Life is Strange 2

Por el el Análisis, 4 Más

Análisis – Life is Strange 2: The Road

Life is Strange 2 es un producto de su tiempo y emplea el uso de la ficción para crear un comentario acerca de la sociedad contemporánea con una efectividad capaz de convertir a un adolescente americano en un ser mucho más aterrador que cualquier obra giggeriana con tan solo dos frases, «no sois dueños del barrio» y «vuélvete a tu puto país».

Dontnod no se ha molestado en ocultar su discurso, se ha levantado, ha caminado hacia el podio en el centro de un haz de luz y ha gritado a los cuatro vientos su opinión sobre la situación actual de la sociedad; y de paso ha creado una aventura gráfica con una coherencia narrativa y un desarrollo de personajes que no hace otra cosa que producirnos ansia viva por los siguientes capítulos de Life is Strange 2.

Life is Strange 2: The Road

The Road es el primer capítulo de esta segunda temporada que se aleja de Arcadia Bay para centrarse en la historia de Sean y Daniel Díaz, dos hermanos que por equis motivos deben abandonar su hogar y lanzarse a la carretera como todo buen arquetipo de Road movie. La estructura de estas obras es simple, la carretera es tanto una estructura artificial como un recurso metafórico para el desarrollo de personajes. A lo largo del metraje se les presentarán varias situaciones a confrontar que servirán tanto como de representación de la sociedad como de disparadores en su crecimiento como personas y un punto de decisión en su búsqueda de identidad, abandonando la inocencia original y evolucionando como seres humanos.

Life is Strange 2 trabaja sobre esa estructura y añade una construcción del mundo que nos pone in si tu con tan solo una carta del vecino de la familia Díaz. Scott Vaughn Foster escribe, entre otras cosas: «sus hijos hacen mucho ruido y no permanecen en su propiedad», «conozco mis derechos como ciudadano estadounidense, quizá usted no, pero espero que cumpla las normas como cualquier otro. Si no construye una vaya como está mandado, lo denunciaré por perjuicios». Con una simple carta sabemos que la obra no se sitúa en un lugar ficticio, esto es América.

Había una vez dos hermanos lobo

Pero la genialidad de Life is Strange 2 no está en su comentario contra la América de Trump, si no en como desarrolla la historia de los Díaz en ella, y, sobretodo, en la naturalidad a la hora de representar una fraternidad tan pura. Sean Díaz es un postmillenial, un adolescente de la generación Z, su mayor responsabilidad es un trabajo a medio tiempo y escoger entre qué emoticono poner en un mensaje de Twitter. Su mayor temor es que su padre le pille los porros o no tener ni idea de como ligar con la chica que le gusta. Problemas del primer mundo que debe abandonar sin mediación para encarar una situación crítica y el cuidado de su hermano Daniel, un joven de 9 años que se encuentra tan desorientado como indefenso.

El juego se luce a la hora de dar pie a la relación entre ellos mediante un diseño minucioso en vez de recurrir a la exposición (que usa con elegancia en momentos determinados). Planos estáticos y contemplativos donde a Sean le tiembla una pierna de la inquietud; pequeños espacios de silencio y paz que dejan entrever la preocupación inherente del hermano mayor y la inocencia fragmentada del pequeño. Todo añade contexto. Las interacciones con Daniel y el entorno ayudan a entender la relación de ambos y su situación, además de añadir momentos cómicos y entrañables porque, al fin y al cabo, el chaval tiene nueve años y Sean sabe que debe ser comprensivo con él, y que debe ser racional por los dos.

Elecciones y reduccionismo

O no, ya que Life is Strange 2 mantiene y perpetúa la importancia de las elecciones. Ya a lo largo de este primer capítulo podemos ver efectos inmediatos y hace que el jugador se cree un mapa visual de posibilidades. Quizás no es buena idea pegarle a un señor norte americano siendo tu un joven latino tal y como está la situación, o quizás es buena idea utilizar a Daniel para robar bienes necesarios. Dontnod recurre a unos rompecabezas simples y sencillos QTE para añadir cierta variedad, pero ha recurrido al reduccionismo para resaltar las elecciones, la mecánica más importante, y retirar estructuras “gamey” en pos de una experiencia cinematográfica más fluida.

Life is Strange 2

Porque sí, Life is strange 2, al igual que su predecesor, es una aventura gráfica y aquí prima la relación que el jugador es capaz de crear con sus personajes —muy humanos—, con un desarrollo coherente, un mundo estructurado y un guión y narrativa que no piden concesiones por ser un videojuego. No tiene combos infinitos ni plataformas medidas con precisión milimétrica, pero cumple con excelencia todas y cada una de las ideas que propone, tanto mecánicas, narrativas, como políticas.

Este análisis ha sido realizado en PlayStation 4 gracias a un código proporcionado por Koch Media.

Lo bueno

  • La relación entre los hermanos
  • worldbuilding mediante elementos del escenario y bso
  • Mensaje político y social
  • elección de la bso para la definición de personajes
  • estructura y desarrollo narrativo

Lo malo

  • el motor gráfico puede dar alguna situación renqueante
9

Escrito por: Rodrigo Losada

''Griffith did nothing wrong'' @rottvan

LegiondeJugadores

Comunidad de jugadores/as. Únete a nosotros para estar al tanto de las últimas novedades y encontrar una nueva visión de los videojuegos.

Nuestro Twitter