Hace poco, me pasé el Detroit Become Human, una aventura gráfica desarrollada por Quantic Dream, empresa que nos ha traído otros grandes títulos de este estilo como por ejemplo Beyond: Two Souls.

ATENCIÓN, EL ARTÍCULO CONTIENE SPOILERS DE DETROIT BECOME HUMAN

Pues bien, tras haber terminado este juego y haberlo rejugado unas cuantas veces (ya que el juego es corto y cuenta con múltiples desarrollos y desenlaces dependiendo de tus elecciones, invita muchísimo a la rejugabilidad), es un título que, como posiblemente les haya ocurrido a diversos jugadores, no me ha dejado indiferente.

Detroit Become Human
La ciudad de Detroit en DBH

Ambientado en Detroit, 2036, el título nos muestra una distopía en la que la empresa CyberLife ha creado unos androides tan perfectos que a simple vista parecerían humanos, si no fuera por un LED circular que llevan implantado en la frente. Estos androides han creado una gran controversia en todo el país, puesto que, a pesar de haber sido diseñados para obedecer órdenes, muchas personas se quejan de que las máquinas les han quitado el trabajo.

Y esto es algo que tampoco se aleja mucho del día de hoy, pues ya existen máquinas robotizadas que han sustituido un gran plantel de trabajadores humanos en fábricas debido a su mayor eficiencia.

Una gran injusticia

Además, nos encontramos ante otro problema: la justicia no es igual para un humano que para un androide. Esto quiere decir que los humanos son libres de tratar a su androide como si fuera un trasto más, mientras que si un androide levantase la mano a su dueño posiblemente sería destruido.

Tras varios sucesos injustos, tenemos que los tres protagonistas: Kara, Markus y Connor, terminan convirtiéndose en divergentes, es decir, que son capaces de rebelarse contra las órdenes que les dan. Si bien la parte de Connor es a elección del jugador, los otros dos se volverán divergentes sí o sí, y pasarán por muchas dificultades mientras son buscados por las autoridades.

Detroit Become Human
Podemos elegir entre ser agresivos o pacíficos

Con Markus, no obstante, podemos optar por una rebelión hostil o una revolución pacífica, cambiando así cómo nos ve la opinión pública. Si somos violentos, la gente nos tendrá miedo. Y el miedo lleva a la ira, la ira lleva al odio, el odio lleva al sufrimiento, y el sufrimiento lleva al Lado Oscuro.

La piel de gallina

Hubo un momento que realmente me puso la piel de gallina, y es que a la hora de pasar la frontera de Canadá con Kara y Alice, si no queremos sacrificar a nadie, Kara rogará por favor que solo quieren ser libres, a lo que el recepcionista, si hemos sido violentos con Markus, lo podrá ver en las noticias en directo y nos delatará, lo que les costará la vida a las dos chicas. Si por el contrario hemos sido pacíficos, el recepcionista también podrá verlo en las noticias, y en ese caso nos dejará pasar, viendo que el verdadero malo de esta historia son los humanos.

Frontera de Canadá

Durante el juego, podemos conocer a un cruel bastardo que se divierte engañando a los divergentes y experimentando con ellos, a lo que tampoco hay ninguna ley que lo prohíba. Crueles experimentos sin castigo alguno. Cuando vi a dichos androides, lo único que pude sentir es pena por ellos, y haberles deseado una mejor vida, pues ellos no merecían eso. Tal y como dicen: “Nos ha transformado en monstruos… ¿pero quién es el verdadero monstruo?”

¿Puede un androide sentir?

Uno de los temas recurrentes del juego, sobretodo en la historia de Connor, es si un androide puede llegar a tener sentimientos igual que una persona. Esto se nos muestra cuando nos dan a elegir entre dos opciones que nos ponen en un compromiso, pues siempre se trata de elegir entre lo moralmente correcto o cumplir con tu misión. Si escogemos las primeras opciones, mejorará la estabilidad de su software, lo que nos dará pie a poder terminar siendo divergentes. Si por el contrario elegimos siempre priorizar nuestra misión, finalmente seguiremos siendo aquello para lo que nos crearon: una máquina sin sentimientos cuyo único objetivo es cumplir su misión.

Detroit Become Human
Cuadrado, cumplir nuestra misión. Círculo, fracasar pero salvar a nuestro compañero

Pues bien, respecto a este tema de los sentimientos, ¿no somos los humanos iguales en cierto modo? Por lo que he podido ver, ellos sienten al igual que nosotros. Son básicamente humanos dentro de un cuerpo mejorado, y hasta he podido comprenderlos mejor que a muchas personas.

Me sentí muy disgustado sobre cómo los humanos estaban actuando, es decir, es puro racismo, como el que vivimos hoy en día, con tantos inmigrantes sufriendo odio y críticas por “venir a robarnos el trabajo”, y el racismo, se mire por donde se mire, está mal. Además, es un racismo hacia una raza que los propios humanos han creado. Primero los crean y ahora se quejan porque son más eficientes. Pues bien, como bien dice Carl Manfred en el propio juego (con otras palabras): ¿Esos idiotas se creen que pueden parar el progreso? A ver si maduran.

¿Son tan diferentes de nosotros?

¿Puede un androide sentir amor u otras emociones humanas? Bueno, como pudimos ver en Yo, Robot (2004):

—”Los seres humanos tienen sueños, los perros también, pero tú no. Solo eres una máquina, una imitación de la vida. ¿Puedes componer una sinfonía? ¿Puedes convertir un lienzo en una hermosa obra de arte?”
—”¿Puede usted?”

Detroit Become Human

Absolutamente, yo creo que los androides tienen sus propias emociones y sus propios pensamientos. Simplemente hay que ver cuánto se preocupa Connor por Hank, su compañero humano. O Kara por Alice… incluso lloraba por ella. Sus lágrimas, aunque producto de un programa dentro de ella, no son menos reales que las de un humano.

Simplemente piensa en nosotros como si fuéramos una máquina también: lloramos, pero no es más que el resultado de una reacción química dentro de nosotros realmente. Podríamos tener acero en lugar de carne, pero nuestros sentimientos seguirían siendo reales, todos esos que nos hacen reír o llorar. Incluso he podido ver a lo largo de la historia a androides que se preocupaban más y entendían mejor a los humanos que ellos mismos.

En definitiva, no importa qué clase de cuerpo, carne o plástico, sea el que procese esas emociones, pues los sentimientos vienen de algo más profundo.

Detroit Become Human
¿Son de verdad solo máquinas?

¿Y vosotros qué pensáis?

Para terminar, me gustaría invitaros a reflexionar sobre este asunto, si creéis que es un futuro factible y si los androides son una nueva forma de vida inteligente con la que deberemos compartir el planeta.

Me gustaría agradecer a mi amiga Bella por ayudarme con esta reflexión, pues es un tema con mucho trasfondo y me ha sido de gran ayuda para poder poner en orden las ideas.

Jose García Sanjuán

Written by: Jose García Sanjuán

Estudiante de Ingeniería Electrónica y amante de los videojuegos, sobretodo de los RPG o aventuras gráficas.

LegiondeJugadores

Comunidad de jugadores/as. Únete a nosotros para estar al tanto de las últimas novedades y encontrar una nueva visión de los videojuegos.

Nuestro Twitter