El Conde Lucanor

Por el el Análisis, 4 Más
cerrar [x]

Análisis – El Conde Lucanor (PlayStation 4)

El Conde Lucanor

¿Alguna vez os habéis parado a pensar en que los protagonistas de las historias que nos contaban de pequeños solían ser adolescentes? Esto no es casual, ya que el propósito de estos cuentos no era sino mostrarnos una suerte de viaje iniciático, el paso entre la niñez y la edad adulta; el hecho de que cada etapa siempre vienen acompañada de una serie de pruebas en las que el protagonista debe demostrar que ya está listo para tomar decisiones y ser responsable de sus actos. Algo así debieron pensar dentro de las filas de Baroque Decae cuando se embarcaron en el desarrollo de El Conde Lucanor, título que nos llega ahora a PlayStation 4 y que mantiene la misma frescura a fin de contarnos su historia.

Fortuna y gloria muchacho, fortuna y gloria

Una historia que da el pistoletazo de salida presentándonos a su protagonista, un niño llamado Hans, y que ya de primeras no nos causará una buena impresión. Este se encuentra emocionado porque es su décimo cumpleaños y por ende esperaba ser colmado con un sinfín de regalos y dulces. Sin embargo, la situación económica por casa es peor que precaria, a lo cual hay que sumar el hecho de que su padre está en la guerra. En pocas palabras, el niño no recibe lo que quería y en un acto que podríamos esperar en alguien de su edad, termina pegándose un rebote y decide marcharse de casa.

El Conde Lucanor

Como es lógico, su madre le entrega varios víveres para que pueda sobrevivir durante un tiempo (porque nadie esperaría que lo pusiera en vereda con unas cuantas bofetadas, pero entonces no tendríamos historia), comenzando así un viaje en el que varios personajes reclamarán la ayuda de Hans, desde una anciana hasta un mercader, siendo nuestra decisión darles lo que piden o no, aunque si somos buenos, estos nos prometen que seremos recompensados a posteriori. Es aquí donde vemos la importancia de nuestras acciones, ya que lo que hagamos tendrá consecuencias a lo largo el juego, dando pie a finales diferentes.

Nuestros pasos nos llevarán a toda clase de enclaves, pero como suele decirse, “La noche es oscura y alberga horrores”. Y es que después de un acontecimiento que no tendrá cabida en este escrito, Hans se verá atrapado en la noche, y en lugar de encontrarse con personas y animales mansos, tendrá que lidiar con monstruos de pesadilla. Todo eso mientras persigue a una entrañable criatura que guiará sus zancadas hasta un castillo que recibe el nombre del juego. Tras una cálida bienvenida, descubrimos que esta criatura se revela como uno de los sirvientes del excelso Conde Lucanor, ofreciendo a Hans la posibilidad de heredar todas sus riquezas a cambio de superar una prueba muy simple; adivinar el nombre del sirviente.

El Conde Lucanor

Un reto a la altura de tamaña recompensa, pues el castillo está repleto de puzles y muchos peligros que pondrán en riesgo la vida del protagonista, aunque también nos toparemos con una gran variedad de personajes (algunos más mundanos y otros más fantásticos) muy bien construidos que ayudan a enriquecer una historia que juega mucho con el engaño. Porque El Conde Lucanor no anda falto de humor, pero al mismo tiempo consigue eclipsarte con algunas estampas un tanto perturbadoras, amén de una historia que sin ser la más compleja del mundo, resulta muy críptica y da de que hablar.

Noche en el castillo

Ateniéndonos a las palabras de Baroque Decae, son muchas las sagas que han influido a la hora de diseñar El Conde Lucanor, pudiendo destacar pequeños retazos de Resident Evil, Silent Hill (atentos a los primeros compases de la historia) y The Legend of Zelda. Esto se refleja en el propio desarrollo del juego, que combina exploración, puzles, evasión de enemigos y supervivencia a partes iguales.

De todas maneras, una vez llegados al castillo, nos daremos cuenta de que muchas partes están remarcadas con banderas de colores y que solo pueden ser desbloqueadas si conseguimos la llave que tenga el mismo color. Estas llaves se consiguen haciendo toda clase de tareas, ya sean puzles, hablando con personajes o superando trampas varias. ¿Y con qué fin? La obtención de las letras que nos permitan averiguar el tan ansiado nombre y que encontraremos a base de inspeccionar cada parte del mapeado. Por lo tanto, la exploración se convierte en una parte primordial si queremos avanzar en la trama.

