18 años de GameCube: hablando de nuestros juegos favoritos de una de las grandes joyas de Nintendo

Este 14 de septiembre cumplía 18 añazos desde su lanzamiento al mercado japonés nada más y nada menos que una de las grandes consola de Nintendo: GameCube. Un hardware que en los 90 supuso un enorme salto de calidad en lo que a videojuegos se refiere, contando en sus filas con grandes joyas que adornaron las infancias y adolescencias de muchos de nosotros. Con motivo de esta fecha tan señalada, desde Legión de Jugadores hemos vuelto a reunir a parte de nuestra redacción para hablaros de algunos de nuestros juegos favoritos de esta reliquia en forma de consola. Hoy, además, contamos con una colaboración muy especial, con nuestro antiguo miembro César Boquera (Rasec).

Pokémon Colosseum, robando Pokémons y nuestro corazón

Al igual que cuando mencionamos los mejores títulos de una consola de Nintendo sale a flote el nombre de Mario, lo mismo ocurre con la saga Pokémon, y GameCube pudo disfrutar de un gran título en 2004. Pokémon Colosseum supuso un cambio brusco en la serie que se alejaba de lo que estábamos acostumbrados y nos traía un videojuego diferente, tanto en historia como en mecánicas. Lo más llamativo, la posibilidad de “robar” Pokémon a nuestros oponentes. Sí, “robar”, porque no era exactamente un robo como tal, sino que rescatábamos a unos Pokémon modificados para ser máquinas de guerra sin sentimientos, llamados “Pokémon oscuros”. Junto a nuestra compañera y nuestros pequeños amigos, inicié en aquel lejano 2004 una gran aventura de amistad y acción que me marcó como nunca.

Bellos y pintorescos lugares con una banda sonora realmente estupenda colmaron este videojuego. De hecho, aún puedo escuchar aquella maravillosa canción que sonaba por las calles de Pueblo Pirita. Además, presentaba unos gráficos a los que no estaba acostumbrado y que conseguían una de las mejores experiencias en cuanto a combates que yo hubiera vivido hasta entonces. Y es que combates era lo que no faltaba. Es verdad que solo podíamos capturar a los Pokémon oscuros que nos encontrábamos, 51 en total si contamos con Umbreon, Espeon y un Plusle que nos regalaban, pero eso ayudaba a alcanzar un mayor sentimiento de amistad con ellos, uno de los objetivos más claros de este videojuego. ¿Y el eterno Monte Batalla y sus 100 contrincantes? Todo un desafío.

Con esto termino mi pequeño oasis de nostalgia e infancia, y no porque exista un límite de palabras, sino porque me voy corriendo a enchufar mi GameCube para volver a jugar este pedacito de tesoro que es Pokémon Colosseum.

~Alejandro Espacio~

F-Zero GX, de vuelta al arcade más clásico

Quizá esta sea una de las efemérides más tristes para mí, ya que F-Zero GX fue mi título de carreras arcade favorito… y por desgracia el último de la saga en una consola de sobremesa. El equipo de Sega elevó la saga a un nuevo escalafón en términos de calidad, convirtiendo al título en uno de los arcade más largos, completos y difíciles de la historia.

No sólo rescató el plantel de 30 personajes disponibles, sino que lo amplió añadiendo un completo editor, 20 circuitos completamente nuevos y un modo historia cuidado y desafiante. Y lo más sorprendente, todo ello a 60fps y la mayor calidad gráfica que podía permitirse la consola.

~Daniel Funes~

Eternal Darkness: Sanity’s Requiem, terror psicológico de la vieja escuela

Aún hay mucha gente que opina que los juegos de Nintendo son para niños. Pues bien, si no queréis que vuestros niños tengan un trauma, no les dejéis este juego. Dicho esto, Eternal Darkness es una joyita del terror psicológico. A lo largo del juego controlaremos a diferentes personajes en distintos periodos históricos.

El juego cuenta con un factor <<cordura>> que cada personaje irá perdiendo a lo largo de la aventura. Este factor es muy importante en la trama, ya que cuanta más pierda nuestro personaje, más extraño se volverá el juego, llegando incluso a interactuar con nosotros dando errores como si el juego se hubiese dañado. Si tenemos en cuenta que el juego está ambientado en la mitología lovecraftiana, ya podéis imaginar el destino que les espera a nuestros protagonistas al enfrentarse a los Antiguos. Además, el juego permite diferentes finales en función de las elecciones que hayamos ido tomando.

~Isaac González~

Luigi’s Mansion, el famoso hermano entra en escena

Corría el año 2001 y la sede de Nintendo se preparaba para lanzar al mercado la consola que sucedería a la incomprendida Nintendo 64. Esta, pese a contar con títulos que revolucionaron la industria como Super Mario 64 o The Legend of Zelda: Ocarina of Time, poco pudo hacer ante el fenómeno PlayStation, un evento social que a la postre congregó a más de 100 millones de usuarios. Ahí es nada. A toro pasado, son muchas las teorías que apuntan a diversos motivos como los causantes del descalabro de Nintendo, compañía que pasó de reina del mercado doméstico a 2ª opción: la ruptura de la coalición con Sony y el ingreso de esta en el mercado, su apuesta por el obsoleto cartucho en detrimento del auge del CD-ROM…

Por supuesto, Nintendo quería dar la vuelta a la tortilla, y siendo fieles a su estilo cimentado en la innovación realizaron una de las jugadas más arriesgadas de su centenaria historia: lanzar una consola con forma de cubo. De hecho, fueron más allá, dotando a esta de un asa que facilitase su transportabilidad y cambiando los cartuchos por una versión reducida del Nintendo Optical Disc, su propio sistema de reproducción de títulos. Y así, ¿qué más podría hacer la gran N si quería seguir demostrando que la innovación era total? La respuesta estaba clara: dar el protagonismo al hermanísimo de la compañía.

