Tiny Metal

By on on Análisis, 6 More
close [x]

Análisis – Tiny Metal

Intelligent System revolucionó la estrategia militar a principios de los 2000 con su lanzamiento de bolsillo: Advance Wars. Aunque la saga llevaba años funcionando en las consolas de Nintendo con la serie Nintendo Wars, el éxito de la entrega portátil sigue siendo innegable a día de hoy. Sin embargo, el último título de la querida serie vio la luz en 2008 y, tras un parón indefinido de casi diez años, la desarrolladora interna de Nintendo no parece tener en mente lanzar un nuevo título de la misma. Sin embargo, el estudio independiente Area 35 nos compensa con Tiny Metal, una obra que parece sentir mucho por sus influencias pero que no llega al nivel de las mismas.

Una campaña bélica con poco fuelle

Es imposible no relacionar a Tiny Metal con sus influencias, unas que se respiran en cada momento del título. Sin embargo, y sabiéndose que las comparaciones son odiosas, el joven aprendiz queda lejos de superar al maestro. Es algo que se hace ver, especialmente, en su historia.

Tiny Metal

Esta abre el telón poniendo al jugador en conocimiento de los hechos que dan forma al argumento del juego. Décadas atrás, una terrible guerra azotó al mundo, llevándose consigo miles de vidas. Por suerte, el Reino de Artemisia consiguió sobrevivir al conflicto bélico para vivir una época de paz y prosperidad, hasta que un misil extranjero impacta contra el avión que transportaba al rey del país, sembrando la semilla de una nueva Gran Guerra. Así las cosas, nos tocará encarnar al subteniente de la Primera División del Ejército de Artemisia, el joven Nathan Gries.

Junto a él recorreremos una larga campaña plagada de secretos, intrigas políticas y poderosos aliados y enemigos, una campaña que parece intentar despegar continuamente pero que no acaba de calar del todo nunca. Y es que el principal problema de Tiny Metal es la falta de consistencia en su argumento, que dedica un espacio minúsculo al desarrollo de personajes y trata los conflictos bélicos y políticos con absoluta trivialidad. Sirve antes las veces de excusa a su sistema jugable que como guión per se y es una lástima, porque el juego pide a gritos un apartado argumental al nivel del resto de la experiencia.

El arte de la guerra

Disculpa previa a la reiteridad, Tiny Metal resulta un proyecto casi calcado del estilo jugable de Advance Wars. Durante su extensa campaña y las partidas libres tendremos la oportunidad de enfrentarnos a diversas naciones en un sistema de juego dividido en turnos y basado en la toma de edificios y la movilidad de nuestras unidades. Para ello el terreno se dividirá en casillas, como si de un tablero de ajedrez se tratara, haciendo del mismo un abanico de posibilidades. Así la toma de edificios nos permitirá generar un ingreso extra por cada turno -en función del tipo de edificio recibiremos más o menos, aunque la dificultad a la hora de tomarlo también variará- mientras que la geografía del mapa nos garantizará bonificaciones especiales, al cubrirnos en un bosque o asaltar desde un risco, por ejemplo.

Tiny Metal

Esto se ve complementado por un amplo abanico de unidades, desde los clásicos soldados de infantería a los tanques acorazados -Super Metal-, pasando por un gran número de unidades tales como radares móviles, diferentes tipos de artillería, helicópteros o cazas. Siguiendo el clásico estilo de “piedra, papel y tijeras” cada unidad tendrá ventajas sobre otras, mientras que será débil a los ataques de otro tipo de armamento. Los combates hacen uso, de nuevo, de un sistema conocido, siendo estos escenificados en forma de cinemática sobre el terreno en que se encuentren.

Las amplias posibilidades de su sistema jugable se ven reflejadas en la duración de sus misiones, que se extienden, fácilmente, por encima de los treinta minutos de partida. Y es que el juego nos armará con grandes posibilidades al empezar cada misión -y más vale sacar provecho de ello para avanzar más rápidamente que el enemigo- pero también hará lo propio con un rival invisible, al que habrá que descubrir avanzando por el tablero y eliminando la niebla de guerra que lo oculta. A esto se suma un diseño de niveles simple, siguiendo el esquema general del título, pero que dará bastante de sí, convirtiendo el escenario de cada batalla en un reto totalmente nuevo, haciendo que el jugador deba cambiar de estrategia en cada enfrentamiento.

Apuntando al minimalismo

Tiny Metal no despunta en su apartado gráfico. Cuenta con un sistema de modelos en 3D por cada tipo de unidad -que se repiten en ambos bandos, siendo diferenciados únicamente por el color que visten- y, por lo general, no dedica un gran nivel de cuidado a sus entornos y paisajes. Sin embargo, y como su propio nombre indica, apunta a una decisión de diseño acertada, que le da un tono más desenfadado y lo aleja de otros títulos de corte militar más clásicos.

Tiny Metal

En lo sonoro tampoco encontramos grandes prodigios, si no una banda sonora de tintes militares y escaso protagonismo, que cumple su función alargándose -pero sin resultar repetitiva- a lo largo de los encuentros. Destaca, eso sí, el doblaje del título. Especialmente en su versión original, que cuenta con voces y expresiones adaptadas a cada tipo de unidad y que sirven como un perfecto aderezo al resto del juego.

Simple pero funcional

Por lo general Tiny Metal se convierte en un título simple, divertido y accesible incluso para aquellos jugadores ajenos al género. Sus influencias son más que notables y, aunque sale perdiendo en la comparación, no deja de ser un gran opción a la hora de buscar una experiencia amena en el territorio de la estrategia. Es una pena que pierda fuelle en su historia, que se convierte en algo un tanto insípido, pero compensa con un apartado jugable muy llamativo y que ya está recibiendo cambios favorables a partir de actualizaciones, a las que pronto se sumará su modo multijugador online. Una gran propuesta para todos aquellos que quieran iniciarse en el género o que busquen algo diferente, especialmente en Nintendo Switch.

The Good

  • Su sistema de combate, pura reminiscencia a Advance Wars
  • La duración de su modo campaña...

The Bad

  • ...aunque esta resulta demasiado floja
  • El apartado gráfico no siempre cumple en PC
7,5

Written by: Oscar Martínez

Escribo más que duermo. Jefe de redacción de Legión de Jugadores y orgulloso miembro de este gran equipo. Trabajo día y noche por hacer de esta la mejor comunidad posible, crítica pero sincera y siempre con la actualidad como objetivo. Puedes encontrarme por Twitter bajo el nombre de @Hekiren_

LegiondeJugadores

Comunidad de jugadores/as. Únete a nosotros para estar al tanto de las últimas novedades y encontrar una nueva visión de los videojuegos.

Nuestro Twitter