Sushi Striker: The Way of Sushido

Por el el Análisis, 4 Más
cerrar [x]

Análisis – Sushi Striker: The Way of Sushido

Si nos dijeran que existe un juego en el que el principal objetivo es comer sushi, no nos los creeríamos. Sin embargo, es totalmente cierto. Sushi Striker: The Way of Sushido fue una sorpresa por parte de Nintendo durante uno de sus últimos Nintendo Direct. Pese a las primeras impresiones que pudiera darnos, lo cierto es que hay muchos títulos con argumentos absurdos que han sabido ganarse a los jugadores por un motivo u otro. ¿Logra esto Sushi Striker: The Way of Sushido? Nosotros nos hemos puesto manos al sushi, y tras dejar los platos limpios, hemos llegado a conocer cada entresijo de este título.

Un mundo en el que el sushi no está al alcance de todos

Sushi Striker comienza mostrándonos, con una corta introducción, el mundo en el que viviremos nuestras aventuras. Pese a ser un lugar parecido a La Tierra, este mundo tiene una curiosa particularidad: no existen los peces. Sí, hay mares y océanos, pero estos están carentes de toda vida marina. Sin embargo, gracias a la aparición de los enigmáticos genios del sushi, la gente puede disfrutar de este manjar.

O al menos, podía, ya que debido a su inigualable sabor, los humanos empezaron a pelear entre ellos. Al final, surgió un vencedor: el imperio, que monopolizó el sushi, permitiendo que sólo lo consumieran sus miembros. Sin embargo, aún hay gente que se opone a ellos, ya sea en forma de organizaciones, o como lanzaplatos errantes.

Ah, ¿que qué es un lanzaplatos? Veréis, un lanzaplatos es aquella persona que ha formado un pacto con un genio del sushi, pudiendo así usar el sushi en su beneficio para la batalla, donde las armas… ¡son los platos sobre los que reposa! Los manjares más apetitosos del mundo también dejan a su paso los proyectiles más mortíferos del planeta.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Es en esta tesitura cuando nos ponemos en la piel de Musashi, el avatar del juego cuyo género podemos decidir. Musashi es una huérfana de un pueblo cualquiera que, debido a ciertas circunstancias, se alía con un genio del sushi. Tras paladear por primera vez este manjar, la joven tratará, por todos los medios, que todo el mundo pueda disfrutar de esta delicia. ¡Y así comienza una historia llena de atracones y amor por el pescado crudo!

Como veis, la historia no destaca por una narrativa pesada. Sin embargo, el rumbo de la historia es el adecuado, dejando clara la importancia del sushi para ese mundo, pese a las situaciones surrealistas que ofrece. Los personajes, por tanto, son bastante simples debido a esta tesitura, pudiendo pasarse fácilmente por alto para ponerse, sencillamente, a jugar. Y es que si lo importante es la comida, para qué necesitar más.

Come, come y come para ganar

Entramos pues en la causa, y a la vez, solución de todos los problemas: el sushi. Nuestro personaje irá avanzando mediante un mapa dividido por zonas que iremos descubriendo conforme prosigamos la historia. Cada zona tendrá un número determinado de fases, a la par que fases extras al cumplir ciertos requisitos. Existen más de 170 de estas fases, lo que se traduce en muchas horas de entretenimiento. Más aún si os planteáis conseguir la puntuación S en cada combate o todas las estrellas, que nos ofrecen retos extras para superar un combate.

Llegados al punto de hablar del combate, habéis de tener una cosa en cuenta: es altamente adictivo. Y no lo digo en broma. La mecánica es bastante sencilla: hay que unir los platos del sushi del mismo color que se desplazan por unas cintas delante nuestra. Dependiendo del color y del número de platos, el daño que realizaremos será mayor o menor, además, si además de formar pilas del mismo color, agrupamos el mismo tipo de sushi, el daño se incrementará aún más. ¡Y además, si ingerimos un gran número de piezas independientemente de su tipo, desataremos el Festival del Sushi, en el que nuestro daño, categoría de platos y velocidad de las cintas aumenta!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Para agruparlo, simplemente habrá que hacer líneas de un plato a otro en cualquier dirección. Aunque, por supuesto, no podrá haber platos de otro tipo de por medio, ya que entonces no podremos realizar la cadena. Evidentemente, para hacer esto tendremos un tiempo limitado, que al acabar hará desaparecer la pila acumulada si no estamos atentos. Por suerte, si no vemos parejas a la vista, podemos mantener pulsada la pantalla táctil para que las cintas se desplacen con mayor o menor velocidad. El tiempo de aceleración y velocidad de las mismas dependerán de los piñones, unos objetos que podremos equiparos antes de entrar al combate.

Los genios del sushi, los reyes de la cocina

Pero, por supuesto, hay mucho más que esto. Como os comentamos al principio, hay varios genios del sushi, los cuáles podemos reclutar. Lo cierto es que la forma de reclutamiento es bastante aleatoria y pesada. Salvo excepciones concretas, habrá que enfrentarse una y otra vez al rival que posea el genio que nos interesa hasta que este se digne a bendecirnos con su compañía. ¡Y ojo con que no te aparezca alguno de los otros genios que no quieres, pues tanto el rival como nosotros podemos llevar tres!

