El Salvaje Oeste mas cruel y realista cobra vida en Red Dead Redemption II

Red Dead Redemption II es el juego del momento, eso lo sabe todo el mundo. Lo nuevo de Rockstar Games ha cautivado a toda la prensa del videojuego y a miles de aficionados de todo el mundo en tan sólo unos días desde su lanzamiento. Aunque bueno, ¿de verdad hay alguien a quién le haya pillado esto por sorpresa? El estudio es un experto en crear mundos abiertos, y su antecesor ya fue una obra que marcó toda una generación de consolas, convirtiéndose en uno de esos títulos que todo amante de los videojuegos debe probar, al menos una vez. Así que, su secuela lo tenía todo a favor para mejorar una obra ya de por sí sobresaliente, o por lo menos igualarla. Y parece que lo ha conseguido.

Red Dead Redemption II

Como decía, Rockstar es toda una experta en crear mundos abiertos vivos. Lo hizo con el primer Red Dead Redemption, con GTA V,  y ahora con Red Dead Redemption II, donde ha puesto toda la carne en el asador y todo lo que han aprendido de sus títulos anteriores para brindarnos un Salvaje Oeste cruel, creíble, lleno de vida y, lo más importante, salvaje, muy salvaje. Hoy os vengo a hablar de él, de todo lo que rodea a la historia y personajes de Red Dead Redemption II, de los interminables grandes y pequeños detalles que rodean una obra de este calibre y que me han atrapado durante mis primeras horas de juego.

Outlaws for life

Si os soy completamente sincero, no pensaba comprar Red Dead Redemption II el día de su salida. Durante estos últimos dos meses la cantidad de grandes lanzamientos ha sido importante, eso sumado a mi larga -muy larga– lista de juegos pendientes desde tiempos inmemoriables me hizo decantarme por hacerme con el juego en navidades, para poder tomármelo con más calma. Sin embargo, soy una persona débil, y tres días antes de la fecha de salida fui a reservarlo. No quería perderme uno de los acontecimientos del año, y además Twitter iba a estar repleto de fotos y videos del título, por lo que no me apetecía que la envidia me comiera por dentro.

Red Dead Redemption II

Y la verdad es que no me arrepiento. Llevo unas 15 horas de juego y Red Dead Redemption II es todo lo que esperaba y más. La historia, los personajes, la ambientación,… todo tiene unos niveles de calidad y detallismo increíbles. Durante el primer capítulo del mismo, contamos con un tutorial bastante extenso y guiado donde se nos presenta este nuevo mundo inventado por Rockstar. Un mundo donde la banda de la que forma parte Arthur Morgan –nuestro protagonista– debe sobrevivir huyendo de las autoridades que los persiguen, haciendo frente al clima, al hambre y sin un lugar al que llamar hogar. Durante los primeros minutos de juego nos damos cuenta de que estamos dentro de un Salvaje Oeste muy cruel y que nos pasará por encima si no somos lo suficientemente fuertes para hacerle frente.

La crueldad reina en Red Dead Redemption II

Ya en el segundo capítulo de la historia se nos suelta en este mundo abierto, con el objetivo de conseguir dinero para la banda de cualquier forma posible. Y a partir de aquí es cuando Red Dead Redemption II exprime el concepto de libertad como nunca antes he visto en un videojuego, dándonos, además, ciudades, pueblos, caminos y rincones llenos de vida. Para empezar, en los núcleos de población hay gente por todos lados, pero no son simples NPCs que están ahí para adornar y que nos dirán las típicas tres tonterías sin fundamento si hablamos con ellos. Aquí la gente lleva su vida.

Red Dead Redemption II

Puede que la primera vez que visites una ciudad haya trabajadores reparando una casa, pero si pasa el tiempo y vuelves a ir, éstos ya habrán acabado su trabajo. Si te has metido en una pelea, la gente lo sabrá, y te parará por la calle para llamarte la atención, amenazarte por haber herido a su amigo, o pedirte perdón por haberte pegado. Puede parecer una tontería, pero todo está lleno de continuas situaciones que hacen que te creas que de verdad estás dentro de ese mundo, creando una ambientación que pocas veces he visto en un videojuego.

Cuando la suma de todos estos detalles crea una ambientación perfecta

Lo mismo pasa si vas tranquilamente con tu caballo por los diferentes caminos del mapeado. Rara es la vez que he estado viajando y no me he encontrado con alguien que necesitaba ayuda, con un robo, un asesinato o un tiroteo. El mundo está lleno de situaciones con las que puedes interactuar. Y lo mejor es que, si lo haces, puedes afrontarlas como quieras. ¿Has visto cómo han secuestrado a una mujer y quieres salvarla? Puedes hacerlo, pero también puedes pasar de largo, o salvarla y luego atracarla tú.

Red Dead Redemption II

Las diferentes elecciones que puedes tomar determinarán tu camino. Puedes ser un forajido al que esté persiguiendo los agentes de la ley continuamente, puedes ser una persona de bien y ayudar a los demás, puedes matar y perdonarle la vida a tus enemigos, o puedes ser todo eso a la vez. Sé el forajido que quieras ser en el mundo Red Dead Redemption II.

A todo esto hay que sumarle el apabullante apartado técnico que presenta el juego, el cual hace posible que todos estos pequeños detalles cobren de verdad vida. La distancia de dibujado de los escenarios crean vistas dignas de una postal. Y, la verdad, aún me sigo cuestionando que esto se esté ejecutando en una PlayStation 4 estándar como la mía. El nivel de detalle que ha puesto el estudio en este juego es digna de admiración, y nos hace ver que la actual generación de consolas puede dar más de sí de lo que parece.

Red Dead Redemption II

Un mundo abierto como nunca antes había visto

Obviamente Red Dead Redemption II no deja de ser un videojuego, con sus fallos, mas o menos graves. He tenido mis problemillas con algunos aspectos de la jugabilidad, pero estoy ante uno de los juegos más inmersivos que he podido jugar, teniendo en cuenta que hemos tenido grandísimos referentes dentro de este género en los últimos años. Rockstar Games nos ha regalado el Salvaje Oeste más vivo, cruel y creíble que he visto en mi vida, cimentando así las bases para todos los próximos títulos de mundo abierto que salgan de aquí en adelante. Esto es algo que ya hizo The Witcher 3 y Zelda Breath of the Wild. Así, Red Dead Redemption II toma el relevo de estos titanes, atrapándote en su ambientación tan detallista, para no dejarte marchar nunca.

Rubén López

Escrito por: Rubén López

Videojuegos, cómics, cine y música. Es todo lo que necesito en este mundo. Redactor a tiempo parcial y amante de las buenas historias.

LegiondeJugadores

Comunidad de jugadores/as. Únete a nosotros para estar al tanto de las últimas novedades y encontrar una nueva visión de los videojuegos.

Nuestro Twitter