Nuestras recomendaciones para jugar esta Navidad

Navidad, Navidad, dulce Navidad, vamos a poder jugar cuanto queramos y mucho más… salvo que sea mucho lo que tengamos que estudiar o bien trabajar, que ya sea para bien o para mal, nos mantendría muy ocupados.

Pero dejando a un lado los villancicos, que no es el fin de este especial (¿tal vez para otra ocasión?), la Navidad es sin duda una de las mayores festividades del año. Y desde Legión de Jugadores, hemos creído oportuno hacer algo al respecto, que no es otra cosa que compartir una serie de títulos que, aunque puedan ser disfrutados en cualquier época del año, son sorprendentemente irresistibles de cara a esta fiesta cargada de amor y felicidad.

Así que sin más dilación, comencemos.

Recomendación de Haru

Las Navidades no son cortas y precisamente no todas las personas se quedan en su casa junto a su consola de sobremesa, muchos se mueven a otros lugares a pasar el fin de año con sus familiares e incluso para desconectar. Está claro que llevarse una consola de sobremesa puede llegar a ser algo aparatoso y más cuando nos vamos a un hotel, o a algún sitio donde desconocemos si será posible disfrutar de la consola, por lo tanto el juego que recomiendo para estas fiestas es: Odin Sphere más concretamente su versión remaster “Leifthrasir” que debutó hace unos meses para PS4, PS3 y PS Vita, por lo que a pesar de que podemos optar por la versión de consolas de sobremesa, también podemos llevarnos nuestra PS Vita y calentarla un poco con este espectacular título.

En Odin Sphere se nos plantean distintos cuentos en los que accedemos a través de una encantadora interfaz, en un principio tomaremos el papel de una niña con la cual podremos escoger distintos cuentos los cuales nos contarán la historia de varios personajes cuyos destinos se entrelazan y construyen a sí una historia más grande y completa.

Ya os adelantamos que es una historia digna y emotiva, que merece la pena ser disfrutada, además se ve realzada gracias a su espectacular apartado artístico, pues posee un estilo único que es deleitante para todos aquellos que jueguen “por amor al arte”.

La jugabilidad es uno de los aspectos a destacar dentro de este título. Las batallas se desarrollan en mapeados 2D conectados. La exploración no es lo que prima aunque encontramos una pequeña pincelada gracias a la cual encontraremos distintos objetos realmente útiles para la batalla. La agricultura es una de las bases que este título tiene preparada para nosotros pues podremos obtener diferentes semillas y plantarlas, esto por supuesto tiene un coste, pues tendremos que gastar nuestros puntos mágicos para hacer crecer dicha planta y obtener bonificaciones y consumibles que mejorarán nuestros atributos así como recuperar nuestra salud tras un arduo combate, que ya os advertimos que no son un paseo. Este sistema jugable además se complementa con la alquimia que funciona de la forma tradicional de muchos títulos, encontraremos una serie de recetas con las cuales podremos “craftear” distintos elementos.

Con una historia emotiva y una jugabilidad profunda y adictiva Odin sphere es un título a disfrutar estas Navidades tanto en consolas de sobremesa como en consolas portátiles, ¡Una joya accesible en todos los sentidos que no os podéis perder!

Recomendación de César

La navidad, esta época en la que pasamos más tiempo con la familia y con los amigos, en la que podemos quedar con personas importantes que hace mucho que no vemos y en la que todo está decorado con luces y color y da gusto pasear por las noches. También solemos tener más tiempo libre y podemos estar más relajados en lo que al trabajo o a los estudios se refiere. Es algo mágico, ¿Y qué hay más mágico y que refleje más esa amistad que Kingdom Hearts? Por esto es por lo que principalmente recomiendo este título.

Fue de los primeros videojuegos que pude jugar con tan solo 9 años y mi inicio en los RPG. Fue una experiencia maravillosa, que a día de hoy me trae grandes recuerdos y nostalgia, y que sin lugar a dudas recomiendo a todo el mundo.

