Uncharted: Una década buscando la grandeza

Parece mentira lo rápido que pasa el tiempo, pero ya han pasado diez años desde que una de las desarrolladoras de videojuegos más importantes de la industria viviera un cambio tan drástico que hicieran tambalearse no solo los cimientos de dicha compañía, sino que marcó el rumbo a seguir de muchos títulos hasta la actualidad. Lo que ninguno de estos trabajadores se imaginaban es que la creación de dicha entrega acabaría derivando en no solo a un nuevo icono de las plataformas Playstation, sino en un fenómeno que marcaría dos generaciones: por supuesto estamos hablando de Uncharted, ese legendario videojuego de acción y aventuras protagonizado por el carismático caza tesoros Nathan Drake al que sin duda alguna será difícil de olvidar.

Sí, hoy hace diez años que, en Europa, cogimos el mando por primera vez en nuestra Playstation 3 para embarcarnos en la primera de sus muchas aventuras y locuras, en búsqueda de tesoros y civilizaciones perdidas, mientras luchábamos contra situaciones aparentemente imposibles, mientras intentábamos encontrar El Dorado en aquel título que, si bien no gozaba de la calidad y perfección de sus secuelas actuales, fue un notable punto de inicio que acabaría marcando solo el comienzo de algo mucho mayor. Al fin y al cabo, como dice el famoso anillo de Sir Francis, “La grandeza nace de pequeños comienzos”, y nunca mejor dicho.

Es por ello que, para celebrar el décimo aniversario de nuestros queridos personajes como Nate, Elena, Sully, Chloe y Nadine, vamos a echar la vista atrás y rememorar los mejores momentos vividos con cada uno de ellos a lo largo de esta década de expediciones desenfrenadas.

La ruta hacia el dorado: toda aventura tiene un principio

Puede que mirando la vista atrás, El Tesoro de Drake no sea la expedición más redonda con la que hayamos acompañado a Nate en el pasado, pero eso no quiere decir que no tuviera unos de los momentos más memorables de la franquicia: además de servir como una gran introducción a los que serían el trío protagonista de toda la saga (Nathan, Sully y Elena), en A Drake’s Fortune visitábamos una densa y hermosa selva donde, si bien los tiroteos y la jungla se nos hacían excesivos y poco variados, no quitaba que tuviese situaciones para el recuerdo:

Para empezar, difícil olvidar nuestro primer gran hallazgo y sorpresa, dándonos cuenta de que lo que nos aguardaba en esta saga era mucho más grande de lo que se nos antojaba por allá en 2007:

Uncharted

“Te comportas como si nunca hubieses visto un submarino en mitad de la jungla” – Nathan Drake, Uncharted: El Tesoro de Drake.

Además de eso, no nos podemos olvidar tampoco de la introducción del que fue uno de los villanos secundarios más simpáticos con los que nos hayamos topado, Eddy Raja, que a más de uno nos sacó una sonrisa hasta su último suspiro. Una auténtica pena teniendo en cuenta lo mucho que los fans lo recuerdan con cariño, lo que tiene mucho mérito si contamos que es un personaje al que no volvemos a ver más.

Uncharted

“Drake, por si no salimos de ésta… quiero que sepas que… te odio hasta la médula” “Yo también te quiero mucho. Ahora pasemos a la acción” – Últimos momentos entre Eddy Raja y Nathan Drake, Uncharted: El Tesoro de Drake.

A eso hay que sumar uno de los primeros niveles desenfrenados de la franquicia, como es la persecución en camioneta mientras disparamos a todo lo que se mueve con la ametralladora, una de las fases más divertidas del juego.

Uncharted

Otro de los elementos más destacados del primer juego fue uno de los niveles en los que íbamos en moto acuática mientras intercambiábamos balazos con enemigos a la vez que corríamos hacia nuestro destino. No solo resulta nostálgico echar la vista atrás teniendo en cuenta que es uno de los momentos a los que recuerda la introducción de Uncharted 4: El Desenlace del Ladrón con la persecución en el mar, sino que a los más veteranos les resultará familiar gracias a las carreras que habremos vivido en Villa Precursor en Jak and Daxter: El Legado de los Precursores. A pesar de los progresos, es difícil olvidar de donde viene Naughty Dog.

