Uncharted 4: El ¿desenlace? del Ladrón

Uncharted 4 es, al menos para un servidor, como esos amores de verano que nunca se olvidan. La epopeya de Naughty Dog, que contó con el mejor subtítulo posible, cumple estos días su tercer aniversarioA Thief’s End, cuya traducción literal es «El desenlace del Ladrón», es el capítulo con el que despedimos a Nathan Drake en aquel lejano 2016. Añadiendo mecánicas nunca vistas hasta el momento en la saga, como el magnífico gancho, esta despedida es hasta el momento el título más emotivo de la compañía americana (aunque, cierto es, falta por salir a mercado The Last Of Us Part II). Con su primer título lanzado en 2007, el bueno de Drake nos dijo adiós tras 9 años acompañándonos. Y, una vez terminada la obra, nos quedó a todos la misma duda: ¿de verdad no volveremos a ver a nuestro cazafortunas favorito?

Uncharted 4 elevó la narrativa de la franquicia a su nivel más alto

Si por algo es conocida Naughty Dog en los últimos años es por las historias que ofrece. Atrás quedaron aquellos tiempos de la primera PlayStation donde arrasaron con el marsupial más querido de todos los tiempos. En aquellas obras, que contaban con un apartado narrativo ínfimo, nuestra mayor preocupación era destruir cajas recolectar manzanas para acabar con Neo Cortex. En la siguiente generación, Jak y Daxter aparecían como sucesores espirituales. Las mejoras tanto jugables como narrativas eran palpables, pudiendo al fin contar con un argumento que fue a más con cada entrega gracias a la mayor potencia de PlayStation 2. Pero Naughty Dog quería más, eso estaba claro. Y así, tras seis títulos de plataformas y dos excelentes juegos de carreras, con la llegada de PlayStation 3 dieron un vuelco total a lo ofrecido hasta el momento.

En el año 2007, Uncharted vio la luz. Con toques de Tomb RaiderGears of War, la compañía americana fabricó su propio híbrido bajo la dirección de una Amy Hening que, en tiempos de PSX, se sumergió en la elaboración de una aventura protagonizada también por una cazafortunas: Barbie Explorer. Por suerte, esta franquicia que apenas daba sus primeros pasos no se parecía en absolutamente nada. Si de algo se ha acusado siempre a Naughty Dog es de innovar poco. Los padres de Crash Bandicoot nunca han escondido las claras inspiraciones existentes en sus juegos, tomando lo mejor de las diferentes mecánicas del mercado. Pero, claro está, con obras como las que consiguen realizar… ¿alguien va a alzar la voz en contra de ellos?

Nathan Drake es esa clase de protagonista que todos los juegos desean tener

Si por algo destacó el primer Uncharted, además de por sus coberturas, su gunplay, los diferentes puzzles, el plataformeo y su historia (ahí es nada), fue por su protagonista: Nathan Drake. Este es, por encima de cualquier otra cualidad, carisma en estado puro. Inspirado en Johnny Knoxville, conocido líder de Jackass (¿quién lo diría?), la voz de Nolan North le sienta como anillo al dedo a un personaje que no deja de soltar chascarrillos. Es el más listo de la clase, jugando con esa virtud a su favor siempre que lo requiere, motivo por el que en la gran mayoría de las situaciones consigue salirse con la suya. Pero, ¿qué sería de Drake si no hubiera conocido a Sully? Seguramente sería un maleante de poca monta, pero nuestro querido Victor Sullivan hizo de él un hombre mejor. O eso queremos creer…

Uncharted 4

El mentor de Drake es también su mejor amigo. Juntos han recorrido mil aventuras desde el comienzo de la franquicia, pudiendo ver a lo largo de la misma los diferentes compases de esta complicada relación. Sully no conoce una vida que no sea esta, motivo por el que, pese a querer lo mejor para Nathan, este ha seguido todos y cada uno de sus pasos. Y, por supuesto, no podríamos hablar de Uncharted si no mencionamos a Elena, uno de los personajes más poderosos de la franquicia. Ella, pese a ser la calma y serenidad que apacigua a Drake, no duda en ningún momento en sumergirse en el más profundo de los fangos si sabe que va a obtener lo que quiere. Así, parte de la magia de Uncharted reside en los personajes secundarios.

