Days Gone: moteros, freakers y un retraso que puede sentarle muy bien

A veces la vida te hace vivir unas casualidades un tanto curiosas. Me encontraba yo este pasado fin de semana en la cola para probar Days Gone durante la Madrid Games Week, cuando me enteré de que su lanzamiento se retrasaba de nuevo. Una noticia que en ese momento me pillaba bastante por sorpresa, lo que había visto del juego hasta el momento tenía buena pinta: buenos gráficos, una jugabilidad ya conocida pero pulida y una historia que pintaba interesante. Sin embargo, parece que Sony y Bend Studio están teniendo algunos problemas con él. Algo de lo que te das cuenta al jugar la demo que tenían preparada para la feria. 

Days Gone

Moteros y zombies, la nueva combinación de Bend Studios

La verdad es que ya de por sí, la distribución de Days Gone en la Madrid Games Week era un tanto extraña. Las consolas con la demo se encontraban en una zona cerrada y algo escondida de la zona de PlayStation. Además, debías pedir hora a primera hora del día para poder jugarla, convirtiéndolo en el único juego de la feria en el que esto era necesario. Algo que llamaba bastante la atención, teniendo en cuenta que es un juego que sale de aquí a pocos meses y que necesita que mucha gente hable de él, ya que su promoción hasta ahora ha sido algo pobre. Parece que Sony no quería que tanta gente lo probara ni hablara tanto de él como del resto de juegos presentes a su alrededor.

Una vez dentro, nos encontrábamos con unas quince demostraciones jugables, pudiendo probar en ellas dos niveles distintos. En la primera, teníamos que encontrar una pieza para reparar nuestra moto usando el sigilo para esquivar zombies -llamados freakers en el juego-. Se trataba de una primera toma de contacto bastante sencilla, pero que nos introducía en el crafteo presente en este mundo post-apocalíptico, una característica igual a las que hemos visto en decenas de juegos del estilo, pero que siempre funcionaba bien. Pudiendo crear accesorios de armas, curaciones, explosivos,…

Days Gone

Muchas posibilidades, poca innovación

Para encontrar nuestro objetivo, debíamos atravesar unas gasolineras y pequeños edificios rodeados por freakers. Aquí teníamos dos opciones: ir a saco a por ellos disparándoles o pasar desapercibido. Un servidor escogió la segunda opción, los ruidos de balas y la pelea podría haber llamado la atención de más enemigos de alrededor, lo que hubiera creado una situación difícil para nuestro protagonista. Por lo tanto, era la opción recomendable para esta misión, además se veía que la misma estaba preparada para ello.

Sin embargo, al final nos veíamos obligados a luchar, y los ataques cuerpo a cuerpo supusieron una buena solución al problema. Los impactos en los freakers eran bastante realistas y gore, llenando el escenario y a nuestro protagonista de sangre. Para finalizar, nos encontrábamos metidos en una situación en la que el compañero del protagonista estaba siendo atacado por un grupo de humanos que parecían salidos de una secta. Para poder salvarlo, debíamos resolver este enfrentamiento a base de disparos.

Days Gone

Por el contrario, la otra misión de la demo consistía en usar unas armas y equipamiento más avanzado para matar a una horda muy elevada en número de freakers. Aquí la cosa se ponía más interesante. Debíamos establecer una estrategia y usar el escenario a nuestro favor para salir con vida del ataque de la horda. Teníamos muchas posibilidades para conseguirlo: usar explosivos, atraerlos hacia una trampa o abrir fuego directamente hacia ellos. Todo dependía de nuestra creatividad.

Un retraso que puede venirle muy bien

Lo peor sin duda de lo que pude probar de Days Gone fue su rendimiento. Si bien es cierto que sus gráficos son todo lo que se espera de un juego de esta generación, el juego -por lo menos en mi consola- tuvo muchos tirones, algunos bastante gordos, sobre todo en la segunda misión. Se trata de un juego en desarrollo y la horda tenía una cantidad bastante grande de freakers, por lo que es normal que sufra estos problemas ahora. El estudio tiene aún unos meses para arreglarlo, por lo que no es algo de lo que preocuparse en estos momentos, pero la verdad es que hubo momentos en los que iba realmente mal.

Days Gone

Tras probar lo nuevo de Bend Studio, me quedé con una sensación un tanto extraña. Days Gone es una mezcla de muchos juegos de su género, coge características que ya hemos visto en multitud de mundos abiertos y las plantea una forma adecuada. Lo mejor de la demo fue la cantidad de posibilidades que te ofrece para resolver las diferentes situaciones en las que te encuentras, nutriendo muy bien un juego que necesita mucha personalidad para poder ser algo sobresaliente. La ambientación e historia pueden ser un punto fuerte en Days Gone, pero jugablemente no es nada innovador. Habrá que ver el resultado final, pero la sensación ahora mismo es de que puede salir algo muy bueno o algo olvidable dentro de esta generación.

Rubén López

Written by: Rubén López

Videojuegos, cómics, cine y música. Es todo lo que necesito en este mundo. Redactor a tiempo parcial y amante de las buenas historias.

LegiondeJugadores

Comunidad de jugadores/as. Únete a nosotros para estar al tanto de las últimas novedades y encontrar una nueva visión de los videojuegos.

Nuestro Twitter