Crash Bandicoot 4: It’s About Time

Por el el Análisis, 6 Más
close [x]

Análisis – Crash Bandicoot 4: It’s About Time

Crash por fin está de vuelta

Ha sido una larga travesía. Crash Bandicoot ha sido una de las mascotas de los videojuegos que más vueltas ha dado y que ha pasado por más manos a lo largo de toda su historia. Naughty Dog logró enamorar a medio mundo con la trilogía original de Crash en la primera PlayStation. Unas obras maestras de las plataformas que sentaron cátedra con un diseño de niveles excepcional, una jugabilidad sencilla y directa y unos personajes entrañables en unos escenarios de ensueño. Y qué decir de su banda sonora, todo un regalo para los oídos.

Tras 3 entregas magistrales en Sony pensaron que debían plantar cara al fulgurante ascenso de Mario Kart en Nintendo y para ello encargaron a Naughty Dog un título de karts con los personajes de Crash Bandicoot. El resultado fue Crash Team Racing, otra maravilla del género que superaba con crecer a su principal rival. Tras esto, la marca pasó por las manos de Eurocom (Crash Bash), Traveller’s Tales (Crash Bandicoot Wrath of Cortex y Twinsanity), Radical Entertainment, Dimps y Vicarious Visions. Estos últimos, tras más de una década sin tocar la franquicia, nos trajeron en 2017 el sensacional remake de la trilogía original con Crash Bandicoot N’Sane Trilogy. También tuvimos otro remake espectacular con Crash Team Racing Nitro-Fueled de la mano de Beenox.

¿Y cuál era el siguiente paso después de traer de vuelta los mejores títulos del marsupial? Una nueva entrega. Un paso arriesgado pero necesario en vista de los buenos resultados cosechados por los remakes. La decisión ha sido contundente, Activision se ha cargado por completo las entregas posteriores a la trilogía original para establecer una nueva línea canónica que ignora por aquellas aventuras, se ha atrevido a hacer una secuela con todas las de la ley y podemos decir que ha acertado de pleno. Crash Bandicoot 4: It’s About Time es una entrega de lo más completa y está sin duda al nivel de la trilogía original. Agarraos los wumpa porque vamos a viajar en el tiempo a una de las mejores aventuras de Crash.

Perdido en el tiempo

Perdido del todo como Bugs Bunny en el juego que llevaba el mismo nombre no, pero sí que en esta ocasión Crash, Coco y toda la tropa vivirán aventuras por distintas épocas gracias al nuevo invento de N. Tropy para hacerse con unas nuevas poderosas máscaras. Todo ello sirve como pistoletazo de salida para una nueva aventura que nos llevará a través de varios mundos, cada uno de ellos inspirados en una época concreta -impagable el primer mundo estilo Mad Max- y con multitud de niveles que superar hasta culminar con un enfrentamiento contra el jefe final. El esquema clásico de la saga, al fin y al cabo.

Sin embargo el mayor acierto de Crash 4 es traer la jugabilidad clásica, crear nuevos niveles que estén a la altura de los originales y aún y así innovar lo justo para no sentir que se desprende de la esencia de los originales. En este punto en Activision han estado muy despiertos, brindando a Crash y Coco las mecánicas ya conocidas y dejando las innovaciones del control para nuevos personajes que llegan para tomar el protagonismo.

Además de los Bandicoot, en esta cuarta entrega podremos controlar a la desaparecida Tawna, que pasa de damisela en apuros a heroína interdimensional, al doctor Neo Cortex y a un descafeinado Dingodile que parece añadido a última hora.

Tawna es sin duda la más interesante de las novedades jugables, ya que se trata de un personaje más físico que se abre paso a patadas -literalmente- y que posee un gancho para poder desplazarse rápidamente en el aire, derribar enemigos y alcanzar cajas alejadas. Es simple, pero a la práctica resulta tremendamente divertido, además sus misiones ayudan a entender por que Crash se salva siempre por los pelos. Al final el ángel de la guarda era ella. Cortex, por su parte, puede hacer dash en el aire y defenderse con su pistola de rayos; es entretenido pero tampoco innova demasiado. Por último, Dingodile parece añadido a última hora debido a lo poco que aporta a la jugabilidad: sus diferencias son la posibilidad de coger y lanzar cajas y ejecutar un salto extra de un modo muy similar a Yoshi en sus aventuras.

No te olvides de ponerte la máscara

Una de las principales novedades de esta entrega es la aparición de las máscaras cuánticas. 4 máscaras especiales que encontraremos por el escenario y que nos otorgarán poderes indispensables para poder superar los niveles. Una nos permite ralentizar brevemente el tiempo, otra altera el sentido de la gravedad, otra altera las dimensiones haciendo aparecer y desaparecer ciertos objetos y la última convierte a Crash en una peonza gigante capaz de sortear grandes distancias. No son nada que no hayamos visto ya en otros títulos plataformeros, pero dichas mecánicas casan muy bien con la jugabilidad clásica de la saga.

Dichas máscaras brillan en dos momentos concretos: durante las batallas contra los jefes finales, en este caso poco inspiradas y que se sienten como un mero trámite, y en el tramo final del juego, en el que Toys for Bob pone toda la carne en el asador al obligarnos a usar todas las máscaras con una precisión milimétrica.