Y en pos de desentrañar y doblegar todo lo que esconde el castillo, tendremos que valernos de unas velas que son una parte central de esta aventura, ya que la mayor parte del escenario está a oscuras, y la única fuente de luz que tengamos será la que porte Hans. Estas, por suerte, no se desgastan con el paso del tiempo, aunque tampoco son demasiado numerosas y su campo de visión es un tanto reducido, siendo recomendable posarlas en lugares lo más estratégicos posibles. Y esto es porque los enemigos no necesitan la luz de las velas para darte caza, por lo que toda precaución es poca.

¿Os gusta que los juegos guarden ciertos guiños respecto a sagas muy laureadas? Entonces es seguro que este os sacará una sonrisa, ya que hay uno que bebe muchísimo de Resident Evil. Estoy hablando de su sistema de guardado, solo que en lugar de usar las cintas que tantos dolores de cabeza nos dieron en el pasado, haremos lo propio con unas monedas que tendremos que lanzar a una fuente. Tampoco son muchas y una buena parte de estas las gastaremos para comprar víveres (indispensables para restablecer nuestra barra de vida), así que es menester usar la cabeza a lo largo de las cinco horas que puede durar la aventura para que esta sea lo más placentera posible.

Terror Pixel Art

Una aventura que se ve potenciada con un apartado gráfico, que a medio camino entre los 8 y 16 bits, ofrece un buen acabado general y personajes reconocibles (mucha atención a las escenas animadas) que ayudan a aumentar la inmersión, sobre todo cuando cae la noche y salen a la palestra los momentos más macabros. Pese a todo, se echa en falta un aumento en el nivel de detalle, ya que hay escenarios que habrían ganado muchísimo de ser un poco más recargados. Algo así puede decirse de la banda sonora, que pasa muy desapercibida quitando momentos muy concretos. En cambio, esto se ve compensado con unos efectos sonoros que nos recuerdan los peligros que acechan en el castillo.

Por desgracia, también se aprecian ciertas taras jugables que aunque no arruinan por completo la experiencia de juego, sí que pueden empañarla de forma leve. Hans camina muy despacio y no tenemos a nuestra disposición una acción que nos permita huir de los enemigos, algo le resta bastante realismo. Porque, ¿nadie en su sano juicio correría como alma que lleva el diablo si una criatura terrorífica se abalanzara sobre nosotros? Para más inri, hay secciones que no están exentas de ralentizaciones así como algunos fallos de sonido; elementos que no deberían tener cabida en una aventura que no porta por bandera unos altos valores de producción y fruto de una mala optimización en la versión de PlayStation 4.

Hay un dicho que dice que quien mucho abarca poco aprieta. Por suerte, no es el caso de El Conde Lucanor, una aventura que hace un gran esfuerzo por poner en práctica muchas cosas a la vez, bebiendo además de sagas tan excelsas como las antes nombradas. Si a esto le sumamos unos personajes entrañables, una historia sorprendentemente rica, la originalidad de algunos puzles y la inclusión de múltiples finales, tenemos una aventura que aún un año después sigue sorprendiendo para bien. Sea como fuere, ¿estás preparado/a para desentrañar los misterios del castillo y sus habitantes?

Lo bueno

  • Acertada combinación de exploración, puzles, evasión de enemigos y supervivencia
  • Personajes entrañables y una historia rica en detalles
  • La inclusión de varios finales

Lo malo

  • La lentitud de Hans puede desesperar hasta al más paciente
  • Algunos fallos técnicos que empañan la experiencia de juego
7.5

Escrito por: Alsergim

Técnico superior en Desarrollo de Aplicaciones Web. Amante del cine y los videojuegos, especialmente en lo que a títulos de rol y terror se refiere. A veces me da por escribir cosas. También me puedes leer en Twitter desde @npofficialsite

LegiondeJugadores

Comunidad de jugadores/as. Únete a nosotros para estar al tanto de las últimas novedades y encontrar una nueva visión de los videojuegos.

Nuestro Twitter