Origen e historia de los videojuegos de terror – Parte 1

juegosterror

Casas encantadas, criaturas de ultratumba, sonidos chirriantes,… son algunos de los elementos intrínsecos del terror, un género que en el mundo de los videojuegos ha sido la mar de irregular, atravesando momentos inolvidables y otros no tan agraciados. Sin embargo, lo que no todo el mundo sabe, es que el terror los ha acompañado desde prácticamente sus inicios. Para más señas, Haunted House (La casa encantada) para Magnavox Odyssey allá por el año 1972. ¿Y por qué nos aventuramos a decir que se trata del nacimiento del género? Porque la consola que nos ocupa no deja de ser el primer sistema de entretenimiento doméstico que permitía jugar a juegos desde el salón del hogar, pero eso es harina de otro costal.

Sea como fuere, Haunted House es una experiencia poco convencional, incluso para los estándares de hoy en día, salvo contadas excepciones. Porque lejos de apostar por las experiencias en solitario, Haunted House hace énfasis en el cooperativo, ya que uno de los jugadores debía tomar el rol de detective mientras que el otro tenía que hacer lo propio con el fantasma, siendo este último con el que teníamos que esconder nuestra presencia a ojos del detective en uno de los muchos elementos que poblaban la casa.

Todo ello a través de una capa de plástico adherida a un televisor de la época y dos luces parpadeantes que representaban los dos roles antes mencionados. Puede que dicho así, no suene muy aterrador, pero para la época en cuestión, fue todo un pelotazo.

Otro de los videojuegos de terror más antiguos no hacía acopio de hordas de zombis o casas encantadas. Porque 3D Monster Maze, para Sinclair ZX81, título lanzado allá por el año 1981, tenía en su haber un tipo diferente de monstruo, concretamente un Tyrannosaurus rex con unas ganas ávidas de acabar con nuestra mera existencia. La supervivencia era el tema principal del juego de marras, ya que enfrentarse a una criatura de semejante envergadura no era una opción válida, de modo que no teníamos otra opción que huir antes de que nos matara. He aquí un ejemplo claro de lo que debía ser un Survival Horror, mucho antes de que cierto juego de zombis acuñase dicho nombre.

Uno de los primeros títulos concebidos con el horror en mente fue Haunted House para Atari 2600 (bastante distinto al que mencionamos líneas atrás) y en el que debíamos obtener, a través de los ojos del protagonista, las tres piezas de una urna mágica, y llevarla de vuelta a la entrada principal de la mansión antes de perder las nueve vidas que tenemos en nuestro haber. Porque la casa está plagada de peligros en forma de criaturas (si nos tocan, perdemos una vida en el acto), y para más inri, las piezas están dispersas de manera aleatoria, además del hecho de que todo está a oscuras.

Por supuesto, el terror que nos ocupa se quedaría en nada si no fuese por la presencia de sonidos, bastante aterradores para la época; así como el hecho de estar prácticamente indefensos, ya que por entonces, no se hacía hincapié en el combate. Todo a nuestro alrededor era especialmente hostil, apenas disponíamos de recursos, más limitados de la mayoría de juegos que presumen de ello, y solo nos restaba seguir hacia adelante, aun cuando las probabilidades de que sobreviviésemos no jugaban a nuestro favor.

hauntedhouse

Sweet Home, por su parte, también está considerado como uno de los precursores del género, a pesar de ser un juego de rol. Sin embargo, tiene en su haber un intenso enfoque en lo que a supervivencia se refiere. Tanto es así que sirvió como inspiración para la saga Resident Evil, siendo desarrollado también por la veterana Capcom, ya que utilizaba elementos como la mansión y los tan intricados puzles. Cierto es que los personajes de esta iteración no son policías o héroes de guerra al uso, siendo tan normales como cualquiera de nosotros, pero eso no quita que las semejanzas estuviesen ahí.

El caso es que estos personajes deciden hacer un recorrido por la mansión en pos de hacer un documental, aunque no tardan en darse cuenta de que ésta está embrujada, de modo que no les queda más remedio que encontrar una salida antes de que todos mueran, porque la muerte permanente de los personajes era uno de los grandes atractivos de Sweet Home. Como leéis, si un personaje muere en batalla, este no podía ser revivido, al contrario que otros tantos RPG.

sweethome

Unos años después, concretamente en 1992, llegó el terror lovecraftiano bajo el nombre de Alone in the Dark, en el que bien podíamos asumir el rol de un investigador privado o bien el de una joven que no es lo que parece ser, ambos con la tarea de investigar una mansión embrujada, y con distintas motivaciones, (aunque el fin no dejaba de ser el mismo), a medida que resolvíamos rompecabezas o eludíamos a los enemigos que poblaban la zona, pudiendo también deshacernos de estos mediante nuestra astucia.

Sí, pese a esta elección en lo que a personajes se refiere, el desarrollo del juego era prácticamente idéntico para ambos, ya que a fin de resolver el misterio que se cernía en la mansión, y ya sea de paso escapar, debíamos enfrentarnos al mal que residía en ella. ¿Y por qué hemos hecho mención al término lovecraftiano? Porque originariamente, este juego estaba previsto para ser la primera parte de la serie Call of Cthulhu, una deidad ficticia ideada por el autor Howard Phillips Lovecraft, pero fue tan exitoso que dio pie a una franquicia propia.

aloneinthedark

En 1994, hubo otro proyecto interesante que surgió de la mano de Looking Glass Studios, con Warren Spector y Doug Church, tomando las riendas de este. System Shock fue el culpable de revolucionar un puñado de géneros, como es el caso de los FPS y RPG y aunándolos de forma natural, tanto que aún a día de hoy, son muchos los juegos que siguieron la estela de este, como es el caso de Deux Ex, que sigue vivo entre nosotros, habiendo recibido recientemente una nueva entrega (aunque System Shock está volviendo a sonar muy fuerte con el desarrollo de un remake y el de una tercera entrega).

Sea como fuere, si por algo hemos mencionado este título, fue porque hacía gala de una atmósfera sumamente opresiva capaz de ponernos los pelos de punta. Éste, y otros tantos títulos como Clock Tower (un producto a medio camino entre la acción y la aventura gráfica, cuyo mayor atractivo era la incapacidad de defendernos ante cualquier ser) o Doctor Hauzer (juego en el que podíamos alternar entre primera y tercera persona), fueron otros de los detonantes que desencadenaron el nacimiento del género acuñado como Survival Horror.

clocktower

Y así fue como ocurrió. Así fue como Resident Evil nació.

Alsergim

Written by: Alsergim

Técnico superior en Desarrollo de Aplicaciones Web. Amante del cine y los videojuegos, especialmente en lo que a títulos de rol y terror se refiere. A veces me da por escribir cosas. También me puedes leer en Twitter desde @npofficialsite

LegiondeJugadores

Comunidad de jugadores/as. Únete a nosotros para estar al tanto de las últimas novedades y encontrar una nueva visión de los videojuegos.

Nuestro Twitter