Utawarerumono: Mask of Deception

Por el el Análisis, 3 Más
cerrar [x]

Análisis – Utawarerumono: Mask of Deception

El despertar de los juegos nicho

Si hay un género que siempre estuvo destinado a ser nicho, es el de las novelas visuales. No tanto en el país del sol naciente, que goza de cierta popularidad, pero sí en el resto del mundo, ya que la masa occidental no está acostumbrada a leer durante sesiones muy largas sin ninguna otra pretensión jugable. Y aunque hay sagas como Ace Attorney y Zero Escape que pertenecen al género de las aventuras conversacionales, tampoco tienen reparos en dar un giro de tuerca que se traduce en un desarrollo más interactivo. Esté vaivén no es sino un recurso para que el jugador no se acostumbre a una sola mecánica que aboque irremediablemente al tedio.

Si bien, hay otros tantos juegos que no se rinden a estas prácticas y son honestos consigo mismos, tanto si gusta como si no. También son menos conocidos (más aún), todo hay que decirlo. Y a medio camino de todo esto tenemos Utawarerumono: Mask of Deception, una novela visual condimentada con combates estratégicos por turnos. ¿Y por qué decimos a medio camino? Porque el último de los elementos nombrados no es sino un mero complemento que sirve para un propósito mayor, el desarrollo de la historia y personajes.

Pero dejando a un lado estas puntualizaciones, cabe destacar que esta serie nació allá por el año 2002 y desde entonces ha sido objeto de adaptaciones al manga y una serie de televisión, entre otros productos. En 2015, por otra parte, se publicó una nueva entrega, que es la que nos ocupa, y que para sorpresa de todos acaba de llegar por estos lares. Es más, se ha confirmado también que en septiembre se publicará una segunda parte y que bajo el nombre de Utawarerumono: Mask of Truth, continuará tras los sucesos acaecidos de la primera. Así que si de algo no nos podemos quejar los europeos, es lo mucho que ha mejorado el panorama con esta clase de títulos de un tiempo a esta parte.

El síndrome del personaje amnésico

Por muchos es sabido que la amnesia es un tema reincidente en la trama de muchos videojuegos y se ve que Utawarerumono: Mask of Deception cumple con esta máxima.

De hecho, el juego da comienzo con un personaje que tiene problemas de memoria y que despierta en mitad de un bosque helado portando únicamente una bata de hospital. Las desgracias se suceden una tras otra, siendo atacado por toda clase de criaturas, y cuando todo parecía perdido, aparece una misteriosa joven que se hace llamar Kuon, salvando al primero de una muerte segura. Este encuentro fortuito propicia una suerte de viaje para ambos, ya que Kuon ve necesario hacerse cargo de éste al no recordar nada sobre su pasado, tomándose la libertad de ponerle el nombre de Haku.

Así es como da comienzo una aventura que transcurre en el imperio de Yamato y que sirve como excusa para plasmar un conflicto entre varias naciones. Tampoco faltarán a la cita otros tantos personajes (Maroro, Ukon, Nekone,…) que seguirán la misma senda de nuestros protagonistas y que nos proporcionarán toda clase de situaciones a cada cual más interesante y humorística. Y aunque la trama pueda pecar de liviana a primera instancia, que así es, recompensa la paciencia del jugador transcurridas las primeras 15-20 horas, pasando a tener un tono mucho más serio. Vale que hay que pagar un precio muy alto por ello, pero dicha espera puede verse amenizada gracias a otra de sus virtudes.

Los personajes conforman ese segundo pilar, siendo uno de los puntos más brillantes del juego y en el que hay que destacar el buen hacer de personajes como Kuon o Ukon. No hay nada malo que pueda decirse sobre ellos, si acaso que algunos son estereotipos con patas (tampoco es algo necesariamente negativo), pero eso no quita que hagan gala de un buen trasfondo que se va enriqueciendo a medida que se desarrollan los diálogos y que potencian la historia hasta límites insospechados. Una historia que para bien o para mal es el prólogo de algo mucho más grande. Sí, Utawarerumono: Mask of Deception conforma la primera mitad de una historia que llegará a su fin con la salida de su secuela, así que solo nos resta esperar hasta entonces.