Los piratas estuvieron más vivos que nunca hace escasos 3 años

Llegados a este punto, está claro que Uncharted 4 no necesita carta de presentación. Con tres entregas principales y dos spin-off a sus espaldas, Drake llegaba en forma a su primera aventura en PlayStation 4, Uncharted 4. De hecho, el cambio de generación le sentó espectacular, otorgándonos un diseño del personaje impresionante. Encontrándose ya retirado, Nathan pasa sus días junto a Elena trabajando en una pequeña empresa local, disputándose al Crash Bandicoot quién fregará los platos. Y, como pasa en la mayoría de las buenas historias, un fantasma del pasado regresa para trastocar todo lo que creía ser. Porque, por mucho que se empeñe, Nathan Drake nunca podrá dejar de ser Nathan Drake. Y menos aún si aparece Sam, el hermano al que siempre quiso imitar y a quién dio por muerto hace más de una década.

Uncharted 4

Cuando creíamos que pocos sabían más de historia que nuestro protagonista, su hermano mayor nos demuestra que nunca te acostarás sin saber nada nuevo. Y así, con la promesa de encontrar un lugar recóndito donde se esconden todo tipo de tesoros (algo que Nathan ha visto en numerosas ocasiones), ambos marchan para descubrir qué fue de Henry Avery y su legado. Con la fantasiosa Libertalia como objetivo, aquella presunta colonia que tantas y tantas historias de piratas protagonizó, los hermanos Drake se sumergen en una aventura que implicará de lleno a Sully, Elena… y Rafe y Nadine, los enemigos de esta entrega. Y así, conocedores de la potencia que puede albergar PlayStation 4, Naughty Dog nos ofrecieron una obra llena de hermosas localizaciones donde poder llegar a sentirnos piratas.

Una obra que, pese a contar con un broche de oro, solo abrió aún más todas las posibilidades

Como en toda historia con estos salvajes marineros de por medio, las riquezas y la venganza iban a estar presentes. Llegado un determinado momento en el compás final, Nathan decide que, por encima de cualquier cosa material, lo más importante es la propia vida. Y así, tomando esta compleja decisión en un momento límite, deja atrás la vida de ladrón para dedicarse por fin a la tranquilidad que tantas veces buscó. Nathan Drake había dejado de ser Nathan Drake. O, al menos, eso es lo que Naughty Dog nos hizo creer. En uno de los epílogos más emotivos que hayamos visto, tomamos el control de un personaje desconocido hasta el momento: Cassie Drake. Y así, en un movimiento magistral, Naughty Dog cede de golpe y porrazo el relevo generacional de la franquicia… a la hija de nuestro querido Drake.

Exprimiéndolo al máximo y explorando hasta el más recóndito de los rincones, podemos estirar hasta epílogo hasta poco más de una veintena de minutos. Y, pese a tratarse de un pequeño aliciente, un servidor está seguro de que ya tenemos a la nueva protagonista de la franquicia. ¿Por qué? Sencillo. Desde que nos hacemos con el control de ella, no tardamos nada en descubrir todas las aventuras que Nathan y Elena jamás quisieron contarle. Además, descubrimos que gracias a la empresa que poseen pueden llevar a cabo exploraciones de manera legal, siendo esto lo que echaba para atrás a Drake en los comienzos de esta entrega. Tres años después, con el lanzamiento de The Lost Legacy a punto de cumplir dos, desde Naughty Dog insisten en que la franquicia ya no da más de sí y este Uncharted 4 supuso el desenlace del ladrón. Pero, si el cuerpo goza de buena salud… ¿por qué deberíamos enterrarlo?

Written by: Abelardo

Estudiante de Filología Hispánica. Empecé con una Súper Nintendo y jamás dejé esta afición. Veo películas, y a veces leo, pero con la frecuencia con la que pasa un cometa.

LegiondeJugadores

Comunidad de jugadores/as. Únete a nosotros para estar al tanto de las últimas novedades y encontrar una nueva visión de los videojuegos.

Nuestro Twitter