Impresiones – Monster Hunter World

Volvemos de la mayor cacería de todos los tiempos con nuestras primeras impresiones del próximo gran lanzamiento de Capcom para PS 4, Xbox One y PC. Un mundo tan exótico como mortal te espera para hacerlo tuyo, en busca de presas cada vez más grandes y, también, de la fama para aquel que las haga suyas, si es que consigues sobrevivir. ¿Preparado para ponerte de nuevo el equipo de cazador y adentrarte una vez más en el salvaje pero fantástico mundo de Monster Hunter? Llega Monster Hunter World.

Caza Mayor

La demo de Monster Hunter World que pudimos disfrutar durante 20 minutos comenzaba como toda caza, en un campamento. Este será el lugar en donde podremos preparar tanto nuestro equipamiento como a nuestro personaje para la caza, dependiendo de la criatura a la que nos enfrentemos. También es el lugar desde nos darán las misiones de caza, de mano de una muchacha que actuaba como chica de los recados, además de ser la cocinera del campamento. Y nuestra primera misión no podía ser otra (si no, este juego no se llamaría Monster Hunter) que cazar a una gigantesca bestia que aterrorizaba el lugar.

La elección del equipamiento es vital si queremos volver de una pieza con nuestra presa. No es lo mismo encarar a un monstruo con una maza ultra pesada que con un par de ágiles espadas. Cada monstruo presenta un patrón de ataque diferente que tendremos que aprender y unas fortalezas y debilidades que tendremos que descubrir para derrotar al monstruo. Por ejemplo, el primer monstruo al que me enfrenté era una gigantesca especie de iguana, conocido como gran Jagras, cuyo ataque más letal era arrollarte con todo su cuerpo. Aun así, el monstruo no era especialmente rápido, pero sí resistente, así que escogí una maza pesada para propinar el mayor daño posible en un solo golpe.

Y es en estas desiguales luchas entre David y Goliat en donde los combates de Monster Hunter World se lucen con todo su esplendor. El combate, tanto con armas pesadas como ligeras, es sumamente gratificante y al mismo tiempo, difícil. Vamos a pasar un buen rato hasta que consigamos hacernos con el control de las armas, pero merece la pena con tal de ver cómo se desploma el monstruo tras propinarle un golpe totalmente cargado.

Pero claro, antes de enfrentarnos a él tendremos que encontrar al monstruo, y es en este aspecto donde encuentro uno de los mayores fallos de la obra. La caza en Monster Hunter World se divide en tres fases: preparación, rastreo y finalmente la caza propiamente dicha. Tanto la preparación como la caza en sí misma son los puntos fuertes del juego como dije anteriormente, pero el rastreo es sin duda la peor parte. Quizá sea por el estado de beta y que aún falte por pulir, pero en su estado actual es una labor que a las dos horas de juego se torna repetitivo hasta el extremo. Consiste en básicamente recoger una serie de pistas, que pueden ser desde pisadas hasta moco, alrededor de una zona por donde ha estado el monstruo. Una vez que hemos recogido las suficientes pistas, unas luciérnagas nos guiarán hasta el lugar donde está el monstruo. Dependiendo de la cantidad de pistas que recojamos, las luciérnagas serán más precisas a la hora de conducirnos al monstruo.

No entiendo cómo un sistema de tanta importancia como el rastreo se ha simplificado de esta manera. En vez de buscar pistas y seguir un rastro como un buen cazador, te pasáras el día recogiendo muestras como si de coleccionables o de recursos se trataran.

Chica Lista

Aun con esta falta, al rey lo que es del rey. El mundo que han creado en Capcom no solo destila una belleza propia de un entorno salvaje, sino algo mucho más importante, vida. Los animales que componen el mundo de Monster Hunter World se comportan, valga la redundancia, como auténticos animales. Aprovechan cualquier oportunidad para hacerse con comida, tanto en medio de un combate entre un cazador y monstruo, dando lugar a auténticos duelos de titanes que bien utilizados pueden darte una importante ventaja contra los monstruos más grandes y fuertes, como después de él, rapiñando los restos del monstruo caído y comportándose como auténticos carroñeros; van en manada y si sienten que uno de sus miembros es amenazado, corren a salvarle y no enfocan al jugador como un enemigo al que hay que matar a cualquier precio, sino que protegen su territorio frente a ti, el intruso.

Me explicaré, al principio de la demo, mientras probaba las armas, pensé que para entrenar no estaría mal cazar unos cuantos animales que estaban pastando al lado del lago. No eran muy grandes y parecían herbívoros, así que no suponían un problema importante. Tonto de mí, en cuanto ataqué a uno, el resto de sus compañeros vinieron a por mí en bandada con la intención de convertirme en abono para el pasto. Al ver que no tenía ninguna oportunidad, desenfundé el arma y salí corriendo a esconderme, y para mi sorpresa, en cuanto vieron que me alejaba un rato volvieron al campo a comer. Y cuando volvía a la misma zona después de un tiempo, no solo me dejaron pasar en paz, sino que algunos de ellos me ayudaron a luchar contra el primer monstruo al ver que éste entraba en su territorio mientras huía.

Esta sensación de que el mundo que te rodea no gira alrededor de ti, de sentirte pequeño en comparación con lo que te rodea y lo que es más aun, frágil y que en cualquier momento puedes pasar de ser el cazador a la presa es el aspecto que más me ha gustado de Monster Hunter World. No vale entrar como Conan el bárbaro a ver qué pieza consigues, porque lo más probable es que acabes siendo el almuerzo de un T-Rex. Tienes que planear tu estrategia, observar el terreno y aprovechar cualquier oportunidad que tengas a tu alcance.

Mundo Jurásico

Pero este mundo no se sentiría vivo de no ser por su impecable acabado artístico. Los juegos japoneses son fácilmente reconocibles por no usar motores convencionales y en su lugar utilizar motores propios que les dan a sus gráficos un toque único, y Monster Hunter World no es una excepción. El uso tanto de los colores como de la luz es correcto y las texturas están bastante bien realizadas, con mención especial al trabajo realizado en los monstruos. Se nota el mimo que han puesto en Capcom a la hora de plasmar los monstruos en el mundo de Monster Hunter World. Están plagados de pequeños detalles, como las distintas capas de piel que conforman los monstruos o las escamas que recubren sus cuerpos. Toda una lección de anatomía animal.

En cuanto a las animaciones, otra vez, la palma se la llevan los monstruos. Si anteriormente recalcaba lo bien realizadas que estaban las distintas partes de los monstruos, las animaciones que las unen son dignas de mención. Que un monstruo abra las fauces es un espectáculo, viendo cómo las distintas partes de la piel se separan y dan lugar a una hilera perfecta de afilados dientes, aunque esta parte quizá no sea tan bonita si esos dientes se acercan a ti.

En conclusión, la demo de Monster Hunter World nos ha dejado muy buen sabor de boca. Quizá algunos aspectos como las luciérnagas y su uso aún están por matizar, pero nada que oscurezca lo que parece ser una de las experiencias de acción y aventuras más importantes del próximo año. Monster Hunter World estará disponible el próximo 26 de enero de 2018 para PS4 y Xbox One, los jugadores de PC tendrán que esperar un poco más.

Escrito por: King_Yoa

Jugador de Pc desde el origen de los tiempos y amante de la cultura nipona, especialmente del anime y el manga. Mis sagas favoritas son Dark Souls, Starcraft y Mass Effect.

LegiondeJugadores

Comunidad de jugadores/as. Únete a nosotros para estar al tanto de las últimas novedades y encontrar una nueva visión de los videojuegos.

Nuestro Twitter