Uncharted

Y es aquí donde nos encontramos con dos de las mayores sorpresas del juego: por una parte las famosas criaturas malditas que nos recuerdan a otro espécimen obsesionado con su precioso “tesssoooro” y que por momentos nos hacen olvidar que estamos en un juego de aventuras y nos hace vivir momentos de auténtica tensión y miedo.

Uncharted

Por la otra queda, por supuesto, el épico final con el que nos deleitó: cómo olvidar la genial persecución en la que Drake queda suspendido en el aire mientras un helicóptero se lo lleva volando junto a la estatua de El Dorado… Sin duda alguna esta franquicia apuntaba a algo grande desde el principio, pero como veremos más abajo, esto no era más que el comienzo de la grandeza.

Uncharted

La búsqueda del tesoro de Marco Polo: la aventura que marcó a una generación

Hablar de El Reino de los Ladrones no solo supone hablar del salto gigantesco que dio Naughty Dog a nivel gráfico y narrativo entre la primera y segunda entrega: supone hablar de cómo su nueva IP se convertía por derecho propio en un blockbuster jugable definitivo que definiría durante las dos siguientes generaciones el concepto de videojuego de acción y aventura. Los cientos de premios que recibió el título a mejor juego del año junto a los millones de copias que siguen vendiendo hasta el día de hoy corroboran el éxito y la cálida bienvenida que recibió la continuación de las aventuras de Drake.

Y es que es difícil no recordarlo como uno de los títulos más intensos y frenéticos que se haya jugado en una Playstation 3, desde ese impactante prólogo donde nos encontramos malheridos, suspendidos en el aire con solo nuestra mano impidiéndonos caer al vacío mientras nos sujetamos a un tren descarrilado al borde de un precipicio en medio del Himalaya, hasta la huida a todo correr de la ciudad perdida de Shambala mientras todo se desmorona bajo nuestros pies.

Uncharted 2

El videojuego en sí es una continua montaña rusa de tiroteos, escabullidas y persecuciones dignas de las películas de Indiana Jones, y es por eso por lo que resulta difícil escoger los mejores momentos quitando el épico prólogo y el nivel final.

El primer recuerdo que se nos viene a la mente es sin duda la huida del helicóptero, el cual nos persigue por los tejados de una ciudad en plena guerra, terminando en un edificio en pleno derrumbamiento. Un momento épico como pocos.

Uncharted 2

Otro momento estelar sería la persecución del tanque en plena aldea, que a más de uno nos puso las cosas difíciles en su momento.

Uncharted 2

Pero sin duda alguna el momento estelar del videojuego fue el asalto al tren, ese momento tan espectacular que aún casi diez años después no podemos borrar de nuestra memoria: decenas de enemigos disparando, un helicóptero haciendo estallar y volar vagones de tren sobre nuestras cabezas cual cáscara de nuez, desembocando en el épico descarrile que a día de hoy sigue caracterizando al juego y posiblemente siendo el top de toda la franquicia.

Uncharted 2

¿Suben a bordo? No os olvidéis el billete.

La traición de Drake: coronando la cima

Hablar de la última aventura de Nate para Playstation 3 supone recordar posiblemente el mejor videojuego lineal de acción y aventura de la consola de Sony. De hecho, lo único que impidió a este título llegar a la altura de su entrega anterior fue haber salido justo después de El Reino de los Ladrones, del cual veníamos no solo sorprendidos, sino impactados. Con la tercera entrega, Naughty Dog consiguió rizar el rizo y llevar la franquicia a lo más alto en lo que por aquel entonces pensábamos que sería su último videojuego, y aunque los fans siguen teniendo a su hermano mayor en el pedestal, lo cierto es que Uncharted 3: La Traición de Drake es el videojuego de la saga que mejores y más grandes momentos alberga, convirtiéndose en el Uncharted definitivo:

Para empezar, difícil olvidar el prólogo cinematográfico en el que nos enzarzábamos en una pelea cuerpo a cuerpo contra todo un bar inglés de las calles de Londres.

Uncharted 3

Y cómo no nombrar la sorpresa de uno de los momentos más importantes y que sin duda profundizaron más en el personaje de Drake y en su argumento. Exacto, nos referimos a aquel legendario flashback donde encarnábamos a un joven Nathan en los barrios bajos de Cartagena mientras peleaba desde bien pequeño por conseguir el legado de su familia: los guiños a videojuegos anteriores, los nuevos misterios, conocer por primera vez a Sully y ver el progreso de la relación entre ambos personajes, el comienzo de todo, sin duda uno de nuestros momentos favoritos.

