Dragon Ball FighterZ

Por el el Análisis, 4 Más
cerrar [x]

Análisis – Dragon Ball FighterZ

Dragon Ball ha sido un icono en el mundo del manga, anime y videojuegos de lucha desde su creación. En cuanto a juegos, ha habido muchos títulos distintos y con ellos, muchos altibajos. La cantidad de fans de esta mítica saga es abrumadora alrededor del mundo. Y aunque es un público fiel, también se ha mostrado exigente. Aún a día de hoy seguimos soñando con el alabado Tenkaichi 3 como referencia del título perfecto de Dragon Ball. Pero Bandai Namco anunció Dragon Ball FighterZ. ¡Y de la mano de Arc System Works! Con una estética que nos sedujo a todos. Pero aún no queríamos hacernos ilusiones. ¿Sería tan buena la jugabilidad como lo es visualmente? El día llegó y… Sí, ha cumplido con las altas expectativas.

Parece que toda la comunidad de jugadores se muestra unánime en cuanto a la aceptación de Dragon Ball FighterZ. Sin embargo, no todo en el juego es perfecto. Vayamos por partes.

El nuevo Androide 21

La historia está dividida en tres actos, que giran alrededor de una misma historia: la del Androide 21. De entrada tendremos acceso al Hero Warriors Arc, al superarlo desbloquearemos el Enemy Warrior Arc.  Y después de terminar ambos, el Android Arc Story. En el primero, partiremos desde la perspectiva de Goku, quien por alguna razón ha perdido el control de su cuerpo y poder, ya que ha sido poseído por una alma desconocida. Este fenómeno se repetirá en los otros protagonistas. En la segunda historia, viviremos la historia desde la perspectiva de los clásicos Frieza, Cell y demás. Y en el último arco argumental, descubriremos todo el embrollo acerca del misterio de las posesiones.

Sin contaros más sobre el contenido de la historia, intentaremos contar cómo funciona y nuestra visión sobre ella. La realidad es… Que no es la mejor historia. Es un poco confusa y aunque tiene toques de humor dadas las conversaciones inusuales que se dan entre los personajes, no nos ha conseguido enganchar.

Dragon Ball FighterZ

La progresión se basa en una serie de combates contra clones de unos cuantos luchadores entre “cutscenes” que nos van contando brevemente lo que ocurre. Tampoco es la mejor manera de mantener enganchado al jugador ya que los combates están en su gran mayoría vacíos de contenido y relevancia.

Un elemento que remite a los recientes juegos de Xenoverse es un sistema de niveles y mejoras que podremos equiparnos. Podremos subir nuestras estadísticas de ataque, defensa y vida, u optar por otras condiciones como bajar (o subir) el nivel del enemigo o mejorar las recompensas que obtenemos al finalizar el combate. No cambiarán los movimientos que ejecutemos, pero influirá un poco en el cálculo de daño durante la lucha. Estamos de acuerdo en que no es la mejor historia, sin embargo no es el principal foco del juego.

Puños, patadas y ondas de Ki

Vayamos a ver ahora lo interesante del título: el combate. Al final, es la razón por la que compramos un juego de lucha. Los combos, la curva de aprendizaje de los mismos, los distintos personajes… Se nota la experiencia de Arc System Works al diseñar todo esto para Dragon Ball FighterZ. Juntando elementos de sus anteriores títulos y añadiendo otros enfocados a la saga Dragon Ball, el resultado es un combate muy satisfactorio tanto para jugadores novatos como para los más expertos. ¿Cómo lo han conseguido? Pues dando combos básicos igual para todos los personajes y una ejecución de especiales no demasiado enrevesada. Y al mismo tiempo, dando combinaciones entre especiales y combos que habrá que aprender para cada personaje. Y no será tan sencillo tampoco el ejecutarlos siempre en el momento adecuado.

Dragon Ball FighterZ

Como vemos, todos los ataques especiales involucran movimientos de “cuarto de luna”. Un movimiento muy accesible, aunque al principio habrá que aprender la velocidad a la que pulsar los botones después de realizarlo. De esta forma, conseguimos unos movimientos de combate mecánicamente realizables, pero que habrá que practicar para dominar realmente. No es difícil sobre el papel, pero la ejecución perfecta y en el momento adecuado será el verdadero reto.

Aunque la lucha se desarrolle en uno contra uno, cada jugador contará con tres luchadores que podrá intercambiar durante la batalla (si el contrario lo permite). Cada uno de ellos tendrá también un ataque de apoyo que podremos utilizar para mejorar nuestros combos o ayudarnos de distintas formas en el combate. Por ejemplo, el clásico Kame Hame Ha de Goku. O una semilla senzu que Krillin nos proporcionará como movimiento de apoyo para recuperar un poco de vida.

