Finding Paradise

By on on Análisis, 6 More
close [x]

Análisis – Finding Paradise

Mucho ha llovido desde que, en 2011, Freebird Games nos sorprendiera con una de las aventuras gráficas más emotivas que nos hemos encontrado. To The Moon encantaba al mundo entero no por sus gráficos, recreados a partir de RPG Maker XP, sino por su conmovedora historia y carismáticos personajes. Por ello, estábamos ansiosos de poder tener en nuestras manos su siguiente título, Finding Paradise, que podría considerarse una continuación, aunque realmente es una historia completamente nueva.

Antes de su lanzamiento, la compañía canadiense lanzó un vídeo interactivo que complementaba a Finding Paradise, como un preludio para éste, denominado A Bird Story y donde se mostraban varios acontecimientos de la infancia del paciente que en esta ocasión vamos a tratar.

 ¿Preparados para adentraros de nuevo en el mundo onírico?

Dime… ¿qué quieres cambiar?

En Finding Paradise, volvemos a manejar a los doctores Eva Rosalene y Neil Watts, que han sido convocados para cumplir el último deseo del piloto retirado, Colin Reeds, a escasas horas de su fallecimiento. En esta ocasión, sin embargo, el objetivo de los protagonistas no está tan claro, puesto que ni el mismo Colin sabe, con seguridad, qué desea cambiar de su pasado. En realidad, es más una sensación, aquella de la que no puede desprenderse y que le lleva a pensar que, aunque ha tenido una vida muy feliz junto a su esposa y su hijo, podría haber sido mejor.

Con estos pensamientos tan ambiguos, nuestros simpáticos protagonistas se adentran en los recuerdos del anciano, pero hay algo extraño en su psique, algo que les lleva no a retroceder en orden cronológico inverso, desde la tercera edad hasta la infancia, sino que les hace saltar de una a otra con cada fracción de recuerdo que logran desbloquear, formándose una especie de bucle. Esto es algo que jamás habían encontrado, en ningún otro caso donde habían trabajado. Pero esto solo es el principio, pues en este nuevo caso nada es lo que parece.

Esta nueva historia es mucho más larga y enrevesada que la anterior, manteniéndote en vilo durante toda la aventura, que no es poco. En ella, huelga decir que los doctores tienen un papel mucho más protagónico que en la anterior entrega, donde a pesar de que lo veíamos todo desde el punto de vista de ellos, nuestra atención estaba totalmente centrada en el viejo Johnny y River. En Finding Paradise, sin embargo, conocemos mucho mejor a Eva y Neil, aunque quizá el hecho de haberlos tenido en To The Moon influya algo en la familiaridad con la que nos vemos.

Aunque en el anterior juego, era Eva la que parecía más perceptiva y la que terminaba salvando el día, en esta continuación ocurre al contrario, ya que es el divertido doctor Watts quien encuentra una solución al problema y a quien manejamos en más ocasiones. Esto no quiere decir que la doctora Rosalene quede relegada a un segundo plano ni por asomo, ya que en general hay un equilibrio muy estable entre ambos. Sin embargo, sí que se nota que la recepción en cuanto al personaje de Neil ha sido muy positiva, ya que le han dado muchísima más profundidad y una trama secundaria que empezó a despuntar en To The Moon y se ha ido viendo con más claridad en Finding Paradise, aunque al parecer, todavía tendremos que esperar a más entregas para ver por completo de qué se trata.

¿Qué hay de Colin, el otro protagonista del juego? Pues bien, para empezar, es el niño que protagonizaba A Bird Story, donde rescataba a un pájaro con un ala rota y se encargaba de cuidarlo. Esto es algo que, aunque aparentemente no tenga demasiado que ver con la historia de Finding Paradise y solo parezca un recuerdo aparte en la vida de Colin, finalmente comprenderemos que hay mucha relación entre ellos, no digamos las conjeturas e hipótesis que puedan salir de ello.