Uncharted 3

“No elegimos cómo empezamos esta vida: la verdadera grandeza es elegir qué hacer con lo que nos ha tocado” – Sully a Nate, Uncharted 3: La Traición de Drake.

Otra escena para el recuerdo fue el que vino a continuación: la infiltración en las estaciones abandonadas de Londres y en la guarida de la sociedad secreta fue también parte de los primeros compases, pero fue uno de los momentos más variados con sigilo, puzzles, plataformas y por supuesto tiroteos a diestro y siniestro, todo con unas escenas argumentales que nos sumergían cada vez más en la historia.

Uncharted 3

Tampoco pueden faltar dos de los momentos más impresionantes y tensos como el chateâu francés y la tumba secreta del museo, que además de desafiarnos con diferentes rompecabezas, nos puso contra las cuerdas mientras teníamos que huir de una casa en llamas mientras los enemigos nos acorralaban y todo se venía abajo, sin duda unos de los niveles épicos que definieron el género aquel año.

Uncharted 3

Eso sin mencionar el genial nivel recreado en el cementerio de barcos, donde las mareas nos jugaban más de alguna pasada y donde vivíamos el hundimiento del Poseidón en carne propia, corriendo por salir a tiempo antes de morir ahogados o atrapados bajo el agua mientras ésta luchaba por atraparnos con su húmedo abrazo en el fondo del océano. La angustia y la tensión a cada minuto del final de la fase es casi irrepetible.

Uncharted 3

Y por supuesto, cómo olvidar la infiltración en el aeropuerto, donde nos colábamos en pleno avión en despegue que desembocaría en la escena estrella del juego: el famoso estrellamiento del avión en pleno vuelo y los niveles del desierto. No hay palabras para describir todo el espectáculo visual o adrenalina que sentimos desde el momento en que saltamos a la rueda trasera mientras veíamos a nuestro personaje empequeñecerse en la distancia, disparar y correr mientras peleábamos por mantenernos abordo y luchar con todas nuestras fuerzas por mantenernos agarrado a lo que fuera a la vez que la nave se hacía pedazos, para finalmente recorrer las interminables y bellas arenas del tiempo. Sin duda de los niveles más impactantes de la saga y el momento estrella del título.

Uncharted 3

Y si hablamos del desierto, no podemos olvidarnos de los épicos niveles donde no solo nos enfrentábamos a cientos de enemigos en ruinas perdidas en pleno Sahara, sino que montamos a caballo mientras perseguimos a los convoys y saltamos de vehículo en vehículo entre los silbidos de disparos y explosiones. Ni el propio Indiana Jones nos hizo sentir tan vivos.

Uncharted 3

Y para terminar, cómo no, el épico final donde por supuesto, debemos huir de la ciudad perdida en pleno derrumbamiento, no sin quitarnos de encima mientras tanto al ejército de mercenarios y acabar con los líderes de la organización, para finalmente acabar reunidos con Elena y Sully cogidos de la mano mientras nos subimos al avión en busca de nuevas vidas y aventuras.

Un épico final para un épico título… ¿o puede que no?

Uncharted 3

Uncharted 4: un final inesperado

Pues parece que no, Uncharted 3: La Traición de Drake no era la última palabra de Naughty Dog dentro de la franquicia de cazatesoros más importante de Playstation, sorprendiéndonos con lo que sería el epílogo y punto final a las aventuras de Nathan Drake con Uncharted 4: El desenlace del Ladrón.

Esta fue una entrega que sorprendió no solo por su logrado apartado técnico, sino por ser el título más variado, completo e innovador de la franquicia. La única pega que se le podía poner a este juego era que al haber momentos más pausados (se nota su inspiración en su videojuego anterior, The Last of Us), las escenas más frenéticas quedaban algo diluidas entre niveles de exploración y puzzles, además de repetir algunas situaciones que ya habíamos visto en la saga.

Sin embargo eso no quita que tuviese también grandes momentos que recordar:

Para empezar, muchísimos jugadores veteranos nos llevamos una gran sorpresa con el easter egg que Naughty Dog nos puso en la consola cuando nuestro héroe se ponía a jugar con Elena a una Playstation que contenía el primer videojuego que lanzó a Naughty Dog a la fama dentro de la industria videojueguil: exacto, Crash Bandicoot: no solamente nos podía la nostalgia de todos aquellos sonidos, melodías y experiencia jugable que sentíamos al volver a controlar al marsupial después de más de veinte años, sino las referencias y graciosos comentarios de ambos protagonistas mientras se pasaban los niveles: riéndose del diseño del personaje, quejándose de los tiempos de carga, hablando de la falta de realismo… Ver el contraste entre el primer y último juego de los perros traviesos era sin duda oro puro.

