Hearts of Iron IV

Por el el Análisis, 3 Más
cerrar [x]

Tras dos DLC con contenido bastante cuestionable para su precio, los chicos de Paradox al fin se han puesto las pilas. Waking the Tiger pretende ser una demostración de esto, mejorando algunos de los problemas más importantes del juego original.

Pero sin duda, la principal novedad es la adicción de una de las naciones más solicitadas por la comunidad, China. Una nación dividida, explotada por los países occidentes y al borde de una guerra en dos frentes contra los rebeldes que se reparten el país y el Japón Imperial. ¿Podrás devolver a China su antiguo esplendor?

Y lo que es más importante. ¿Habrá lanzado Paradox por fin un DLC que valga su precio o nos habrán contado un cuento chino?

Despertar al dragón

La todopoderosa China que hoy conocemos es muy diferente a la que era en los años 30. Se podría decir que el gigante asiático estaba encadenado. Los intentos de crear una república habían sido un desastre y el país estaba dividido en varios estados que reclamaban la soberanía de la nación.

Es un marco político ciertamente apasionante. Como todas las diferentes ideologías de la época se enfrentaron por ver quien se alzaba con el dominio de la nación más poblada del mundo. Este complejo trasfondo político ha sido retratado casi a la perfección en Waking the Tiger

Todo ello gracias a los nuevos enfoques nacionales que han introducido para los diferentes estados chinos.

Waking the Tiger

Amplios y complejos, prácticamente tocan todos los puntos por los que China paso en este periodo histórico. Desde reformas en la administración y el ejército hasta asuntos diplomáticos y tratos con el resto de las naciones.

“Amplios y complejos. Los nuevos enfoques nacionales prácticamente tocan todos los puntos por los que China paso en este periodo histórico.”

O hubiera pasado, ya que estos se expanden para traer rutas históricas alternativas con las acciones más acordes a las exigencias de tu nueva nación. Aunque estos son más limitados y en ciertos aspectos están capados por condicionantes históricos.

Por ejemplo, si eliges a la China Comunista, puedes elegir tres rutas distintas. Una para crear una socialdemocracia y formar gobierno con la China Nacionalista. Otra para instaurar un socialismo agrario Maoista. Y otra para implementar un gobierno marxista similar al de la URSS. Pero no tienes opciones para cambiar totalmente de bando y pasarte al fascismo o a la monarquía.

Aunque si quieres un gobierno de corte fascista, siempre puedes elegirte a Manchuria y restaurar el mandato del cielo con la ayuda de los japoneses. Y es que cada estado se puede adaptar a las exigencias de cada jugador o al reto que quieras afrontar.

Todos ellos están bastante bien representados, teniendo en cuenta su situación histórica. Con la China de Mao sufriendo los inconvenientes de la larga marcha y la China Nacional padeciendo una fuerte inflación que tendrás que subsanar mediante costosos préstamos o impopulares reformas.

waking the tiger

Aunque no todo funciona tan bien como debería. Muchos de los enfoques nacionales sufren del mismo problema que con el juego original, no tienen sentido.

Por ejemplo, en el árbol de enfoque de la China Nacional existe un enfoque que es “evacuar la industria”. Como dice su nombre, te permite mover la industria de la costa al interior del país. El problema es que para cuando has llegado a esta parte del árbol y terminado de desarrollar la mejora, los japoneses ya han tomado las fábricas o mejor, la guerra ha terminado.

Reformas militares e industriales y tratos políticos entiendo que se presenten como enfoques. Pero no acciones que podrían ser consideradas más decisiones (una mecánica de la que hablare más adelante) como “tácticas de tierra quemada” o “invitar a los tigres voladores”.

Los Imperios contraatacan

Pero no solo China se viste para la ocasión. Japón y Alemania también han visto mejorados sus árboles de enfoque nacional en Waking the Tiger

En el caso de Japón, se ha rehecho el árbol por completo. Tendremos cuatro nuevas alternativas de gobierno que decidirán el destino de tu nación desde el principio. Dos de ellas históricas y tratando el tema de la Kodoha, un grupo de militares extremistas que intentaron tomar el control del país.

“En el caso de Japón, se ha rehecho el árbol por completo. Tendremos cuatro nuevas alternativas de gobierno que decidirán el destino de tu nación desde el principio.”

