Demon Slayer Kimetsu no Yaiba – Las Crónicas de Hinokami

Por el el Análisis, 8 Más

Análisis – Demon Slayer: Kimetsu no Yaiba – Las Crónicas de Hinokami

¿Hasta dónde estaríais dispuestos a llegar por salvarle la vida a la persona que más queréis en el mundo? ¿y si eso implicara enfrentarse a auténticos monstruos? Tras perder a su familia en un trágico incidente, Tanjirō se ve obligado a convertirse en miembro del Cuerpo de Exterminio de Demonios. Todo ello con la esperanza de encontrar la cura que pueda devolverle la humanidad a su hermana. En Demon Slayer: Kimetsu no Yaiba – Las Crónicas de Hinokami, el estudio CyberConnect2 ha creado un juego de lucha en 3D que nos adentrará de lleno en la historia que rodea a los hermanos Kamado. Durante nuestra travesía para poder publicar este análisis, hemos tenido que derrotar a cientos de demonios y aguantar durante todo el trayecto a Zenitsu e Inosuke. Lo segundo ha sido más difícil.

Lazos auténticos

Nunca llegues tarde a casa, esa es una lección que Tanjirō aprende de la peor forma posible. Tras acabar sus tareas algo tarde, no puede volver a la montaña donde se encuentra su familia esa noche. Al volver a su casa a la mañana siguiente, la imagen que le recibe no podría haberla imaginado ni en sus peores pesadillas. Toda su familia ha muerto asesinada por una criatura desconocida para él. No obstante, aún hay esperanza, su hermana pequeña Nezuko ha logrado sobrevivir, pero a cambio ha tenido que pagar un alto precio: ahora es un demonio. En ese momento, Tanjirō decide dedicarse en cuerpo y alma a una meta: enfrentarse a los demonios para buscar una cura para su hermana.

CyberConnect2 decide narrar en Demon Slayer: Kimetsu no Yaiba – Las Crónicas de Hinokami toda la obra animada hasta la fecha. Es decir, el juego adapta la primera temporada y la película. El estudio ha hecho un gran trabajo de localización y se transmite a la perfección el gran empeño que han puesto en desarrollar una obra que guste a los fans más acérrimos. Kimetsu no Yaiba es una de las obras más vendidas de los últimos años, e intentar adaptarla es una tarea muy difícil. Por ello, quizá la fórmula que han escogido para llevarlo a cabo no ha sido la más adecuada.

El estudio es veterano en juegos de lucha, contando en su currículum con títulos como Dragon Ball Z: Kakarot y la saga Naruto Ultimate. Los años y juegos de experiencia les han llevado a realizar una recreación muy digna, pero algo anticuada. Como ocurre en otros juegos del mismo género, el modo historia se divide en dos: exploración y combate. Es una buena forma de introducir al jugador en la historia, sino fuese porque los tramos de supuesta “exploración libre” son pasillos estrechos en los que buscar algunos coleccionables de poca importancia. Nada nos impide seguir la historia, haciendo que el jugador se plantee si era indispensable crear un apartado de exploración que no deja explorar.

Si solo puedes hacer una cosa, hazla a la perfección

El combate es el eje central del juego, y es lo que hace que uno pierda por completo la noción del tiempo. Según vayamos avanzando en el modo historia, iremos desbloqueando diferentes personajes con los que podremos jugar. Cada vez que probemos un personaje nos daremos cuenta de la singularidad de cada uno: la manera de moverse y esquivar los ataques, el ritmo y la velocidad en la que emplean sus movimientos, las habilidades y las respiraciones, los ataques definitivos… Descubrir todos los personajes de la historia y encontrar el que más encaje con nosotros es un auténtico disfrute.

A lo largo del juego combatiremos contra personajes, enemigos aleatorios y jefes. Si algo se puede destacar en el juego es que los combates contra los jefes se sienten reales. Cualquier fan de Demon Slayer quedará encantado al poder enfrentarse de forma realista a los villanos de la serie original. Cada personaje cuenta con un set de habilidades distinto, y eso incluye a los demonios. Sus especialidades y sus técnicas demoníacas estarán disponibles para nuestro goce durante nuestros enfrentamientos. Resulta muy satisfactorio poder enfrentarnos cara a cara con los villanos de la serie de una forma tan fiel.

Se trata del primer juego de una saga, así que los personajes cuentan con un número de movimientos y habilidades limitado. Pero aún así, cada combate es un espectáculo visual muy gratificante. Las animaciones de cada personaje, que se asemejan a la perfección a lo visto en su animación original, las cinemáticas tanto de los combates como de los ataques definitivos… Simplemente quedarse embobado y disfrutar de los fuegos artificiales es increíble. Pelear contra diferentes enemigos o con otros personajes, ya dependiendo del modo de juego en el que nos encontremos, es muy divertido y lo que enganchará a cualquier fan de la serie y de los juegos de lucha.

