Control Ultimate Edition

Por el el Análisis, 9 Más
close [x]

Análisis – Control Ultimate Edition

Una edición definitiva que no se descontrola

Hace apenas año y medio Control llegaba por fin al mercado. La última y más ambiciosa obra de Remedy Entertainment llegaba dispuesta a resarcirse del pequeño tropiezo que supuso Quantum Break y recuperar la estela de grandes éxitos del estudio como Max Payne o Alan Wake.

En 2019 llegó Control y con él una gran aventura de acción que profundizaba en lo sobrenatural y en el oscuro trasfondo de una misteriosa agencia. Esta Ultimate Edition, como viene siendo costumbre, nos trae el juego original más las expansiones y un upgrade gráfico para las consolas de nueva generación. La Fundación y SMA son las dos expansiones que incluye esta edición y añaden unas cuantas horas de contenido a la vez que hilan cuidadosamente Control con Alan Wake y el universo que Remedy está empezando a tejer con todos sus juegos. Un añadido agradecido, aunque siendo sinceros debemos decir que dichos DLC no aportan nada a nivel jugable, y a nivel argumental son anecdóticos. Oportunidad perdida, sobre todo para los fans que llevamos tantos años pidiendo el retorno de Alan.

Un lavado de cara necesario

Ya explicábamos en nuestro análisis de Control que se trataba de un gran juego, pero que tenía algunas carencias destacables. La primera de ellas se encontraba en el rendimiento. La jugabilidad de Control era excelente en su planteamiento, mezclando enfrentamientos en los que predominaban las balas, los poderes telekinéticos e incluso la posibilidad de levitar por el escenario. Todo ello, junto a los elementos destruibles del escenario hacían que el motor gráfico se resintiese, sobre todo en las versiones base de PlayStation 4 y Xbox One. Personalmente tuve la opción de probar Control en Xbox One X y aunque estos problemas eran menores, seguían presentes. Pues bien, todo eso se soluciona aquí.

Esta Ultimate Edition llega con dos opciones gráficas a PlayStation 5 y Xbox Series X/S. La primera nos ofrece un modo a 30 frames por segundo pero con el innovador ray tracing o trazado de rayos, y la segunda desactiva esta opción para ofrecernos unos rocosos y estables 60 fps a 4K. ¿Qué opción es mejor? Eso ya depende del criterio de cada uno.

Personalmente el ray tracing nos ha impresionado, el juego original jugaba de forma magistral con la luz y los reflejos, especialmente cuando destruíamos la materia que bloqueaba el escenario, por lo que el ray tracing le sienta de lujo y es uno de los mejores ejemplos en el uso de esta técnica por el momento. Sin embargo, siendo sincero he de reconocer que lo he disfrutado mucho más en el modo de 60fps/4K. Control es un juego que merece jugarse de forma fluida y su gameplay gana enteros jugando en este formato.

La otra gran carencia del título era su esperpéntico doblaje al español, responsable de una cantidad de memes considerable. Lamentablemente, aquí no vemos cambio alguno y el título cuenta con el mismo doblaje del original. Pero no os preocupéis, podéis cambiar el idioma de las voces en cualquier momento.

El título también hace uso de las tecnologías propias de la nueva generación con unos tiempos de carga ostensiblemente más ágiles, algo de agradecer en los viajes rápidos que antes eran de todo menos rápidos. En nuestro caso hemos realizado el análisis en una Xbox Series X, por lo que si bien no podemos comentar las novedades implementadas para sacar el potencial al DualSense, sí que podemos aseguraros que el juego hace un buen uso del sistema Quick Resume, ocupando no demasiada memoria RAM y permitiendo volver al juego en apenas 6-7 segundos.

Conclusión

Como no podía ser de otro modo, Control Ultimate Edition es la mejor versión posible para acercarse a la incomprendida obra de Remedy. La aventura de Jesse Faden es absorbente, plantea un lore muy interesante y jugablemente introduce algunas novedades a los títulos de acción en tercera persona de lo más gratificantes. La inclusión de sus expansiones, aunque no sean de gran calado, es de agradecer y enriquece aún más el universo que Remedy planea crear para unir todas sus obras, empezando por la expansión que vincula el título directamente con Alan Wake.

El paso a las consolas de nueva generación le sienta además de lujo, soluciona una de las principales debilidades del título en consolas -el framerate del original era muy inestable- y nos ofrece un primer vistazo sobre las posibilidades del ray tracing en PlayStation 5 y Xbox Series X. Sin embargo no podemos dejar de penalizar el hecho de que dicha actualización sea de pago, obligando a los poseedores del original a volver a pasar por caja si quieren disfrutar de la mejora gráfica. Muy mal aquí por Remedy.

En conclusión, si ya jugaste a Control encontrarás aquí pocas excusas para volver más allá de unas horas extra de juego que aportan algo a la trama y la mejora técnica. Si, por el contrario, aún no le has echado el guante a Control, esta es sin duda la mejor ocasión para meterte de lleno en la Agencia.

Lo Bueno

  • La mejora gráfica soluciona la principal debilidad del título
  • Las expansiones si bien no aportan novedades, ayudan a expandir el lore
  • Su implementación del ray tracing sorprende gratamente

Lo Malo

  • Que se obligue a pasar por caja a los que ya posean el original para disfrutar de la nueva generación
8

Escrito por: Daniel Funes Castillo

Webmaster de Legión de Jugadores. Fanático de los videojuegos con 3 años, empecé con Super Mario World y desde entonces no he parado. Busco crear una comunidad abierta y tolerante dónde todos puedan participar y dar su opinión.