Balan Wonderworld

Por el el Análisis, 7 Más

Análisis – Balan Wonderworld (PC)

A lo largo de la vida tenemos que lidiar con numerosos problemas, y a veces intentar superarlos es comparable a subir una inclinada cuesta. Con esfuerzo y dedicación es posible llegar hasta el final, pero es difícil, y podemos perecer en el intento. Si esto ocurre hay que volver a levantarse ¿no? ¿pero qué ocurre cuando nos hundimos y dejamos que las preocupaciones nos absorban? Balan Wonderworld no solo explora esta posibilidad, sino que además crea un universo de la misma. El equipo de Balan Company crea pequeños mundos dinámicos y repletos de color en los que trata de narrar esta situación a través de su arte y su música.

Balan Wonderworld es un videojuego de plataformas y acción en 3D desarrollado por Balan Company, los creadores de uno de los personajes más icónicos de la industria: Sonic the Hedgehog. Durante este análisis nos adentraremos en un universo colorido en el que deberemos aprender a superar nuestros miedos, así que silencio, apagad las luces, subid el telón, que empezamos:

The Show Must Go On

Leo y Emma se encuentran fuera de lugar en su propia casa, y huyendo de aquello a lo que deberían llamar hogar descubren un teatro abandonado. Allí aparece una misteriosa figura trajeada, advirtiéndoles que han perdido una porción de su corazón. Para dar con esa pieza, deberán adentrarse en un viaje a Wonderworld. Tras una puesta de escena digna de un showman ayudado por ciertas sustancias químicas, marcharemos a un mundo repleto de colores vivos y polluelos pequeños llamado Isla Tims. Esta será la base principal del juego, el lugar desde donde podremos acceder a todos los capítulos. Y los Tims, esos pequeños polluelos, serán nuestros acompañantes durante esta aventura.

Una forma bastante única que tiene Balan Wonderworld de narrar la historia es a través de las imágenes, vídeos y la banda sonora. Los pocos momentos en los que encontramos diálogo son escasos, y en esos breves instantes el idioma que se escucha es inventado. Con todos estos detalles el equipo de Balan Company quería mostrar, y no explicar, y es una filosofía que sigue hasta el final. Las breves historias que conocemos durante el transcurso del juego son muy simples: los protagonistas por alguna razón pierden su camino y tú les ayudas a encontrarlo. Aunque se ve una clara intencionalidad en la sencillez del aspecto narrativo, es posible que el corte infantil que impregna Balan Wonderworld pueda parecer excesivo.

El mundo de Wonderworld está creado desde una perspectiva teatral, y Balan se encarga de presentar, guiar y llevar la voz cantante en su teatro. Durante las horas de juego, tuve la sensación constante de que Balan Wonderworld podría haber sido algo mucho mayor. Su mundo respira personalidad y extravagancia por los cuatro costados, y la figura de Balan encaja perfectamente en ese universo misterioso y exótico. Pero todo se queda sin fuelle casi al empezar. Aunque tienen las herramientas, no las usan en ningún momento: Balan es un personaje secundario que aparece de fondo, la brevedad y la simplicidad de los capítulos nos impide empatizar con sus historias y adentrarnos en su mundo… Como si trataran de unificar varios elementos que no terminan de encajar.

Un mundo de posibilidades

Durante los doce capítulos que componen el juego, deberemos ayudar a un grupo de personas que se han dejado llevar por sus sentimientos negativos. Esas preocupaciones se han materializado y se han convertido en Negati, seres malignos creados a través de los sentimientos nocivos de las personas. La única forma de avanzar es a través de los diferentes niveles y conseguir un número exacto de estatuas. Para ello, vestiremos unos trajes que nos otorgarán poderes especiales. Wonderworld es en su esencia un puzle que resolver, y para hacerlo deberemos explorar y utilizar los distintos trajes en el momento adecuado. Se trata de una mecánica más que interesante, ya que a parte de transformarnos en figuras adorables, las vestimentas nos darán insólitos poderes con los que completar los mapas.

Hay un gran problema con la jugabilidad, que impregna a todo el juego, y es que para ser un plataformas de acción hay pocas plataformas y poca acción. La idea de cambiar de traje para que nos de diferentes poderes no es nueva, y la implementación de la misma no está hecha de la mejor manera. A pesar de ser más de ochenta trajes, toda la complejidad del juego se basa en apretar un solo botón y nada más. Y al haber tanta variedad de vestuario, existe semejanza en gran parte de ellos, haciendo un tanto innecesaria la cantidad de trajes disponibles.

