Monster Hunter Generations

Por el el Análisis, 4 Más
cerrar [x]

Análisis – Monster Hunter Generations

La saga Monster Hunter lleva ya más de diez años dando guerra en nuestras consolas portátiles y entrega tras entrega, Capcom ha conseguido innovar, ofrecernos nuevas mecánicas que hacen de cada uno de sus juegos una experiencia nueva pero siempre manteniendo su característico sello. Monster Hunter Generations no es una excepción, original y clásico a la vez nos ofrece una nueva y mejorada experiencia que sorprende a los nuevos usuarios y enorgullece a los veteranos.

Después de lanzarnos a la caza, de sumergirnos en la experiencia que nos ofrece esta nueva entrega, os podemos afirmar sin dudas que se trata del título más ambicioso que nos ha ofrecido nunca la franquicia. Nuevos lugares, decenas de monstruos, infinidad de armas y combinaciones que probar con su nuevo sistema de habilidades… Preparad vuestras armas cazadores, comienza la caza.

Un paso hacia adelante con vistas al pasado

Para todos aquellos que hayáis experimentado antes la saga sabréis que la historia suele constar en un cazador que llega a una aldea nueva, normalmente asediada por un terrible wyvern, con la intención de crecer hasta convertirse en un cazador de élite y acabar con la terrible amenaza. Si bien, ya vimos elementos argumentales más trabajados y una cantidad mayor de lugares que podemos visitar en Monster Hunter 4, su predecesor consigue reinventarse basándose en los pilares de la más pura nostalgia.

Nuestra historia empieza en Bherna, la nueva aldea, siendo nuestro alter ego un cazador que acaba de iniciarse en la Wycademia, una organización encargada de estudiar a los wyvern a lo largo de todo el mundo. A diferencia de entregas anteriores, esta nueva organización tiene sus bases entorno a cuatro aldeas: la mencionada Bherna, Pokke, Kokoto y Yukume, siendo las tres últimas las aldeas principales de las tres primeras entregas de la franquicia.

Aunque a simple vista puede parecer un simple reciclaje de elementos, la incorporación (además de forma adecuada en la historia) de estas aldeas supone un precioso abrazo de nostalgia si hemos jugado a los títulos anteriores. Aunque todo ha recibido un lavado de cara se mantiene la esencia, los lugares, las personas que habitan e interactuan con nosotros, que además van llegando a medida que avanzamos por el juego y lo hacen desde aldeas que no aparecen en el juego. Sin embargo los puntos fuertes de esto se ven, en primera parte con los constantes guiños que hacen a nuestro antiguo cazador (el más importante, quizás, al prestarnos su casa mientras él no se encuentra en la aldea) y, en segunda, al ofrecernos constantemente misiones personalizadas para cada aldea. Estas misiones se basan en peticiones de sus habitantes donde se reflejan sus problemas y preocupaciones: monstruos que atemorizan a los campesinos en los campos, la necesidad de obtener materiales para elaborar medicinas que se encuentran en zonas hostiles o incluso el simple hecho de la supervivencia, y además suelen realizarse en zonas también clásicas de la saga. Al cumplir misiones de cada aldea obtendremos recompensas especiales y exclusivas para cada una de ellas, así como sets de armas y armaduras basadas en las de sus juegos originales (¿he mencionado ya el factor nostálgico?).

mhx

 

Para poner la guinda al pastel, Monster Hunter Generations nos trae a los Cuatro Condenados, Astalos, Gammoth, Mizutsune y Glavenus, cuatro monstruos emblema (uno por cada aldea) a los que deberemos parar cuando nos convirtamos en grandes cazadores para evitar que sigan poniendo en vilo al cuarteto de poblados. Estos aparecerán en ciertos momentos de la historia y de forma completamente inesperada y supondrán un gran reto para cualquier cazador.

Fuera de todo esto, como es habitual, la historia no va mucho más lejos y se convierte en un simple pretexto para lanzarnos a las misiones. Sin embargo el juego tiene una enorme riqueza en cuanto a la narrativa se refiere y está plagado de comentarios ingeniosos y humorísticos, en especial cuando hablamos con felynes.

