Dreamfall Chapters

Por el el Análisis, 4 Más
cerrar [x]

Análisis – Dreamfall Chapters

¿Hay algo peor que un juego con un final abierto y que para más inri no cuenta con una continuación? Siempre se nos viene a la cabeza títulos no anunciados como el tan demandado Half-Life 3, ya que los episodios extra nos dejaban con la miel en los labios. Sin embargo, no son pocas las sagas que han pasado por la misma situación, y una de ellas es la que ahora mismo nos ocupa, The Longest Journey, una aventura gráfica que hizo sus primeros pinitos allá por el año 1999 cuando el género se encontraba en su punto álgido. Años después, concretamente en 2006, recibió una segunda parte conocida como Dreamfall: The Longest Journey y que…

Digamos que acabó con el mayor de los cliffhanger, dejándonos con un palmo de narices ante el destino de los tres personajes que protagonizaban la obra. Sí, cierto es que en 2007 se anunció Dreamfall Chapters como una suerte de obra episódica, pero no fue hasta el año 2012 cuando se inició su producción. Y gran parte de esto se lo debemos a una campaña en Kickstarter que aunó más de 1.5 millones de dólares, suficiente como para llevar el juego a buen puerto.

Finamente, en 2014, se lanzó un primer episodio en PC y hará cosa de un año llegó el quinto y último episodio. Además, los usuarios de PlayStation 4 y Xbox One podrán disfrutar de Dreamfall: Chapters aunando todos los episodios en un solo disco y con mejoras añadidas tales como mejores animaciones y una jugabilidad depurada, mejoras que también recibirán los poseedores de la versión en PC mediante una actualización. ¿Se trata pues del final de las historias de Zoë y compañía? Más bien diría que se trata del principio del fin, pero no es la intención de este servidor entrar en el terreno resbaladizo de los destripes.

Basta con decir que el primer capítulo da comienzo con Zoë, oscilando entre la vida y la muerte en un estado de coma, y con Kian detenido por traición. En lo que respecta a April… es mejor que selle mis labios, porque diga lo que diga puede considerarse como un destripe al uso. Lo que sí puedo decir es que no es necesario jugar a la primera entrega, pero SÍ a la segunda, Dreamfall: The Longest Journey, ya que no deja de ser la primera parte de la historia. Para los neófitos, esto es un problema añadido, ya que Dreamfall: Chapters no se anda con contemplaciones, continuando tras los hechos acaecidos en el pasado título sin demasiados preámbulos.

Y sí, es cierto que desde Red Thread Games se han tomado la molestia de publicar varios vídeos que nos ponen un poco en situación, aunque sigo creyendo que es menester aventurarse previamente en el segundo juego.

Un viaje termina… Si bien, otro comienza

Sea como fuere, la historia nos lleva hasta The Storytime, un lugar cubierto de nieve en el que Zoë ha estado atrapada durante nueve meses desde el final de Dreamfall: The Longest Journey. Si bien, otra parte de ella permanece inconsciente en un hospital de Casablanca situado en un mundo altamente futurista en el que han comenzado a proliferar las máquinas de sueño, dando lugar a un número creciente de drogadictos adictos a los sueños. Y aunque Zoë es sabedora de que estas máquinas son especialmente nocivas, eso no ha impedido que se conviertan en un estándar para la sociedad.

Pero dejando a un lado el ambiente futurista, el cual no tardaremos en visitar, este primer escenario nevado hace las funciones de tutorial, explicándonos los controles básicos y parte de los poderes que posee Zoë, aunque la capacidad de parar el tiempo, leer la mente de las personas y generar luz no los aprovecharemos en su práctica totalidad hasta bien entrada la aventura.

Una aventura que nos llevará completar unas 30 horas y que presenta unos personajes y diálogos muy bien construidos. Tal es así que no se anda con tapujos a la hora de hablar sobre ciertos temas de carácter social y político que son la comidilla de los tiempos que nos ha tocado vivir. Lamentablemente, los textos se encuentran en inglés y pese a que no debería ser un serio problema, es algo que impedirá que un número importante de jugadores se animen a adentrarse en esta aventura que aúna con maestría lo fantástico con lo tecnológico. ¿Queréis saber más? Las aventuras de Zoë y Kian tampoco andan faltas de fanservice, sobre todo en lo concerniente al destino algunos personajes, y que de seguro gustará a no pocos amantes de la saga.

Sí, Dreamfall Chapters ofrece unos controles como los de cualquier aventura gráfica convencional, con un puntero que nos da la posibilidad de interactuar con diversos elementos del escenario y que desencadenan eventos varios. Este puntero y un inventario serán las únicas herramientas de las que dispondremos para ir avanzando y para resolver puzles, la mayoría de estos bastante lógicos, ya que no nos robarán más de allá de unos pocos minutos.