En resumen, el combate puede ser tan sencillo o complicado como queramos hacerlo. Aún ahora vemos a los más expertos descubriendo combos muy locos combinando varios personajes de apoyo a un combo principal. Si queremos podemos abusar del combo más básico, pero el juego ofrece una dificultad potencial para aquellos que quieren realizar la mejor combinación de golpes.

Los modos de juego

Hemos cubierto la historia y el combate pero, ¿qué es todo lo que podemos hacer en Dragon Ball FighterZ? Pues tenemos un “modo práctica” con tutoriales explicando todas las mecánicas individualmente y una arena con vida y energía infinitas para poder practicar nuestros combos en las condiciones que deseemos. Un espacio típico pero necesario, poco que comentar.

Como alternativa a la historia para jugar contra la máquina, tenemos un modo arcade. Para un juego tipo arcade como es este título, podría haber servido para revivir combates míticos que siempre nos gusta ver ya que no están presentes en la historia. En su lugar, tenemos tres “niveles” en los que nos enfrentamos a los combates clásicos de FighterZ de tres contra tres.

Dragon Ball FighterZ

Al superar el primer combate, avanzaremos en una hacia el siguiente combate según la puntuación obtenida. Esta puntuación dependerá principalmente de lo ilesos que salgamos del combate. En esencia, lo holgados que hayamos ganado a la inteligencia artificial. Sin duda plantea un reto, pero tiene un problema. El modo fácil es demasiado fácil. Y el modo difícil, demasiado difícil. Si completamos los dos últimos niveles en difícil con puntuación A o S podremos desbloquear a ciertos personajes (se pueden obtener de una forma más fácil pero más tediosa) y es un gran reto intentarlo, es cierto. Pero después de fracasar veinte intentos intentando explotar los fallos de inteligencia artificial, deja de ser divertido. Los enemigos bloquean a la perfección, ejecutan combos a la mínima apertura y hacen más daño de lo normal. Es posible, pero un pequeño error hace que tengamos que volver a empezar el camino desde el principio si queremos esa A. Esto hace que no salga a cuenta arriesgarse con nuevos combos y por eso termina por cansar.

La lucha por ser el mejor del mundo

Pero no todo está perdido. Nos queda el modo multijugador. La gran baza de FighterZ, donde nos mediremos con el resto del mundo. Podremos hacerlo de forma directa buscando partida (casual o por ranking) o creando una sala propia. Esta última opción será la ideal para jugar con amigos a través de internet. No es complicado crear dicha sala pero, podría haberse hecho más fácil de cara al usuario. Además, sorprende el tiempo que tarda en encontrar combates teniendo en cuenta que hay miles de usuarios conectados al mismo tiempo. Aunque también hay que decir que podemos realizar tutoriales o practicar mientras esperamos.

Dragon Ball FighterZ

Por otra parte, uno de los fallos que consideramos tiene FighterZ es el sistema de “Lobby”. Para acceder al juego tenemos que seleccionar región, país y un Lobby dentro del mismo. Algunas veces lo hará de forma automática, pero de otra forma es incómodo. Y estos Lobby solo admiten hasta 64 jugadores. Resulta extraño hoy en día, cuanto menos, que no exista una posibilidad directa de acceder a los modos de juego de un jugador o para jugar con amigos. Para jugar de forma local es más sencillo. Una vez dentro del Lobby, existe un modo específico para combates locales. Punto a favor, ya que ver la cara de tu amigo al que acabas de machacar con un espectacular “Final Flash” no tiene precio.

En resumen…

Pese a los fallos que tiene, Dragon Ball FighterZ es un excelente juego de lucha. Divertido, con muchas posibilidades, accesible pero con profundidad y preciosamente épico. Es como formar parte de la serie cuando luchamos. Hay anunciados ocho luchadores más con el Season Pass, sin embargo aún no conocemos los detalles. Veremos si estos luchadores traen consigo alguna mejora en cuanto al juego y a la variedad de estilos de combate.

Lo bueno

  • Visualmente es un espectáculo.
  • Fácil de empezar a jugar, difícil de dominar. Buena profundidad en el sistema de combate.
  • Los piques en local son divertidísimos.
  • Extremadamente satisfactorio de jugar..

Lo malo

  • La historia. Poca profundidad, no consigue enganchar.
  • El sistema de combates on-line tiene bastante que mejorar, aunque sin llegar a ser terrible.
  • Un modo arcade más amplio habría sido un gran añadido como alternativa a la historia.
8
Als3rr

Escrito por: Als3rr

Productor de videojuegos, "especialista" en eSports y jugando el resto del tiempo. Bueno miento, a veces también escribo para esta maravillosa página, son un equipo verdaderamente fantástico. Una auténtica Legión.

LegiondeJugadores

Comunidad de jugadores/as. Únete a nosotros para estar al tanto de las últimas novedades y encontrar una nueva visión de los videojuegos.

Nuestro Twitter