La valentía de From Software al colgar la armadura para desenfundar la katana

Si hay una desarrolladora de videojuegos en estos momentos que se diferencia por un estilo particular a la hora de hacer cierto tipo de juegos, esa es sin duda From Software. Si bien es cierto que han creado muchos títulos de otra índole, cualquier persona que esté un poco metida en el mundillo conoce a los nipones por sus magnus opus: la saga Souls y Bloodborne. No os voy a decir nada que no sepáis ya acerca de ellos, pero han conseguido crear todo un fenómeno dentro de los juegos de rol, llegando a considerarse hoy en día como un propio subgénero dentro de los Action-RPG.

Hidetaka Miyazaki, el Dark Souls de los desarrolladores de videojuegos

Un éxito que tiene como principal responsable al director de todos estos lanzamientos: Hidetaka Miyazaki. El creativo japonés empezó muy joven como programador en From Sofware, trabajando como uno mas en ya clásicos del estudio como Armared Core, hasta que encontró su oportunidad de crecer con Demon’s Souls, su primera obra y precuela espiritual de Dark Souls. Aunque al principio Demon’s no funcionó tan bien como se esperaba dentro de Japón, consiguió exportar el juego a Occidente, donde se considera en el presente como una obra de culto para cualquier fan de la saga. Así, este primer acercamiento a la fórmula se convertiría en la base donde construiría todo un universo de fantasía en el que el simple hecho de perderse es todo un placer. Un universo que años mas tarde le serviría para ser la cabeza mas visible de la empresa, alzándose como su actual presidente.

Y es que, al igual que el Hueco durante su viaje dentro del mundo de Dark Souls, Miyazaki siempre busca impregnar cualquier proyecto en el que está envuelto con la parte mas íntima de su alma. En todos y cada uno de los pequeños detalles y rincones que rodean Lordran -y en su detrimento, Yharnam- podemos darnos cuenta de la pasión y mimo que pone el nipón en sus trabajos. Todo en ellos está perfectamente medido para que sean una experiencia desafiante para el jugador, pero siempre con una dificultad justa y ascendente, mientras que a nuestro alrededor nos embauca con una ambientación pocas veces vista en el sector.

Sentando las bases para el futuro de la fórmula

Sin embargo, cuatro entregas hemos visto ya con el Souls en su título y, aunque a primera vista se antojen como pocas, lo cierto es que a la fórmula le venía bien un soplo de aire fresco. Bloodborne lo fue, sin ningún tipo de duda. Yharnam es, posiblemente, lo mejor que le podría haber pasado a la desarrolladora para empezar a vislumbrar qué mas podían hacer con la joya que tenían entre manos sin que ésta se les desgastara. Un nuevo universo por descubrir, una jugabilidad mucho mas rápida y agresiva, y nuevas mejoras a una fórmula que ya parecía perfecta. Por ello, creo que al igual que Demon’s Souls fue la base de lo que vendría después con Dark Souls, Bloodborne sentó los cimentos de la nueva visión de Miyazaki y su equipo a la hora de plantear nuevas experiencias en sus próximo lanzamientos pero manteniendo siempre esa esencia tan única.

Esto se vio posteriormente en Dark Souls 3, el cual mantenía la base de sus predecesores mezclando mucho de esa jugabilidad agresiva digna de cualquier cazador. Pero creo que para explorar mas sus nuevas posibilidades como desarrollador, Miyazaki debía dejar marchar una parte de lo que lo había traído hasta aquí, aunque le pesase a él mismo y a nosotros. Y ahora ha llegado ese momento. Tras echar a un lado ese pasado tan exitoso llamado Dark Souls, From Software vuelve para darnos un nuevo futuro con Sekiro: Shadows Die Twice.

Sekiro y la nueva From Software

Muchos éramos los que esperábamos que aquel pequeño primer teaser en The Game Awards fuera Bloodborne 2. Porque, seamos sinceros, hablamos mucho de que la fórmula empieza a estar un poco desgastada pero, ¿quién no hubiera gritado cual Bestia Sedienta de Sangre si al final se hubiera hecho realidad? Todo queremos que Bloodborne 2 se anuncie algún día de estos, pero no pude esconder también mi alegría e interés al saber que se trataba de una nueva IP dirigida por el padre de la saga Souls. Personalmente admiro mucho el trabajo de Miyazaki, por todo lo que ha llegado a aportar al sector, y al ver que se atrevía a enfrascarse en algo completamente nuevo hizo que esta admiración creciese todavía un poco mas. Si ya con Bloodborne se arriesgó y consiguió darnos una experiencia totalmente fresca basándose en la famosa fórmula, ¿qué sería capaz de hacer teniendo mas libertad creativa?

La respuesta es Sekiro, toda una declaración de intenciones por parte del nipón para hacernos ver que todavía su pólvora no está mojada. Una nueva IP mas enfocada a la aventura que al rol puro que presentaban sus predecesores, pero manteniendo esa endiablada dificultad y diseño de niveles que tanto le caracteriza. Sekiro tendrá lugar en una versión un poco fantasiosa de lo que fue el Japón feudal, y sólo tenéis que ver algún pequeño gameplay para daros cuenta de la cantidad de novedades que va a presentar. A diferencia de Dark Souls, aquí se le dará una mayor importancia a la verticalidad en los escenarios con el uso del gancho. Además, podéis decirle adiós a los escudos y armaduras, porque Sekiro bebe un poco de Bloodborne y nuestra única defensa será nuestro ataque. Todo esto sumado al uso del sigilo y de los gadgets con diferentes funciones que podremos equipar en el brazo de nuestro protagonista, convierten a esta nueva apuesta de From Software en una mano que pinta a ser ganadora salvo sorpresa mayúscula.

Arriesgar o morir

Por todo ello, creo que lo mejor de Sekiro es que, al igual que nos pasó con Bloodborne en su momento, nos obligará a volver a aprender a jugar a un videojuego creado por Hidetaka Miyazaki. Esto no es Dark Souls, no es algo conocido, es todo un nuevo mundo que, siempre teniendo presente el lugar de donde viene, nos embarcará en una nueva fantasía nacida de la mente del nipón. Y este es el mayor acierto de la apuesta de From Software. Dejar ir a la saga que te ha llevado a la cima aunque el cuerpo te pida un cambio es muy difícil, porque ya sabéis, mas vale lo malo conocido que lo bueno por conocer. Pero que se hayan atrevido a explorar todo un mar de nuevas posibilidades sin miedo al fracaso me parece algo digno de admiración. Por eso mismo tengo tantas ganas de ver qué mas puede llegar a darnos estos genios, aunque no sea un videojuego de una de mis sagas favoritas. Porque sé que me va a embaucar en una experiencia completamente nueva de la que siempre esperaré grandes cosas. Y esto no es mas que gracias a la valentía de Miyazaki y su equipo.

Ha llegado el momento de colgar la armadura y desenfundar las katanas.

Rubén López

Written by: Rubén López

Videojuegos, cómics, cine y música. Es todo lo que necesito en este mundo. Redactor a tiempo parcial y amante de las buenas historias.

LegiondeJugadores

Comunidad de jugadores/as. Únete a nosotros para estar al tanto de las últimas novedades y encontrar una nueva visión de los videojuegos.

Nuestro Twitter