The 25th Ward: The Silver Case

Por el el Análisis, 3 Más
cerrar [x]

Los remakes y remasterizaciones están a la orden del día, y aunque no siempre superan a las obras originales, dejan en muchos casos un buen sabor de boca. Sino que se lo digan a títulos como Crash Bandicoot o el más reciente Shadow of the Colossus. Sin embargo, hay otras puestas al día que dada su naturaleza han pasado más desapercibidas. Estamos hablando de The Silver Case, una novela visual publicada originariamente en 1999 y que nunca llegó a Occidente. Por desgracia, no fue hasta el año 2016 cuando contó con una suerte de remasterización. Y esto se lo debemos sobre todo a los chicos de Active Gaming Media (a partir de ahora AGM). Un estudio que hizo lo imposible para que el juego viera la luz en Occidente.

The 25th Ward: The Silver Case

Más inadvertida pasó su secuela, The Silver Case: Ward 25, una aventura episódica desarrollada para dispositivos móviles (solo en Japón). Esta se publicó en 2005, y a día de hoy es casi imposible encontrar un dispositivo capaz de ejecutarla. Tanto es así que por mucho tiempo ha sido considerado como un “trabajo perdido” en palabras de Goichi Suda (Suda51). Por suerte, no mucho tiempo después del lanzamiento de The Silver Case, se anunció que ya estaba en desarrollo un remake de dicha secuela y que llegaría bajo el nombre de The 25th Ward: The Silver Case. Y en esta ocasión, el desarrollo ha corrido a cargo del equipo original, Grasshopper. Si bien, también ha contado con el apoyo del estudio que ya trabajó en la pasada remasterización.

Una sociedad perfecta

Situado unos años después de los sucesos de The Silver Case, este The 25th Ward nos ofrece una historia contada desde varios puntos de vista. Estos son Correctness, Placebo y Matchmaker, afectando cada uno a varios personajes. Una historia que, como tantas otras, comienza con un crimen y que se ambienta en un Japón dividido en una gran variedad de distritos, concretamente 25. ¿Y con qué propósito? Para hacer la vida del ciudadano japonés lo más perfecta posible y caracterizándose por formas de convivencia utópicas. Más los crímenes siguen proliferando, la corrupción se insinúa por doquier y los “suicidios” están a la orden del día. Como jugadores, tomaremos el rol de una unidad especial responsable de contener esta espiral de asesinatos, y ya sea de paso, destapar mentiras ocultas tras un velo de verdad.

The 25th Ward: The Silver Case

The 25th Ward hace gala de una narrativa disruptiva, una técnica utilizada en el mundo literario y del celuloide. Esta se caracteriza por representar unos eventos que no siguen un patrón determinado y fuera de un marco temporal. Y si la historia ya es difícil de seguir, con largas cadenas de textos que se suceden unas tras otras (en inglés), todo esto se maximiza por culpa de la locura inherente de Suda51. Dicho de otra forma, se han incluido todo tipo de referencias culturales de la sociedad actual, levantando ampollas entre los presentes, y que están aderezadas con unos personajes cargados de carácter.

Abordaje de la escena del crimen

En las novelas visuales la importancia de la historia prima por sobre la jugabilidad. Y como jugadores, nos limitamos a hacer click para pasar a la siguiente línea de texto, amén de tomar decisiones en momentos concretos (en el caso de que las haya).

The 25th Ward, dentro de sus limitaciones, se toma la molestia de ir un paso más allá. Puestos a hacer comparaciones, la saga Ace Attorney sería la más parecida en lo que a mecánicas se refiere. Esto es porque cuando tomamos el control del personaje (en primera persona), nos podremos desplazar por la zona sin demasiadas ataduras. Y hacemos hincapié en esto porque el desplazamiento se realiza a partir de un sistema de navegación no exento de algunas sombras. En la esquina inferior derecha tenemos una suerte de dado con el que podremos seleccionar acciones como Mirar, Hablar y Mover, y que tendremos que girar manualmente para seleccionar aquello que la historia nos demande. También hay un inventario con una serie de objetos en su haber y que son indispensables para poder avanzar.

The 25th Ward: The Silver Case

¿Por qué decimos que el sistema presenta claroscuros? Porque se trata de una mecánica que llega a ralentizar el flujo de la historia. Tanto es así que en determinados momentos, es harto necesario escoger un mismo comando repetidas veces para que el juego pase a la siguiente cadena de sucesos. Lo mismo puede decirse de algunos puzles; víctimas del ensayo y error, y que no premian la materia gris.

Una oda al cine Noir

El cine noir es un género que nació en Europa y que se remonta entre la década de 1930 y 1950. Un género que gira en torno a hechos criminales y con una marcada estilización visual. Y que The 25th Ward es una carta de amor es algo que no le pilla por sorpresa a nadie. Eso por no hablar de las no pocas reminiscencias a Sin City, una serie de historias creadas por Frank Miller. Para empezar, el diseño de los personajes, a medio camino entre lo oriental y occidental, recurren casi en exclusiva al blanco y negro en pos de acentuar la tensión dramática. Sin embargo, el juego también dota a ciertas partes de los personajes u escenas, de diferentes colores cargados de simbolismo.

The 25th Ward: The Silver Case

Hablar de Akira Yamaoka, es hablar de uno de los grandes nombres en cuanto a composición de bandas sonoras. Y que Silent Hill sea una de las sagas más terroríficas del mundillo se lo debemos sobre todo al repertorio de sonidos y su música. Sí, el genio japonés es capaz de componer melodías que son capaces de arrancarnos más de una lágrima, pero también hay otras que parecen haber sido compuestas en el mismísimo infierno. Con la remasterización The Silver Case, Yamaoka se encargó de realizar algunas remezclas sobre el material original. Y en The 25th Ward: The Silver Case, su buen hacer abarca muchos frentes. Géneros como el jazz y una mayor preponderancia al piano y la guitarra eléctrica se dan de la mano en pos de enriquecer cada momento argumental sin que ninguna pieza esté fuera de lugar.

Kill the Past

¿Cuáles son los límites de la locura? Tal vez Suda51 sepa la respuesta, ya que es algo que deja entrever en cada uno de sus trabajos. Porque The 25th Ward: The Silver Case cumple con esta máxima; el de un juego que no es para todos los públicos. Si bien, tampoco pretende serlo. Menos aún si nos amparamos en lo enrevesado de su historia y un planteamiento un tanto estrafalario. Sin embargo, también es un ejemplo inmejorable de cómo llevar a cabo un buen thriller policíaco y más importante aún; un pedazo de historia por parte de un estudio cuyos inicios propiciaron una vorágine de títulos que nunca nos han dejado indiferentes.

Lo bueno

  • La trama y unos personajes llenos de matices. Todo ello aderezado con un punto de locura...
  • A nivel jugable intenta ir un paso más allá del resto de novelas visuales...
  • Buena banda sonora y una fuerte dirección artística

Lo malo

  • Aunque es precisamente esa locura la que puede echar un poco para atrás, amén de una narrativa un tanto enrevesada
  • Si bien, el sistema de navegación ralentiza el flujo de la historia
8
Alsergim

Escrito por: Alsergim

Técnico superior en Desarrollo de Aplicaciones Web. Amante del cine y los videojuegos, especialmente en lo que a títulos de rol y terror se refiere. A veces me da por escribir cosas. También me puedes leer en Twitter desde @npofficialsite

LegiondeJugadores

Comunidad de jugadores/as. Únete a nosotros para estar al tanto de las últimas novedades y encontrar una nueva visión de los videojuegos.

Nuestro Twitter