We Were Here Too

By on on Análisis, 2 More
close [x]

Analisis – We Were Here Too

Antes de comenzar a analizar y hablar sobre We Were Here Too, y de las diferentes características del juego, es obligatorio mencionar que se trata de un título que requiere de bastante coordinación y comunicación por micrófono, ya que se trata de un título multijugador. En este sentido, su mayor virtud es su mayor debilidad, ya que el hecho de forzarnos a jugarlo con otro usuario puede echar a mucha gente para atrás si no tiene con quien hacerlo.

¿Señor o paisano?

La aventura se presenta mostrándonos a nuestros viajeros. Estos se encuentran perdidos en una ventisca, y para resguardarse de ella se introducen en un castillo donde llamado Castle Rock. Es de mencionar que su vídeo introductorio es gráficamente muy pobre y da una sensación de empezar en un juego de hace dos generaciones, por suerte esto mejora una vez estamos manejando a nuestro personaje.

Nada más comenzar debemos elegir entre dos roles, señor o paisano. Esta decisión es importante porque cada jugador verá cosas distintas a las de su compañero y gracias a esto podrán superar las distintas salas.

La gracia del juego reside precisamente en esto, en que un jugador pueda ver cosas completamente distintas a su compañero, y tengan que describir lo que ven a su alrededor. Todo será una posible pista para poder escapar. En ningún momento tendremos una pista proporcionada por el mismo juego ni nada por el estilo, simplemente nuestra intuición y comunicación con nuestro compañero.

We Were Here Too

Dime algo ¿Qué estás viendo?

Empiezan los acertijos y la forma de comunicarse son unas emisoras. Para hacer más interesante el juego no está permitido hablar a los dos jugadores a la vez, sabremos si el otro jugador está hablando con nosotros por una luz que se enciende en la emisora cada vez que lo haga. El paisano será el personaje que más tendrá que interactuar con su alrededor. La labor predominante del señor es informar y ayudar a solucionar los acertijos y, sin una buena cooperación y sincronización será prácticamente imposible avanzar.

 La primera sala en la que nos encontramos es una toma de contacto hacia lo que nos encontraremos más adelante, en esta ocasión no nos resultará difícil solucionar el problema planteado. No debemos confiarnos ya que, una vez vayamos avanzando, el castillo no nos lo pondrá fácil, y cada sala planteará un acertijo más difícil que el anterior.

La dificultad aumenta gradualmente y se nota, muchas veces no sabremos qué hacer exactamente hasta que no exploremos bien toda la sala.

No os diremos exactamente la zona donde empieza a correr el tiempo ni la forma de avanzar en cada sala, porque no queremos destriparos nada, vosotros mismo os daréis cuenta una vez avancéis en el juego.

Como comentábamos anteriormente al principio, el juego parece sencillo pero, cuando avancemos tendremos esa sensación de no saber qué hacer. En el juego todo cuenta:

cualquier figura, la forma en la que están diseñadas las armas, escudos, las imágenes y así con un amplio abanico de diferentes situaciones.

Cuando el tiempo corre, la tensión va aumentando como nuestra inmersión en el juego, consiguiendo en algunas situaciones gritar y agobiarnos por no saber qué hacer. Gracias a esto, la satisfacción tras completar el acertijo aumenta, y las ganas de avanzar a la siguiente sala también.

We Were Here Too

El desenlace – Ya te veo

Es en el tramo final del juego, donde se ve realmente lo bien elaborados que están los puzzles. Su dificultad es alta en las últimas salas, el tiempo corre y si no tenemos suficiente habilidad y comunicación con nuestro compañero moriremos, y por si fuese poco, si nuestras muertes son muchas, los acertijos cambiarán y no sabremos cómo solucionar el problema.

La conclusión y lo más divertido que ofrece el juego son sus diferentes situaciones en las que, los jugadores acabarán a gritos como si uno viese lo del otro. Una sensación de agobio con su compañero. Si no se da conseguido el objetivo, no se consigue solucionar el acertijo. Una sensación de frustración convertida en alegría al conseguir tu objetivo final y reencontrarte con un compañero tras haber muerto unas cuantas veces.

El juego es muy rejugable. Sus acertijos cambian una vez empezamos una nueva partida,  también nos da la opción de jugarlo con gente a través de su online, aunque la gracia reside en disfrutarlo con un amigo.

The Good

  • Los acertijos son ingeniosos
  • Una experiencia que te mete de lleno en el papel
  • Divertido y original

The Bad

  • Tener que jugar dos jugadores obligatoriamente
8

Written by: Kronk

Amante de los videojuegos desde tiempos inmemoriables.

LegiondeJugadores

Comunidad de jugadores/as. Únete a nosotros para estar al tanto de las últimas novedades y encontrar una nueva visión de los videojuegos.

Nuestro Twitter