Etrian Odyssey V: Beyond the Myth

Por el el Análisis, 3 Más
cerrar [x]

Análisis – Etrian Odyssey V: Beyond the Myth

En Atlus son especialistas en crear juegos de rol muy característicos y con un sabor único y especial y que, pese a no contar con un gran éxito en Occidente, se van haciendo un sitio en nuestras estanterías. Ejemplo de ello son algunas obras como Catherine o la saga Shin Megami Tensei, con su correspondiente y popular spin-off, Persona. Es también el caso de Etrian Odyssey V: Beyond the Myth, una entrega de rol de corte clásico que cuenta una amplia variedad de mecánicas que nos enfrascará en horas y horas de exploración de mazmorras.

Más allá del mito

La saga Etrian Odyssey nunca ha sido reconocida por su apartado narrativo y esta entrega no se desmarca de su línea principal. En Beyond the Myth nos encontramos con una historia algo más elaborada, que sin dejar de ser una excusa para plantear sus mecánicas, se atreve a ofrecernos misterios y sorpresas puntuales que hacen del avance a través de las mazmorras algo más ameno, planteando unos objetivos fijos por los que seguir avanzando.

La historia vuelve a girar en torno al árbol Yggdrasil, el gran símbolo del continente de Arcania, donde se sitúa la ciudad de Lorys, el punto en el que empezamos la aventura. Durante mucho tiempo el acceso a dicho árbol permaneció cerrado por orden de los gobernantes de Arcania pero en el comienzo de la aventura dicho decreto es cesado, dando pie a la odisea de los aventureros y exploradores, que se verán frente a un desafío implacable: alcanzar la cima del gran árbol. Hacerlo no resultará fácil, pues será necesario abrirse paso a través de laberinto que se extiende sobre el mismo y superar una gran cantidad de pruebas y desafíos, cada uno más difícil que el anterior.

A diferencia de otros títulos clásicos en Etrian Odyssey V esos exploradores no tienen nombre. Y es que seremos los propios jugadores los que debamos dárselo, así como forma y voz. Para ello contaremos con un completísimo editor de personajes que nos permitirá escoger la apariencia, el nombre y la voz de nuestros personajes. Para ello deberemos escoger entre cuatro razas: Earthlains (humanos), Celestrians (elfos), Therians (híbridos entre humanos y bestias) y Brouni (una suerte de enanos).

Contaremos con una gran variedad de clases a la hora de lanzarnos a la aventura.

Cada una de estas razas se desglosará, a su vez, en diferentes profesiones: los Earthlains por ejemplo tenderán a ocupar un espectro de clases enfocado a los golpes físicos, mientras que los Celestrians ocuparán las clases mágicas. Los Therians, por su lado, se dividirán en una suerte de samurais o cazadores y, por último, los Brouni utilizarán clases orientadas a la naturaleza. Esto, que puede convertirse en un verdadero dolor de cabeza para los más novatos, ofrece una enorme capa de profundidad mecánica al título, que nos permite crear nuestro propio grupo —totalmente personalizado además— con un nivel de flexibilidad tan amplio como uno quiera.

Combates clásicos con mucha personalidad

Como esto ya indica, el verdadero potencial del juego se encuentra en su jugabilidad. Nos encontramos ante un Dungeon Crawler con un claro corte RPG que nos invitará a recorrer enormes mazmorras estructuradas en una multitud de pisos —con esa estructura que a los más ajenos al género quizás les pueda recordar a otras obras como Sword Art Online: Hollow Fragment—, cada uno de ellos diferenciados del resto y con un aumento progresivo de la dificultad, que suele tender a la alza, y es que al fin y al cabo estamos hablando de un producto de Atlus. El movimiento a través de las mazmorras se realizará siempre en primera persona, con la posibilidad de avanzar en cuatro direcciones, como si nos encontrásemos en un tablero delimitado por casillas. Cada paso, a través de cada casilla, contará como un turno, provocando el encuentro aleatorio con monstruos al cumplir con un determinado número de pasos.

Los combates también funcionarán en primera persona y traen algunos de los elementos más clásicos de la saga, siendo especialmente duros y estratégicos. En este punto el hecho de haber creado un equipo equilibrado resulta imprescindible, ya que los moradores de Yggdrasil no tendrán contemplaciones con los aventureros. Es algo que se hace notable desde el primer piso, que cuenta con enemigos lo suficientemente capaces de hacernos ver la pantalla de Game Over en pocos turnos si no somos concienciados y utilizamos nuestra mejor estrategia para derrotarles.

