Clid The Snail

Por el el Análisis, 5 Más

Análisis – Clid The Snail

Ser uno mismo a veces nos lleva por caminos diferentes a los que esperábamos. Por culpa de su carácter, que era incompatible con las tradiciones de la ciudadela, Clid es expulsado. Una puerta se ha cerrado, pero también se ha abierto una ventana, y puede, solo puede, que por fin encuentre un lugar al que pertenecer. Clid The Snail es un juego de disparos de perspectiva isométrica creado por el estudio independiente español, Weird Beluga Studio. Si alguna vez te has preguntado cómo sería una historia con un caracol armado como protagonista, Clid The Snail resuelve tus dudas:

En un pequeño y misterioso mundo…

Excéntrico, hablador, alborotador, espontáneo, borde… son muchos los adjetivos que podrían definir a Clid, el caracol, y respetuoso no es uno de ellos. Por culpa de sus acciones, Clid es expulsado de la ciudadela, y obligado a vivir por su cuenta. Pero no estará del todo solo, en su nueva aventura le acompañará Belu, una luciérnaga fiel y habladora que será la guía y la conciencia del gasterópodo. Cuando parece que ya no tiene lugar en el mundo, encuentra a un grupo de marginados con los que consigue encajar, encontrando finalmente un lugar al que llamar hogar.

Así da comienzo la nueva vida de Clid, en la que tendrá que explorar el mundo y deshacerse de todos los obstáculos que asolan el lugar. Clid The Snail nos muestra un lugar lúgubre y repleto de amenazas con las que tendremos que lidiar. A través de una ambientación oscura y con cierto carisma, Weird Beluga nos narra un cuento con matices sombríos, como los cuentos de antes: las consecuencias de nuestros actos, lo cruel e injusta que puede ser la vida… Todo ello sin olvidarse de aderezar la fábula con momentos cómicos y amables.

Además de tener una ambientación algo lúgubre que narra una historia interesante a través de un enigmático mundo, solo nos faltaría una cosa para rematar el título: unos buenos personajes. Y es que Clid The Snail nos trae una gran variedad de personajes y situaciones que darán el último toque que la historia necesitaba. Desde un tímido erizo hasta una tortuga chamánica, Clid se rodeará de animales de otras especies con cierta personalidad que endulzarán el apartado narrativo. De esta forma, y como si quisieran homenajear a los Guardianes de la Galaxia, se creará una excéntrica y curiosa familia.

Donde pongo el ojo pongo la bala, creo

El título es un top-down shooter en el que nuestro protagonista caracol se ha fabricado un rifle con el que poder defenderse de los peligros que hay fuera de los muros. Gran parte del juego consiste en disparar a todo lo que se nos cruce por el camino, enemigos del calibre de babosas malvadas, gusanos gigantes de tierra, e incluso ratas maníacas. Además de combate, el juego también contará con enigmas y puzles que habrá que superar si se quiere avanzar. De hecho, explorar y encontrar los secretos que haya por el mapa también supondrá un gran aliciente en la aventura.

A su vez, Clid The Snail es un dual stick shooter en el que con un joystick nos moveremos y con otro controlaremos el apuntado del arma. Esto supone que tendremos más libertad a la hora de movernos, sin dejar en ningún momento de llenar de tiros a los enemigos. O es lo que debería ser en la teoría, pero la práctica es otro tema. Y es que, al contrario de lo que le suceden a otros juegos del mismo género, Clid se decanta por un combate más sistemático y tosco por encima de la agilidad y la rapidez acostumbrada. Esta decisión podría generar confusión y algo de rechazo a cierta parte de los jugadores que busquen otro tipo de shooters más dinámico.

El juego cuenta con una barra de energía que limitará nuestros movimientos, los cuales se basan en correr y dar volteretas. Pero cuidado, no hay frames de invencibilidad al rodar, y la hitbox de algunos ataques suele descontrolarse con el movimiento, lo que se traduce en golpes que se sienten algo injustos en ciertos momentos. Además, la sensación de disparo no es tan buena como cabría esperarse de un shooter.

Aunque todo es cuestión de gustos, lo que no lo es el control errático del apuntado de las armas. Escoger una jugabilidad más calmada, centrada en conocer el terreno para elegir una estrategia, no puede ir de la mano a un apuntado poco preciso. De hecho, no se puede apuntar a enemigos que se encuentren a alturas diferentes. Al tener un apuntado poco preciso da la sensación de que se desaprovecha la gran variedad de armas y enemigos con los que cuenta el juego.

Belleza oculta

Clid The Snail crea un pequeño y atractivo mundo en su estilo lúgubre y misterioso. Es más, todos los escenarios poseen numerosos detalles y se puede ver el cariño puesto en cada paisaje. Los diversos y numerosos lugares por los que tendremos que pasar durante nuestro viaje nos cautivarán por completo.Es admirable observar los detalles que tiene el apartado gráfico, como la iluminación, el sonido, el movimiento de la nieve a nuestro paso… Es una pena que el gran apartado artístico que posee el juego quede oculto bajo una capa de niebla perenne. El tono gris que cubre el juego esconde la belleza de los propios escenarios.

Pero eso no es todo, y es que el Fiel of View, es decir, el campo de visión del juego, está tremendamente lejos. Además, no es posible modificarlo de ninguna forma, así que tenemos que jugar con la vista alejada todo el juego. Resulta frustrante querer ver más de cerca los detalles de las zonas por las que pasemos y no poder. También supone un problema en los combates, ya que al estar todo tan integrado en su tono gris y estar tan lejos, a veces no ves a los enemigos. Es un juego único y bonito en su estilo, me gustaría verlo de cerca.

Una parte que me conquistó y que encajaba muy bien con el ambiente del juego es la banda sonora. Con canciones calmadas que se adecúan a los momentos de exploración, melodías rítmicas para ponernos en el estado anímico apropiado para las peleas con los jefes… Es muy cómodo jugar a un título que sabe qué canción poner en cada momento.

Las aventuras de Claudio el Caracol

Tras analizar los puntos y detalles del juego, podemos concluir queClid The Snail es un juego top-down shooter pausado y metódico que se aleja del ritmo y la velocidad que caracterizan este género. Que además posee un apartado artístico y gráfico que cautivará por su gama de detalles y su tono oscuro; y que podría ser mucho más vistoso si se pudiera ver en todo su esplendor.

Clid The Snail está disponible para PlayStation 4, PlayStation 5 y PC. También podéis encontrar más información sobre videojuegos en nuestra web. Y no olvidéis seguir nuestra cuenta de Twitter para estar al tanto de todas las novedades de la industria.

El análisis del videojuego Clid The Snail ha sido posible gracias a un código digital de PlayStation 4 facilitado por Koch Media.

Lo Bueno

  • La ambientación lúgubre junto a una historia sobre no encontrar tu lugar crea un mundo muy interesante.
  • Los escenarios están repletos de detalles y mucho cariño.
  • La banda sonora del juego es muy pegadiza y combina muy bien con el tono del juego.

Lo Malo

  • Un apuntado poco preciso acompañado de una pobre sensación de disparo.
  • El combate lento y estratégico puede frustrar a los jugadores que esperen algo más frenético.
  • La capa de niebla y el campo de visión alejado no permite disfrutar de su apartado artístico.
6

Escrito por: Noe Arredondo

Jugadora desde que elegí a Charmander en el Pokémon Azul. Defensora acérrima de los videojuegos como forma de arte y hago chistes cuando estoy incómoda.