¿Novela visual o SRPG?

A costa de sonar redundante, es necesario remarcar la naturaleza de Utawarerumono: Mask of Deception, ya que se ha vendido erróneamente como un juego de rol con combates estratégicos por turnos y aderezado con elementos característicos de una novela visual, cuando es justamente al contrario. Más aún si se tiene en cuenta que la historia lleva todo el peso de esta producción aderezada con ilustraciones que corren a cargo de la artista Mitsumi Misato y cuya calidad está fuera de toda duda.

Sí, es una novela visual y como tal no hay mucho que decir al respecto ya que no se desmarca de lo visto en otras aventuras de la misma índole. Son muchas las horas que vamos a pasar leyendo textos (en inglés) y aunque en determinados puntos nos dan la opción de elegir un camino entre varios disponibles, eso no altera el devenir de la trama, ya que tenemos que visitar todos sí o sí para activar el siguiente evento.

Como juego de rol táctico hay mucha más chicha que contar. Para empezar, puede presumir de albergar muchas de las características propias del género, dado que antes de saltar al área de combate, podremos seleccionar los personajes que van a ser partícipes y hacer los ajustes necesarios. Ajustes que se traducen en activar habilidades, ya sean activas o pasivas, y que inciden en el campo de batalla.

Una vez metidos en el meollo del asunto, moveremos a los personajes por turnos y en cuadrículas, teniendo en cuenta las fortalezas y debilidades de cada uno. Cuando establecemos contacto directo con el enemigo, entra en escena el sistema Action Chain, que nos “recomienda” que pulsemos un botón en el momento preciso, justo cuando el indicador es lo más pequeño posible, para poder encadenar una serie de golpes y que el daño sea mayor hasta tal punto que puedan ejecutarse ataques críticos (y también estados alterados como veneno). Es por mucho el aspecto más original y que lo diferencia de sus congéneres.

Si nos alzamos con la victoria, subiremos de nivel, aprenderemos nuevas habilidades y obtendremos unos puntos que podremos emplear para mejorar los atributos de los personajes, ya sea la vitalidad, el ataque o la defensa. Lo malo de todo esto es que los combates resultan ser muy escasos y están tan dispersos los unos de los otros que no sientes que aproveches todo su potencial. Si bien, el título nos ofrece la posibilidad de repetir los combates anteriores tantas veces como queramos por si nos hemos quedado con ganas de más, que seguramente sea así.

Queda claro que Utawarerumono: Mask of Deception gustará más a los amantes de las novelas visuales que a los del rol estratégico. Si bien, cuando este último toma el protagonismo, se convierte en una experiencia que puede dar mucho de sí. Así que más que el género, que de eso nunca va a llover a gusto de todos, importa más si os interesa vivir una buena historia condimentada con personajes a cada cual más carismático. Por lo demás, es menester recordar que aún queda la segunda mitad de la aventura, pese a que para eso aún hay que esperar.

Lo bueno

  • Historia que premia la paciencia del jugador tomando un cariz más serio con el transcurrir de las horas...
  • Gran elenco de personajes que rezuma carisma por los cuatro costados
  • Un sistema de combate con elementos muy interesantes

Lo malo

  • ... aunque es cierto que esta tarda en arrancar
  • Batallas muy escasas y dispersas
7.5
Alsergim

Escrito por: Alsergim

Técnico superior en Desarrollo de Aplicaciones Web. Amante del cine y los videojuegos, especialmente en lo que a títulos de rol y terror se refiere. A veces me da por escribir cosas. También me puedes leer en Twitter desde @npofficialsite

LegiondeJugadores

Comunidad de jugadores/as. Únete a nosotros para estar al tanto de las últimas novedades y encontrar una nueva visión de los videojuegos.

Nuestro Twitter