Hablando de (XIII)… Nuestros juegos favoritos de Nintendo 3DS

Nintendo 3DS cumple hoy la friolera de 8 años desde su lanzamiento. El 26 de febrero de 2011 Nintendo lanzaba al mundo por primera vez su nuevo modelo de consola portátil tras su anuncio un año antes durante el E3 2010. Un modelo que prometía mejorar por completo a su antecesora, la DS, con la opción además de poder visualizar gráficos en tres dimensiones sin la necesidad de gafas. Toda una declaración de intenciones por parte de la compañía nipona, que quería seguir cosechando el éxito que todas sus consolas portátiles le habían dado hasta ahora.

Un hardware que sigue recibiendo una gran cantidad de juegos hoy en día incluso con Switch en el mercado, contando con un catálogo que pocas veces hemos visto en la industria. Por ello, desde Legión de Jugadores hemos querido celebrar su nuevo aniversario reuniendo a parte de nuestro equipo de redacción para hablaros esta vez sobre nuestros juegos favoritos de Nintendo 3DS.

Kid Icarus Uprising, una obra inimitable

No voy a ir de digno, conocía Kid Icarus de pasada y no era mi objetivo primordial en mis indagaciones históricas del pasado de Nintendo, así que Uprising me cameló con su diseño entre shooter on-rails -género infravalorado de los que más- y el movimiento en tercera persona. A día de hoy lo recuerdo -o sea, no recordar, que lo tengo en la estantería y por ahora el alzheimer no es una preocupación que mi joven yo quiera tener- como uno de los mejores juegos de la consola, generación y diseño.

Y con mejor no me refiero a mejor propiamente dicho. Si no que es tan propio y tan simbiotizado con su plataforma que me parece uno de los baluartes de Nintendo 3DS. Su control incómodo y la necesidad de un soporte, el comúnmente irregular online de Nintendo, los dientes de sierra que alegran la cartera de tu oculista. Con todo ello Kid Icarus se convierte en una obra inimitable en lo bueno y en lo malo. Un juego donde un villano puede transformarse en tempura tras haber vivido una epiquisima batalla contra un barco volador con motivos grecorromanos cibernéticos.

Kid Icarus no pudo haber existido sin Nintendo 3DS, así como muchos otros. Me parece una elección digna y necesaria para recordar una consola que aún en su último estertor sigue teniendo un catálogo para una vida y dejó a Sakurai ser feliz y alejarse de los hambrientos fans de Smash, que siempre ayuda.

-Rodrigo Losada

Pokemon Rubí Omega/Zafiro Alfa, un título atemporal

Nintendo 3DS cumple 8 años. A lo largo de esta casi década acompañándonos, la gran N nos ha regalado con su última portátil uno de los mejores catálogos de la historia de los videojuegos. Ahí es nada. Con todos sus buques insignias presentes (Super Mario, The Legend of Zelda, Pokémon, Animal Crossing…), la compañía nipona ha confeccionado una selección de títulos de ensueño que abarca incluso, mediante consola virtual o  lanzamientos físicos, obras de Game Boy, Nintendo 64 o Wii. Así, mi elegido para representar la magnificencia de esta consola no es otro que Pokémon Rubí Omega/Zafiro Alfa.

Esta entrega es, por todo lo que representa, el mejor lanzamiento de la saga Pokémon (para un servidor). El listón estaba alto, Rubí/Zafiro (y Esmeralda) eran los estandartes, junto a títulos como Golden Sun o The Minish Cap, del catálogo de ensueño que presentaba la Game Boy Advance. Además, el anterior remake de la franquicia resultó ser un éxito total, los conocidos Oro HeartGold y Plata SoulSilver. Todo ello, sumado a que la 3ª generación era una de las más queridas, ponía el hype por las nubes en una época donde apenas se usaba este anglicismo.

