Pokémon Let’s GO, Mew y otras oportunidades perdidas

El regreso a Kanto es una idea lógica. El lanzamiento de Pokémon Let’s Go Pikachu! y Let’s Go Eevee! es ya, quizás, el más celebrado de la franquicia, incluso teniendo en cuenta que los juegos llegaban con una importante polémica a causa de la falta de la esperada novena generación.

Sin embargo, el hecho de repetir la jugada que convirtió a Pokémon GO en soberano de su escena ha funcionado de nuevo. Pokémon Let’s GO no es solo una celebración de la franquicia. También parte del hecho de descubrir; de abrirse a nuevas generaciones. Es un regreso. Pero también es un reinicio. Una oportunidad para quien vuelve pero también para quien se inicia. Sin embargo, siento que hay pequeños detalles que empañan una de las mejores propuestas que han salido de la mente de Game Freak.

La ambición frente al fan

Es un detalle pequeño. Incluso nimio. Pero el hecho de que Mew sea un Pokémon totalmente exclusivo de un aparato externo atenta contra todos los ideales que siempre ha perseguido la “Gran N”. Hay mucho espacio en el medio para considerar a los DLC o las microtransacciones como seres del inframundo —siempre que se introduzcan con respeto hacia los jugadores, por supuesto— pero Pokémon Let’s GO supera esa barrera y la lleva más allá.

Y es que Mew, la criatura número 151 de la Pokédex nacional, solo puede obtenerse a través de la Pokeball Plus. Una pieza externa totalmente opcional que ofrece una experiencia diferente, quizás más inmersiva, a aquellos que quieran hacerse con ella. En vista personal, algo totalmente innecesario, pero no por ello fuera de lugar. Juega mucho con el espíritu nintendero, con la necesidad de llevar el videojuego más allá de lo que representa el entorno digital.

Pero el hecho de que sea la única manera de hacerse con el citado Legendario es un ataque a la propia idea. Es un mensaje agresivo; una estrategia de marketing poco cuidada. Casi parece una falta de confianza en el fan y su apuesta por los títulos. Se entiende que hayan movimientos arriesgados dentro de un medio tan conservador como es el videojuego, pero en este caso atenta contra todo lo que representa la saga. Contra el mítico «Hazte con todos».

Es una oportunidad perdida. Porque Mew fue el origen de todo. La pequeña criatura y el error que cargaba con ella fueron los detonantes del gran éxito de Pokémon en Japón. Había espacio para aprovechar el tirón; para hacer del rumor una realidad. Con apenas un pequeño esfuerzo podrían haber incluido una forma de no dejar escapar el S.S Anne, de llegar hasta el camión y enfrentarnos a una de las leyendas más sonadas de la historia del medio. La Pokeball Plus podría haberse vendido sin problemas incluyendo cualquier otro tipo de contenido in-game. Pero toda la magia se resume en conectar un hardware a la consola y descargar los datos de Mew en el juego.

De oportunidades perdidas

Mew no es el único ejemplo de oportunidad perdida. Hablamos de un remake, de la posibilidad de rehacer. Y si se rehacen sistema de captura, parte de su argumento y otros tantos elementos, ¿porque no hacer lo mismo con sus detalles?

Quizás sea ir más allá, pero en ello reside parte de la esencia de un remake. En rehacer y mejorar. Y estando ante un título que se lanzó para promocionar su anime, parece que vuelve a pecar en la falta de detalles. Y esta vez no lo hace por falta de espacio. Quiero decir, Red y Blue se rediseñaron para parecerse a Ash y Gary, Jessie y James aparecen en el juego y el poder llevar a Pikachu como compañero siempre se ha considerado como uno de los detalles más notables de la franquicia.

Pero Let’s GO es, en esencia, conservador. Hay cambios, por supuesto, pero son mínimos. Y es un punto doloroso, porque el juego pide a gritos una mejor puesta en escena, algo más que Kanto una vez más. El Team Rocket, por ejemplo, aparece acompañado de Meowth esta vez, pero sus creadores no han tenido el detalle ni de darle voz siquiera. Hablamos de un título sin doblaje, que solo necesita de texto plano para comunicarse, pero se conforman con un simple «meow».

No necesita de cambios cuantiosos. Pero, por ejemplo, podrían haberse incluido un grupo de Clefairy en el Monte Moon, en referencia a la escena de su anime. Algo que, además ahora se propicia con el hecho de que los encuentros aleatorios hayan sido sustituidos por los modelos en 3D de las criaturas. Podría no ser Pokémon Amarillo una segunda vez.

Un nuevo horizonte

No quiero acabar con una nota tan amarga. Porque incluso con esta premisa, con un «Pokémon Amarillo una segunda vez», el juego tiene un gran encanto. Es innegable y, de nuevo, el regreso a Kanto era uno que todos sus fans hemos estado pidiendo durante años. Pero siento que Game Freak se ha relajado a sabiendas de que cumpliría las expectativas. Y Pokémon Let’s GO cuenta con muchos y muy bonitos detalles.

La interacción con nuestro compañero, por ejemplo, se ha mejorado hasta el punto de que él mismo nos reclama y nos hace saber cómo se siente tras un encuentro o un combate. El simple hecho de celebrar la victoria tras una batalla de gimnasio dice mucho de cómo ha evolucionado esa coherencia. Pero no puedo evitar sentir que es un producto falto de cariño. Una apelación a la nostalgia que hace las veces de puente entre la anterior y la nueva generación.

Con todo, Let’s GO no deja de ser algo experimental —razón por la que quizás se ha optado por una puesta en escena más “defensiva”—, una forma, además, de conectar con el público de GO y todo lo que representa. Pero también una puerta a un nuevo horizonte. A la idea de que los siguientes puedan pulir esa capa que le quita brillo a esta edición. Tendremos que confiar en Game Freak y los futuros Pokémon Let’s GO Umbreon! y Let’s GO Espeon! para confirmarlo.

Written by: Oscar Martínez

Escribo más que duermo. Jefe de redacción de Legión de Jugadores y orgulloso miembro de este gran equipo. Trabajo día y noche por hacer de esta la mejor comunidad posible, crítica pero sincera y siempre con la actualidad como objetivo. Puedes encontrarme por Twitter bajo el nombre de @Hekiren_

LegiondeJugadores

Comunidad de jugadores/as. Únete a nosotros para estar al tanto de las últimas novedades y encontrar una nueva visión de los videojuegos.

Nuestro Twitter