NieR Automata

Por el el Análisis, 5 Más
cerrar [x]

Análisis – NieR: Automata

Ya han pasado siete largos años desde que NieR, título de PS3 y Xbox 360 fuera vilipendiado por una prensa rancia y corta de miras. Gracias a los cielos los usuarios que realmente jugaron a la obra de Yoko Taro se dieron cuenta de la obra maestra que tenían entre manos y poco a poco, gracias al boca a boca, NieR se convirtió en un juego de culto. Odiado por muchos y amado por muchos otros, NieR ha sido un pequeño fenómeno en el mundo del videojuego, tal es así que gracias a toda la presión de sus seguidores Square Enix decidió dar una nueva oportunidad al director Yoko Taro, esta vez con la inestimable ayuda de Platinum Games.

Agarraos que vienen curvas, hoy vamos a analizar NieR: Automata, la nueva genialidad del creativo japonés.

La guerra de los mundos

NieR: Automata nos transporta hasta el año 11945 AD, cientos y cientos de años después de los sucesos del primer NieR y creedme, mucho ha pasado entre ambos títulos. Durante los años entres los dos juegos, una raza alienígena invade la Tierra con unos robots programados para eliminar todo tipo de vida humana en el planeta para su posterior conquista (los jugadores de NieR que no hayan leído nada de material adicional del universo fliparán en colores con todas estas revelaciones) y los humanos supervivientes se ven obligados a escapar a la Luna, desde la cual crean unos androides capaces de luchar contra las máquinas que no parecen tener fin, estos androides forman una organización militar llamada YoRHa. Los androides YoRHa están equipados con la última tecnología y son la principal fuerza de choque contra las fuerzas invasoras.

Los androides de YoRHa se dividen en clases y cada una cumple una función específica.

Así empieza NieR: Automata, en mitad de la catorceava guerra contra las máquinas y por lo visto, la batalla no tiene pinta de acabar pronto. Nosotros somos 2B, una androide especializada en el combate (y muy buena en su trabajo) que aparentemente no muestra ningún tipo de interés en nada más que en la lucha, un tema recurrente y que sirve de puente para un desarrollo de personaje bastante interesante. Por otro lado tenemos a 9S, un androide especializado en el reconocimiento y el cual demuestra una curiosidad casi malsana con las formas de vida mecánicas, llegando a rozar la fina línea entre la insurrección y la desobediencia a YoRHa.

Si bien el primer NieR era una historia de esperanza acerca de buscar una cura para una enfermedad incurable, NieR: Automata es una historia de guerra y Yoko Taro nos lo deja bien claro durante toda la fase que a la vez sirve como tutorial. Este cambio de temática puede no convencer de buenas a primeras si ya estas familiarizado con la obra de Taro pero que no te engañen las escenas de acción frenética, todo lo grande que hizo a NieR está presente en Automata… y puede que incluso mucho más. Y por supuesto, algunos personajes del anterior título harán su aparición, todo un guiño a quienes hemos seguido todo lo relacionado con el mundo de NieR y Drakengard a lo largo de los años.

La Resistencia formada por androides fuera de YoRHa será vital para aprender acerca de las máquinas de la zona.

Sin desvelar mucho acerca de la trama, tener androides y máquinas como protagonistas del juego no influye un ápice a la hora de encontrarnos con momentos realmente emocionales o chocantes. Yoko Taro ha logrado meter temas que sufrimos en nuestra sociedad actual de forma magistral a través de la narrativa fragmentada de NieR: Automata e incluso sus misiones secundarias. Amor, odio, violencia, fanatismo religioso, la razón de la guerra, el bien y el mal… la amalgama de conceptos que toca NieR no dejará indiferente a nadie y gracias a la narrativa de “rutas”, con su múltiples finales, rejugar el juego va a ser muchísimo más divertido que en cualquiera de los juegos anteriores del director, de hecho, recomiendo encarecidamente a todo el mundo terminar todas y cada una de las rutas para ver la historia al completo.

Platinum Games, el aliado perfecto

Si pienso en algo que lastró al primer NieR de convertirse en algo grande seguramente serían su apartado gráfico y su sistema de combate, por desgracia, los juegos de Yoko Taro nunca han contado con un sistema de combate que realmente fuera satisfactorio de jugar, hasta ahora.

