Tim Sweeney y la política: una difícil historia de amor

Hace unos pocos días tuvieron lugar los premios D.I.C.E. y con ello, la gala que se celebra donde diversas personalidades del mundo de los videojuegos dan charlas. En esta ocasión el fundador y CEO de Epic Games tuvo su momento para hablar. Pero el pobre de Tim Sweeney se metió en un cenagal al hablar de política. Que si la política debe separarse de las compañías, que si debe ser algo que viene de los creativos, que si mantener al marketing alejado de estas cuestiones.

tim sweeney política

Y ojo, parte de lo que dice, podría tener razón. Pero sigue pecando de una neutralidad acojonante en ciertas ocasiones. Ya hablé hace un tiempo de la delicada relación de los videojuegos con la política y no quiero repetirme. Así que, para este texto, voy a buscarle las cosquillas a nuestro querido Tim Sweeney y hablar de la política en algunos de los videojuegos que son exclusivos de su plataforma, Epic Games Store. Porque está bien sacarle punta a todo de vez en cuando y poner el dedo en la llaga.

The Outer Worlds

El mundo está lleno de contradicciones. Una de ellas es ver a Epic gastando un dineral en comprar exclusivos para su plataforma en PC y que se trate de un juego con un mensaje político más claro que el agua. Si ese juego además tiene un fuerte discurso sobre comerse a los ricos, a mí me saltan todas las alarmas. The Outer Worlds es un buen juego. Algo desfasado, pero interesante gracias a sus diálogos y situaciones.

¿Y cuáles son estos diálogos y situaciones? Pues en la mayoría de los casos gente en posiciones sociales desfavorables viéndose oprimidas por un conglomerado de corporaciones y un gobierno corrupto que les permite campar a sus anchas. Cierto que el juego nos da la posibilidad de unirnos a la Junta y convertirnos en un cerdo capitalista saboteando la misión de Phineas Welles, pero la chicha del juego está en derrocar a la Junta.

herencia

Cierto es que el juego no es tan maniqueo como pudiera parecer y ambas opciones tienen sus claroscuros. Lo cual nos da una capa mayor de profundidad. La Junta es abusiva, pero hay quien se cree que lo hacen como una especie de mal menor y que la alternativa sería un caos total…como nuestra propia política. Por otro lado, Phineas será nuestro salvador pero dista mucho de ser una persona con un expediente impoluto. ¿Acaso el fin justifica los medios?

OPA hostil

En determinado punto de Borderlands 3 necesitamos hacernos amigos de la corporación Atlas. Para quien no esté familiarizado en este universo, prácticamente todo está controlado por las grandes corporaciones armamentísticas y militares como son Hyperion, Torgue, Vladof o Atlas, entre otras. Así que cuando intentamos contactar con alguien de Atlas para seguir en nuestra misión nos encontramos con los típicos embrollos empresariales de estas corporaciones y empezamos la misión OPA hostil.

Una OPA hostil consiste, dicho pronto y mal, en la compra de acciones de una compañía por otras y sin ningún tipo de negociación. De esta forma la compañía comprada pierde su independencia y pasa al control de la segunda. Esto es lo que sucede a nuestra llegada, Atlas está cerca de ser «adquirida» por Maliwan. Pero aquí el término hostil se lleva unos pasos más allá, convirtiendo la acción empresarial en una guerra directa.

tim sweeney política

Y sí, es una guerra directa y tenemos misiones como llevarle un café a una teniente de Atlas, pero con este contexto y en otros juegos más basados en el diálogo y con un universo más serio, daría para una misión de espionaje y manipulación. Porque, aunque la mona se vista de seda, mona se queda, aquí tenemos el duro mundo empresarial de «el pez grande se come al pez pequeño».

Oye y si la lectura os parece forzada podríamos hablar sobre como los gemelos Calypso consiguen a través de medios digitales reunir a una gran cantidad de clanes bandidos bajo su liderazgo, mientras transmiten vídeos y audios cual youtuber encocado. Teoría de los medios de comunicación y como afectan a las grandes masas. Imposible no verlo. O que se yo, la propia relación del juego con las armas y la cultura armamentística de los Estados Unidos.

Mortadelo, agente secreto

Hablemos de Control…no lo he jugado, vale. Pero este es un ejemplo perfecto de como a veces no hace falta ir hasta el fondo de un juego para poder rascar algo. Y seguro que cuando lo juegue podré hablar mucho mejor de esta obra, pero no puedo dejar de lado la criatura por la que Tim Sweeney pagó 10 millones de dólares para tener en exclusividad.

Jesse Faden, la protagonista de esta aventura acaba de llegar a la Agencia Federal de Control (FBC). Esta agencia gubernamental se dedica a la investigación de anomalías paranormales que se ocultan a ojos de todo el mundo. Por si fuera poco, Jesse es nombrada directora al poco tiempo de empezar, tras el suicidio del anterior director.

tim sweeney política

Ya las propias siglas de la agencia revelan una conexión con nuestro mundo real. El FBI es la agencia de investigación criminal de los Estados Unidos. Decir que sus actividades suelen ser confidenciales es poco y su lista de acciones polémicas o controvertidas es más larga que el historial criminal de Trevor en Grand Theft Auto V.