Si decides apoyarlos, traerán consigo una restauración del mandato imperial y una reforma en el ejército que te preparara para la inminente expansión hacia el norte y la guerra contra el verdadero enemigo, la URSS. Sin embargo, si purgas la Kodoha, seguirás el camino histórico y preparas al país para la guerra total contra China y las potencias occidentales.

Los dos restantes son rutas alternativas bastante curiosas. Y todas ellas pasan con acabar con la dictadura militar del Japón de entonces. Empero, mientras que la primera aboga por la reforma democrática, la segunda es como su nombre indica, la opción impensable. ¡Que comience la revolución del proletariado japonés!

En el caso de Alemania, han rehecho la mayor parte del árbol de enfoque, pero dejando intacta todo lo correspondiente a la opción fascista. La principal novedad es la posibilidad de dejar de ser el perrito faldero de Hitler y oponerte a él.

waking the tiger

Junto a algunos oficiales de la Wermacht, puedes organizar un golpe de estado y comenzar una devastadora guerra civil. Si ganas, cosa que nos es nada fácil ya que buena parte del ejército y de la industria se mantendrá al lado del Führer, podrás tomar otros dos caminos.

“La principal novedad de Alemania es la posibilidad de dejar de ser el perrito faldero de Hitler y oponerte a él.”

El primero es reinstaurar la democracia en Alemania y aliarse con el resto de los países europeos para formar un bastión contra el bolchevismo. La otra es más extrema y no gustara al resto de naciones. Devolverle el trono al Káiser Guillermo II y restaurar el Kaiserreich.

Desde aquí, puedes decidir si centrarte en acabar con la URSS, con la posibilidad de aliarte con el resto de los países europeos (incluido Gran Bretaña). O bien devolvérsela a los aliados occidentales y reclamar tu lugar en el sol.

Waking the Tiger

Como se puede ver, todos son bastante completos y toman una gran variedad de rutas alternativas. Aunque no llego a entender porque Alemania no tiene la opción de inclinarse hacia el comunismo como Japón.

Además, mejoraran algunos de los aspectos más flojos de sus predecesores, como puede ser el árbol industrial de Alemania o el naval de Japón, dándote la oportunidad de firmar el importante tratado naval de Washington o de formar los Reichskommissariat.

Pero el problema es que, de ser tan complejos, llegan a ser abrumantes. Es difícil saber por dónde empezar, especialmente para jugadores novatos. Aparte, muchos no explican bien cuál es su acción. Asimismo, las líneas que llevan a otros enfoques suelen llevar a equivocación al cruzarse entre ellas.

Te recomiendo que, antes de jugar, te los estudies a conciencia.

La Decisión del Káiser

A nivel general, se han introducido una serie de mecánicas que cambian, de manera radical, la forma de jugar. La primera de ellas son las decisiones. Estas son formas de invertir tu poder político en pos de mejorar el país o tener acceso a eventos nuevos. Lo cierto es que es una gran adicción al juego, y te permite tener un mayor control sobre el rumbo de tu país.

Podrás desde permitir que las mujeres trabajen en las fábricas hasta vetar a partidos políticos no afines a tu ideología. Eso e invertir parte de la industria pública en desarrollar nuevas vetas de recursos. Especialmente en estos dos casos, ya que arreglan el problema de la simpleza de la política en el juego original o la escasez de recursos en algunas zonas del mundo.

“Las decisiones son una gran adicción al juego, ofreciendo un mayor control sobre el rumbo de tu país.”

Pero las mejores son sin dudas las históricas. Estas permiten realizar acciones como la operación Antón, los conflictos fronterizos entre la URSS y Japón, la evacuación de la industria soviética al interior o la formación de las SS.

waking the tiger

Esta mecánica se combina a la perfección con otra adicción de Waking the Tiger, el apoyo bélico y la estabilidad. Vienen a sustituir al antiguo sistema de unidad nacional que determinaba la puntuación necesaria con la que un país se rendía.

Es otra adicción perfecta, ya que no solo representa mejor el ámbito político del país. También añaden un nuevo grado de complejidad al juego. En muchos casos vas a tener que realizar importantes concesiones para aumentar sus valores.