Si bien, este también hace las funciones de simulador social, ya que nada más despertar del coma y sin recordar nada de lo acontecido en Dreamfall, Zoë llevará una vida de lo más “normal”, yendo al terapeuta tras las secuelas de dicho episodio, y luego desempeñando un trabajo a tiempo parcial mientras trata de llevar una relación estable con su pareja. Tiene mérito que algo que pueda pasar a más de una persona, sea tan gratificante de jugar.

En cualquier caso, Dreamfall Chapters no deja de ser un juego bastante contemplativo que no pone demasiadas trabas al jugador y aunque está lejos de lo que ofrecen las vacas sagradas del género (incluso de pasadas entregas), resulta mucho más satisfactorio que la práctica totalidad de las obras desarrolladas por Telltale Games, las cuales se podrían encasillar dentro de las aventuras interactivas. Más allá de mi intención de querer ensalzar la obra de Red Thread Games por encima de todo, es justo decir que esta contemplación es un arma de doble filo, ya que son muchas las cinemáticas que nos irán saltando, llegando a cortar en ciertos momentos el ritmo de la aventura por lo poco importantes que llegan a ser algunas de estas.

Contemplaciones aparte, hay un añadido interesante y no es otro que las decisiones que vamos tomando. ¿Son relevantes? A nivel argumental puede que no, pero sí en lo que respecta a los personajes. De hecho, casi diría que ya es un motivo para rejugarlo a posteriori, ya que no son pocos los eventos que no saltan si tomamos una decisión diferente. Asimismo, hay determinadas respuestas en las que se refleja el porcentaje de jugadores que han votado una opción u otra. No es algo que importe demasiado, pero siempre es curioso ver qué camino han tomado otras personas y que pueden ser objeto de arrepentimiento.

Pese a su naturaleza episódica, Dreamfall Chapters es un producto que despunta en lo artístico, aunque no tanto en lo técnico. Por una parte, ofrece unos decorados llenos de detalles que no esconden sus semejanzas a obras como Blade Runner (mezcla entre elementos occidentales y orientales, la incipiente lluvia, cierta decadencia…) y unos personajes con un diseño que sigue la estela de pasados juegos. Asimismo, las expresiones de estos últimos están muy bien hechas y reflejan a la perfección su estado de ánimo dependiendo de la situación.

Por desgracia, todo este trabajo queda un tanto empañado debido a los numerosos tiempos de carga, presentes incluso entre una escena y otra, y una tasa de fotogramas algo inestable y que le cuesta mantener el tipo en las zonas más abiertas. Vale que no es algo habitual el ver escenarios tan abiertos en una aventura gráfica, pero teniendo en cuenta que está lejos de ser un portento tecnológico, no habría estado de más un poco más de empeño en ese apartado.

El viaje más largo

Dreamfall Chapters no está exento de lacras, pero mentiría si dijese que no ha sido un viaje de placer, un largo viaje que ha jugado constantemente con mi nostalgia. Vale que la historia es bastante difícil de seguir si no has jugado a The Longest Journey y Dreamfall, y que 25-30 horas puede que no sean suficientes para contar todo lo que se pretende. Vale que no son pocos los flecos sueltos, algunos perdonables y otros no tanto, pero no deja de ser una conclusión apropiada para la saga tan largamente esperada, aunque no me parecería mal que se llevara a cabo otra entrega. Falta ver que este lanzamiento para consolas sea rentable y eso facilite esa posible continuación, pero por ahora todo esto no son sino desvaríos de un soñador.

Lo bueno

  • Historia nada convencional y con muchas capas
  • Personajes muy bien construidos
  • Apartado artístico excepcional...
  • Mezcla acertada de aventura gráfica y simulador social
  • Decisiones que afectan en el devenir de los personajes

Lo malo

  • Es indispensable jugar a Dreamfall: The Longest Journey
  • Textos en inglés
  • ... aunque lastrado debido a ciertas deficiencias técnicas
8

Escrito por: Alsergim

Técnico superior en Desarrollo de Aplicaciones Web. Amante del cine y los videojuegos, especialmente en lo que a títulos de rol y terror se refiere. A veces me da por escribir cosas. También me puedes leer en Twitter desde @npofficialsite

Aún no hay comentarios.

LegiondeJugadores

Comunidad de jugadores. Únete a nosotros, comparte tus opiniones, tus gameplays, escribe tus propios reportajes y sé uno más de la Legión de Jugadores.

NUESTRO TWITTER

Arrancamos la semana con las primeras impresiones de #Dirt4 , lo nuevo de @Codemasters : https://t.co/TfAX5jqeMC https://t.co/FjG1F8PT0J
Artísticamente tiene su nivel de cuidado, dejándonos artworks tan chulos como estos: https://t.co/kUAyH9dPTR
¡Aquí tenemos el nuevo tráiler de Ever Oasis! El interesante título de 3DS no deja de sorprendernos:… https://t.co/XFmxHus4QB
Hoy publicamos un repor -e invitamos a la reflexión- sobre el papel de las mujeres en la industria del videojuego:… https://t.co/MVzPa5WYBW