Splatoon 2

Por el el Argumento, 2 Más
cerrar [x]

Análisis – Splatoon 2 Octo Expansion

Splatoon es, sin atisbo de duda, un soplo de aire fresco entre los shooters. Su mecánica, centrándose más en pintar territorio que en aniquilar al enemigo, unido al diseño y funcionalidad de los personajes saben atraer incluso a los ajenos a este tipo de juegos. Con la llegada de Splatoon 2, además, vimos como se explotaba la vertiente más competitiva aprovechando la popularidad de Nintendo Switch. A pesar de todo ello, sentíamos que nos faltaba algo: un modo offline decente. El modo historia de ambos títulos eran bastante pobres y, en general, repetitivos. Es por ello por lo que la Octo Expansion, el primer DLC de Splatoon 2, puede ser nuestra salvación.

En las ventosas de la Agente 8

Este añadido opcional del título nos ofrece básicamente eso: misiones offline en las que poder divertirse en cualquier momento, aunque no se tenga conexión. Pero, por supuesto, el darnos elementos varios sin hilo narrativo sería un despropósito. Es por ello por lo que nos pondremos en la piel del Agente 8, un octoling personalizable que ha perdido la memoria.

Nuestro avatar se encuentra, por alguna razón, en una estación subterránea bastante lúgubre. Por ello, nuestra misión está clara: salir de este lugar hacia la superficie. Para ello, como cabía de esperar, no estará sola, dado que contará con la ayuda del Capitán Jibión, algunos pasajeros del tren e incluso las famosas Cefalopop. Sí, Perla y Marina tienen importancia dentro de la narrativa de esta historia, llegando a ser indispensables para encontrar la salida.

Lo cierto es que la historia es bastante simple, pero efectiva. No esperéis diálogos extensos, llenos de vueltas de guión y similares. A fin de cuentas, estamos en Splatoon 2, y el echar tinta siempre va a ser el elemento principal. Sin embargo, esta simple narrativa sabe darle peso a todo el conjunto de misiones que hemos de realizar, aunque se quede corta. A su vez, nos permite conocer un poco más de la personalidad de las Cefalopop gracias a los chats de conversación con ellas. Sinceramente, incluso me han sabido sacar una sonrisa por la naturalidad que gastan.

Los pulpos también pintan

Centrémonos ahora en el elemento principal de la Octo Expansion, es decir, las misiones. Para lograr salir de este subterráneo tendremos que ir descubriendo las diferentes líneas de metro por las que éste circula. Para ello, debemos superar las misiones de la línea en cuestión. No será necesario completarlas todas, por supuesto, ya que tendremos caminos que elegir, que podrán dar lugar a bifurcaciones que nos lleven con más rapidez a obtener los objetos necesarios para pasarse la aventura.

Sin embargo, sí que es recomendable el completar todas las misiones. ¿El motivo? Pues los pastirrecuerdos. Estos elementos son fragmentos de la memoria de la Agente 8. No sólo eso, ya que al conseguir completar un conjunto de ellos podremos obtener equipación octoling que luego podremos usar en el modo online. Sus diseños son de lo más variados, que lucen de maravilla en los combates territoriales, para que engañarnos.

Con todo esto dicho, creo que es necesario que os narremos un poco más en detalle la jugabilidad de las misiones. Para empezar, remarcaremos algo: son divertidísimas. Sí, ya, es algo evidente, pero es necesario decirlo pues la versatilidad y variedad que ofrece la Octo Expansion es la mar de envidiable. Cada misión cuenta con un escenario distinto, a la par que objetivos diferentes. Por ejemplo, en algunas tendremos que transportar una bola por un camino, mientras que en otros tendremos que resistir un tiempo determinado. Para ello, tendremos a nuestra disposición diferentes armas (o ninguna en absoluto) para superarlas. Dependiendo de la que elijamos, repercutirá en los pepinopuntos que obtengamos.

