Ace Combat 7 confirma modo Deathmatch y Battle Royale (si, de cazas)

Ace Combat 7, el simulador de cazas over the top con un plus de drama nipón, anuncia dos nuevos modos para su multijugador; porque si el sobrecargado modo historia en un juego de aviación militar arcade no era suficiente ahora se confirma que Ace Combat 7 está volando todo lo alto posible.

Trailer nº 5 sobre las novedades de Ace Combat 7

Ace Combat 7: Skies Unknown, multijugador

Por lo visto en el trailer del modo Deathmatch (en equipos) no hay mucha  novedad en comparación al común colectivo, batallas en equipo en el aire. Se han podido ver opciones de personalización visual y, desde Bandai, se promete profundidad en la personalización técnica de los distintos aeroplanos disponibles.

El interés, entonces, recae en el modo Battle Royale, que parece ser la moda a mantener en este 2019 también. Hasta 8 jugadores -al igual que en el team deathmatch, aunque en un battle royale se puede quedar corto de personal- participarán en batallas campales entre cazas por el aire, lo que a bote pronto suenta como la mejor idea del mundo, a falta de una puesta en práctica y comprobar la dedicación de la comunidad multijugador.

Aún siendo común el battle royale hoy día Ace Combat 7 busca el giro de tuerca con un marcador para el rey de la colina. Los jugadores que estén a la cabeza en las partidas multijugador serán marcados con el icono de una estrella. Meritocracia por una parte, recompensa estética de un reconocimento, y castigo por otra, ya que los jugadores que eliminen al marcado recibirán un plus de puntos, creando unas situaciones emergentes en las partidas que, otra vez, pintan realmente interesantes.

Ace Combat 7: Skies Unknown sale el 18 de enero en Playstation 4, Xbox One y Steam, recordamos también que tendrá soporte para VR.

Written by: Rodrigo Losada

''Griffith did nothing wrong'' @rottvan

LegiondeJugadores

Comunidad de jugadores/as. Únete a nosotros para estar al tanto de las últimas novedades y encontrar una nueva visión de los videojuegos.

Nuestro Twitter