Platinum Games ha sido clave en el desarrollo de NieR: Automata, gracias a la colaboración de Square Enix con el estudio se ha conseguido un sistema de combate rápido, preciso y bastante profundo que hará las delicias de todos aquellos fans de la acción frenética e incluso de previos juegos de Platinum como Metal Gear Rising (Automata coge prestado ciertos elementos de Rising, probablemente debido a que una segunda parte nunca verá la luz del día). Pero esto no acaba aquí, muchos miembros del equipo de Platinum que han trabajado con Yoko Taro eran seguidores del primer NieR, por lo que la integridad del juego y la narrativa que Taro ha querido hacer con este juego no se ha visto comprometida ni en un mínimo. Tener una secuela de NieR es algo que de por sí es una locura, pero tener una secuela con un buen sistema de combate y manteniendo todo lo demás… es algo que solo ocurre en sueños.

La ciudad en ruinas es una de las muchas zonas que visitaremos durante el juego.

Para combatir las máquinas tendremos un amplio arsenal de armas compuesto por espadas, espadones, lanzas y guantes de combate. Cada tipo de arma cuenta con un set de movimientos propio y tendremos la posibilidad de equipar otro tipo de arma diferente junto a la previamente equipada para realizar espectaculares combos. Sin hablar, por supuesto, de la posibilidad de poder realizar potentes ataques si somos lo bastante habilidosos y esquivamos los ataques enemigos en el momento justo. Encontrar nuestro estilo de combate es relativamente fácil, aunque cualquier arma es viable para terminar el juego de principio a fin. También tendremos entre nuestros aliados a un pequeño robot que nos hará apoyo logístico a la vez que nos servirá como arma a distancia: el Pod. Este pequeño dispositivo nos permitirá disparar diferentes armas a distancia, haciendo la función del Grimorio Weiss en el primer NieR. Sin destripar nada de lo que os espera, el combate no va a ser la única forma de luchar con la que contaréis, el juego os sorprenderá con vuestras expectativas.

La acción se desarrolla en un mundo abierto, dividido por distintas zonas sin ningún tipo de carga entre ellas. En cada una de estas zonas el clima y ambiente será totalmente diferente, por lo que tenemos un mapa bien variado y lleno de secretos por encontrar.

Aprender a esquivar y evitar los ataques enemigos es vital para sobrevivir.

Además, para los que necesiten un aliciente en buscar armas por el mapa o comprarlas en las tiendas y no les importe el daño que hagan cada arma cuenta con una historia (todos los juegos de Yoko Taro cuentan con esta característica excepto, irónicamente, el primer NieR), que iremos descubriendo conforme mejoremos el arma. Estas historias son pequeños cuentos de épocas pasadas y pueden darnos un poco de idea de cómo estas armas han sido creadas o la historia detrás de su nombre por ejemplo.

Por si fuera poco, contaremos con un sistema de chips para mejorar nuestro cuerpo (somos un androide al fin y al cabo) que nos permitirá aumentar nuestras características o añadir nuevas funciones como ralentizar el tiempo si hacemos un esquive perfecto, etc. Lamentablemente este sistema no esta explicado demasiado bien en el juego y acabaremos con decenas y decenas de chips en el inventario sin saber muy bien qué hacer con ellos, os recomiendo a todos que experimentéis y veáis cuál es la mejor “build” que funcione con vuestro estilo.

La variedad de enemigos, mientras que no es demasiado alta, cumple con lo que se propone.

En cuanto a su apartado Online, el equipo de Platinum ha implementado algo muy parecido a lo visto en títulos como Nioh o Dark Souls: el llamado “Sistema Androide“. Cuando un jugador muere, un androide aparecerá en el lugar exacto en el que murió. Varios datos seguirán en el androide y te podrás hacer con ellos si “recuperas” el androide. Si mueres otra vez sin recuperar los datos del androide, perderás todos los datos que contenga. Estos datos también se perderán si juegas durante bastante tiempo sin recuperar el androide. Si en vez de recuperar el androide decides repararlo, el androide luchará a tu lado durante un periodo fijo de tiempo. Además, si estás conectado a Internet, podrás descubrir los androides de otros jugadores, repararlos y luchar con ellos a tu lado durante un tiempo.