Un mundo nacido del más puro músculo técnico

Monster Hunter Generations no solo crece en cuanto a número de aldeas, sino que hace de todo su mundo algo mucho más grande y completo de lo que haya sido jamás. El resultado de la suma entre lo ya existente y las novedades se traduce en la friolera de 21 localizaciones, creando una gran paleta de ecosistemas, plagados de diferentes monstruos y condiciones adversas para hacer de nuestra supervivencia un reto total.

300-1130_PZL_olPodremos movernos libremente por enormes bosques, cumbres que desafían la altura de los cielos o extensas y pantanosas ciénagas dentro de las cuales podremos encontrar enormes diferencias entre las zonas que los componen, haciendo uso de diferentes climas y escenarios muy diferenciados entre si. Aquí es donde destaca su motor gráfico que demuestra su enorme potencial mostrando paisajes preciosos al filtrar la luz del sol entre las copas de los árboles o el reflejo en las cristalinas aguas de los ríos y lagos que encontremos y mejorando los efectos gráficos de las habilidades, como la carga del martillo o la katana, ofreciendo espectaculares batallas con precisa fluidez. Por último, y no por ello menos merecedor, el apartado de sonido, que se acopla perfectamente al entorno (con esa increíble banda sonora, marca de la casa) incluyendo todo tipo de sonidos provenientes de los elementos que forman el escenario, así como con los alaridos que realizan nuestros enemigos al resultar heridos o al llamar a otros miembros de su especie para combatirnos y que consiguen generar una enorme sensación de inmersión con sus tonos cambiantes según requiera la situación.

Cabe decir que el juego arrastra errores del pasado, siendo el más destacado el mítico clipping que se lleva produciendo desde su primera entrega y que nos permite atravesar ciertos elementos del juego y que resulta especialmente molesto cuando intentas obtener la preciada recompensa al acabar con un monstruo y tu personaje lo atraviesa completamente. Cabe decir que no resta mucho a la jugabilidad pero si resulta molesto y aunque los jugadores que hayan jugado a anteriores entregas sabrán corregirlo con facilidad puede resultar confuso para aquellos que se inician ahora.

Cazando con estilo propio

El sistema de batalla de Monster Hunter siempre ha despuntado por su brillante y organizada simpleza. Podemos realizar ataques débiles y fuertes, utilizando  los botones “Y” y “A” respectivamente y enlazándolos consecutivamente para crear combos que tumben a nuestros enemigos. A esto se le suman las habilidades especiales, propias de cada arma, que realizamos al pulsar el botón “R”. Así pues mientras el martillo nos permite correr mientras cargamos un poderoso golpe, las espadas dobles son capaces de encadenar un aterrador número de golpes si activamos su habilidad, mientras que el hacha cargada nos permite alternar entre sus dos formas mediante la unión de su espada y escudo.

MHXAhora todos estos movimientos variarán en gran medida en función de los cuatro estilos de combate que disponemos en el juego, una de las grandes novedades (y, si me lo permitís, una de las mejores bazas del juego). Estos estilos (Gremio, Ariete, Aéreo y Sombra) pueden combinarse con los 14 tipos diferentes de armas para crear un enorme abanico de estrategias según el monstruo que aguarde en las zonas de caza. Así, mientras el estilo Gremio (quizás el más adaptado a jugadores con poca experiencia) nos permite adoptar una jugabilidad más equilibrada que recuerda a sus anteriores entregas, el estilo Ariete evoluciona a una postura mas ofensiva. Por otro lado los estilos Aéreo y Sombra se presentan como los más difíciles de dominar, pero compensados con las habilidades devastadoras. Estos se centran más en la movilidad de nuestro personaje que en el daño que inflige, permitiéndonos el estilo Aéreo  saltar sobre los monstruos y caer en picado sobre ellos además de aumentar la posibilidad de montarlos. Por último, el estilo Sombra, el más defensivo y complejo, se basa en aprovechar los momentos exactos para esquivar el ataque enemigo, desencadenando un poderoso contraataque dependiendo del arma que empuñemos en el momento.

Los estilos no es todo lo nuevo que nos ofrece Generations, pues estos vienen acompañados de las Técnicas de Caza,  movimientos especiales que incluyen variedad de movimientos evasivos, así como poderosos golpes y mejoras para nuestro cazador y que deberemos combinar con cabeza y sabiduría, pues cada uno tendrá su propio tiempo de recarga y ocupará su propio slot de habilidad, pudiendo portar un máximo de tres habilidades con el estilo Ariete.

