Blue Reflection Second Light

Por el el Análisis, 5 Más

Análisis – Blue Reflection Second Light

La desarrolladora Gust siempre ha tenido a los ilustradores en consideración. Comenzando con la franquicia Atelier, cada serie, al menos en los últimos años, ha contado con los mismos artistas para sus diferentes entregas. Esto también ocurría en Nights of Azure, un ARPG más desconocido de la misma compañía, que construyó un mundo de fantasía oscura y lo reforzó con su ilustrador. Sin embargo, a quien ya deben tener en favoritos al teléfono, es a Mel Kishida. El ilustrador cuenta con más de una década de colaboraciones con el estudio, además de otros proyectos en el mundo del manganime. En la trilogía de Arland de la franquicia Atelier creó ilustraciones que representaban a la perfección ese mundo de fantasía que salía de la Edad Moderna. Y más recientemente, inspiró lo que ahora ha pasado a ser, también, franquicia.

Blue Reflection se lanzaba en 2017 en todo el mundo como un nuevo JRPG, con Mel Kishida como uno de los pesos pesados en la producción. Pasando inadvertido bajo el radar de muchos, esta primera entrega planteaba un curioso sistema de progresión y personalización directa de las habilidades de cada personaje en combate, algo que tomaba prestado del sistema de personalización de objetos de batalla de los Atelier más recientes. Acompañado de secciones de simulación social entre la protagonista y el resto del elenco de personajes, el título apuntaba maneras hacia una nueva variante del JRPG habitual de la compañía.

Ahora, 4 años más tarde, Gust y Mel Kishida regresan con un anime, ya concluido, un futuro juego de móviles, y el protagonista de este análisis, Blue Reflection Second Light, una nueva entrega para consolas. ¿Qué nos ha parecido esta secuela? Os lo contamos.

Agosto infinito

Una de las características que comparten las últimas entregas de Gust es su sabor a verano. Y es que en esta ocasión, nuestra historia da comienzo en plena estación. La protagonista, Ao Hoshizaki, se ve transportada misteriosamente a una escuela en un mundo abandonado, habitado por otras tres chicas. Junto a Kokoro Utsubo, Rena Miyauchi e Yuki Kinjou, se toparán con un nuevo misterio en este desconocido mundo. Tras inspirar una conversación con una de las otras chicas, un «nuevo mundo» se conectará con el actual, dónde las jóvenes encontrarán peligrosos monstruos. Sin embargo, un misterioso ayudante les hablará de sus poderes como Reflectors: haciendo uso del anillo que se halla en sus manos y sus emociones y sentimientos, podrán plantarle cara al enemigo.

Con un arma con la que defenderse, el grupo decide explorar a fondo este nuevo territorio, que terminará conociéndose como Heartscape. Este nuevo escenario se crea a partir de los recuerdos y sentimientos de cada una de las protagonistas, mostrando lo más importante para cada una, así como sus altos y sus bajos. Una amistad de la infancia que aguantó el peso de la distancia y el paso del tiempo, un encuentro fugaz que armó de valor a ambas partes, un sueño destruido por una condición física… Sin embargo, el misterio de cómo han llegado todas a este extraño mundo, además de las futuras adiciones al plantel apareciendo de ninguna parte, perdura. ¿Qué es esta extraña dimensión en la que se encuentran todas, y por qué sus sentimientos y recuerdos toman forma física?

Golpes enlazados

Uno de los principales puntos de Blue Reflection Second Light, como comparte con muchos JRPGs, es su combate. La secuela se separa de lo establecido en su predecesor y propone un sistema más enfocado al ATB (Active Time Battle) tradicional, pero aun así único. Con hasta tres integrantes principales, además de un apoyo por parte de un cuarto personaje, que también puede ser intercambiado, nuestro equipo generará Ether. Como cualquier otra estadística, cada personaje generará Ether a una velocidad distinta, determinando la velocidad con la que puede realizar acciones, que consumirán esa energía acumulada para activarlas. Ataques, mejoras de estadísticas temporales, recuperación de estados alterados o salud. Sin embargo, tendremos un límite de cuánto podremos generar, no obstante no hay que alarmarse, pues podremos expandir este límite en pleno combate.

Nuestros personajes cuentan con hasta cinco niveles de Gear, los recién mencionados límites para generar Ether. A medida que realicemos acciones y consumamos energía, nuestro nivel de Gear aumentará, expandiendo la generación en 1000 unidades más. ¿Un poco demasiado ordinario? No os preocupéis, pues con el aumento de cada nivel de Gear, dispondremos de nuevas habilidades que estaban bloqueadas en los niveles anteriores. Además, una vez lleguemos al tercer nivel, nuestros personajes se transformarán y pasarán a vestir los clásicos atuendos de chicas mágicas que protagonizan esta franquicia.