Tendremos que combinar las vestimentas, y para hacerlo hay que cambiarlas a mano a través de un menú. Los trajes se obtienen durante los niveles, y hay que completar estos niveles llevando el traje adecuado. Es decir, tenemos que hacernos con los trajes y volver atrás para poder conseguir todos los coleccionables. Esto no solo resulta rudimentario e incómodo, es que es poco práctico y repetitivo. Si algo nos golpea, esto hará desaparecer el traje, obligándonos a volver a su nivel para obtenerlo de nuevo.

El combate, al igual que la jugabilidad, es prácticamente inexistente. Algunos trajes poseen poderes que nos ayudarán a derrotar a los diferentes enemigos, pero otros dependen únicamente de nuestros saltos certeros. En más de una ocasión he tenido que volver atrás a por un traje que necesitaba por un golpe tonto y he soltado un largo suspiro de exasperación. Si hubiesen implementado las mecánicas de una forma más orgánica, y hubiesen añadido cierta complejidad a las habilidades del juego, la mejora sería más que notable.

Tremendo Cumbión

El apartado artístico es lo más destacable del título y disminuye, aunque sea un poco, todos los inconvenientes del mismo. Visualmente hablando, Balan Wonderworld es un juego francamente bonito: los personajes destilan personalidad y todos los vestuarios son únicos. Los escenarios están repletos de colores vivos y detalles que solo recalcan el mimo puesto en el juego.

Wonderworld es un mundo en el que a uno le encantaría perderse, si no fuera porque los niveles son increíblemente pequeños. Una cosa que hace de forma inteligente es intentar convertir sus carencias en virtudes. Los niveles no son extensos, pero lo compensan creando puzles o jugando con las perspectivas de los escenarios. Pese a estos esfuerzos, nos encontramos cierta dejadez impropia de un juego de plataformas actual: la cámara es un estorbo que frustará nuestros esfuerzos en algunos niveles. Y hay ciertos errores que no deberían ocurrir en ningún momento, como el hecho de morir durante una animación del juego o bugs que nos obligarán a repetir el nivel.

Wonderworld es un teatro, y la forma que han querido hacer hincapié en ello es con la banda sonora. La mayoría de los niveles cuentan con unas melodías relajantes y memorables, que amenizan las horas de juego. Esto provoca en cierta medida que los detalles molestos pasen desapercibidos, haciendo que el jugador se centre en los colores y las canciones bonitas. De hecho, cada vez que completas un nivel, el juego lo celebra de una forma muy especial: con un baile coreografiado entre los vestuarios y los personajes. Como si de una fiesta de fin de curso de 6º de primaria se tratara. Peculiar, pero a decir verdad era difícil apartar la mirada durante los momentos musicales.

La duración del juego roza las doce horas, que podrían duplicarse si deseas completar todos los coleccionables y extras al 100%. Como he dicho en el apartado anterior, se trata de un juego que te incita a la repetición, pero no te recompensa casi nada por ello, resultando un tanto contradictorio. De hecho, existen algunos minijuegos que lejos de ser entretenidos, dan la sensación de que están colocados para hacer bulto.

Conclusiones

Tras numerosas horas de juego, y repasando todos los puntos del análisis, llego a la conclusión de que Balan Wonderworld es una oportunidad perdida. Un plataformas con gran potencial que ha ignorado por completo lo que hizo grandes a los títulos que han destacado en los últimos años. Se ha centrado tanto en intentar hacer un mundo único que se ha olvidado del resto de apartados. Como resultado, han creado un juego con encanto visual pero sin ningún tipo de profundidad. Un título que nos dejará una sensación agridulce; sin llegar a ser el juego desastroso que se vaticinaba en la demo, pero sin poder ser el título que prometía ser.

Balan Wonderworld está disponible en PlayStation 5, PlayStation 4, Nintendo Switch, Xbox Series X|S, Xbox One y PC. Podéis encontrar más información sobre el título en nuestra web. Y no olvidéis seguir nuestra cuenta de Twitter para estar al tanto de todas las novedades de la industria.

El análisis del videojuego Balan Wonderworld ha sido posible gracias a un código digital facilitado por Koch Media.

Lo Bueno

  • Mundo extravagante que destila originalidad.
  • Apartado artístico precioso.
  • Banda sonora memorable.

Lo Malo

  • Narrativa simple.
  • Mecánica de los vestuarios repetitiva y frustrante.
  • Jugabilidad de un solo botón.
  • Cámara incómoda y errores sin pulir.
6

Escrito por: Noe Arredondo

Jugadora desde que elegí a Charmander en el Pokémon Azul. Defensora acérrima de los videojuegos como forma de arte y hago chistes cuando estoy incómoda.