Con un simple chasquido de dedos (Nintendo Switch)

Nunca he sido de los que se quedan hasta tarde para ver un evento de videojuegos (Ni de cualquier cosa) y en esta ocasión, con motivo de la Nintendo Switch, no pensaba hacer dicha excepción, pero ciertos menesteres de la vida estudiantil me tenían despierto a esas cinco de la mañana, lo cual hizo que me interesara por la conferencia.

Debo aclarar antes de nada que no soy fan de una compañía en concreto, considero tan absurdo catalogarse como “sonyer” o “nintendero” como tener vergüenza de pedir un McFlurry en un Burger King al no saber cómo se llama la variable de esa cadena. Yo soy de juegos y como tal he ido saltando de consola en consola en cada generación (Aunque debo admitir que al final termino haciéndome con todas como si de pokémon se tratasen, con el consiguiente problema de espacio que me acarrean).

Yo fui de esos locos que adquirieron una Game Cube en detrimento de la PlayStation 2.

Sinceramente, en la conferencia de ayer sentí algo, algo bueno, algo… nostálgico. Estaba mirando a la pantalla y me sentía como cuando, hace ya más de 10 años, veía esas presentaciones del E3 que acompañaban en un CD a la Hobby Consolas. Sentí una ilusión que creía olvidada viendo todo aquello que estaban mostrando y… ¡Me estaba gustando!; Un nuevo Zelda, un nuevo Mario como Dios manda, diversos RPGs entre los que había una nueva Ip de Square Enix o el Xenoblade 2 por poner algunos ejemplos.

Confieso que me fui a la cama entre esperanzado y satisfecho, pero… todo final feliz tiene el día después.

A medida que han pasado las horas, el hype inicial se ha ido desinflando cada vez más y, ¡ojo! Sigo igual de emocionado con todo lo que se mostró ayer y estoy convencido de que terminaré haciéndome con una, pero siento que Nintendo no está haciendo lo que debería.

No caeré en los argumentos esgrimidos por la gente que menosprecia a esta compañía, y siempre he tenido la sensación de que habitualmente se les exige más que al resto: Que si más juegos de lanzamiento, que si más potencia gráfica… Al final lo que parece que la gente busca es que esta nueva consola sea una PlayStation 4 portátil a un precio muy inferior y critican un catálogo que no es mucho menos extenso de lo que fueron los de las consolas de Sony y Microsoft en su momento.

¿Cinco juegos de lanzamiento son pocos? Desde luego. ¿El precio de la consola (Al menos en territorio europeo) es excesivo? Totalmente. ¿El online es innecesario y sus prestaciones a priori son inferiores al online de la competencia? Sin duda alguna: pero creo que, sobre todo, el enemigo de Nintendo están siendo las prisas… Veo todo demasiado precipitado y temo que la tecnología de esta consola viene demasiado adelantada a los tiempos que corren (Y ya tenemos precedentes con la archiconocida Dreamcast o la ya casi olvidada Atari Jaguar).

No veo factible una consola portátil con una autonomía de dos horas y media, que aunque para mi pueda ser suficiente, puede ser un problema para muchas ideas de las que presentaron en la misma conferencia como el utilizarla en una fiesta con amigos, quedar para disfrutar de ella, etc… No veo factible un online para una consola que, al menos con los títulos presentados de momento, no va a hacer prácticamente uso del mismo salvo en unos pocos títulos y desde luego que no veo factible sacar una consola con tan pocos videojuegos de lanzamiento cuando la intención de la misma es dar un golpe sobre la mesa y decir “¡Eh! ¡Aquí estoy!” cuando en verdad no había prisa en el lanzamiento de la misma.

Al ver todos esos títulos que venían pensé “Japón ha vuelto, van a intentar reclamar el podio que les pertenece de nuevo” pero a cada hora que pasa veo que esto no es posible y es básicamente por lo mismo de siempre: Porque son incapaces de ver más allá de sus propias fronteras. Han vuelto a hacer algo para su propio público, y este es el mercado nipón por mucho que nos queramos engañar. Nintendo es para los japoneses y todo lo demás es considerado un extra.

Aun así no hay que ser pesimista.

Podemos ver que están intentando hacer las cosas bien, se han abierto de nuevo a las third parties, han eliminado el bloqueo regional (Buena noticia para la gente como yo que gusta disfrutar de algunos títulos que no suelen salir a la venta en occidente) y el sistema, a pesar de sus limitaciones gráficas y de autonomía, es bueno y bien llevado puede llevar a cosas muy interesantes. ¡Y es que estamos hablando de Nintendo! Y al igual que las expectativas pueden no haber sido cumplidas, todo puede cambiar con el chasquear de un dedo….

Y no olvidemos que esto solo es el principio de un nuevo comienzo.

Escrito por: Sora

Estudiante de Magisterio Infantil en la Universidad de Zaragoza. A medio camino entre la vieja guardia y la nueva escuela de los videojuegos. Nací con el Monkey Island debajo del brazo. Amante de aventuras gráficas y JRPGs. Youtuber en mi tiempo libre. Lloro cada vez que intento volver a jugar Kingdom Hearts

LegiondeJugadores

Comunidad de jugadores/as. Únete a nosotros para estar al tanto de las últimas novedades y encontrar una nueva visión de los videojuegos.

Nuestro Twitter