Por una historia sencilla, pero emocionante, que va madurando y enrevesándose en sus secuelas, unos personajes con los que te identificas, que los ves crecer, madurar, y les coges un cariño bestial, por ese poder de la amistad y las enseñanzas y los valores que te trasmite y por una jugabilidad divertida y adictiva. Además, el pasear por mundos de Disney y volver a ver a algunos de los personajes clásicos de Final Fantasy ya es de por si una buena razón de peso.

Así pues, la navidad es magia, y no hay nada más mágico que embarcarte en una aventura llena de sueños, ilusión, risas, lloros, emoción y de amistad que la que se narra en Kingdom Hearts. Así que resérvate una nave gumi y volvamos a viajar por los mundos de esta maravillosa aventura.

Recomendación de Yoa

Se acerca el general invierno

El frío invernal helándote cada ápice de tu piel mientras te arrastras por una marabunta de escombros de lo que antes eran tus compañeros cargando con un pesado equipo, viendo cómo a tu alrededor se desarrolla una auténtica batalla campal en la que no hay vencedores ni vencidos, solo víctimas en una guerra absurda. Y no, no estoy hablando de las rebajas de navidad, sino de uno de los mayores conflictos de la historia de la humanidad, la segunda guerra mundial en el frente oriental.

Fue un auténtico desastre en cuanto a pérdidas humanas, tanto militares como civiles y en ambos bandos, además de que fue uno de los frentes más crueles, con unas condiciones climáticas que sobrepasaban por mucho la capacidad de sufrimiento del ser humano. En este infierno de hielo, ¿estás dispuesto a dirigir a esta compañía de soldados a la victoria? ¿Podrás convertirlos en héroes?

Si es así te espera la última obra del estudio que nos llevó a los oscuros campos de batalla del 41 milenio en Dawn of War y que ahora vuelven a la tierra para mostrarnos la crudeza de la guerra desde el monitor de nuestro PC, te espera Company of Heroes 2.

La segunda entrega de la afamada franquicia de estrategia en tiempo real creada por los chicos Relic Entertaiment, que nos lleva al mismísimo corazón del frente oriental donde rusos y alemanes pelean por cada pedazo de tierra en un frente que abarca desde las lejanas y heladas estepas rusas hasta las derruidas ciudades del Este de Alemania.

¿Y que es lo que hace que este juego sea una de las razones por las que tu familia no te vea el pelo en estas fiestas? Pues bien, como juego de estrategia cumple a la perfección manteniendo, sin apenas retoques, las mecánicas del original, mientras introduce algunas nuevas como la capacidad de personalizar tus ejércitos antes de la batalla o los múltiples comandantes entre los que puedes elegir.

Y gracias a las innovaciones gráficas y a los nuevos detalles tanto en el escenario como en las unidades, meterte de lleno en el campo de batalla es sencillamente impresionante, las explosiones de los obuses, el sonido de los aviones al sobrevolar el campo de batalla, los soldados rusos profiriendo su icónico grito de batalla mientras se lanzan contra las posiciones enemigas, te parecerá estar dirigiendo tu propia versión de “enemigo a las puertas” o “salvar al soldado Ryan”.

La propuesta incluye una campaña individual que nos lleva por los eventos más importantes de la guerra contada a través del punto de vista de los soldados que dieron su vida por la victoria, una gran cantidad de mapas escenarios tanto para juego individual como cooperativo, multijugador increíblemente aditivo con una gran variedad de mapas tanto oficiales como creados por la comunidad en el Workshop de steam, aunque con solo dos modos de juego, al final se hacen algo repetitivos.

Y como broche final, el Steam Workshop, que ahora no solo incluye mapas multijugador, sino también variaciones del juego, mods de unidades y nuevos camuflajes para las unidades, añadiendo horas y horas de nuevo contenido gratuito.