La historia contaba con algunos añadidos que enriquecían aún más la experiencia, el gameplay se adaptaba perfectamente a los tiempos actuales (adiós control tosco), la banda sonora y el aspecto visual estaba extremadamente pulido y, además, podías capturar decenas y decenas de legendarios solo dedicando unas pocas horas diarias al título. Y, por supuesto, revisitar Hoenn tal y cómo se nos presenta en Rubí Omega/Zafiro Alfa es una de las mejores experiencias de la portátil de Nintendo. Sin duda, uno de los títulos más atemporales del exquisito catálogo de Nintendo 3DS.

-Abelardo González

Fire Emblem Awakening, un mundo de ensueño

Parece mentira que Nintendo 3DS cumpla 8 años. Ha sido una consola que me ha dado muchísimas horas de juego. Me ha permitido vivir numerosas aventuras, sobre todo en el género RPG. Desde Kingdom Hearts Dream Drop Distance a los Bravely, e incluso menos conocidos como Heroes Of Ruin. Todos han sido grandes historias y descubrimientos, pero el mejor para mi ha sido sin duda Fire Emblem Awakening.

En primero de carrera un amigo me instó a probar la saga asegurando que me encantaría. Procedí a descargar la demostración jugable y con tan solo la intro y el primer capítulo el juego ya me gustó. Creo que tardé un día en ir a comprarlo.

Las horas que le eché a Fire Emblem Awakening son incontables. La historia me maravilló, los personajes me encantaron, las relaciones entre ellos y los descendientes están realmente bien conseguidos, las clases y las batallas me engancharon y lo mejor fue que me permitió introducirme en una gran saga de la que siempre había escuchado hablar pero nunca me había animado a probar.

Luego vinieron los Fates y Shadow of Valentia entre muchos otros, pero ninguno me ha hecho vivir ni sentir lo mismo que hicieron Daraen, Chrom y los Custodios de Ylisse. Ahora es el turno de Three Houses en Nintendo Switch y espero de corazón vivir una aventura del mismo nivel.

-César Boquera

The Legend of Zelda: A Link Between Worlds, vuelta a los orígenes

No voy a mentir. Nintendo 3DS llegó a mis manos de rebote. Había jugado a algún título de DS con el que había disfrutado pero no tenía motivos para la siguiente generación hasta la llegada de los remakes de Zelda. Mis primeros contactos con la saga fueron Ocarina of Time y Majora’s Mask, así que me lancé de cabeza a por ellos con una 2DS. Sin embargo el tiempo hizo que me acabase fijando en otro Zelda que vi de segunda mano y me lancé.

A Link between worlds es una secuela de A Link to the past, uno de los títulos que dio mayor fama a la franquicia. Muchos achacan ciertos elementos demasiado “nostálgicos” pero en mi caso era la primera toma de contacto con un Zelda en dos dimensiones y me ofreció mucho.

A nivel de historia y planteamiento no ofrece nada nuevo, la saga se cimenta en los mismos tópicos tras décadas. Sin embargo, el nuevo acercamiento al diseño de nivel y los puzzles me dejó totalmente fascinado. Al ser una versión portátil el juego no tenía las dimensiones que otras entregas pero desde luego ofrecía un buen desafío. Mazmorras variadas que juegan con la altura y el uso que le damos a los objetos, un mundo libre para explorar y avanzar en el orden en el que queramos y las mecánicas que nos permiten convertirnos en un dibujo en la pared y cambiar el planteamiento.

A Link between worlds era volver a los orígenes con un nuevo lavado de cara. Un paso poco arriesgado y conocido pero que acercó a muchos la forma de afrontar la aventura tradicional en la saga. Su aspecto gráfico sería criticado pero no era descuidado y ayudaba a crear en conjunto una de las mejores aventuras que he podido disfrutar.

-Jaume Jueves

Pokémon X/Y, la segunda juventud de la saga

Para mi el juego más influyente de 3DS ha sido Pokémon X/Y. No sólo supuso el desembarco de la popular franquicia en la portátil de Nintendo, sino que supo darle a Pokémon el empujón, la evolución que necesitaba para adaptarse a los tiempos que corrían por aquél entonces.

