Lonely Wolf Treat dedica su pequeño espacio a hablar de como las diferencias nos alejan

Hace unos días hablaba del agotamiento moderno con Assassin’s Creed Oddysey. De la idea de tener que jugar a todo corriendo. De vernos pagando de más para ahorrarnos horas de espera en una obra. No sé en qué momento viramos hacia esa dirección, pero me he visto atrapado por su extensión social en algún momento y no me siento cómoda con ello.

Por esa misma razón, pocos minutos después acabé dando una vuelta por Itch —para quien no lo conozca, un portal de productos independientes—, volviendo a una etapa que creía olvidada. A la idea de dedicar tiempo a esas pequeñas creaciones que no aparecen en anuncios bombasticos ni encabezan listas, pero tienen mucho que mostrar.

El listado de obras que adquirí no es precisamente corto (con un precio total que palidece frente otras producciones modernas) pero Lonely Wolf Treat me llamó la atención en un primer momento. Un pequeño indie realizado con RPG Maker que en apenas 30 o 40 minutos ha conseguido llevarse parte de mi corazón.

Simplicidad cargada de emotividad

La idea es simple. Treat es un lobo que ha sido separado de su familia tras una avalancha y ahora vive solo, apartado del mundo en una pequeña casa. Sus vecinos viven en un poblado de conejos y el joven se ve rechazado una y otra vez por ellos. Aislado en una pequeña burbuja de soledad que define muchas de las situaciones actuales.

Es una metáfora recurrente y realmente podríamos reducirla al mínimo exponente de cualquier cuento infantil. Pero incluso así tiene un peso emocional. Porque su historia da un giro cuando Treat se encarga de salvar a Mochi, la co-protagonista y contraparte del argumento, de un zorro. Un pequeño acto que lleva a la chica a decidir acercarse al lobo y prepararle un plato de curry.

La simplicidad por bandera es el resumen de esta pequeña obra, desde luego. Pero el factor emocional juega sus cartas incluso en el escaso espacio del que dispone. Un pequeño arco de introspección en el que ambos deberán aprender a convivir y a entender que el aspecto o el origen de una persona no tiene porque definir su comportamiento.

Lonely Wolf Treat apenas dura media hora —y aunque podéis haceros con él de forma gratuita, su autora lo lista por un módico precio de dos dólares. Pero son treinta minutos de ternura que beben del walking simulator más básico para hacer de su narrativa algo cálido con lo que disfrutar sin necesidad de hacer grandes esfuerzos. Todo lo que necesita es el amor que ha puesto su desarrolladora en él (@nomnomnami, ahora encargada del apartado artístico en Indivisible) y el que nosotros, como jugadores, queramos ofrecerle.

Written by: Oscar Martínez

Escribo más que duermo. Jefe de redacción de Legión de Jugadores y orgulloso miembro de este gran equipo. Trabajo día y noche por hacer de esta la mejor comunidad posible, crítica pero sincera y siempre con la actualidad como objetivo. Puedes encontrarme por Twitter bajo el nombre de @Hekiren_

LegiondeJugadores

Comunidad de jugadores/as. Únete a nosotros para estar al tanto de las últimas novedades y encontrar una nueva visión de los videojuegos.

Nuestro Twitter