Guía Returnal: Cómo derrotar a los jefes finales

En esta guía te desglosaremos la forma idónea de acabar con Phrike, Ixion, Nemesis, Hyperion y Ophion, los 5 jefes del nuevo título de Housemarque.

Returnal es el nuevo juego de moda. La obra de Housemarque, creadores de Resogun y Matterfall, nos lleva a Atropos, un planeta que nos atrapará a la vez que nos cautivará. Selene, la protagonista de esta historia, buscará escapar del bucle en el que se encuentra sumida, ya que la propuesta de la desarrolladora finlandesa nos mete de lleno en el género roguelike. Además, gracias a su experiencia previa con los títulos arcade, han introducido mecánicas bullet hell que encajan a la perfección el planteamiento shooter de la obra. Pero, si por algo está destacando Returnal, es por el reto que supone avanzar en su historia, un desafío que queremos hacer más sencillo gracias a esta guía. Así, aquí os van unos buenos consejos para acabar con Phrike, Ixion, Nemesis, Hyperion y Ophion, los cinco jefes del nuevo exclusivo de PlayStation 5.

Ruinas Descuidadas – Phrike

El primer enfrentamiento final de Returnal es, echando la vista atrás una vez terminado el juego, coser y cantar. Pero es posible que la primera vez que te enfrentes a este alienígena sudes la gota gorda. Lo primordial con este primer boss es mantener siempre las distancias, ya que un combate con poco margen físico entre el jugador y el jefe terminará inequívocamente en un fatal desenlace. Consta de tres fases, mecánica que se repetirá con todos los enemigos finales del juego. Así, la estrategia ideal para cada fase será la siguiente:

  • Primera fase: Como ya avisé en el párrafo anterior, lo primordial es mantener las distancias. Los ataques de Phrike son muy sencillos de leer, y durante esta primera fase del combate únicamente contará con 4. La más inofensiva son las bolas que lanzará al aire que irán descendiendo lentamente, motivo por el que será muy sencillo esquivarlas. Este ataque puede ir combinado de dos acciones: tres ráfagas de disparos que buscarán acorralarnos, las cuáles tendremos que esquivar moviéndonos a los lados, o un rayo que viajará de abajo hacia arriba en la pantalla, momento en el que tendremos que usar el impulso. Por último, el cuarto movimiento será un ataque cargado con luces que, como tarda en arrancar, nos permitirá movernos por el escenario para esquivarlo. Es extremadamente importante no dejar nunca de correr y permanecer atentos a sus cambios de posición.
  • Segunda fase: Los movimientos que vimos en la fase anterior sufrirán pequeñas modificaciones. Mientras que las bolas aéreas (lo siento por estos nombres) mantendrán su esencia, la ráfaga de disparos se triplicará, motivo por el que tendremos que estar muy atentos. Además, el rayo que cruzaba la pantalla verticalmente también podrá hacerlo de forma horizontal, siendo el impulso la mejor opción. El ataque cargado no variará, y Phrike añadirá a su arsenal de movimientos un ataque cuerpo a cuerpo que siempre vendrá precedido de una onda que se expandirá por el terreno. Ambos son fáciles de esquivar: con el primero tendremos que usar el impulso y con el segundo el propio impulso o saltar en el momento justo. Tras esto, entraremos en la tercera (y última) fase.
  • Tercera fase: El arsenal de movimientos de Phrike variará poco en este momento pero el enemigo se volverá mucho más agresivo. Las bolas aéreas ahora podrán viajar por la zona baja del escenario, aunque siguen patrones bastante fáciles de leer. A su vez, el ataque cargado con luces pasará a dividirse en varias tandas, pero la estrategia ideal seguirá siendo la de moverse sin parar. El ataque cuerpo a cuerpo y las ondas se duplicarán, aunque siguiendo las directrices del apartado anterior no tendremos problema en superar el desafío. A su vez, el rayo que cruzaba la pantalla horizontalmente ahora lo hará de un lado hacia otro y repetirá, pero tenemos a nuestro amigo impulso para superar el desafío. Pese a la agresividad de Phrike y su rapidez en los movimientos, esta última fase no es un reto mayúsculo, y si seguías las directrices de esta guía podréis superar la pela sin problema.

