Vivimos en una sociedad: From Software y el debate de la dificultad

Llevamos poco más de dos semanas desde su lanzamiento y Sekiro sigue acaparando la presencia de noticias en páginas web, foros y redes sociales. Tampoco es que sea de extrañar. Nos encontramos con un título de demostrada calidad y va a pasar un tiempo hasta que salga algo similar.

Sin embargo todo este ruido se ha debido al debate generado a raíz de la dificultad. Incluso nosotros nos hemos hecho eco, compartiendo nuestra opinión en un Hablando de. A pesar de ello me quedé con la espinita clavada y quería explayarme algo más. Pero han ido pasando los días, leyendo cosas y la situación ha cambiado. Lo que quiero decir es ¿por qué este debate?

El día de la marmota souls

Este debate que ya ha tenido lugar en otras ocasiones. Con los Dark Souls, con Bloodborne y ahora Sekiro. Siempre con juegos de From Software. Llego muy tarde a la fiesta y no he seguido de cerca las anteriores discusiones pero me puedo imaginar que poco se habrá avanzado. ¿Y por qué?

debate dificultad
La dificutad y exigencia de estos juegos ha llegado a usarse como reclamo a nivel de marketing

Básicamente porque no tiene una solución. Me parece tan válida la opinión de dejar el juego como está y que no debería tener otro modo como la opinión de que ojalá fuese más friendly. El caso es que tenemos lo que tenemos y mi opinión me sitúa en el bando perdedor. Al final la máxima imperante es la decisión del autor y si Miyazaki dice que debe ser así lo tenemos que asumir.

Con esto lo que quiero decir es que ya son años dándole vueltas a lo mismo. ¿Es Bloodborne difícil? ¿Me va a costar pasarme Dark Souls III? ¿Ya no podré convocar un aliado contra un jefe con el que me atasque en Sekiro? En el mejor de los casos lo que acabamos sacando es un análisis de las diversas opciones de diseño jugable que pueden facilitar o dificultar nuestra aventura.

¿Por qué repetir una y otra vez la misma discusión? Y más importante todavía ¿por qué siempre con los juegos de From Software? Tenemos otros tantos juegos exigentes hasta decir basta y no se ha hablado ni la mitad sobre estos casos. Darkest Dungeon o Cuphead han despertaron algo de ruido. El lanzamiento de Celeste también tuvo su dosis de ruido mediático gracias a sus opciones de accesibilidad. Pero los que ponen el tema en boca de todos son los Souls.

debate dificultad
Darkest Dungeon es otro juego popular por su dificultad, un nivel de castigo elevado y un componente aleatorio desesperanzador.

El fenómeno fan

Twitch llegó a nuestras vidas en 2011. Justo el mismo año que impactó Dark Souls, dejando un cráter del tamaño de Canadá en la industria. Cierto es que Demon’s Souls llegó antes y por lo que veo funcionó bien a niveles de ventas y críticas. Pero fue Dark Souls el que alcanzó la gloria eterna y el que todos recordarán.

Pero no he mencionado Twitch en vano. El fenómeno del streaming era algo que hace años no podíamos imaginar. Ahora es algo totalmente normal ver a la gente disfrutar el último lanzamiento o destriparlo. Dark Souls sería uno de los primeros juegos de aquellos inicios. Un juego que lo tiene todo para funcionar a la perfección ante los espectadores. El desafío, el rage y el éxito. Ver como otros jugadores han afrontado a ese jefe que se te ha atragantado. Dark Souls es una experiencia traumática y compartirlo con otras personas crea un sentimiento de comunidad muy fuerte.

debate dificultad
Los ataques de ira, uno de los clásicos de Internet desde tiempos del niño alemán.

Pero no es mérito únicamente del streaming. Desde que Internet se ha instalado en la mayoría del mundo los usuarios han hecho piña. Se han creado comunidades, fanfiction, fanart, gifs, memes, vídeos. Incluso la forma que tiene el juego de contar su historia ha promovido esto, ya que se encuentra dispersa en pequeñísimos detalles que son fáciles de pasar por alto.

La popularidad que han alcanzado juegos posteriores no ha hecho más que agrandar la leyenda. Y los fans estaban ahí para demostrar que un juego de ese nivel de exigencia era posible y tenía un mercado. También fueron llegando los premios. Y al final sucedió lo inevitable.

Una de las explicaciones más frecuentes (y que he acabado aceptando) sobre porque los Souls no deberían de ser más accesibles es porque no tienen que ser un juego para todo el mundo. Los Souls siempre han sido un tipo de juego enfocado a un nicho de jugadores dedicados. Y esto es totalmente respetable. De hecho, admiro su enfoque de querer entregar algo que solo unos pocos quieran aunque les pudiese afectar en las ventas.

debate dificultad
‘Git Gud’ es uno de los memes más populares y ha llegado a expandirse más allá de la saga.