Para compensarlo se cuenta con dos ramas de habilidades, según clase y raza. Lo que amplía el ya enorme espacio que nos concede el juego a la hora de personalizar nuestro equipo. Otra novedad son las Union Skills, habilidades combinadas que solo podrán realizarse cuando los medidores de los personajes se encuentren completos, a base de combatir. Utilizarlas permite lanzar poderosos ataques combinados pero a cambio vaciará los medidores de los personajes que participen, por lo que será importante saber jugar con los tiempos. Es algo, insisto, indispensable para avanzar, especialmente en los combates contra F.O.E.S —unos enemigos especialmente difíciles que encontraremos a lo largo de la aventura— o los jefes finales, que nos ofrecerán batallas especialmente duraderas y complicadas, donde utilizar todo el potencial de nuestros personajes no será suficiente si cometemos el más mínimo error.

En lo que respecta a su apartado gráfico nos encontramos con escenarios tridimensionales cuidados, repletos de detalles pero que cuentan con una modesta calidad, y modelos de enemigos que, sin resultar demasiado destacables, cumplen con su cometido. A esto se suma un sistema de niveles bien elaborado que nos tendrá horas y horas explorando, explotando los recursos que nos ofrece cada piso y, sobretodo, cartografiando todo lo que encontremos gracias al panel que ofrece la pantalla inferior de Nintendo 3DS para no perder detalle la siguiente vez que pasemos por el lugar. La sensación de encontrarse en una mazmorra sigue contando con un gran nivel de inmersión gracias a esto, ya que es el jugador quien elabora sus propios mapas y el único encargado de señalar todos los elementos que encuentra por el camino.

Marcar los elementos que encontremos en el mapa será un punto clave para sobrevivir.

A esa inmersión se suma el magnífico trabajo de Yuzo Koshiro, el veterano compositor padre de bandas sonoras como la de Super Smash Bros. Brawl o las de la saga Ys, sin obviar su trabajo en otros títulos de la franquicia de marras. Su banda sonora cuenta con todo tipo de temas adaptados al trabajo de campo para aderezar la exploración pero no teme a atreverse con rápidos punteos de guitarra electrica durante los combates, sumando puntos a la tensión que ofrece el título ya de por sí.

En términos generales Etrian Odyssey V: Beyond the Myth no deja de ser lo que siempre ha sido y lo que sus seguidores quieren que sea. Y es que no podía resultar más continuista con lo que ofrecen sus anteriores entregas; una gran aventura de rol con amplias posibilidades para la exploración y un desafío duro y constante que dificultosamente se alargará menos de 50 horas. Los fans de la saga pueden encontrar una pequeña falta de novedades, que no lo hace menos disfrutable, pero si algo más monótono. Por su lado, aquellos jugadores que no se hayan atrevido aún a aventurarse hasta Yggdrasil pueden verse amedrentados por las enormes posibilidades —así como su elevado nivel de dificultad— que ofrece la obra. Lo que es seguro es que Etrian Odyssey V: Beyond the Myth se convierte en uno de los lanzamientos más sólidos del año, uno que asegura horas y horas de exploración y reto.

Lo bueno

  • Su amplio abanico de posibilidades
  • Las posibilidades a la hora de personalizar nuestros personajes
  • Sus combates, desafiantes y estratégicos
  • El diseño de niveles y la complejidad de sus mazmorras

Lo malo

  • La historia vuelve a pecar de resultar poco interesante
  • Se echan de menos novedades frente a títulos anteriores
  • Su pico de dificultad puede resultar demasiado exagerado
  • Técnicamente resulta demasiado modesto
8.0

Escrito por: Oscar Martínez

Escribo más que duermo. Jefe de redacción de Legión de Jugadores y orgulloso miembro de este gran equipo. Trabajo día y noche por hacer de esta la mejor comunidad posible, crítica pero sincera y siempre con la actualidad como objetivo. Puedes encontrarme por Twitter bajo el nombre de @ZonaDuscae.

LegiondeJugadores

Comunidad de jugadores/as. Únete a nosotros para estar al tanto de las últimas novedades y encontrar una nueva visión de los videojuegos.

Nuestro Twitter