Desierto Carmesí – Ixion

¿Recordáis cómo hace unas líneas os hablaba que lo ideal con Phrike era mantener distancias y no dejar de movernos? Pues parece que Ixion ha leído esta guía y está aplicando esos trucos con nosotros. El combate final de Desierto Carmesí pondrá a prueba nuestra paciencia por lo aparatoso que será acertar al segundo jefe, pero no temáis, con los consejos que os daré a continuación y vuestra increíble habilidad esta batalla será, una vez más, coser y cantar. De igual forma que su predecesor y que todos los compañeros que le siguen, Ixion también contará con tres fases, cada una más complicada que la anterior.

  • Primera fase: Estamos ante un enemigo volador, hecho que complica las cosas pero la propia Housemarque se ha encargado de prepararnos para este momento concienzudamente. A lo largo del camino hasta el jefe, hemos visto cómo se las gastan los hostiles aéreos, por lo que los patrones a seguir con Ixion, si bien es un desafío más complicado, serán los mismos. De igual forma que en el combate anterior, la clave estará en movernos constantemente por el escenario. Este segundo jefe será más agresivo que el anterior, y la mayoría de sus ataques se dirigen de forma directa hacia nosotros. De hecho, en la primera fase buscará darnos caza de 4 formas: lanzamiento lento de bolas, disparo directo, ráfaga que nos seguirá por el escenario y, por último, un disparo en espiral dirigido a la zona que estemos ocupando en ese momento. Mientras no paremos de movernos y disparemos siempre que tengamos la oportunidad, esta fase no supondrá un reto.
  • Segunda fase: Una vez acabemos con la primera parte del combate, Ixion despegará y se irá. Muy lejos. Fin. De hecho el juego acaba. Créditos y hasta la próxima. Es broma, ojalá fuera tan fácil. Una vez vuelva al escenario, emitirá una onda que podremos saltar con facilidad. Tras eso, comenzará a lanzarnos olas que tendremos que esquivar con un impulso atravesándolas en el momento justo, con mucho cuidado de las bolas que irá disparando por el suelo desde el centro del escenario. Una vez acabe con esta secuencia, en la que podremos bajarle hasta 1/5 de su vida, dará comienzo la parte más complicada del enfrentamiento. Ixion desaparecerá del escenario, y volverá dejando por el camino las olas (que irán de lado a lado) y un rastro de bolas que estará justo en el centro, atravesando por completo el lugar del combate. Además, añadirá a su arsenal una ráfaga de luces, que tendremos que esquivar corriendo, y un rayo ascendente que podremos evitar con un impulso. Estos son los movimientos nuevos, de resto repetirá el set de la primera parte.
  • Tercera fase: Ixion despega, aterriza, onda en el terreno, saltamos y vuelta a empezar. En esta última fase, además de realizar cualquiera de los movimientos anteriores, se volverá más agresivo y físico. Añadirá a su set de movimientos un ataque cuerpo a cuerpo que desprenderá bolas y ondas, pero un impulso y un salto a tiempo nos permitirá esquivar de forma precisa. Además, disparará bolas con más frecuencias, poniendo a prueba nuestras habilidades a la hora de evitar el contacto con estas. Si no dejamos de movernos, leemos sus movimientos y disparamos de forma continuada, Ixion terminará cayendo.

Ciudadela Desolada – Nemesis

Tengo cierta debilidad con este enfrentamiento. Visualmente es, por descontado, el más espectacular del juego. Tras la costosa odisea que supone la Ciudadela Desolada llegamos al combate con Nemesis, un enemigo con varios secuaces que nos pondrá las cosas bastante difíciles. El «gancho» de Returnal, ese que nos permitirá viajar hasta puntos iluminados pulsando triángulo, será nuestro mejor aliado en este combate, además de nuestros amigos más fieles hasta el momento: esprintar y el impulso.

