The Piano

Por el el Análisis, 2 Más
cerrar [x]

Análisis – The Piano

Desde la salida del primer Silent Hill allá por el año 1999, el terror psicológico cobró un mayor protagonismo. Ese miedo que dejaba en un segundo plano la casquería y lo visceral para hacer hincapié en aquello que no se ve a simple vista, en los temores de los personajes, sus culpas. Juegos como el que nos ocupa se han amparado en esta máxima; dando una clase maestra de cómo exponer miedos universales centrados en las partes más oscuras de la mente del ser humano. Y a fin de homenajear esta suerte de sub-género, que tiene cuerda para rato, Mistaken Visions nos trae The Piano; una aventura ambientada en las calles de París tras la Segunda Guerra Mundial.

En busca de la verdad

¿Alguna vez os ha pasado qué no os sintáis valorados/as? ¿Qué nadie se sienta orgulloso de vuestros logros? ¿Acaso no existen casos en los que algunos padres tengan preferencia por uno de sus hijos y eso perjudique de forma indirecta al resto? Así es como nace dentro de nuestro ser un sentimiento de mediocridad, de sentirnos inferiores respecto al resto. De creer que somos incapaces de alcanzar metas que otros sí han conseguido.

The Piano

Esta impresión nos lleva a convertirnos en personas retraídas; escondernos del mundo y no enfrentarnos a la vida; de ser objeto de comentarios por parte de terceras personas. Y para rizar más el rizo, que esas personas sean capaces de culparnos por cosas que no hemos hecho. Eso es lo que le ocurre a John, protagonista de The Piano. Aunque en esta ocasión hablamos de un caso tan extremo como el de ser culpado por la muerte de sus hermanos. Sangre de nuestra sangre y exitosos pianistas que han recibido alabanzas por parte de todos y que han muerto en extrañas circunstancias.

Como jugadores, tendremos que descubrir la verdad tras lo sucedido e intentar limpiar el nombre de John. Si bien, la fragmentada mente de nuestro protagonista hará que el viaje no sea un camino de rosas; sumando a la postre toda clase de peligros.

Un viaje hacia la locura…

La cordura es una característica inherente a nuestro ser cuando actuamos de forma racional, lógica, con buen juicio, sensatamente. Tratamos de ser coherentes en nuestras acciones y en la toma de decisiones. Asimismo, estar cuerdos implica poseer cierto equilibrio psíquico. ¿Pero qué pasa cuando perdemos esa cordura? Que la locura ocupa su lugar. Esa capacidad que tenemos los humanos para ver cosas donde no las haya; para encerrarnos en nuestros pensamientos y convencernos de que estamos sumidos en una oscuridad de la que no podemos escapar. O lo que es lo mismo, el signo de que hemos dejado de ser quienes éramos y que ya no hay vuelta atrás.

The Piano

Juegos como Eternal Darkness y Amnesia: The Dark Descent se han amparado en el uso de esta característica para jugar con el miedo y no como un mero ornamento en aras de la espectacularidad. Y este The Piano bebe mucho de ambos títulos; ya que como era de esperar, no estaremos solos por las laberínticas calles de París. Durante nuestro periplo, no serán pocas las amenazas con las que tendremos que lidiar. Amenazas; que no necesariamente criaturas salidas del averno; porque el estado precario de John puede hacer que imaginemos cosas que no son. ¿Y cómo podemos aplacar estos momentos de debilidad? Haciendo acopio de remedios varios para recuperar la cordura o bien depender de nuestras dotes en el arte de la infiltración. Mas esta última mecánica es poco provechosa; ya que no son pocas situaciones las que podemos resolver a base de correr como alma que lleva al diablo para desbloquear el siguiente evento.

… y un viaje al interior de nuestros recuerdos

The Piano

Sin embargo, The Piano es también un viaje interior de los recuerdos de John. La obra de Mistaken Visions se basa sobre todo en eso; en recordar hechos pasados; la verdad tras los asesinatos que tuvieron lugar en extrañas circunstancias. Y lo hace con recortes de periódicos esparcidos por doquier, mementos que tienen un peso enorme en el pasado del protagonista; y escenarios dentro de escenarios que tienen su razón ser. Incluso la resolución de puzles tienen un propósito; también el de hacernos sacar lápiz y papel como en los viejos tiempos. Nada está puesto al azar en este descenso a los infiernos.

París vestida de negro

París, la ciudad romántica por excelencia. La ciudad de las luces. Una ciudad donde todo es romanticismo, arte, cultura y grandes monumentos En The Piano, no se trata de un itinerario tan agradable y apto para el turismo (salvo que te gusten las emociones fuertes), especialmente si nos amparamos en la época en la que está ambientada. No obstante, el juego consigue obsequiarnos con algunas estampas, que aunque decadentes, son bellas a su manera. Y si a todo eso sumamos un estilo noir propio de las películas de la época, la ciudad acaba convirtiéndose en la verdadera protagonista.

The Piano

Por desgracia, a la hora de darle a los acordes musicales, The Piano no es un derroche de originalidad; tomando muchas referencias de otras obras del medio. Unas referencias que alcanzan su punto álgido cuando la tensión cobra un mayor protagonismo y la música pasa a ser tan opresiva y agobiante como la propia ambientación.

Regreso al pasado

Hay un dicho popular que dice que todo tiempo pasado fue mejor. Y aunque la nostalgia es un arma muy peligrosa que nos hace recordar épocas que tal vez no fueron tan maravillosas como en nuestra memoria, sí que es cierto que el género de terror tuvo su mejor momento a mediados de la década de los 90 y comienzos del 2000. Fue una época en la que la valentía, el riesgo y la originalidad se daban de la mano constantemente. The Piano es una oda a los logros de aquel entonces; una mirada conservadora que no hace muchos méritos a fin de ofrecer una historia que se sustenta por temas tratados hasta el hartazgo. Aun así, vale la pena adentrarse en la obra de Mistaken Visions para ver su visión de terror y locura.

Este análisis ha sido realizado en PC gracias a un código proporcionado por 1C Company.

Lo bueno

  • La ambientación, decadente, pero hermosa a su manera
  • El precario estado mental en el que se encuentra John y cómo afecta en el desarrollo jugable
  • Puzles e inventario que evocan tiempos pasados...

Lo malo

  • Pese a no ser un alarde técnico, la optimización deja bastante que desear
  • Muchas situaciones de tensión se pueden resolver a base de correr como posesos
  • Aunque ese alarde de nostalgia priva al juego de ofrecer un acercamiento más valiente
7
Alsergim

Escrito por: Alsergim

Técnico superior en Desarrollo de Aplicaciones Web. Amante del cine y los videojuegos, especialmente en lo que a títulos de rol y terror se refiere. A veces me da por escribir cosas. También me puedes leer en Twitter desde @npofficialsite

LegiondeJugadores

Comunidad de jugadores/as. Únete a nosotros para estar al tanto de las últimas novedades y encontrar una nueva visión de los videojuegos.

Nuestro Twitter