La inspiración aquí vuelve a ser clara. Una agencia gubernamental cuya actividad es alto secreto y donde los propios movimientos dentro de la misma están vinculados a las altas esferas. La ocultación de información al ciudadano, al que presuntamente protegen. Hay unas cuantas similitudes como para hacerse a la idea, aunque sinceramente no creo que nos estén ocultando cosas paranormales…¿o quizás sí?

Camarada Artyom

Otro de los grandes títulos exclusivos de Epic Games Store es Metro Exodus. Un caso bastante sonado, por ser uno de los primeros, además de haberse anunciado en Steam para luego cancelarlo a falta de semanas. De hecho el juego ha sido exclusivo hasta hace unos pocos días.

Así que vamos allá. ¿Qué hay de político en Metro Exodus? Pues empezando desde el principio tenemos un mundo devastado por la guerra nuclear. El escenario apocalíptico nuclear lleva siendo una tendencia desde hace décadas, cuando acontecimientos militares históricos revelaron el horror de lo que los seres humanos éramos capaces durante la segunda guerra mundial. El propio género se alimenta de la paranoia y el miedo que vivimos a un conflicto que nos lleve al borde de la extinción.

tim sweeney política

Más allá de eso, el género nos permite también estudiar y teorizar sobre el comportamiento social humano en dichas situaciones. O dicho de otra manera ¿cómo se reestructuran las sociedades tras tal hecatombe? Evidentemente se acabó la época de la globalización, hay gente que va por libre, pero el grueso se reúne en pequeñas comunidades que se organizan según las ideas más locas de sus miembros. Sin entrar en profundidad, al principio del juego nos encontramos con un asentamiento de corte fanático religioso en torno a su líder y donde cualquier forastero o disidente es eliminado sistemáticamente.

O por ponerlo en ejemplos todavía más explícitos. Si regresamos al metro de Moscú encontramos varias facciones peculiares. Como el grupo paramilitar de los Guardianes del Orden, que se consideran los protectores del metro. La Línea Roja cuyas estaciones están bajo el control de los neo-stalinistas y que están en guerra perpetua con el Cuarto Reich, unos «nostálgicos» que siguen los preceptos sobre la pureza de la raza y otras ideas igual de despreciables.

Vamo a calmarno

Entiendo, parcialmente, que las compañías quieran mantenerse al margen de determinados debates. Especialmente si estos les pueden repercutir a nivel de ventas. Es así donde se ve la auténtica intención de la gente y de Epic Games, que nos han repetido una y otra vez que lo que quieren es satisfacer al usuario.

Si realmente quieren evitar el tema político, lo cual no me parece correcto, pero es respetable, lo que deben hacer es no meterse en el debate. Cualquier juego, es más, cualquier novela, cómic, película, serie, absolutamente cualquier medio de expresión, es susceptible de hacer una lectura política. Nada se crea en un vacío. Las autoras y autores tienen influencias e ideas a las que es imposible renunciar y se puede trazar una línea al analizar en profundidad cualquier obra.

Y agradezco enormemente esas obras que no tienen miedo y se lanzan a la piscina con el tema. O esos estudios que se posicionan contra la opresión y los fundamentos dignos de siglos pasados. Pero también entiendo que hay gente que está aquí para divertirse o entretenerse. Y no hay problema con ello. Simplemente son dos niveles de análisis y debate que no son incompatibles. Overwatch puede tratar la representación correctamente para ciertos colectivos y hablarse sobre ello, pero también es un juego divertido y entretenido para todo el mundo. Pero una parte de los jugadores interpreta que no podemos coexistir ambos tipos de usuarios.

barret

Aceptemos de una vez que ambos niveles de discusión no son excluyentes. Que yo me ponga a interpretar el mensaje ecológico de Final Fantasy VII no tiene por qué afectar a la experiencia de juego de alguien que solo quiere jugar y pasar el rato. Ni tampoco es menos digna la pretensión de usar el medio como evasión o diversión e ignorar su profundidad. Me podrá parecer personalmente una lástima, pero cuando jugaba de pequeño a Ocarina of Time o Metal Gear no me preocupaban esos temas. De hecho sigo volviendo a muchos juegos por su diversión y entretenimiento, y no me he parado a pensar en ellos de manera profunda. Vamos a dejar el tema en paz y convivir buenamente como podamos.

Jaume Alto

Written by: Jaume Alto

Comunicador audiovisual y productor eventual. Aficionado enfermo a los videojuegos, cómics, juegos de rol, cine y otros tantos hobbies que acaban con mi cartera. En twitter @jaume_alto

LegiondeJugadores

Comunidad de jugadores/as. Únete a nosotros para estar al tanto de las últimas novedades y encontrar una nueva visión de los videojuegos.

Nuestro Twitter