Su renovado aspecto gráfico, desechando para siempre el movimiento en cuadrícula, y los modelados 3D de los pokémon que dejaban atrás casi dos décadas de sprites fueron sin lugar a dudas una mejora necesaria para una saga que empezaba a oler a rancio. También supo mejorar su jugabilidad sin traicionar por ello las raíces de la saga con las megaevoluciones, un concepto totalmente novedoso que reseteaba todo el metagame hasta entonces. Y dichas megaevoluciones bebían de la principal atracción de X e Y; el fanservice. Siempre agradecemos una nueva generación de pokémon, mejoras gráficas y demás, pero si éstas se hacen pensando en el fan no podemos evitar que nos roben el corazón. Así aparecieron las megaevoluciones de los pokémon más usados y deseados de nuestra infancia: Blastoise, Pidgeot, Venusaur, Lucario, Absol… Por no hablar de Charizard y Mewtwo, dos bestias pardas grabadas a fuego en nuestra memoria que contaban con hasta 2 megaevoluciones cada una para adaptarse a nuestro estilo de juego y despìstar al rival.

No son unas ediciones perfectas. A decir verdad pecaba de llegar corto de contenido, ser demasiado fácil y no ofrecer un postgame a la altura (personalmente he perdido la cuenta de los años que llevamos esperando que cumplan en este aspecto). Pero rediseñaba desde 0 todo el apartado gráfico de la saga a la vez que le metía una nueva e interesante variable a los combates, dotando a Pokémon de una esfera competitiva totalmente nueva y brindándole una segunda juventud.

-Daniel Funes

The Legend of Zelda: Majora’s Mask 3D, una experiencia maravillosa

Me hice con una Nintendo 3DS casi prácticamente cuando salió. ¿El motivo? Mi antigua Nintendo DS Lite había muerto y ya que renovaba, pues por qué no ir un paso más allá. Es una portátil que me ha brindado la posibilidad no solo de jugar a juegos nuevos sino también a todos aquellos que no podía jugar más con mi antigua consola.

He jugado a varios juegos de esta plataforma, pero entre todos ellos puedo destacar el remake de The Legend of Zelda: Majora’s Mask. Es un título al que siempre le había tenido ganas, pero lamentablemente no disponía de una GameCube para poder jugar al título original (aun así le eché un par de horas cuando iba a casa de mi tío en su GameCube, pero no era muy bueno y ni siquiera llegué al primer templo como tal).

Todo esto junto hizo que mis ganas por pasarme este juego tras haber jugado a otros Zelda crecieran hasta el punto de que fui a comprar el remake el mismo día que salió, y si mal no recuerdo, tengo récord en el directorio de mi Nintendo 3DS como el juego al que más horas seguidas le he echado. No podía parar de jugarlo, llegaba con gráficos mucho más pulidos y un sistema de tiempo que, pese a no gustarme en general ese tipo de juegos, me gustó cómo estaba enfocado, al igual que todo el tema de las máscaras. Simplemente una experiencia maravillosa.

-Jose García


Si habéis leído hasta aquí, simplemente daros las gracias por llegar hasta el final de este largo texto. En Legión de Jugadores siempre tenemos la puerta abierta para todo tipo de aportaciones a la web o si queréis formar parte de nuestro equipo, por lo que si queréis colaborar con nosotros no dudéis en animaros.

Os recordamos que ésta es ya nuestra decimotercera entrega de “Hablando de…”, podéis echar un ojo a las anteriores a través del enlace. Para estar al tanto de todas las novedades sobre videojuegos, podéis también seguirnos en Twitter Instagram.

Rubén López

Written by: Rubén López

Videojuegos, cómics, cine y música. Es todo lo que necesito en este mundo. Redactor a tiempo parcial y amante de las buenas historias.

LegiondeJugadores

Comunidad de jugadores/as. Únete a nosotros para estar al tanto de las últimas novedades y encontrar una nueva visión de los videojuegos.

Nuestro Twitter