Pepinopuntos para todo tipo de situaciones

Cierto, no os hemos explicado que son los pepinopuntos. Básicamente son nuestra moneda de cambio en este entorno. Obtendremos un número determinado al terminar la misión, tal y como comentamos arriba. Huelga decir que el valor de pepinopuntos gastados también variará en base al desafío que afrontemos. Esto puede dejarnos en una posición delicada si no hilamos muy fino, pudiendo dejarnos sin pepinopuntos para jugar. ¡Pero tranquilos! cuando esto ocurra, se nos puede ofrecer la posibilidad de acceder a un préstamo, aunque deber dinero nunca es halagueño.

Por si todo esto fuera poco, al superar la historia de la Octo Expansion se nos abrirá la posibilidad de usar los pepinopuntos de otras formas, pudiendo obtener mejoras para el juego principal. ¡Toca reunir todos los pepinopuntos posibles!

Un estilo de profundidades abisales

Poco podemos decir del aspecto visual de esta Octo Expansion. A fin de cuentas, es simplemente un DLC de Splatoon 2, por lo que comparten el mismo diseño. Pero no queremos decir con ello que no vayáis a ver sorpresas en cuanto a aspecto. Como comentábamos en las primeras líneas, nos encontramos en un subterráneo. Esto se deja doblemente patente al comprobar como los pasajeros del tren son, básicamente, criaturas abisales y seres del lecho marino.

Contrastando de forma magistral con los octolings e inklings; estos seres carecen de muchas tonalidades de color, a la par que partes luminosas. Así se consigue dar un poco más de peso y realismo al título, pues demuestra que el mundo es mucho más que las guerras territoriales y colorido que vemos en Splatoon 2.

El escenario, por tanto, casa con este ambiente. Predominan sobre todo los tonos oscuros y colores fríos, creando un gran contraste con la tonalidad de nuestra pintura. En general su diseño es bastante futurista debido a esta gama cromática, que nos puede rememorar a los diseños de la ciudad de la película Tron, por ejemplo. Fuera de ello tenemos una gama de detalles básica, sin saturaciones de elementos. Mención especial a las zonas en las que contamos con un fondo donde flotan Game Boy gigantes.

Todo esto no sería nada, por supuesto, sin un acompañamiento musical adecuado. Y en la Octo Expansion lo cierto es que dan ganas de poner a todo volumen cada tema. Estos son de lo más variados, divertidos y pegadizos. Cada uno de ellos deja esa reminiscencia de música electrónica. E incluso en algunos tramos podremos deleitarnos con los temas de las Cefalopop.

La historia que Splatoon necesitaba

Tras degustar con especial ahínco esta Octo Expansion sólo hay una cosa mala que podamos decir de ella: debería haber sido la historia de Splatoon 2. Este añadido sabe acercarnos un poco más a los temidos octolings, mostrándonos una nueva faceta de ellos.

Cada desafío es un auténtico reto, y la variedad de ellos nos ofrece diversión . El completarlos en un tiempo u otro dependerá más que nada de nuestro conocimiento de las armas y habilidad. Sin dudarlo, podemos decir que es un buen comienzo para hacerse con el control tanto de la cámara como de las armas. Ofreciendo un doble aliciente por las jugosas recompensas por completar cada zona.

Si a esto le añadimos la posibilidad de exportar productos a la partida principal; unidos a la posibilidad de sentirnos los hijos de Cthulhu al ponernos en la piel de un octoling; nos encontramos sin duda alguna ante un DLC la mar de completo. Un indispensable para aquellos que quieran exportar su experiencia más allá de Splatoon 2.

Este análisis ha sido realizado gracias a un código del mismo proporcionado por Nintendo España.

Lo bueno

  • Variedad de misiones, sin ser repetitivas
  • La música y ambientación es soberbia
  • El poder exportar elementos al juego principal

Lo malo

  • Debería haber estado incluido en Splatoon 2 desde el principio
9
Ana Quintana

Escrito por: Ana Quintana

Papercrafteadora. Orgullosa miembro de la Suikosecta y sacerdotisa del Maraísmo. En mi humilde morada caben todo tipo de bichos, ya sean Yokais, Pokémon o Digimon. Cazo Wyverns y dragones ancianos en mis ratos libres. ¿Hee-ho? ¡Hee-ho!

LegiondeJugadores

Comunidad de jugadores/as. Únete a nosotros para estar al tanto de las últimas novedades y encontrar una nueva visión de los videojuegos.

Nuestro Twitter