¡El combate esconde más que solo eso! Pues los enemigos, y nuestros personajes, contarán con debilidades y fortalezas elementales, que pueden llegar a quebrarlos. Una vez un enemigo entra en quiebra, este recibirá más daño y quedará indispuesto durante un periodo de tiempo, perfecto para arremeter con todo nuestro arsenal. En el caso de los enemigos más poderosos, como los jefes, no llegaremos a quebrarlos, pues se recubrirán de una barrera defensiva. Sin embargo, esto abre la puerta a las batallas de uno contra uno, secciones únicas donde una de nuestras integrantes se las verá directamente con el enemigo a corta distancia. Una suerte de minijuego que nos pondrá en un enfrentamiento donde reaccionar en el momento preciso nos dará ventaja y, si actuamos correctamente, una increíble escena de ataque final.

Dos mundos bajo un mismo cielo

Como hemos mencionado antes, el Heartscape será una de las dos localizaciones clave de esta entrega, dónde principalmente recolectaremos materiales, nos enfrentaremos a enemigos y recuperaremos los recuerdos de las protagonistas (quienes, por algún casual se me ha olvidado mencionar, son amnésicas). ¿Nuestra otra área de acción? La escuela donde despiertan las protagonistas por primera vez. Aprovechando la seguridad que ofrece la zona, deciden convertirlo en su espacio personal, así como su base de operaciones.

Dentro del terreno escolar podremos realizar tareas únicas de este espacio. Principalmente, será nuestro centro de producción, pues podremos elaborar toda clase de objetos. Desde aquellos que usaremos en nuestras exploraciones al Heartscape para recuperarnos entre batallas, o incluso reforzarnos temporalmente, hasta útiles para producciones a mayor escala. Y es que las jóvenes se verán privadas de muchos elementos del día a día viviendo en una escuela, por lo que se pondrán manos a la obra para rediseñarla a su gusto, con ayuda de sus poderes. Hace un buen día para estirarse al sol, ¿qué tal unas tumbonas para relajarse? ¿Y a quién no le apetece tomar un tentempié a media tarde en la terraza? ¿Nostalgia veraniega? Un chiringuito de playa. Aún limitado, Blue Reflection Second Light presenta un simulador decorativo con suficiente personalidad para divertirnos mientras le damos un lavado de cara al escenario. ¡Y además nos beneficiarán con mejoras en combate y exploración!

Pero, ¿de qué sirve tener todo eso si no podemos disfrutarlo? No os preocupéis, pues Ao podrá invitar a otras chicas a citas alrededor de la escuela. Pasearemos por los pasillos y el patio, además de conocer más sobre el resto del grupo en conversaciones que nos privarían de información adicional que aporta mucho a la construcción de cada personaje.

Si pringa una, pringamos todas

Si hablamos de RPGs, no podemos olvidarnos de otra de las características más conocidas del género: las misiones secundarias. En varias ocasiones, contaremos con peticiones del resto de protagonistas para realizar toda clase de tareas. Derrotar cierto grupo de enemigos, cocinar y crear una nueva receta junto a un personaje en concreto, recoger materiales y entregarlos… Las tareas se llegarán a acumular, pero no necesitaremos preocuparnos por fechas límite. Completar estas misiones secundarias nos recompensará aumentando el nivel de vínculo con las otras protagonistas. Al reforzar nuestros vínculos, ganaremos puntos para desbloquear mejoras en estadísticas, como una mayor generación de Ether en combate, o nuevas habilidades al producir objetos.

En ocasiones, algunos recados nos llevarán a zonas del Heartscape plagadas de enemigos, dando lugar a misiones de sigilo, una nueva mecánica para la franquicia. Como indica su nombre, tendremos que escondernos de ojos enemigos para no ser avistados y atacados en grandes grupos. Estas secciones vendrán acompañadas de un modo de visión que nos determinará el rango de vigilancia de cada «guardia», tanto en el escenario como sobre el mapa. ¡Incluso podremos utilizar este modo al explorar para realizar ataques sorpresa si les pillamos desprevenidos!

