Reflexión: ¿novena generación?

PlayStation 4, Xbox One y Nintendo WiiU fueron la ristra de consolas que conformaron la octava generación. Una generación que gustó a muchos, pero que a otros les supo a poco.

Con el movimiento de PlayStation 4 PRO, Sony pretendió anticiparse a la competencia, sacando una consola que presumía de algo nuevo, como son las PlayStation VR, las primeras gafas de realidad virtual compatibles con consolas (ya las teníamos en PC, y si quieres, incluimos las de smartphones). A pesar de ser una idea muy buena, Sony no le ha sacado suficiente chicha al asunto, pues el desorbitado precio, la falta de juegos y los famosos mareos, muchos le han dado de lado a la empresa con esta idea. Ahora, para ponerse a la altura de sus competidores tras sentir su presión en la espalda con las dos bombas que le han soltado, de las que ahora hablaremos, han encasquetado a su consola un Boost Mode, algo que dicen que va a dar una fluidez envidiable a los juegos. Aún con todo esto,  ¿es suficiente para considerarla consola de nueva generación?, no lo creo, pues las mejoras con respecto a la anterior no son para nada suficientes.

Ahora Nintendo ha movido ficha, y se ha sacado del horno una consola de lo más curiosa, la Nintendo Switch. Pero, ¿es curiosa porque es algo que no se había hecho nunca o simplemente Nintendo le ha dado una vuelta a algo ya creado para que parezca totalmente nuevo? Si nos ponemos exquisitos y críticos, podríamos decir que Nintendo Switch no deja de ser una tablet que tiene opción; primero, de conectar a la televisión gracias a la base que viene en el pack de la consola, y segundo; de conectarle a lo que es la consola los famosos joy-com, haciendo las veces de mando. Cierto es que Kimishima ha dejado caer no sé qué y no sé cuántos de la realidad virtual, pero Sony lo ha hecho ya, con lo cual, de innovador nada. Con esto dicho, vuelvo a preguntar: ¿La metemos dentro de la nueva generación? Mi opinión vuelve a ser que no, y vuelvo a lo de antes, aun siendo una vuelta de tuerca interesante, en el fondo no nos muestran nada innovador. Puede que tuvieran la oportunidad de comenzarla si la realidad virtual superase con creces a las VR, pero de todos modos no es algo nuevo.

Por último, no vamos a poder hablar mucho de Project Scorpio, pues no se sabe mucho más allá de la retrocompatibilidad, pero como predicción podríamos hablar de una especie de híbrido entre consola y PC, idea para nada descabellada, pues un PC menos potente por el precio de una consola es un worth it” en toda regla. Ahora bien, esto es una idea propia, hasta que Phil Spencer no diga de qué va el asunto, seguirán habiendo nubes oscuras sobre el escorpión de Microsoft. Pero supongamos que sea lo que sea, es algo nuevo, no nuevo como Switch, que en el fondo es una idea ya hecho con unas cuantas vueltas dadas, sino algo completamente hecho de cero, ¿habría nueva generación? 

Yo no soy nadie para predecir eso, mi condición mortal me lo impide, pero todos sabemos que los lectores de esta web sois seres superiores que pueden trascender de nuestra atadura terrenal, así pues, ¿qué pensáis acerca de la inminente o lejana novena generación? Dejádnoslo en los comentarios.

Escrito por: Alberto de la Uz

Estudiante en la Universidad Complutense de Madrid. Jugador y nintendero desde los 3 años. Batería y bajista de rock/metal. Profesor particular a nivel de ESO y Bachillerato. @ElJalberto