Mantenlas alto y tu país estará preparado para la guerra total. Eso sí, a cambio de invertir tus puntos políticos en costosas campañas propagandísticas o en conceder concesiones a los trabajadores.

“El apoyo bélico y la estabilidad añaden un nuevo grado de complejidad al juego.”

Aunque no es del todo exacta. Factores como la guerra submarina o los bombarderos estratégicos apenas tienen un impacto sobre estos valores. Aparte, no tienen un peso real sobre el límite que puede aguantar un país hasta rendirse, siendo sustituido por un simple sistema de puntos.

Waking the Tiger

Tora, Tora, Tora!

Como podéis ver, Waking the Tiger no se queda corto en cuanto a contenido. Y esto no es más que el principio. Aún no he hablado de las mejoras en la guerra submarina, la nueva interfaz de guerra y producción más cómoda, la nueva redistribución de recursos más lógica, los nuevos árboles tecnológicos, la aclimatación de los soldados a diferentes entornos, la posibilidad de capturar material enemigo, de mandar fuerzas aéreas voluntarias,…

Y muchas más que es mejor que veas por ti mismo. Cabe decir que, aunque arreglan buena parte de los errores de Hearts of Iron 4, aún queda mucho por hacer. La IA, aun siendo más lógica a la hora de tomar decisiones, sigue siendo penosa dirigiendo guerras.

El combate naval sigue estando bastante roto. Muchos de los sprites necesitan una actualización urgente. Y los planes de batalla siguen siendo bastante limitados a la hora de ofrecer opciones para el jugador.

Pero puede que en este último aspecto ya se haya dado un importante paso con la nueva cadena de mando. Con ella, puedes controlar a diferentes ejércitos con los mariscales de campo. Así, se pueden dirigir distintos planes de batalla al mismo tiempo.

waking the tiger

Aparte, se ha añadido un nuevo recurso, los puntos de mando. Pueden ser usados tanto para mejorar a los generales como para lanzar órdenes de mando. También para intensificar el ataque en una región o lanzar suministros desde transportes aéreos.

“Con la nueva cadena de mando podrás controlar a diferentes ejércitos y dirigir distintos planes de batalla al mismo tiempo.”

Y es de agradecer que muchas de estas adicciones son gratuitas y se incluyan en el parche 1.5. No todas. Hay elementos como la capacidad de fusionar unidades o la de priorizar objetivos para los bombarderos disponibles únicamente vía DLC. Pero las más importantes como la cadena de mando o los nuevos niveles de dificultad están presentes en el parche.

El Rugido del Tigre

En conclusión, ¿merece la pena Hearts of Iron IV: Waking the Tiger? Es cierto que introduce un gran abanico de mejoras, mecánicas de juego y los nuevos enfoques nacionales. Pero su precio de 20 euros sigue siendo demasiado alto para el contenido presente en esta expansión.

¿Es el mejor DLC lanzado hasta la fecha? Sí, sin duda. Es más, si eres nuevo en la franquicia te recomiendo que vayas a por este DLC de cabeza. Pero, a no ser que queráis dirigir a China u os interesen de verdad los nuevos caminos alternativos para Japón o Alemania, recomiendo una rebaja.

Lo bueno

  • Los nuevos enfoques nacionales para los estados Chinos
  • Nuevas formas de jugar con Alemania y Japon
  • El nuevo sistema de decisiones y de estabilidad e apoyo belico
  • Importantes mejoras en la interfaz de juego y la dificultad
  • La nueva cadena de mando y las nuevas opciones tácticas

Lo malo

  • Su precio sigue siendo bastante elevado
  • No hay un enfoque nacional para una Alemania comunista
  • Algunos enfoques se sienten innecesarios
  • La IA sigue siendo bastante mala a la hora de manejar una guerra
7.8
King_Yoa

Escrito por: King_Yoa

Graduado en Nutrición Humana y Dietética. Nutricionista de día y redactor de noche en esta fantástica pagina. Jugador de Pc desde que tengo memoria y obsesionado con los juegos de estrategia, acción/aventura y los RPG. También soy un aficionado a la lectura y un enamorado de la animación, ya sea oriental o occidental.

LegiondeJugadores

Comunidad de jugadores/as. Únete a nosotros para estar al tanto de las últimas novedades y encontrar una nueva visión de los videojuegos.

Nuestro Twitter