Y ya que hablamos de sistemas de niveles, es importante mencionar la principal diferencia respecto a su predecesor. Pues en esta ocasión la progresión por niveles vendrá dada por experiencia que recibiremos al salir victoriosos de cada batalla. Quienes también reciben un cambio suficientemente relevante para ser mencionado son los Fragments. Objetos que beneficiarán a nuestro personaje directamente, que ahora pasan a ser equipables en sus propias ranuras y no en las distintas habilidades de batalla. Finalmente, también tenemos un Modo Foto, como ya está siendo tradición en los títulos de Gust desde hace unos cuantos años.

Conclusiones

Nos aproximamos al final del análisis de Blue Reflection Second Light, momento en el que doy rienda suelta a mis opiniones más positivas y negativas de esta nueva entrega. Y es que antes de saltar a esta nueva aventura, mis expectativas por esta secuela eran ciertamente bajas. Su demo me había dejado bastante descontento con su sistema de combate y la calidad argumental del anime que precedía este lanzamiento me dejó desanimado. Sin embargo, el resultado ha sido mucho más positivo de lo que esperaba, y lo que parecía que iba a convertirse en una decepción ha terminado encariñándome con ello.

De todo lo mencionado hasta el momento, el mayor punto positivo de esta entrega son su argumento y sus personajes. Abordando la recuperación de sus recuerdos con momentos impactantes para cada uno, encontramos también luces y sombras de cada uno. Vemos su desarrollo desde lo más bajo hasta convertirse en lo que tenemos frente a nosotros, o a nuestro lado al luchar. Y lo mejor de todo es que su ritmo nos da suficiente tiempo para interiorizar y asimilar la información que se nos está comunicando, dándole mayor valor y realismo a cada situación. Los fans de la franquicia encontrarán referencias a la entrega anterior y la serie animada con el mismo mimo que en las trilogías de la franquicia Atelier. Desde menciones a personajes hasta referencias directas, además de las apariciones de algunos de ellos durante el propio juego. Sin embargo, no llega a dejar a los jugadores nóveles fuera de la conversación, haciendo de esta una secuela accesible a todos los jugadores.

Aun así, no hay únicamente puntos positivos en esta entrega, pues la mayor decepción es su sistema de combate. No sirve únicamente con tener buenas ideas para que convertirlo en un sistema sólido, y es que los encuentros no terminan de caer en el territorio correcto. Batallas realmente cortas que se acortan por la espera del sistema ATB. Encuentros que se entrecortan dado el absurdo multiplicador de daño con el que cuenta el jugador al ir realizando ataques. Tampoco ayuda que únicamente cuente con dos dificultades, fácil y normal, pues se siente que el juego debería dar mayor rienda al sistema de Gears, cuando con suerte llegaremos a nivel 3 antes de finalizar la batalla.

Junto al sistema de combate, encontramos también una cámara que no se ajusta demasiado a los escenarios, llegando a colisionar con estos y haciendo desaparecer tanto objetos como a nuestro personaje por sus extraños ángulos. Esto me sabe realmente mal, pues el diseño artístico de los distintos escenarios que encontramos en los múltiples Heartscapes es brillante. También está el tema de los Fragments, que pasan a ser un sistema de personalización y equipamiento más genérico que en su predecesor. Parte de su carisma venía de limitar al jugador a hacer pensar qué habilidades funcionaban mejor con qué mejoras equipadas, o a cuáles se les podía sacar mayor partido.

Sin embargo, aún con todo lo mencionado, Blue Reflection Second Light apuesta por un argumento y unos personajes inesperadamente sólidos, llegando a posicionarse entre mis entregas favoritas de las producciones de Gust. Una historia de jóvenes chicas mágicas que apuesta por una visión más imperfecta de los personajes, más allá del comic relief.

Este análisis ha sido posible gracias a una copia de Blue Reflection Second Light para PlayStation 4 proporcionada por Koch Media España.

Lo Bueno

  • Su historia y sus personajes son el principal pilar del juego, presentando a esas poderosisimas chicas mágicas como seres imperfectos con problemas y preocupaciones de lo más habituales.
  • Artísticamente es incluso más bonito que el original, los nuevos escenarios vienen acompañados de piezas musicales que disfrutaremos durante horas.
  • Las posibilidades de decorar el escenario a nuestra manera y poder interactuar con ello dan una herramienta perfecta para desconectar de la exploración y el combate.

Lo Malo

  • El sistema de combate no acaba de profundizar en todo lo que dispone y parece quedarse a medias de lo que habría sido un gran paso hacia adelante.
8

Escrito por: Victor Puig

Salí plurilingüe y acabé de profesor de idiomas. Me encantan los juegos de lucha, los JRPGs y sobretodo los indies. La buena música, dentro o fuera de los videojuegos, es otra de mis pasiones.