A todo esto se le suman los ya mencionados 14 tipos de armas, que se dividen en 11 para espadachín y 3 para artillero, y el extenso número de armaduras disponibles. Aunque el juego no trae ningún tipo de arma nuevo (coge todos los existentes en Monster Hunter 4 Ultimate, incluyendo el glaive insecto) nos ofrece cientos de armas —y, por supuesto, armaduras— que combinar de manera creativa y correcta con los nuevos estilos y habilidades de caza. Aunque los estilos vendrán desbloqueados predeterminadamente, las habilidades las iremos desbloqueando poco a poco a medida que avancemos en las misiones.

La correcta combinación del tipo de arma, estilo y técnicas hacen del sistema de batalla algo completamente nuevo, añadiendo una nueva dimensión a la jugabilidad y miles de posibilidades que, nosotros como cazadores, deberemos aprender a explorar y utilizar en nuestras cacerías si queremos superar los retos que el juego nos ofrece.

Cuerpo de felyne, alma de cazador

Aunque estamos ya versados en la posibilidad de llevarnos a nuestros compañeros felinos a la aventura, Generations incluye un montón de novedades como la completa personalización de armas, armaduras o la inclusión de un montón de habilidades y talentos que nuestros camaradas podrán utilizar en combate. Cada felyne es único, con sus colores, su tipo de pelaje y se especializan en diferentes ramas, como la recolección, el robo, el ataque con barriles bomba o el soporte al cazador.

No es lo único que nuestros compañeros felynes podrán hacer pues tendrán otras obligaciones con las que ayudar a sus amos, como el reciclado Cazamiaunstruos, donde deberemos enviar a grupos de hasta cuatro felynes a zonas en busca de recursos o a combatir contra monstruos para fabricar luego el equipo que utilizarán para luchar a nuestro lado con las recompensas que reciban. A su vez, podrán también emprender marchas individuales para obtener determinados elementos. Cuando nuestros compañeros descansen podremos asignarlos al Dojo para que entrenen y perfeccionen sus habilidades.

Pese a todo, la mayor novedad introducida en cuanto a nuestros pequeños camaradas (y podríamos aventurarnos a decir que también lo es a rasgos generales del juego) es el modo gatador. Este curioso nuevo modo de juego nos permite
MHX(2)ponernos en la piel (¿o quizás deberíamos decir pelo?) de nuestro felyne preferido y emprender misiones en modo gatuno. Por supuesto, no nos bastaremos de afiladas zarpas para atacar a los monstruos que encontremos, sino que utilizaremos el equipo que el felyne que escojamos tenga asignado para combatir. El modo de juego no varía demasiado del original: podremos realizar ataques con nuestra arma utilizando “Y” y lanzar el bumerán con “A”, pudiendo enlazar ambos botones formando una multitud de poderos, y cuanto menos sorprendentes, combos. Aunque en el modo gatador se restringe el uso de objetos, la barra donde estos se muestran cambia por una que nos permite utilizar las habilidades de nuestro felino a cambio de un gasto de energía, que se ve reflejado en su propio indicador. Y no es la única característica de este modo, pues a ello se suma la desaparición de la barra de stamina y la limitación a la hora de picar, pescar o cazar insectos, sin olvidarnos de la curiosa habilidad que nos permite excavar y movernos bajo el suelo.

Curioso, innovador, divertido y refrescante resulta el nuevo modo gatador, un añadido que no dejará a ningún cazador indiferente y que consigue mimetizarse con el juego rápidamente y convertirse en una mecánica que, seguro, será imprescindible en las próximas entregas.

mhx1

 

Cazando solo o en compañía

Mientras que en las cuatro aldeas podremos realizar las misiones que nos asigne la Wycademia, más todas aquellas que nos pidan los líderes y aldeanos de cada una de ellas, en nuestra base, el Campamento, podremos reunirnos con otros cazadores y organizar misiones de recogida, caza o captura. Las primeras se basarán en encontrar materiales en las zonas de caza, algunos corrientes como hierbas y otros mas codiciados como huevos de wyvern, que nos obligarán a sudar la gota gorda al tener que llevarlos al campamento sin permitir que caiga al suelo. Las segundas nos llevarán a equiparnos nuestras mejores armas y ocuparnos de cazar al monstruo objetivo o bien agotarlo y luego capturarlo haciendo uso de trampas o tranquilizantes. Encontramos en cada una de ellas un objetivo principal que debe ser cumplido para acabar la misión y uno secundario que nos otorgará ciertas recompensas y nos permitirá abandonar la misión sin la necesidad de completar el principal, a cambio de quedar esta como incompleta.