  • Primera fase: En este combate la distancia, además de esencial, será obligatoria. Nemesis comenzará atacándonos con un combo de bolas y ráfagas de luces, situación que podremos esquivar fácilmente con impulsos o moviéndonos por el pequeño escenario. En todo momento tendremos que disparar al centro, a ese «corazón rojo» tan visible que será el único punto por el que podremos hacerle daño. Según avancemos en el combate, sus aliados comenzarán a disparar rayos desde los laterales, los cuáles tendremos que esquivar con un «impulso suicida» atravesándolos (así evitaremos que nos dañen). Además, Nemesis comenzará a lanzarnos «paredes de bolas», algo que también podremos esquivar con impulso.
  • Segunda fase: El escenario se rompe. Caemos al vacío, morimos, empieza otra vez el bucle. Ciudad Desolada – Phrike. Para este com… Lo siento, otra vez tenía que hacer el chiste (idos acostumbrando). Retomando. Nemesis se enfada mucho, lanza un halo de luz y parte el escenario en varios pedazos. ¿Qué tenemos que hacer? Fijarnos en su ubicación y, gancho mediante, movernos hasta la plataforma más cercana. Los ataques serán igual que en la fase anterior, con la salvedad de que los aliados barrerán el escenario con los rayos, yendo de un lado a otro, pero con el tiempo suficiente como para usar un impulso para atravesarlos. Además, Nemesis irá cambiando de posición, por lo que tendremos que movernos de plataforma en plataforma.
  • Tercera fase: Ahora sí que hemos enfadado a Nemesis. Tras un ataque de ira, destroza por completo el escenario, dejando pequeños trozos que irán perdiéndose por la pantalla. Sí, estamos ante uno de esos combates con traslado en gancho y disparo. Mientras vamos acercándonos a la vez que disparando al boss, este nos irá disparando bolas en forma de espiral, disparos directos, ráfagas de luz y todos los recursos que vimos anteriormente. Además, sus aliados también harán de las suyas, emanando rayos que nos pondrán en un aprieto del que nos salvará nuestro mejor amigo: el impulso. Así, mientras esquivamos, disparamos y saltamos de plataforma en plataforma, iremos bajando la vida a Nemesis, terminando así uno de los combates más espectaculares del juego.

Ruinas Resonantes – Hyperion

Qué poquito queda para terminar el juego y cuánto nos ha costado llegar hasta aquí… madre mía. ¿Oyes esa música tan pegadiza y tenebrosa que retumba cada vez más y más? Pues Hyperion, el cuarto jefe final de Returnal, es el culpable de la misma. Gracias a su órgano gigante, este alienígena se encuentra atormentando a Selene con una melodía que se encuentra lejos de ser familiar para la protagonista. Y, como esto es un videojuego y así funcionan las cosas, vamos a darnos de tiros un rato para solucionar los problemas.

  • Primera fase: Mucho ojo porque comenzar con buen pie es crucial. Si bien leer los movimientos de Hyperion es sencillo, ya que estos son tan rimbombantes como la melodía que nos regala, un mal paso puede condenar este enfrentamiento. Las ya clásicas ráfaga de luz y onda que nos han acompañado a lo largo de esta guía son las primeras en hacer acto de presencia, por lo que tendremos que esprintar hacia un lado y saltar en el momento justo. «Coser y cantar». Tras esto, comenzará una sucesión de ataques que, si bien nos serán familiares, se nos presentarán de forma excesivamente agresiva. Este jefe nos lanzará bolas tanto de forma directa como de manera más pausada, contando además con un láser que atravesará el escenario horizontalmente. Si bien son «pocos» movimientos, los intercalará de forma rápida y abrupta, por lo que tendremos que tener mil ojos para esquivar de manera precisa sus embestidas.
  • Segunda fase: Hyperion se levanta del órgano y se va quejándose del poco respeto que tiene Selene a la música acústica. Una vez más, perdón, pero es ya un clásico colar un chiste en esta segunda fase. A todo el arsenal que vimos anteriormente se le une un fugaz ataque en forma de equis, además de una mayor velocidad entre los disparos efectuados y los combos ejecutados. Si bien visual y sonoramente es precioso, ya que Housemarque se ha currado bastante enfrentamiento, es un dolor de cabeza saber cómo enfrentar este reto. Buen ojo, movimiento continuo y disparos precisos serán nuestros mayores aliados en la segunda parte del combate. Y el impulso y el salto, por supuesto.
  • Tercera fase: ¿Lo de antes? Vale, pues todo eso mientras Hyperion intercambia su posición y, de paso, se vuelve más agresivo y directo en sus combos. Paradójicamente y a diferencia del resto de enfrentamientos, cuando el jefe esté sentado en el órgano lo ideal será acortar las distancias. Hay una pequeña zona muerta a la que no llegan sus ataques, ya que nacen desde un punto concreto del escenario. Pero, eso sí, no te acerques mucho, Hyperion podría activar espinas que dañarían tu salud. Buena coordinación, disparo continuo y aguantar sus embestidas. Ah, y disfruta con el festival de luces, lo de este combate es espectacular.