La mayor pega de este juego es, sin duda, que si quieres exprimir al máximo la experiencia del juego, vas a tener que pasar por caja con bastante frecuencia para hacerte con todos los DLCs del juego, entre los que se incluyen los ejércitos americanos, británico y el comando occidental alemán y una nueva campaña ambientada en la batalla de las Ardenas en las que el ejército aliado detuvo la última ofensiva de los alemanes con el fin de acabar la guerra.

Así que nada, buena suerte en el frente y os deseo una feliz navidad y próspero año nuevo a todos.

Recomendación de Heki

La Navidad llega ya a nuestros hogares y consolas y, tras completar Final Fantasy XV, muchos seguidores de los juegos de rol nos encontramos con un enorme vacío, sin saber a ciencia cierta a qué juego dedicarle las horas libres de las vacaciones. Y si bien es cierto que Persona 5 y Tales of Berseria están a la vuelta de la esquina, deberemos esperar a 2017 para poder probarlos.

Bravely Default me resulta una de las mejores decisiones para pasar estos días festivos, a falta de las grandes novedades que se acercan. La saga conserva la quintaesencia de Final Fantasy: cuatro cristales que salvar por cuatro héroes, diferentes oficios entre los que escoger, presencia del barco volador… una reminiscencia de los clásicos en un nuevo formato, que además resulta en una suerte de The 4 Heroes of Light.

La trama del juego nos pone en la piel de Tiz, un joven que despierta tras ver como la tierra se abre en dos y engulle a todo su pueblo natal, incluyendo a su hermano menor, el cual se escapa entre sus dedos antes de caer al mortal abismo. Por casualidades del destino Tiz acaba uniéndose a Agnes, la vestal encargada de proteger el cristal del viento, que ha sido arrebatado de sus manos por la misma oscuridad que provocó la desaparición del poblado del primero. A este grupo se unirán más tarde Ringabel, un chico amnésico y portador de un extraño diario en el que parece estar relatado el futuro viaje del grupo y Edea, una espadachina renegada del Imperio y principal enemigo de los cuatro héroes, en busca de impedir que recuperen los cristales y acabar con el legado de éstos.

Así deberemos emprender un largo viaje, cargado tanto de momentos emotivos como desesperados recorriendo Luxendarc en busca de los cuatro cristales a los que debemos devolver su luz para restaurar el equilibrio en el mundo y evitar que la oscuridad se apodere de él. Por el camino encontraremos una multitud de personajes con vida propia, retos difíciles de superar y una aventura mágica y especial que llegará al corazón de cualquier jugador. Cargada de giros argumentales, un profundo y completo lore, así como de secretos y extras argumentales su historia se presenta como una de las joyas de estos últimos años.

Un aspecto importante del juego es su sistema de combate, que toma el clásico sistema por turnos y le añade dos factores importantes. Brave es una opción que nos permitirá consumir turnos a cambio de atacar de forma consecutiva (con la posibilidad de escoger cada una de las acciones que realicemos) en un mismo turno. Por el contrario, Default nos dará la posibilidad de protegernos durante un turno para reducir el daño enemigo y ganar un turno más. Esto, sumado a su sistema de trabajos y la gran variedad de habilidades y armas que contiene el juego, revoluciona por completo todo lo conocido y nos permite tomar parte de contiendas con miles de posibilidades de ser resueltas.

Para postre sus diseños, de estilo acuarela y sus planos de cámara harán las delicias de aquellos jugadores que no solo busquen una gran historia y un sistema de juego variado. El arte de este juego no dejará indiferente a nadie. Su banda sonora, otra gran obra de arte, se sumará a esta mezcla para intensificar cada uno de los momentos del juego. Dirigida por Linked Horizon (Shingeki no Kyojin) y con apariciones magistrales, como la de Marty Friedman, convertirá cada segundo de juego en una experiencia increíble.

Con esto acaba mi recomendación de Navidad y solo me queda desearos unas felices fiestas y deciros que no os olvidéis de pedir Bravely Second como regalo si disfrutáis con el primero.