Lamentablemente cuando algo es popular, todos quieren subirse al barco. Es normal que al oír las maravillas de un determinado juego quieras probarlo. A mí me ha pasado y tanto Dark Souls como Bloodborne me han cerrado la puerta. Desafortunadamente no tengo el tiempo ni la habilidad que estos juegos requieren y debo aceptarlo.

El girigall mediático

Si leéis alguna entrevista con Hidetaka Miyazaki os daréis cuenta de que parece una persona peculiar. Lejos de la idea del éxito, el nipón siempre se ha visto movido por la idea de hacer una obra sin concesiones. Un autor con todo lo que ello implica. Difícilmente se podría imaginar el éxito que ha alcanzado con un juego que no es para todos.

Este choque es lo que ha propiciado tanta polémica. Como bien dice Eva Cid no pasa con otros juegos. Los juegos de puzle como The Witness o Baba is You pertenecen a un género totalmente de nicho y a pesar de ser prodigios de diseño no son tan populares. Algunos metroidvanias exigentes como The Binding of Isaac o Dead Cells funcionan por capas, puedes terminarlos una vez y quedar satisfecho mientras que el jugador dedicado le sacará provecho al resto del contenido. Darkest Dungeon o Cuphead, dos de los pocos sobre los que se ha escrito del tema tienen lo suyo. El primero ha acabado añadiendo un modo “””fácil””” que otorga mejores recompensas y reduce el precio de adquirir habilidades. En el segundo la derrota no supone un castigo más allá de reiniciar al jefe en cuestión.

Ninguno de estos juegos ha tenido el impacto de Dark Souls. Todos quieren asomarse a ver el cráter y sus humeantes consecuencias. Pero no son juegos para todos los usuarios. Este choque de expectativas resulta frustrante y acaba dando lugar a ciertas quejas. En esta ocasión un artículo de Forbes fue el detonante. Un artículo interesante y argumentado pero con una elección de título polémica. La idea de que From Software tuviera que respetar a los jugadores menos hábiles cayó mal a gran parte de la comunidad y empezó el debate.

Desde entonces hemos visto de todo. Intercambios de opiniones razonados e interesantes. Toneladas de artículos sobre si sí o si no. Tweets cuestionables. En este debate de nunca acabar la peor cara la ha demostrado los “true geimers”. Su principal aportación al debate, faltar al respeto a los que no opinan igual. Esto se ha visto especialmente cuando un periodista de PCGamer ha admitido usar un mod que ralentizaba el juego para vencer al jefe final de Sekiro y que no se sentía mal por ello.

Si la gente come pizza con piña que hagan lo que quieran con los juegos

A pesar de que un autor debe de poder tener control sobre su obra, una vez esta llega al usuario escapa totalmente a su control. Con esto quiero decir que hay tantas formas de experimentar un juego, libro, película o música como personas. Miyazaki no contemplaría la posibilidad de que un jugador ralentice el juego al igual que no cuenta con que otro considere que si recibe un golpe deba empezar nueva partida.

dificult
Míralo, que cara de no haber roto un plato en su vida. Y es responsable de la muerte de más jugadores que todo un equipo profesional de Counter-Strike.

También hay una visión distorsionada sobre lo que es válido y no. Rebajar la velocidad un 5% con un mod es imperdonable. Hacerse un mago en Dark Souls es “ir a lo fácil” a pesar de seguir las normas del juego. O consultar vídeos y guías es habitual, cuando estos juegos se cimientan sobre la sorpresa y el aprendizaje. Aunque un juego no cuente con un selector de dificultad un jugador puede buscarse las castañas para hacer la experiencia más acorde a lo que quiere y desea. Eso no tiene nada de malo.

Diez personas pueden leer el mismo libro y sacar diez conclusiones distintas. Hay gente que se ve una película y si le gusta recurre a libro en el que está basado. Gente que no se ve la película hasta leer el libro que adapta. Algunos escuchamos música como ambiente o para relajarnos. Otros no pueden concebirla sin bailar o cantar. La pizza con piña es un manjar según algunos desalmados. Nada de esto convierte una experiencia en incorrecta, peor o superior. Nos hemos centrado demasiado en debates estériles que aunque interesantes enfrentan a partes de la comunidad. Afortunadamente no todos son así. Con tanto ruido es fácil querer entrar y dar tu opinión pero la gran mayoría luego pasa de tema o directamente se mantiene ajena. Los usuarios más problemáticos son solo una pequeña pieza de un mapa más grande. Aunque lamentablemente una pieza muy ruidosa.

Jaume Jueves

Written by: Jaume Jueves

Estudiante viejuno de Comunicación Audiovisual y vlogger en Los Jueves del Hambre. Aficionado enfermo a los videojuegos, cómics, juegos de rol, cine y otros tantos hobbies que acaban con mi cartera. Escribo mierdas en twitter a nombre de @Cthaume

LegiondeJugadores

Comunidad de jugadores/as. Únete a nosotros para estar al tanto de las últimas novedades y encontrar una nueva visión de los videojuegos.

Nuestro Twitter