Uncharted 4

“¿Has visto alguna vez un Bandicoot?” “No, pero seguro que no llevan pantalones” – Nate y Elena jugando a Crash Bandicoot, Uncharted 4: El Desenlace del Ladrón.

Cabe mencionar además que dicho huevo de pascua sirvió como pequeña pista a lo que se nos anunciaría un mes después con el remake de Crash Bandicoot N.Sane Trilogy, donde además Vicarious Visions también homenajeó el crossover en varias escenas (al parecer Crash tiene una foto de su ídolo Nathan Drake en su casa y su hermana Coco le gusta ver en streaming las partidas de Nate y Elena).

Uncharted 4 en Crash Bandicoot N.Sane Trilogy

Otro de los niveles estelares fue la subasta en la que Nate y el resto de la tropa se cuelan, no solo por la variedad jugable que ofrecía (infiltración con sigilo y plataformas, pequeños puzzles, escenas narrativas interesantes, tiroteos, combates cuerpo a cuerpo…) sino por mostrar escenas de escándalo a la vez que el ritmo iba subiendo con cada vez más aceleración, hasta rematar en una escena de disparos y escaramuzas mientras cientos de balas silbaban junto a nuestros oídos en nuestra huída hacia el coche de Sully para salir por patas de aquel lugar.

Uncharted 4

¿Estos chicos alguna vez podrán salir de un bar o fiesta andando?

Por supuesto no podemos olvidarnos de Madagascar, no solo por ser uno de los escenarios más espectaculares de la franquicia, sino por ser uno de los niveles más grandes con mayor libertad de acción que se vieran en toda la saga, rompiendo el esquema o estigma que algunos le habían puesto a la serie por considerarlo “demasiado pasillero”, marcándose un diseño que podría pasar por mini mundo abierto: en él se nos permitía recorrer a gusto en el jeep un inmenso mapa donde nos podíamos parar en cualquier momento a hacer lo que quisiéramos, ya fuera pararnos en cada sitio que viéramos interesante como ruinas para descifrar acertijos, encontrar tesoros secretos, utilizar el gancho del coche para encontrar rutas secretas, encontrar puestos de mercenarios enemigos a los que podíamos atacar directamente o coger por sorpresa, o sencillamente avanzar directamente para acabar el nivel cuanto antes. La experiencia era total y absolutamente a elección del jugador, y cambiaba dependiendo de éste.

Uncharted 4

Lo mismo se puede decir de otra de las localizaciones siguientes, donde cambiábamos el jeep por una lancha y podíamos recorrer varias islas enormes a placer para explorar cada rincón, bucear, resolver diversos puzzles, encontrar misterios y coleccionables que revelaban el pasado de la figura histórica del pirata Avery… Sencillamente una de las experiencias más gratificantes que añadían un toque de rejugabilidad y amplitud a la franquicia.

Uncharted 4

Pero sin duda el nivel que se llevó el gato al agua fue aquel que presenciamos por primera vez en el E3 de 2015: no solamente por la excelencia técnica y la diversidad de situaciones que nos ponía (un paseo cotidiano por el mercado, rompecabezas interesantes y desafiantes, tiroteos, conducción, combates), sino por llevar la adrenalina y el espectáculo de Hollywood a un escalón más arriba: una brutal persecución por el mercado mientras destrozamos todo lo que se nos pone en el camino para escapar de los mercenarios, el imposible tiroteo colgados de una cuerda mientras nos arrastramos por el barro en plena carrera de coches, los saltos de unos vehículos a otros mientras seguimos buscando a Sam, el accidente de coche, la persecución del tanque a modo de referencia a una de las escenas clásicas al Reino de los Ladrones… Sin duda uno de los momentos más top de la saga que subía el listón tanto a nivel técnico para los poseedores de una Playstation 4 como a nivel de experiencia interactiva. Un nivel orgásmico en cualquier sentido.