Volviendo al uso de los genios en el combate, estos serán clave para nuestra victoria. Ya no sólo porque nos dan mejoras de vitalidad al equiparlos, sino porque dependiendo de la criatura, aparecerán platos de mayor o menor categoría. A mayor categoría, mayor daño, por lo que más vale tenerlos controlados. Sin embargo, reducir a esto a los genios sería contraproducente, por lo que vienen dotados de técnicas. Estas podrán usarse tras ingerir determinadas cantidades de comida, y nos abrirán un amplio abanico de posibilidades: desde hacer más daño hasta destrozar las pilas de platos del rival.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Sin lugar a dudas, volvemos a afirmar que los genios son un punto clave para conseguir la victoria. Pero no son el único. Antes hemos nombrado los piñones, y a estos hemos de sumarles los objetos. Realmente no hemos visto muchos de ellos, pero nos dotan con habilidades que serán de gran ayuda en los momentos difíciles, como regenerar vida al sufrir un K.O.

Pero no se queda todo en derrotar al imperio

Con todo esto, puede dar la impresión de que, pese a versátil, Sushi Striker es una aventura en solitario. Pero nada más lejos de la realidad. Al llegar a un punto determinado de la historia, desbloquearemos una zona nueva en la que podremos acceder a varias funcionalidades la mar de interesantes.

Desde una “zona de cotilleos”, en la que se nos abra la posibilidad de explorar nuevas zonas; hasta un lugar en el que poner a prueba nuestro ingenio en fases contrarreloj; a la par que espacios en los que mejorar funciones varias de lanzaplatos. Sin olvidarnos, claro está, del punto clave de este espacio: el multijugador. Sí, Sushi Striker nos ofrece la posibilidad de enfrentarnos a otros jugadores, ya sea de forma local o inalámbrica. ¿Acaso se puede pedir más a unos tragaldabas?

El sushi ocupa todas las miradas, el resto es secundario

Claro está, si es un juego dedicado a este alimento, este será la estrella principal. Ciertamente, el diseño del sushi está muy logrado. Aunque posea un estilo de dibujo, lo cierto es que se hace bastante apetecible, más aún si entramos al compendio donde se recogen todas las clases de platos que hay, mostrando un estilo de dibujo similar al de la fotografía, con tonos y sombras más marcados y realistas.

Por desgracia, fuera de ello en comparación el resto se torna bastante pobre. El coloreado tanto de personajes como de genios cuenta con una paleta de color sencilla. Esto acompaña al estilo “cartoon” del título, sin embargo, en las cinemáticas se nota un mayor detalle que hubiera sido de agradecer en el resto de elementos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por su parte, los temas sonoros acompañan de manera excelente cada lugar. Son bastante variados y difieren entre sí, por lo que no se tornan pesados y amenizan, como comentamos, cada combate. Por desgracia, a veces suelen quedar eclipsados por los efectos de sonido. El contar con doblaje al inglés también es un punto a favor, contando con buenos matices en los personajes. Por desgracia, esto no ocurre con los genios del sushi, siendo sus voces parecidas al extremo.

Si esto fuera un buffet libre, nos pondríamos las botas

En resumidas cuentas, podemos decir que Sushi Striker: The Way of Sushido es un auténtico acierto. Su sistema de juego fácil e intuitivo permite acceder a él a cualquier persona independientemente de su rango de edad. El poder usar determinados objetos lleva a que cada jugador adapte el ritmo de juego a sus exigencias. Aunque, pese a todo, habrá fases que necesiten de toda nuestra pericia sea como sea.

Además de todo ello, nos encontramos ante un título largo, cuya historia puede llevarnos completar más de 50 horas. Y es que sus más de 170 fases dan mucho de sí, eso sin incluir las fases extra. Si añadimos el multijugador, el sistema de logros del juego, o el reclutamiento y evolución de todos los genios del Sushi, nos encontramos ante un título que nos acompañará durante muchas, muchas horas.

Este análisis ha sido realizado gracias a un código del mismo proporcionado por Nintendo España

Lo bueno

  • Adictivo hasta decir basta
  • La cantidad de Genios del sushi, piñones y objetos a conseguir hacen cada partida diferente
  • El modo multijugador, que ofrece un verdadero reto frente a otros jugadores

Lo malo

  • En ocasiones, el diferenciar los platos puede convertirse en un pequeño caos
  • El reclutamiento de genios del sushi es demasiado aleatorio
8
Ana Quintana

Escrito por: Ana Quintana

Papercrafteadora. Orgullosa miembro de la Suikosecta y sacerdotisa del Maraísmo. En mi humilde morada caben todo tipo de bichos, ya sean Yokais, Pokémon o Digimon. Cazo Wyverns y dragones ancianos en mis ratos libres. ¿Hee-ho? ¡Hee-ho!

LegiondeJugadores

Comunidad de jugadores/as. Únete a nosotros para estar al tanto de las últimas novedades y encontrar una nueva visión de los videojuegos.

Nuestro Twitter