Recomendación de War

Se acerca la Navidad, esa fecha en la cual nos reunimos con la familia, amigos y demás seres queridos. Una fiestas en las que finalmente despedimos el año que hemos vivido (para bien o para mal) pero, con todo ese tiempo libre que nos otorgan estas vacaciones, ¿a qué jugamos?

The Elder Scrolls IV: Oblivion es el primer juego de la saga que dio el salto a la “nueva generación” de por aquel entonces, fue toda una revolución para los jugadores de consolas, ya que hasta entonces, muy pocos juegos ofrecían lo que el mundo de Oblivion te ponía en bandeja (si bien es cierto que Morrowind, la tercera entrega de The Elder Scrolls ya vio la luz en la Xbox Original).

Para mí, Oblivion fue el primer juego de PS3/360 que pude jugar por mí mismo, la experiencia fue mágica y a pesar de mis diferencias tanto con Bethesda como con los propios The Elder Scrolls, a Oblivion le tengo un gran cariño y guardo grandes recuerdos del juego.

Las razones por las que debéis de jugar a Oblivion pueden ser infinitas, desde su libertad hasta la revolución que supuso en la época, es un juego que definió un género.

La historia de este juego nos lleva hasta el idílico mundo de Tamriel, una especie de Tierra Media de Tolkien pero mucho más pacífica, con todas las razas que podéis esperar de la fantasía medieval conviviendo juntas y formando una gran civilización conocida como el Imperio (formada prácticamente por humanos).

El Imperio gobierna durante siglos en todo Tamriel, al tener su sede en Cyrodiil controlan todo Tamriel para evitar tanto rebeliones como guerras sin sentido. Todo esto suena bien e incluso aburrido para un juego, pero todo cambia cuando el Emperador es asesinado por una extraña secta junto a todos sus descendientes, en ese momento, nuestro personaje (el cual misteriosamente está junto al Emperador cuando es asesinado) parte en la búsqueda del último descendiente de Uriel Septim y se involucrará en una épica historia para detener la destrucción total del mundo a manos de un Dios sediento de sangre.

Esto es básicamente lo que la historia principal del juego nos ofrece, pero la verdadera gracia de Oblivion, lo que lo eleva por encima de los demás, es su increíble facilidad para sumergirnos de lleno en este mundo y literalmente dejarnos jugar como nosotros queramos, si quieres ser un guerrero orco que solo vive para luchar, adelante, ve a por ello. Si por otro lado quieres ser un ladrón khajiita adicto al skooma, nadie te detiene a no serlo. Las posibilidades son infinitas (y si eres usuario de PC gracias a los mods el juego puede ser infinitamente infinitas). Quizás no sea el mejor juego del mundo, pero sí uno que recomiendo visitar. Conocer el “antecesor” de Skyrim, la más famosa entrega de The Elders Scrolls, puede que os haga apreciar más esa libertad de acción que poco a poco se va perdiendo en los juegos de Bethesda, aunque eso sea otra historia.

Sin duda, Oblivion siempre ocupará un lugar especial en mi corazón gracias a jugarlo durante unas especialmente frías Navidades. Si buscáis un juego largo, con miles de cosas por descubrir y donde podréis crear vuestras propias aventuras, no puedo dejar de recomendaros The Elder Scrolls IV: Oblivion.

Así que sin más, me despido todos vosotros no sin antes desearos una feliz Navidad y un próspero año nuevo.

Recomendación de Alsergim

Vale, no creo que los personajes de The Last of Us estén como para hacer fiestas navideñas después de pasar por un apocalipsis que dejó diezmada a la humanidad; despojando a algunos de total raciocinio y convirtiendo a otros en una suerte de infectados. Si bien, la Navidad también es motivo para hacer viajes, aprovechar las fiestas que nos ofrecen en pos de ir a lugares que nos hace especial ilusión o bien revisitar otros tantos.