Es bien sabido que uno de los grandes pilares de Monster Hunter es su función de juego multijugador, y Generations no iba a ser menos. A falta del, ya mítico, Gremio de Cazadores, encontramos el Campamento, donde podremos reunirnos con otros cazadores y organizar nuestras cacerías en compañía. Dentro de este modo los cazadores son clasificados según su RC (Rango de Cazador) y para subirlo debemos realizar misiones urgentes, las cuales nos piden abatir a monstruos de una dificultad elevada. Para desbloquear estas misiones urgentes debemos realizar primero una lista de misiones del rango donde nos encontramos, una vez lo hacemos encontraremos una solicitud urgente en el puesto de misiones.

También destacan las misiones de evento, las cuales se obtienen a partir del contenido adicional del juego que Capcom publica mes a mes, extendiendo en gran medida las horas de juego que nos ofrece e incluyendo misiones pensadas para los cazadores más atrevidos, como el ‘Festival de Monstruos‘, que nos cita en un combate a muerte en medio de la arena contra varios de los más poderosos monstruos del juego.

Por supuesto, la comunicación cmhon nuestros compañeros es importante, y para ello tendremos a nuestra disposición un chat en el que podremos escribir y una lista de frases predeterminadas que colocar en la caja de texto rápidamente para las situaciones más urgentes. También tenemos la opción de avisar con una baliza, que suena en las consolas de todos los compañeros y muestra la posición del cazador en el mapa, al encontrar al monstruo enemigo o colocar una trampa para que todos acudan a la ayuda.

El modo multijugador no nos ha dado problema alguno, funcionando de manera fluida y adecuada, sin caídas ni ralentizaciones, ni en su versión local ni la online. Algo de suma importancia (y corregido de títulos anteriores), que nos permite disfrutar de uno de los elementos mas cuidados y espectaculares del juego.

Cacerías de vértigo: una gran experiencia

Monster Hunter Generations ocupa, de forma poderosa y altiva, el trono de la saga a la que pertenece. Un título ambicioso que consigue todo lo que busca e incluso más. Consigue, manteniendo los elementos claves de anteriores entregas, innovar y suponer un soplo de aire fresco con novedades como los estilos y el modo gatador que hacen de las mecánicas de juego algo más accesible a la vez que otorgan nuevas dimensiones jugables. Destaca, de nuevo, la combinación de los estilos de caza, las técnicas y la enorme personalización de las armas, que nos permiten modificar nuestra manera de jugar hasta límites con los que ni soñábamos en anteriores entregas.MHGen-Hammer_Equipment_Render_002


Exprime al máximo las características de la portatil
, ofreciendo intensas experiencias, mundos llenos de colores y espectaculares efectos visuales al pelear contra los monstruos, mientras somos acompañados por una excelente y pulidísima banda sonora que se adapta a cada lugar, a cada monstruo, a cada caza, y potencia la enorme inmersión del juego.

Con todo esto y más, Monster Hunter Generations se convierte en una bestia enorme, un título que no solo encabeza a los de su saga, sino que se convierte en uno de los títulos más ambiciosos y poderosos de todo el catálogo de Nintendo 3DS, imprescindible.

Lo bueno

  • La inclusión de los estilos y técnicas de caza
  • El nuevo modo gatador
  • Su apartado técnico, destacando su banda sonora
  • Su modo cooperativo, uno de los mejores
  • Sus dimensiones, contamos con cientos de horas de juego

Lo malo

  • Persisten errores de entregas anteriores
  • La falta de dificultad en el modo offline
9

Escrito por: Oscar Martínez

Escribo más que duermo. Jefe de redacción de Legión de Jugadores y orgulloso miembro de este gran equipo. Trabajo día y noche por hacer de esta la mejor comunidad posible, crítica pero sincera y siempre con la actualidad como objetivo. Puedes encontrarme por Twitter bajo el nombre de @Hekiren_

LegiondeJugadores

Comunidad de jugadores/as. Únete a nosotros para estar al tanto de las últimas novedades y encontrar una nueva visión de los videojuegos.

Nuestro Twitter