E3 2018: Assassin’s Creed Odyssey, el fan se rinde ante Esparta

Es extraño escribir estas palabras. Primero porque un servidor no ha tocado ni un solo Assassin’s Creed desde la llegada del tercero. Título que no llegué a terminar por su lento avance. Segundo, porque la idea de volver a ver una entrega anual de la saga me parecía la peor de las apuestas por las que podría optar Ubisoft. Quizás sea por eso que me veo escribiendo estas palabras ahora mismo, porque Assassin’s Creed Odyssey ha hecho sonar las trompetas del ansiado regreso.

La redención de un fan

Es arriesgado, quizás incluso fuera de lugar, dedicar unas líneas así al título de Ubisoft tras afirmar que no solo no he pasado por el reciente Assasin’s Creed Origins, sino que tampoco he jugado a las anteriores entregas. Pero debo reconocer, como si el hacerlo públicamente calmase esa necesidad de redención con la franquicia de asesinos, que Odyssey ha sido un golpe inesperado.

No un golpe bajo. Sino esa palmada en la cara que te despierta y te recuerda que toca trabajar. Y lo cierto es que hay mucho trabajo por delante porque el cinco de octubre hay que tener los deberes hechos y bien presentados. No son pocos los seguidores que se han sumado a esta vuelta a las raíces. Y no es para menos. Si Origins ya fue toda una declaración de intenciones, Odyssey es la firma final.

Esparta nos llama, pero Kassandra es lo importante

Una importante parte de la comunidad llevaba tiempo pidiendo un título basado en la historia japonesa —algo que podría haber funcionado muy bien, situándonos quizás en el ataque de Saigō Takamori en la Restauración Meiji—, sin embargo, y como ya conocíamos, el verdadero escenario se plantea en la Antigua Grecia.

400 años antes que su predecesor, podremos vivir la historia de los espartanos. Una que se ha llevado a cabo con gracia, incluyendo lo que parece ser la Batalla de las Termopilas. Además, la posibilidad de hacernos a la mar y visitar las islas griegas es un punto demasiado tentador. Si la saga ha destacado siempre por el poder de su ambientación, esta nueva entrega apunta a niveles por encima de lo ya conocido.

Con todo no puedo negar que la inclusión de Kassandra y Alexios me parece la mejor apuesta de la obra. Una que nos evitará disgustos como los de Battlefield V o The Last of Us Part II por parte de algunos indeseables y que además dota al título de nuevas posibilidades. El hecho de convertir a Kassandra —nieta de Leónidas— en una espartana de pleno derecho empodera al personaje femenino y le dota de esa importancia que llevamos tantos años pidiendo. Comparten la misma historia, sí, pero es un paso importante.

No he podido evitar sentir la nostalgia, el momento en que Pokémon Cristal incorporó al avatar femenino. Pero Kassandra no es un avatar. Es un personaje de pleno derecho, con sus inquietudes y su personalidad propia. No puedo hacer más que aplaudir a Ubisoft tras este anuncio.

Narrativa y romances, la representación necesaria

Si bien este E3 2018 comenzaba sin ofrecer ese nuevo Dragon Age que tanto necesitaba, Ubisoft me ha dado un poquito de él en su Assassin’s Creed Odyssey. Porque el juego contará con romances. No solo heterosexuales, sino también entre personas del mismo género. Al más puro estilo Bioware. Si bien se conoce que Grecia fue la meca de las relaciones homosexuales, el medio que representamos no siempre hace uso de ese “rigor histórico” que tanto ha sonado últimamente.

Pero ahí lo tenemos. Es importante ver como sus desarrolladores no han olvidado a Safo de Mitilene —por no hacer referencia a los tanto iconos gays masculinos de la época— y han incluido esas relaciones en su obra. Solo tenemos que echar un vistazo a los primeros minutos del gameplay para notar la naturalidad con la que se lleva a cabo. La forma en la que Kassandra se relaciona con Kyra no tiene nada que envidiar a los títulos de Bioware. Y no hemos visto más que un simple fragmento.

La consolidación de un estilo

Assasin’s Creed Origins ya fue considerado como el renacimiento de la saga. Y es precisamente por esto que me sorprende sobremanera el desarrollo de Odyssey. Pero lo cierto es que esos tres años de trabajo se notan en cada pequeño detalle. Y es que no solo contaremos con un sistema RPG. Parece que el juego irá más allá.

En los pequeños fragmentos de juego que hemos podido ver queda claro que tenemos un portento narrativo. Nuestras decisiones influirán en la historia, por lo que no tendremos un único camino. El sistema de combate, ágil y dinámico, se verá acompañado por diferentes árboles de habilidades. Y no pueden faltar los cambios de equipos. Que serán decisivos en los combates y las confrontaciones contra los mercenarios que nos perseguirán a lo largo de la aventura.

Al empezar estas líneas decía que era extraño el hacerlo. Pero ahora creo que no es así. Assasin’s Creed Odyssey, sobre el papel, parece un juego magnífico. Seguramente uno de los mayores anuncios que se han producido en este E3 2018. Su sistema de combate, su ambientación, el peso de la narrativa o la inclusión de elementos RPG. No queda mucho para su llegada en octubre. E, insisto, hay trabajo de por medio. Pero no veo la hora de ponerme en la piel de Kassandra.

Escrito por: Oscar Martínez

Escribo más que duermo. Jefe de redacción de Legión de Jugadores y orgulloso miembro de este gran equipo. Trabajo día y noche por hacer de esta la mejor comunidad posible, crítica pero sincera y siempre con la actualidad como objetivo. Puedes encontrarme por Twitter bajo el nombre de @Hekiren_

LegiondeJugadores

Comunidad de jugadores/as. Únete a nosotros para estar al tanto de las últimas novedades y encontrar una nueva visión de los videojuegos.

Nuestro Twitter