De esta manera, Luigi’s Mansion, un título cargado de suspense, fue una de las obras de lanzamiento de la consola. En esta ocasión, el “Mario verde” se adentraba de lleno en una mansión abandonada para rescatar al fontanero más conocido de la industria. Y así, con una banda sonora excelsa y una jugabilidad tremendamente divertida, Luigi se abría paso en un sector que pronto recibirá su 3ª entrega.

~Abelardo González~

The Legend of Zelda: Majora’s Mask, jugando con el tiempo y nuestra infancia

Allá por el año 2000 salía The Legend of Zelda: Majora’s Mask para Nintendo 64, aunque más tarde recibió un remake para GameCube en 2009, pero no fue hasta unos años más tarde cuando pude hincarle el diente en la GameCube de mi tío. No había jugado a muchos Zelda, pero conocía un poco las bases sobre las que se asentaba. Cuál fue mi sorpresa al encontrarme una historia más oscura, y además un sistema de juego que no había visto antes: el tiempo. Como sabréis, en Majora’s Mask tenemos 3 días para evitar que la Luna caiga sobre la Tierra y la destruya, aunque disponemos de suficientes herramientas para que esto no llegue a hacerse pesado. Mantenemos las máscaras y los objetos cada vez que viajamos atrás gracias a nuestra ocarina, instrumento indispensable para completar el juego, ya que además de eso también nos permite adelantar el tiempo y ralentizarlo para que podamos estar siempre justo cuando queramos estar y donde queramos estar.

Sin duda, se trata de uno de los mejores títulos de The Legend of Zelda hasta la fecha, contando con un remake para Nintendo 3DS al que le dediqué bastantes horas seguidas, ya que este título te engancha desde el primer momento. Mantiene esa esencia de los Zelda con los templos y objetos y tal, pero añadiendo esa oscuridad a la historia y la condición del tiempo, que sin duda hace al título más interesante, junto a todas las subtramas y máscaras ocultas que puedes conseguir, por lo que tienes diversión asegurada desde el principio, ya que no hay un orden como tal a seguir, puedes explorar a tu gusto (con las limitaciones de que necesitarás ciertas herramientas para poder avanzar en algunos casos).

~Jose García~

Tales of Symphonia, innovando el género

Tales of es una de las sagas JRPG más queridas en Japón, y como no podía ser de otro modo, la saga celebró el estreno de la consola de Nintendo ofreciéndole una de sus mejores y más queridas entregas incluso a día de hoy, marcando un antes y un después en la narrativa, combate y personajes dentro de Tales Of con Symphonia allá por 2003.

Fue algo innovador. Una historia increíble y mucho más larga de lo que al principio pueda parecer. Algo típica en su inicio con el clásico peregrinaje para salvar el mundo pero llena de giros inesperados que te mantenían más de 70 horas pegado a la pantalla. Lloyd, el protagonista de la aventura aún no ha podido ser superado, es más, los fans japoneses quieren que este personaje aparezca en Smash Bros Ultimate pero eso es otro cantar.

El juego se relanzó posteriormente en otras consolas pero fue en Gamecube donde este JRPG brilló con luz propia no teniendo rival en su momento. Su sistema de combate sigue siendo algo increíble de jugar y difícil de dominar. Personalmente lo prefiero a la evolución 3D que existe con Berseria o Zestiria. Además, podías jugar con tus amigos los combates, haciendo una experiencia todavía más entretenida si cabe.

¿Será capaz la saga de lanzar otro Symphonia? Tendremos que esperar a Arise para comprobarlo.

~César Boquera~


Si habéis leído hasta aquí, simplemente daros las gracias por llegar hasta el final de este largo texto. En Legión de Jugadores siempre tenemos la puerta abierta para todo tipo de aportaciones a la web o si queréis formar parte de nuestro equipo, por lo que si queréis colaborar con nosotros no dudéis en animaros.

Os recordamos que ésta es ya nuestra vigésimoprimera entrega de “Hablando de…”, podéis echar un ojo a las anteriores a través del enlace. Para estar al tanto de todas las novedades sobre videojuegos y sobre el próximo E3, podéis también seguirnos en Twitter Instagram.

Rubén López

Written by: Rubén López

Videojuegos, cómics, cine y música. Es todo lo que necesito en este mundo. Redactor a tiempo parcial y amante de las buenas historias.

LegiondeJugadores

Comunidad de jugadores/as. Únete a nosotros para estar al tanto de las últimas novedades y encontrar una nueva visión de los videojuegos.

Nuestro Twitter