La belleza del mundo

Como ya he comentado antes, lo poco reprochable al primer NieR era su apartado gráfico, cosa que en NieR: Automata no se puede hacer… casi. El juego luce muy bien en PlayStation 4 (estándar, no Pro) y su rendimiento es encomiable, pero sí es cierto que cuenta con algunas caídas esporádicas en escenas de gran carga gráfica como peleas, explosiones, etc. A pesar de esto, aunque el juego luce genial y tiene unos efectos de iluminación increíbles, las texturas del mismo dejan bastante que desear en algunos momentos, dando la sensación de que la textura no esta cargada correctamente y algo ocurre con nuestras consolas. Pero repito, gracias a la calidad de los efectos, el rendimiento y el modelado excelente de los personajes (principales, por supuesto) el apartado gráfico es el único apartado que realmente lastra al título, algo a destacar hoy en día.

Para adaptar las exigencias de Yoko Taro, el equipo de Platinum creó un motor gráfico específicamente para NieR: Automata. Gracias a esto podemos ver cómo en cuestión de segundos el juego cambia radicalmente de género y si estábamos luchando mano a mano con nuestra espada contra una legión de máquinas, de pronto vemos como la cámara cambia y tenemos que superar la fase a disparo limpio de nuestro Pod al más puro estilo Touhou o Ikaruga. La mezcla de géneros tan radical y agresiva otorga a NieR: Automata de una verdadera personalidad enganchándonos a los mandos por horas, pensando en qué nos tienen preparados en cada nueva situación a la que nos enfrentamos.

En el apartado sonoro tenemos a Keiichi Okabe volviendo a coger las riendas del asunto y dándonos una banda sonora para recordar. Temas completamente nuevos se dan de la mano con versiones más “bélicas” de canciones del primer NieR dando una sensación de familiaridad pero a la vez transmitiendo esa sensación de que este mundo no es el mismo mundo que habíamos visitado antes, sino uno mucho más violento y oscuro. Además, Emi Evans vuelve a la carga dando su voz para varios temas musicales dentro del propio juego, por desgracia, el tema principal del juego no está cantado en el idioma ficticio del primer NieR: “chaos language”. En su lugar, la cantante J’Nique Nicole presta su voz para “The Weight of the World, tema principal del juego.

Gloria a la humanidad

En definitiva, NieR: Automata es uno de esos pocos juegos triple A que realmente tienen alma y pasión detrás de ellos. Un título que os hará pensar acerca ya no de lo que nos hace humanos, sino qué nos hace estar vivos, qué significa vivir, quién determina que algo esta vivo y qué no. Tenemos ante nosotros uno de esos videojuegos que dentro de diez años estará en todas las listas de juegos que debéis jugar como un título de culto, os lo garantizo.

Yoko Taro ha creado una obra maestra que induce al pensamiento, y eso hoy en día, con la avalancha de juegos idiotizadores, es una apuesta arriesgada, pero afortunadamente el resultado es inmejorable. Así que ya sabéis, si buscáis un buen Action RPG, cargado de simbolismo y que realmente os ponga a pensar en las consecuencias de vuestros actos, o si lo que estáis haciendo es o no lo correcto, este es vuestro juego.

Lo bueno

  • Una historia compleja y llena de matices
  • Jugabilidad profunda y excelente
  • El mundo abierto, todo un acierto
  • La increíblemente entrañable extravagancia de Yoko Taro

Lo malo

  • Algunas texturas dejan bastante que desear
  • Se echa en falta un compañero tan carismático como Grimorio Weiss
  • Aunque comprensible por motivos argumentales, los diseños de los enemigos son algo sosos
9.5

Escrito por: War

Llevo enganchado a las maquinitas desde que tengo uso de razon. Crecí entre Bandicoots y llamadas de Codec. Aficionado al RPG, sobre todo japones, aunque no le hago ascos a nada. También me muevo por el mundo de la literatura y el anime. Si quieres leer mis desvarios estoy por Twitter, @BlackSoulWolf

LegiondeJugadores

Comunidad de jugadores/as. Únete a nosotros para estar al tanto de las últimas novedades y encontrar una nueva visión de los videojuegos.

Nuestro Twitter