Pues The Last of Us trata sobre eso, aunque no en el sentido estricto de la palabra. Un viaje de dos personajes, tan distintos como el día y la noche, y cuyo protagonista principal se ve abatido tras un trágico suceso que ocurre durante los primeros compases del juego, sufriendo por ende una metamorfosis, o más que metamorfosis, saca la humanidad que lleva dentro, tan primaria y salvaje como ella misma. Instintos en los que nos veríamos envueltos todos si nos tocara vivir en un mundo como en el del juego. ¿Acaso trataríamos de ayudar al prójimo? Más bien miraríamos por nosotros mismos.

Sea como fuere, este es un viaje protagonizado por Joel y Ellie, quienes se verán obligados a recorrer medio país sorteando toda clase de peligros en forma de otros supervivientes y chasqueadores. Y es que la última de las personas nombradas es inmune a las esporas, la razón de esta suerte de apocalipsis y que parte de la humanidad se haya convertido en auténticos monstruos, por lo que la cura reside precisamente en Ellie.

Pero The Last of Us no es solo un viaje aderezado con una narrativa arrolladora y unos personajes con un trasfondo sin parangón. Ofrece también una jugabilidad que aunque no inventa la rueda, sí que sorprendió a propios y extraños, y más si nos fijamos en el historial de la compañía. Con muchas reminiscencias a las del típico Survival, tendremos que sobrevivir haciendo acopio de los objetos que vayamos encontrando, desde botellas de alcohol hasta azúcar. Un sistema de crafteo que nos permitirá crear botiquines (adiós a la regeneración de vida que nos ha acompañado desde los tiempos de Halo) y armas tanto o más eficaces que las pistolas de rigor, aunque rompibles y en algunos casos de un solo uso.

Y hablando de las armas de fuego, cada bala cuenta, sobre todo durante las primeras horas de la aventura y algo que el juego trata de recordarnos siempre que puede, porque apenas contaremos con media docena. Por ende, conviene cuidar toda la munición que tengamos a mano, ya que los enemigos, que hacen gala de una IA capaz de lo mejor y lo peor, se darán cuenta si carecemos de esta ventaja y no dudarán en darnos el golpe final. Es ellos o nosotros. En eso consiste ser un superviviente.

También hay lugar para la exploración, deleitarnos con todos los paisajes que nos ofrece el juego, que no son pocos, porque es gracias a esta libertad que se fundamenta la relación entre los distintos personajes (dándole sentido al viaje), incluso al hecho de conocer la vida de otros supervivientes que han pasado por las mismas penurias. Tanto es así que son cosas que se pueden perder si no ahondamos lo suficiente y enriquecen la experiencia.

Por lo demás, solo me resta decir que espero con ansias la llegada de la segunda parte, The Last of Us Part II, porque independientemente de lo necesaria que pueda ser, confío en el buen hacer de Naughty Dog, un estudio californiano que nos ha deleitado con grandes obras de la industria como Crash Bandicoot, Jak and Daxter y la saga Uncharted. Sí, confío en el que nos sorprenderán con otra obra maestra como la que nos ocupa.

Hasta aquí nuestras recomendaciones de Navidad; recomendaciones que esperamos que hayan sido de vuestro agrado. Pero más importante que eso, es que nada nos gustaría más que aportéis vuestras recomendaciones o aquello que vais a jugar a lo largo de estas fiestas. Porque estaremos encantados de leerlas.

¡Y feliz Navidad!

Escrito por: Alsergim

Técnico superior en Desarrollo de Aplicaciones Web. Amante del cine y los videojuegos, especialmente en lo que a títulos de rol y terror se refiere. A veces me da por escribir cosas. También me puedes leer en Twitter desde @npofficialsite

LegiondeJugadores

Comunidad de jugadores/as. Únete a nosotros para estar al tanto de las últimas novedades y encontrar una nueva visión de los videojuegos.

Nuestro Twitter