Uncharted 4

Uncharted: El Legado Perdido – De Nathan Drake a Chloe Frazer

Lo que en un principio iba a ser una mera expansión del videojuego anterior acabó convirtiéndose en el primer spin off de la franquicia realizado por Naughty Dog: Uncharted: El Legado Perdido.

Aunque la historia de Nathan estaba cerrada, los fans habían echado en falta a uno de los personajes secundarios más queridos desde su segunda entrega, y Chloe Frazer demostró tener la suficiente carisma y personalidad como para que no echáramos de menos al heredero de Sir Francis. Su aventura junto a Nadine Ross, una antigua villana secundaria de El Desenlace del Ladrón, demostró que no se necesitaba a Drake ni su historia de grandeza para continuar la saga, y aunque era relativamente continuista (hay que recalcar que en principio iba a ser una expansión de Uncharted 4: El Desenlace del Ladrón al estilo de The Last of Us Left Behind), también sorprendió a los fans por su intensidad, variedad y pequeñas innovaciones, entrando directamente en el top de los más queridos de la franquicia, algo que tiene mérito.

De hecho el videojuego arranca con una intro espectacular donde nos infiltramos en una zona de guerra en donde pequeños minijuegos de cerraduras, sigilo y plataformas se dan de la mano mientras avanzamos hasta nuestro objetivo, todo para acabar en una huida a todo correr por los tejados mientras buscamos la salida en un intento por salvar el pellejo.

Se puede decir que Chloe entraba en escena por la puerta grande.

Uncharted El Legado Perdido

“Relájate, vivirás más” – Chloe a Nadine, Uncharted: El Legado Perdido.

Otro de los niveles más importantes y el más conocido de la aventura es el enorme terreno que rodea el reino de Halebidu, en la India. Dicha zona supera en tamaño a los dos mini mundos abiertos ya vistos en Uncharted 4, con la diferencia en que en éste sí que se nos da total libertad para hacer todas las actividades tanto principales como secundarias en el momento que queramos: recorrer el terreno en jeep, sacar fotos con el móvil, encontrar tumbas y zonas secretas, recoger coleccionables, abrir cofres y cajas de provisiones, encontrar campamentos de mercenarios a los que vencer usando sigilo o ataques directos, descifrar acertijos y resolver puzles, o sencillamente ir a las actividades principales para avanzar y descubrir el impresionante reino perdido de la India. Solo de imaginar a Naughty Dog realizar un videojuego de mundo abierto mientras disfrutamos de esta maravilla de fase se nos pone la piel de gallina.

Uncharted El Legado Perdido

Para terminar, no podíamos olvidarnos del final de El Legado Perdido, que es sin duda no solo uno de los mejores y más frenéticos de la saga, sino todo un homenaje a la franquicia en sí, demostrando la maestría que el perro travieso ha adquirido a lo largo de estos diez años: tras acabar con un helicóptero en pleno vuelo, pasamos a una frenética persecución en coche hasta alcanzar un tren, el cual debemos recorrer al tiempo que cientos de enemigos tanto dentro como fuera de él nos atacan con toda su artillería pesada en un intento de pararnos los pies. Mientras, nosotras intentamos hacerles frente con todo lo que se nos ponga al alcance: armas, saltar a otro vehículo y coger una ametralladora, hacer locas acrobacias para cambiar de vagón… para al final enfrentarnos al jefe final mientras todo el tren se despeña y se viene abajo con nosotros dentro…

Un nivel que desprende cariño recogiendo todo lo aprendido en todos los videojuegos anteriores y demostrando por qué Naughty Dog es la experta en desarrollar videojuegos del género de acción y aventura, dándole un broche de oro a la saga y despidiéndola como se merece tras diez años de expediciones y hallazgos.

Un más que digno final para la saga que en el camino por llegar a ser alguien, nos hizo ser leyenda, quedando para el recuerdo como uno de los mejores juegos de los últimos tiempos.

Escrito por: Draco

Graduada de Comunicación Audiovisual y estudiante de Máster de Guión y creatividad Audiovisual. Criada con los cuentos de Disney y entrenada con la llave espada y la daga del tiempo, soy amante del cine y de los videojuegos desde nacimiento. Si quereis leer más artículos, podeis visitarme en http://theanimatedgamerinside.blogspot.com.es/

LegiondeJugadores

Comunidad de jugadores/as. Únete a nosotros para estar al tanto de las últimas novedades y encontrar una nueva visión de los videojuegos.

Nuestro Twitter