaría hacer una llamada a la calma. Es cierto que esta clase de comportamientos obsesivos son peligrosos, pero no podemos diagnosticar el trastorno en base a las horas de juego. Solo un médico o un psicólogo pueden decidirlo y mientras lleves una vida feliz y productiva; diversificando el tiempo de ocio con los deberes diarios y la vida social; eres una persona sana.

Y desde aquí me despido, seguir disfrutando con los videojuegos.

Fuentes: 

King_Yoa

Escrito por: King_Yoa

Graduado en Nutrición Humana y Dietética. Nutricionista de día y redactor de noche en esta fantástica pagina. Jugador de Pc desde que tengo memoria y obsesionado con los juegos de estrategia, acción/aventura y los RPG. También soy un aficionado a la lectura y un enamorado de la animación, ya sea oriental o occidental.

LegiondeJugadores

Comunidad de jugadores/as. Únete a nosotros para estar al tanto de las últimas novedades y encontrar una nueva visión de los videojuegos.

Nuestro Twitter