Pero la osadía del estudio no cesa con la inclusión de nuevos personajes o máscaras, ya que se han añadido decenas de desafíos extras para sacar lo mejor de nosotros y alargar la vida del título. Crash Bandicoot 4 It’s About Time se suma a la moda de las skins personalizadas y nos permite conseguir una skin única por cada nivel que completemos en su totalidad. Para ello, deberemos reunir las 6 gemas que hay en cada uno de ellos. Las tres primeras se consiguen con cierto número de frutas Wumpa -cuidado con las cajas TNT, ya que las cajas que destruyan no suman Wumpa-, otra por destruir todas las cajas del nivel, otra oculta a lo largo del escenario y una última por morir menos de 3 veces. El juego no es precisamente difícil de completar, pero hacernos con todas las cajas nos obligará a arriesgar y eso nos costará muchas muertes.

Para acercarse a las nuevas generaciones encontramos dos estilos de juego que podemos elegir: el modo clásico con vidas limitadas que nos obligará a empezar el nivel de 0 si nos quedamos sin, y el modo moderno con vidas infinitas que siempre nos llevará al último punto de control. Dos formas distintas de entender los plataformas.

Un aluvión de contenido extra

Pero si lo que buscáis es un reto a la altura de los niveles ocultos de Crash 3 en esta ocasión contamos con las cintas de Neo Cortex en las que podremos revivir los experimentos que este hizo con Crash y Coco y que desemboca en los niveles más difíciles que hemos visto jamás en la saga y que no nos permitirán cometer el más mínimo error. Todo un acierto para los más veteranos y completistas.

No se vayan, aún hay más. Como toda entrega de la saga, aquí vuelven las reliquias por superar las contrarrelojes de cada nivel, por primera vez con marcadores online para picarnos. Otra de las novedades es el modo N.Verted, que nos lleva a recorrer los mismos niveles pero con diferencias: modo espejo, diferente paleta de colores, diferente velocidad etc. de manera que nos rompe la memoria muscular al cambiar el ritmo y el estilo de juego, obligándonos a adaptarnos a él de nuevo y suponiendo un reto extra.

También se ha añadido un modo multijugador tanto cooperativo como competitivo. El primer consiste simplemente en pasar el mando para que vayas personas completen las diferentes secciones de un nivel, mientras que los modos competitivos nos llevan a enfrentarnos en carreras ya sea por llegar al mayor número de puntos de control posibles o por destruir la mayor cantidad de cajas. Son modos sencillos, pero que pueden llegar a picarnos si ambos jugadores tienen un nivel similar.

Adaptándose a la tecnología actual

Personalmente fui un tanto reticente al cambio en el diseño de este nuevo Crash, especialmente tras ver lo bien que habían funcionado los diseños más clásicos que vimos en la N.Sane Trilogy. Sin embargo ese miedo se esfumó a los dos minutos de jugar ya que el nuevo diseño mantiene la esencia original y le otorga aún más personalidad. Luce tremendamente bien, como una película de animación actual y resulta muy agradable a los ojos de quién ya jugó en el 97. El título es colorido, simpático, original y además funciona con una suavidad pasmosa.

Un rendimiento perfecto en Xbox One X a 60fps que se ve aderezado por un doblaje al español de gran nivel, pese a no tener demasiadas líneas de diálogo. Dónde encontramos altibajos es en la banda sonora: los temas originales rescatados suenan genial -que bien envejece el arte- pero las nuevas melodías creadas para la ocasión son muy machaconas y se olvidan a los pocos minutos. Una pena, ya que habría sido el broche de oro a un título redondo.

Conclusión

Ha costado mucho, pero por fin Crash ha regresado con una entrega a la altura. Lo que vimos en la N.Sane Trilogy no fue casualidad, Toys for Bob ha hecho un trabajo magnífico respetando la fórmula clásica a la vez que la adapta a los tiempos modernos, suma nuevas mecánicas con personajes inéditos, añade máscaras que le dan una nueva dimensión a sus fases e incluso se atreve con niveles extras con una dificultad endiablada. Y si el juego principal se nos queda corto tenemos varios modos multijugador, skins que coleccionar, contrarrelojes que superar y un original modo invertido.

Crash Bandicoot 4: It’s About Time es una digna secuela de la trilogía original, manteniendo su excelente nivel en casi todo momento y apostando por nuevas mecánicas que casan a la perfección con una jugabilidad clásica que no envejece dos décadas después. Una entrega fantástica, una secuela más que digna, y el mejor punto de partida posible para los nuevos títulos que vendrán. Tenemos Crash para rato, y esa es la mejor noticia posible.

Lo Bueno

  • Mantiene la esencia de los originales con un diseño de niveles excelso
  • Añade nuevas mecánicas con distinta suerte; Tawna y las máscaras funcionan muy bien
  • El apartado técnico es soberbio, una película de animación
  • Fácil de superar, muy difícil de completar al 100%
  • Toneladas de extras para alargar la vida del juego

Lo Malo

  • Las batallas contra los jefes son demasiado sencillas
  • Los nuevos temas creados para la ocasión no están a la altura
9

Escrito por: Daniel Funes Castillo

Webmaster de Legión de Jugadores. Fanático de los videojuegos con 3 años, empecé con Super Mario World y desde entonces no he parado. Busco crear una comunidad abierta y tolerante dónde todos puedan participar y dar su opinión.