La única pega que podríamos sacarle es que solamente haya salido en inglés además de en chino. Porque una historia como esta hay que sentirla además de jugarla, y al llegar en inglés, a no ser que tengas un nivel nativo, no tiene el mismo efecto inmersivo. Captas la esencia, lo entiendes todo o casi todo, ya que no es nada difícil comprenderlo si tienes una base… pero no es exactamente lo mismo. Es una pena porque se nota que es un juego hecho con mimo, realizado para que quien lo juegue se quede estremecido de emoción… y no todos los jugadores serán capaces de jugarlo. No solo en español, sino en cualquier otro idioma. Porque si fuera cualquier otro juego donde la fuerza está en la jugabilidad, tampoco molestaría tanto… pero en Finding Paradise casi toda la importancia recae en la historia y sus personajes. Y mira que no sería nada difícil contratar a varios traductores, porque ni siquiera habría que doblarlo.

Aun así, la historia nos parece sublime. Es increíblemente compleja y enlaza los recuerdos de Colin y, en definitiva, su vida, con los problemas que ambos doctores tienen mientras hacen su trabajo, y además los asuntos personales de cada uno, en especial de Neil. Esto hace que no te aburras en ningún momento y que quieras seguir más y más hasta revelar por fin el misterio que rodea a la mente de Colin.

KA-ME-KA-ME-HADOUKEN!!!

Era difícil hacer que destacara la jugabilidad en un juego como éste, realizado con RPG Maker, ya que las mecánicas suelen ser las típicas… y sin embargo, hay que quitarse el sombrero, ya que en Finding Paradise le han dado la vuelta a la tortilla y no solo han cambiado las mecánicas del anterior juego, sino que han ido varios pasos por delante. Al ser un juego bastante más largo que el anterior -en To The Moon jugábamos más o menos tres horas, mientras que en éste han sido unas cinco- Freebird Games han tomado la decisión que a nuestro juicio nos parece la más acertada: jugar con un montón de mecánicas, cambiando el modo de juego constantemente para que nadie pueda decir que les resulte repetitivo.

Y es que, si recordamos la entrega anterior, la historia estaba genial, pero el jugador se limitaba a pasar de recuerdo en recuerdo, recogiendo “mementos” y puntualmente accediendo a alguna que otra nueva mecánica, algo de lo que, al parecer, en Finding Paradise habrán querido redimirse. Pero nos estamos adelantando.

En cuanto al proceder de los dos doctores, para saltar de un recuerdo a otro tenemos que obtener una serie de “mementos”, es decir, objetos o diálogos de gran valor para la escena en concreto. Una vez tienen esos mementos, deben destruir la barrera que protege el más valioso de todos ellos, pues ese será el que les llevará hasta el siguiente recuerdo, como un enlace. Al destruir esta barrera, el objeto tiene que decodificarse. En esta entrega han variado con respecto a la última, y ahora el sistema es parecido al tres en ralla, donde hay que juntar bolitas de memento de tres en tres hasta que se active la decodificación.

Luego, después de patearse de cabo a rabo los recuerdos de Colin, deberán entrar en el Overworld, un mundo donde se concentran todas las etapas de la vida del paciente, y lo que deberán hacer Eva y Neil será conectar todos los mundos, para poder así enviar el deseo del sujeto desde su yo más anciano hasta el más joven. Esto sería lo que ambos doctores están acostumbrados a realizar… en circunstancias normales.

Por otra parte, Watts le ha metido mano a la máquina que utilizan, aplicándole actualizaciones que les permitirán desde cambiar su propio aspecto como si tuvieran un editor de personajes hasta protagonizar batallas estilo Space Invaders, Final Fantasy o Tekken. En conjunto, el juego rezuma guiños y homenajes a juegos y pelis por los cuatro costados, y será raro el momento en que nos lleguemos a aburrir si tenemos algo de culturilla general.

Finding Paradise

En cuanto a gráficos se refiere, obviamente estamos hablando de un título hecho con el RPG Maker, excepto algunas cosas puntuales donde se ha aplicado Unity. No vamos a encontrar gráficos de escándalo, pero desde luego tiene su encanto, ya que los personajes y los escenarios, dentro de lo posible, han sido cuidados hasta el más mínimo detalle.

Y es que, entre estos píxeles, cada personaje queda bien representado, de forma realmente magistral para que, solo con verlo, podamos incluso intuir aspectos de su personalidad, aun cuando tienen ese “aspecto chibi” que los hace mucho más simpáticos. En cuanto a los escenarios, se nota el esfuerzo que han puesto en ellos ya que no solo han recreado lugares para parar un tren, sino que no han escatimado en detalles. Además, tenemos otro tipo de escenarios con fondos realmente impresionantes, algo que le da al título un carácter mucho más profesional.