Marca Abisal – Ophion

¿Ya has llegado hasta aquí? Impresionante. Returnal, uno de los desafíos del año, es un pasatiempo para ti. Pero, si por asegurar el enfrentamiento final prefieres leer unas pequeñas palabras con consejos sobre cómo acometer el enfrentamiento, te invito a que prestes atención a lo que viene a continuación. Además, para no perder la costumbre, introduciré un chiste en la segunda fase.

  • Primera fase: En los últimos compases de este mapa se nos enseñó que si disparas a unas bolas muy cucas y muy luminosas estas te dejan ver cosas invisibles. Pues ahí está la clave del combate. Housemarque 10/10 en código de lenguaje. A priori, Ophion debería ser el combate más complicado del juego. Y lo es… en cierta medida. A estas alturas de la película, llegarás con una build predilecta, motivo por el que tu arma y tú formaréis un solo ser casi indestructible. Presta atención a las bolas luminosas que aparecen y desaparecen junto a Ophion, ya que tendrás que dispararlas para que estas te revelen los puntos débiles del boss. Esas zonas rojas serán las que resten vida al enemigo final. Para evitar que le hagamos daño, Ophion lanzará diferentes combos muy fáciles de leer: olas de bolas verdes, ondas violetas que tendremos que saltar, ráfagas de luz, disparos directos de bolas… nada que no hayamos visto con anterioridad. Aprovéchate de la gravedad extra que te proporciona estar bajo el agua, este salto extra será un gran aliado.
  • Segunda fase: Ophion saca una bandera blanca, te pide perdón y saltan los créditos. La paz reina en Atropos. Ojalá fuera así… La cosa se complica un poquito más. Al arsenal que vimos anteriormente se suman ataques físicos, los cuáles tendremos que evitar con impulsos en el momento preciso. Además, la pantalla se llenará de bolas, ráfagas de luces y ondas, por lo que tendrás que estar muy atento a los puntos muertos. No es difícil, a estas alturas has aprendido cómo esquivar cada uno de estos ataques, pero estos son tan continuos que apenas te dejan espacio para respirar.
  • Tercera (y última del juego) fase: Espirales, cascadas, ondas dobles, láseres verticales y horizontales, muros de bolas… la gente de Housemarque se ha gustado con el planteamiento de la última parte del combate final. Sigue disparando las bolas luminosas y a los puntos rojos en cuánto tengas ocasión, solo así podrás ir debilitando a Ophion. Todos los ataques que ha realizado a lo largo del combate son ahora más agresivos y masivos, por lo que raro será el momento en que podamos respirar. Por ello, intenta aprovechar estos momentos de pausa para disparar a las bolas luminosas para mostrar sus puntos débiles, poco a poco conseguirás acabar con Ophion. Una vez lo hayas hecho, disfruta de los créditos finales de Returnal, te lo has ganado.

Escrito por: Abelardo

Con un mando en las manos desde que tengo uso de razón, empecé con una Super Nintendo y desde entonces no he parado. Lector ocasional, apasionado por los mundos de Miyazaki y nieto de Lolita y Juan.