Descubriendo… Spleen

Spleen me ha cautivado en su idea con la primera frase, el amor a primera vista existe y el mío es canadiense. Quiero decir ¿un juego que habla de la vida gris y alieante que el trabajo y el ritmo capitalista imprimen sobre un treintañero; que solamente puede restaurar volviendo a su niño interior y recobrar energías? Sign Me In.

Descubriendo

Spleen; Pamplemousse Games, nostalgia bien

Spleen parece el videojuego indie por excelencia. Una crítica a los años adultos, la vida rutinaria y un trabajo que te obliga a sacrificar tu delicioso tiempo de ocio en pos de beneficiar al propietario. De ahí su recalco en la rutina, en la planificación semanal y en la posibilidad de que esa cita del viernes que estás esperando como un niño frente al árbol de Navidad tenga que posponerse porque TRABAJO. El propio trailer, y los desarrolladores, muestran una inspiración en la frialdad típica del cómic europeo para este segmento -el Life Sim de este híbrido de RPG& Life Sim- .

¿Qué es un Life Sim&RPG? A todas luces, la estructura Persona. Parte de Spleen trata la vida de Johann con treinta años, trabajando en una fundición y con un estilo de vida estancado y gris. Aquí vemos una gestión de horarios y actividades propias de la vida real de cualquiera. Johann está deprimido y sucede sus días sin pensar en nada en particular, sobreviviendo a un horario impartido por fuerza mayor; cohexistir en sociedad. Johan es empatizable.

Cuando Johann quiebra, moralmente, entramos en un lugar que los creadores llaman Kid-World (Mundo niño, obviamente). Citando textualmente de la página de Kickstarter: »Cuando el -Johann- no puede soportar nada más, entra en el Kid World para luchar contra los Spleen, una malévola fuerza que crece gracias a su melancolía -la de Johann- y para obtener fuentes de inspiración y esperanza».

¿Para qué sirve el bazo?

Para mantener un correcto estado mental de Johann deberemos mantener un equilibrio. La versión de si mismo en niño se fortalecerá si la versión adulta pasa tiempo con amigos, amantes y familia, y esta fuerza se devolverá al adulto cuando derrotemos a los Spleen, acción que restaura el estado mental de Johann.

Spleen Kickstarter

La retroalimentación entre ambos mundos, el real y el mundo niño, suponen un punto de conexión para el personaje. Los enemigos, los Spleen que dan nombre al título, se dividen en diferentes clanes que cogen nombre de distintos estados emocionales propios de una vida rutinaria y común; desde la ira al estrés, haciendo incapié en el mensaje de la obra. En su descripción el clan del estrés se describe como: Los miembros del clan del estrés son nerviosos y difíciles de debilitar. Pueden parecer pequeños e inocentes, pero en gran número se vuelven asfixiantes. Mientras que el clan de la tristeza habla de »unos llorones abandonados en su dolor que atacana todos aquellos que intentan reconfortarles. Llevan tanto tiempo tristes que han olvidado por qué lloran.

En cuanto entramos al Mundo Niño, gracias a un gato mágico -la inspiración anime es evidente- y tomamos el control de la versión de Johann niño, el juego cambia a un plataformas con combate en 2d espada y habilidades mediante. Una buena traducción de aquellos tiempos en nuestra imaginación donde todo mal podía superarse con suficiente imaginación y un palo. Desde el estudio aseguran agilidad y un set de habilidades ampliables gracias a la mecánica de cartas coleccionables para confeccionar a nuestro personaje; un sistema sencillo que puede funcionar con elegancia. Como no podía ser de otra forma, el niño será un saltarín, y podrá apoyarse en paredes y disponer de ataques aéreos para derrotar a los clanes emocionales.

Hora de la merienda

Spleen me llamó la atención por el diseño del niño. Me recuerda a Sora, de ese juego que todos los presentes conocen. No es funcional, una pernera corta y otra larga, el pelo largo y enmarañado, un jersey demasiado grande para su cuerpo y una bufanda con la que es muy probable que se tropiece, por supuesto esas zapatillas blancas que duran limpias exactamente una tarde. Johann porta una espada con un semi círculo en la hoja, que la hace endeble a golpes, y dicha espada es demasiado grande para su cuerpo, se puede ver que la arrastra con ambas manos. No es creible, y por eso es perfecto.

Spleen Kickstarter

En cambio el diseño adulto es todo lo contrario, frío, gris, sencillo. Pelo corto, vaqueros y una camisa. No me refiero a un diseño vacío, si no a uno efectivo a la hora de presentar a un personaje que tiene cero ganas de lucirse o gustarse, diseñando un personaje cargado de desidia.

La parte visual sigue esta dicotomía. El mundo adulto gris, lluvioso e iluminado con luces artificiales; los personajes con la mirada perdida y y un semblante sardónico en sus caras. En contraposición de un mundo niño absolutamente colorido en acuarelas y las mejillas brillantes y sonrojadas de sus personajes.

Mientras que, como dijimos arriba, el mundo adulto sigue unas líneas de cómic europeo, el mundo niño destilla ese »estilo Ghibli’‘ que tanto gusta; colores que se contrastan y diseños redondos y agradables a la vista, vivos.

Manta y cama

En verdad, por ahora no hay mucho más que decir sobre Spleen. Me ha enamorado a primera vista y el Kickstarter va a tener un éxito tan obvio que duele. Su división de mundos me parece una forma perfecta de contar una historia de adultos sobreviviendo al mundo corriente y moliente y al mismo tiempo meter espadas y monstruos. Su mensaje, que la pérdida del color y el niño interior -que no la infantilización- te van a afectar cuando no encuentres satisfacción en un mundo en el que ya no eres especial, me parece soberbio y auténticamente adulto.

Tendemos a comprender juegos adultos como aquellos donde la muerte, el sexo y -los robots- las drogas toman papeles protagonistas. Hacer la declaración de la renta es mucho más adulto que fumarse un porro; y aunque Spleen pueda contener escenas de ligoteos en bares y hable de »sexo casual» en las posibles interacciones sociales, tiene toda la pinta de hacerlo desde un espectro maduro.

Porque al final todos nos hemos imaginado nuestro jefe como un monstruo al que derrotamos con una espada. ¿verdad, Daniel?.

Avatar

Written by: Rodrigo Losada

''Griffith did nothing wrong'' @rottvan

LegiondeJugadores

Comunidad de jugadores/as. Únete a nosotros para estar al tanto de las últimas novedades y encontrar una nueva visión de los videojuegos.

Nuestro Twitter