Wish My Life Away

La música es, desde luego, el otro aspecto que resulta imposible no tener en cuenta, aparte de la historia. Se nota ya desde el primer momento que en Freebird Games ponen una especial atención a la banda sonora, ya que en todos sus títulos cada nota está puesta en el momento adecuado para terminar de romper tu corazón del todo -aunque Kan Gao, su creador, diga que no intenta hacernos llorar en ningún momento con ninguno de sus juegos, sí, ya…- De hecho, si tenemos en cuenta que el propio Kan Gao también se encarga de la música, entenderemos por qué terminamos el juego con una caja de pañuelos menos.

Finding Paradise tiene un gran espectro de melodías, a cada cual más hermosa que la anterior, con tonos dulces y armoniosos que llaman a la nostalgia y a las ganas de vivir, algo que combina de forma perfecta con la historia. Pero por supuesto, ya que tiene melodías para cada ocasión, también las tiene para esas situaciones cómicas tan frecuentes dentro del juego. En conjunto, un regalo para el oído.

Sin embargo, a nuestro parecer no supera a la banda sonora de To The Moon. Puede que en el primer título pusieran el listón demasiado alto, pero en su secuela, las melodías no llegan con la misma fuerza, no hay momentos en los que realmente necesites soltar una lagrimilla. Con esto no queremos decir, ni por asomo, que la banda sonora sea mala, ni siquiera que sea inferior a la de To the Moon, simplemente que es diferente y quizás en algunos puntos no resulte tan emotiva. Sin embargo, Laura Shigihara vuelve a poner su dulce voz en esta entrega, haciendo un trabajo sublime y poniendo la guinda a algo realmente precioso.

Conclusiones: Queremos más

Tras maravillarnos con esta nueva aventura de Freebird, lo único que podemos decir es: “¿Para cuándo la tercera parte?”. Es un título increíble, lleno de nostalgia, amor, situaciones cómicas, epiquismo por un tubo y en definitiva, risas y lágrimas a no poder más. Se nota que se ha creado para provocar algo en quien lo juegue, remover algo dentro de ellos, sacando a relucir recuerdos, sueños o arrepentimientos. ¿Qué quieren transmitir? En realidad, todo y nada a la vez, puesto que cada persona sentirá emociones diferentes y le encontrará un significado distinto, viéndolo desde su propio punto de vista.

La historia y la música se entrelazan en una unión sobrecogedora, hermosa, triste y esperanzadora a la vez, mientras que la jugabilidad no se hace repetitiva en ningún momento gracias a las mecánicas que utilizan en los momentos más inesperados. Los gráficos podrían ser su gran talón de Aquiles, pero nada más lejos, puesto que tiene muchísimo encanto y sin el pixel art, probablemente no resultara tan divertido.

En conjunto, una aventura tan maravillosa como enternecedora, que te hará soñar con cada escena. ¿Y para ti, cuál sería tu perfecto paraíso?

The Good

  • Una historia compleja que va más allá de lo que puedas imaginar
  • Su jugabilidad podría resultar repetitiva, pero la constante introducción de nuevas mecánicas evita esto
  • La música es sublime y te hará aguantar la respiración
  • Personajes carismáticos que suponen el eje central de toda la historia
  • Escenarios muy detallados y cuidados, fantástico pixel art

The Bad

  • Al ser una historia relatada mediante diálogos al completo, es una grandísima pena que solo esté en inglés, ya que pierde encanto
  • Sabemos que vamos a tener que esperar varios años para la tercera entrega...
9

Written by: Marina R. Sierra

Redactora y editora de Legión de Jugadores. Mis gustos son muy variados pero siempre busco una buena historia. Prefiero los RPG y los de acción/aventura. Aparte de eso, soy una apasionada del anime y manga. Adoro escribir, dibujar y ser una payasa a tiempo total xD.

LegiondeJugadores

Comunidad de jugadores/as. Únete a nosotros para estar al tanto de las últimas novedades y encontrar una nueva visión de los videojuegos.

Nuestro Twitter