Numina, renovando los votos del RPG clásico

Pese a que el RPG es uno de los géneros más longevos de la historia del videojuego, lleva muchos años mostrando claros signos de agotamiento. El videojuego avanza a pasos agigantados y, pese a las políticas conservadoras que lo mantienen, es importante innovar y seguir avanzando.

Dragon Quest XI se ha convertido en el abanderado de lo clásico y consigue mantener su esencia sin necesidad de modificar sus mecánicas. Sin embargo, otros como la saga Final Fantasy se han visto en la necesidad de innovar e ir más allá de lo establecido. Octopath Traveler es otro gran ejemplo de ello, de como el medio evoluciona y cambia. Uno que, además, se acerca al ejemplo objetivo de este texto, Numina.

Innovando sobre lo clásico

Hay fe en el cambio. Pero también hay fe en en el territorio independiente. Porque es un factor clave para superar el conservacionismo que se arrastra con las convicciones del medio y su comunidad. Así Starlit Studio presenta un título que se mueve entre los factores más arraigados del RPG pero busca recovecos donde introducir novedades y diversificar las ideas generales del género.

Numina es un trabajo realizado por un pequeño estudio independiente. Sus herramientas van poco más allá del clásico RPG Maker pero, incluso así, el resultado es notable. Su autor denota una especial atención por los detalles y no duda en exprimir al máximo las posibilidades del editor para introducir efectos audiovisuales y movimientos especiales que sirven de juego narrativo para acompañar la trama que nos presenta la obra.

Las limitaciones son una barrera, por supuesto, y a veces estas ideas pueden caer en saco roto. Pero en líneas generales Numina va mucho más allá de los movimientos robóticos y los escenarios clónicos que presentan muchos de los títulos que se mueven en este género para explorar opciones y crear un mundo mucho más rico.

Rompiendo la cuarta pared

Sin embargo, su añadido más importante reside en su núcleo narrativo. Y es que Numina nos hace a nosotros—a los jugadores— partícipes de su mundo. Es un punto que no puedo evitar relacionar con ese primer contacto con Fire Emblem: The Blazing Sword, cuando Lynn se refiere por primera vez al avatar.

Así, Numina no solo nos ofrece el control de su protagonista, Shawn, sino que nos ofrece voz dentro del propio juego. En forma de “espíritu guardián”, el jugador tiene la capacidad de comunicarse con el citado personaje, bien sea para darle consejos, guiarlo en el camino o simplemente opinar sobre las escenas. Una apuesta atrevida pero que da mucho juego a la obra, sumando a la inmersión del jugador y permitiendo que seamos nosotros mismos quien perfilemos los sucesos que dan forma a su historia.

No es el único punto en el que se toma la libertad de innovar. Su sistema de combate, por ejemplo, mantiene el estilo clásico por turnos pero añade diferentes comandos de acción con limitaciones temporales que marcan la efectividad de cada ataque. Cada personaje tiene un estilo propio y, por lo tanto, un comando diferente, por lo que la sensación de diversidad hace del combate un punto mucho más amplio — tomando, además, connotaciones de otros como Octopath Traveler.

Una apuesta de futuro

Numina trata su mundo con cariño. Es un título que vive cada escena, cada interpretación. Incluso bajo las barreras técnicas que lo limitan el juego demuestra una innata capacidad por la innovación y la sorpresa. No deja de ser una pequeña obra desarrollada en RPG Maker, pero una que lucha por superarse en cada compás. Una gran apuesta para la innovación dentro del rol independiente.

Aún queda mucho por ver y este texto no es más que una pequeña introducción a sus virtudes y defectos.  Sus luces y sombras. Pero incluso así, la obra demuestra tener un gran potencial y apunta a maneras dentro de su género. La forma en la que vive cada detalle o los tempos en los que se mueve su narrativa dicen mucho de ella y la destacan sobre otros títulos independientes del mismo calibre. Algo que le ha llevado a superar la barrera de Steam Greenlight; aunque aún no cuenta con una fecha de lanzamiento definitiva. Incluso así, es indudable que con el apoyo de la comunidad puede tener un gran futuro por delante.

Numina se encuentra actualmente en desarrollo pero podéis probar su demo —una que no resulta precisamente breve— a través de su página en Itch.io. Así mismo, su autor acepta donaciones para hacer crecer su proyecto. Una pequeña pero gran forma de creer en el futuro del juego y el medio.

Written by: Oscar Martínez

Escribo más que duermo. Jefe de redacción de Legión de Jugadores y orgulloso miembro de este gran equipo. Trabajo día y noche por hacer de esta la mejor comunidad posible, crítica pero sincera y siempre con la actualidad como objetivo. Puedes encontrarme por Twitter bajo el nombre de @Hekiren_

LegiondeJugadores

Comunidad de jugadores/as. Únete a nosotros para estar al tanto de las últimas novedades y encontrar una nueva visión de los videojuegos.

Nuestro Twitter