La soledad acompañada de Fumito Ueda

Fumito Ueda es, bajo mi punto de vista, el mayor artista de la industria de los videojuegos. Y no es fácil, más aún si tenemos en cuenta que no es uno de los precursores. El año 2001 supuso su debut como director con la obra Ico, uno de los títulos más complejos de la PlayStation 2. En ese entonces, Miyamoto ya nos había deslumbrado con el plataformeo de Super Mario y las aventuras de Link. Kojima nos atrapó con Metal Gear Solid, Kamiya nos aterrorizó con Resident Evil, Suzuki cambió la industria con Shenmue y Kitase llevó la fantasía a otro nivel con Final Fantasy VIIChrono Trigger. Pero, pese a esto, es Ueda, para mí, quién consigue elevar el videojuego a la categoría de arte.

Fumito Ueda dirige a un equipo inexperto en la materia

Sony, en un intento de diversificar su oferta de exclusivos de cara a PlayStation 2, crea el Team ICO. En este conglomerado reúne a un grupo de personas ajenas a la industria con la intención de ofrecer una visión diferente. Al frente de todos, Ueda, quién hasta ahora había participado únicamente en un proyecto: Enemy Zero, un survival horror para Sega Saturn. Y así, de esta manera tan “sencilla”, nace una de las mayores leyendas de los videojuegos.

Fumito Ueda

Ico es la primera obra bajo la autoría de este equipo, un título sencillo que en su momento fue tremendamente infravalorado. Los proyectos del Team ICO tienen un denominador común, la soledad acompañada, el eje central de este artículo. En los tres títulos del estudio tienes una incesante sensación de aislamiento continuo. Y esto es meritorio, porque son escasas las ocasiones en las que nos encontramos solos. Pero esta soledad no es únicamente persistente mientras disfrutas del juego, una vez acabado te ves envuelto en un halo de abandono continuo. Hablo, por supuesto, desde mi experiencia.

Cada protagonista está acompañado en su aislamiento

Es fácil sentir añoranza por las obras de este estudio. Como mencionaba en el párrafo anterior, el aislamiento se extrapola más allá del título que estás jugando, te invade al terminarlo y te acompaña durante los días venideros. Resulta imposible no encariñarse del frágil Ico, protagonista del videojuego homónimo, así como del valiente Wander, eje central de Shadow of the Colossus, segunda obra de Ueda, o del niño innómito y asustadizo que protagoniza The Last Guardian, hasta el momento el último proyecto del Team ICO. Todos ellos tienen un denominador común: están acompañados en su soledad.

Fumito Ueda

Ico, un joven con cuernos, es encerrado en un castillo únicamente por esta condición. Allí conoce a la princesa Yorda, quién le acompañará a lo largo de esta aventura. Un trayecto hermoso cargado de puzzles, la seña de identidad del Team ICO. Así, pese a ni siquiera entenderse, emprenden juntos su propio camino solitario. Wander, el protagonista de Shadow of the Colossus, viaja hasta la Tierra Prohibida con la intención de resucitar a Mono. Con esta premisa, observaremos a lo largo del título como el joven es capaz de enfrentar cualquier adversidad si así consigue su objetivo. Agro, su fiel yegua, no se separará de su lado y le acompañará a lo largo de los vastos territorios. Por último, el niño sin nombre de The Last Guardian deberá entenderse a la fuerza con Trico, una bestia devora humanos con quién ha quedado encerrado. Igual que sucede en Ico, los protagonistas son incapaces de comunicarse con sus acompañantes, quiénes resultan cruciales en el devenir de la historia.

Dos universos forzados a entenderse

Esta es, en tintes generales, la base de las obras del Team ICO. Fumito Ueda ha construido su propio universo, y en él, los polos opuestos también se atraen. Ico es incapaz de alejarse de Yorda, en ocasiones la llave de los acertijos más complicados. Pese a su entendimiento inexistente, el joven siente cierto proteccionismo hacia ella. Wander cuenta con la fidelidad de Agro, la yegua que le acompaña incluso en momentos de máxima tensión. No solo es un transporte, Agro resulta un activo importante en muchos combates contra diferentes colosos. Trico, la enorme bestia de The Last Guardian, es hasta el momento el secundario más importante de la historia del Team ICO.

Fumito Ueda

Y lo es porque no tienes ningún control sobre él. Podías recorrer el castillo con Yorda de la mano, así como la Tierra Prohibida a lomos de Agro. Pero con Trico todo es diferente. Este enorme ser es completamente independiente, un desafío tanto para desarrolladores como para jugadores. Así, y dejo a la experiencia hablar por mí, resulta frustrante la cantidad de órdenes que son ignoradas por Trico. Y esto no podría ser más maravilloso. A fin de cuentas es, igual que Yorda y Agro, nuestro compañero en la soledad, solo que se trata de un caso aún más especial.

Fumito Ueda fomenta el olvido a lo inolvidable

Nos obliga a crear vínculos con sus obras. No solo de los personajes entre sí, sino de nosotros con sus títulos. Siento cierto vacío cada vez que he terminado un videojuego del Team ICO, me entristece saber que ha llegado hasta aquí. Son experiencias únicas, deseas olvidarlas por completo para disfrutarlas como la primera vez. Y esta es la parte más dolorosa, ser consciente de que es imposible.

Ueda crea arte para nuestro uso y disfrute, y yo, personalmente, jamás podré agradecérselo lo suficiente. Y parte de culpa la tiene, como mencioné en el párrafo anterior, la imposibilidad de eliminar un recuerdo precioso. Recorrer aquel enorme castillo que, a modo de celda, atrapa a Ico y Yorda dentro de él. Ser conscientes de la inmensidad de los colosos al enfrentar al primero de ellos. O, simplemente, montar a lomos de Trico. Todos estos momentos, por desgracia, jamás podré experimentarlos desde el desconocimiento. Y por ello, repito, jamás podré agradecérselo lo suficiente.

Escrito por: Abelardo González Hernández

Estudiante de Filología Hispánica. Empecé con una Súper Nintendo y jamás dejé esta afición. Veo películas, y a veces leo, pero con la frecuencia con la que pasa un cometa.

LegiondeJugadores

Comunidad de jugadores/as. Únete a nosotros para estar al tanto de las últimas novedades y encontrar una nueva visión de los videojuegos.

Nuestro Twitter