El título cuenta con un elenco un tanto limitado, ya que al querer centrarse en la obra original se limita a mostrarnos a los personajes que conocemos hasta ese momento. En total, el juego cuenta con 18 personajes jugables; entre ellos y para aumentar un poco el plantel en la medida de lo posible, han convertido las apariencias de algunos protagonistas en personajes jugables. De esta forma, no solo cambia su aspecto sino también la lista de movimientos y habilidades. También estarán disponibles algunos personajes secundarios de la obra a los que no hemos visto pelear antes. Aunque hay un gran pero en la ecuación: aún no hay ningún villano disponible actualmente. Si bien es cierto, que han confirmado que en próximos parches el número de personajes disponibles aumentará, viendo el nivel de detalle de algunos jefes, resulta un tanto chocante que no podamos probarlos todavía.

No me subestimes, Kamaboko Gonpachiro

Para completar Las Crónicas de Hinokami nos llevará alrededor de 8 o 10 horas; algo más si somos completistas o nos picamos por conseguir S en todos los combates (me declaro culpable). En general, el título tiene cierta rejugabilidad si queremos disfrutar de nuevo de los más que vistosos y divertidos combates de la historia, pero no mucho más. Es muy sencillo conseguir todos los coleccionables del juego y las supuestas “misiones secundarias”, que se basan exclusivamente en encontrar objetos o hablar con personajes en los diferentes escenarios.

En general, el juego se centrará en guiar a los personajes por un largo pasillo algo laberíntico, donde nos encontraremos coleccionables, puntos Kimetsu o misiones secundarias que tienen poco de misión. En el trayecto nos encontraremos con demonios aleatorios y de marca blanca para contar con algún combate extra hasta los jefes de la historia. Algunos capítulos del juego cambian los combates por minijuegos de entrenamiento u otras alternativas. Y siendo totalmente sincera, son un entretenimiento anecdótico más que parte de la propia jugabilidad. Están ahí, no molestan pero tampoco aportan mucho más. Este es el problema de seguir a rajatabla una fórmula que está algo anticuada, y no expandir los mejores apartados del juego para crear un título mucho más ambicioso.

A su vez, y como todos los juegos del género, también cuenta con un modo batalla para enfrentarnos a la IA, de forma local con amigos o con partidas clasificatorias online. Desbloquearemos todos los personajes completando la historia, y teniendo en cuenta que el combate es la parte más brillante del juego, es un placer jugar con los personajes el tiempo y en el modo que el jugador estime necesario. Lo único que podría mejorar algo tan bueno como es el combate sería añadir algo más de contenido, habilidades y movimientos, y los personajes que faltan por incorporar.

No hay más remedio que seguir adelante

Demon Slayer es un despliegue de medios en cuanto a su apartado artístico y gráfico se refiere. Cualquier fan quedará maravillado en el momento en el que empieza el juego y vea el primer vídeo. Tanto las cinemáticas como la propia jugabilidad son una explosión visual que emula muy bien lo que hizo famosa la animación original. Que hayan intentado igualar a la serie y a la película, y que se hayan acercado tanto es un logro. Desde el primer momento, el jugador siente que está dentro de la propia obra por todos los componentes que rodean al título.

Una vez finalizado cada capítulo, se desbloquean escenas para completar la historia. Los jugadores que desconozcan la obra, podrán entender el relato en su totalidad, solo que de forma desordenada. Durante las cinemáticas de los capítulos, quedan fuera ciertas escenas que podrán ver después en vídeos narrados por los personajes. El título cuenta con las voces originales tanto en el doblaje japonés como en el inglés, ayudando una vez más a la inmersión de los jugadores. Puede que ver tantos vídeos sin combate pueda hacerse algo pesado, pero contar con un doblaje tan excelente, hace que sea una experiencia más agradable.

No obstante, la animación no sería nada si no estuviese acompañada de una banda sonora acorde con la imágenes mostradas. La música de fondo tanto ambiental como la de los combates y las propias canciones que se escuchan están sacadas directamente de la obra original, siendo la guinda perfecta para este pastel. La exaltación al combatir al ritmo de algunas canciones hace mucho más disfrutable cada enfrentamiento. O la emoción de las melodías dramáticas en ciertas escenas que conmoverían a cualquiera. La combinación entre música y animación es impecable, dando a cualquier fan de Kimetsu no Yaiba justo lo que buscaría en un juego así.

Vive con la cabeza alta

Demon Slayer: Kimetsu no Yaiba – Las Crónicas de Hinokami es el título que encandilará a los fans más críticos de la obra original. Con un apartado gráfico y artístico que roza la excelencia, podremos disfrutar de los mejores combates que podría darnos un título de este calibre. Y aunque sea un juego quizá excesivamente lineal y que sigue una fórmula algo obsoleta, podremos gozar de una jugabilidad de casi sobresaliente. Un título que respeta casi con adoración tanto la obra de Koyoharu Gotouge como a los fans que esperaban un juego de lucha de su obra favorita.

Demon Slayer: Kimetsu no Yaiba – Las Crónicas de Hinokami está disponible en PC, PlayStation 4, PlayStation 5, Xbox One, Xbox Series X y Series S. También podéis encontrar más información sobre videojuegos en nuestra web. Y no olvidéis seguir nuestra cuenta de Twitter para estar al tanto de todas las novedades de la industria.

El análisis del videojuego Demon Slayer: Kimetsu no Yaiba – Las Crónicas de Hinokami ha sido posible gracias a un código digital de PlayStation 4 facilitado por Koch Media.

Lo Bueno

  • Se siente el mimo y cariño puestos en el juego para estar a la altura de la obra.
  • Las animaciones, los gráficos y la banda sonora emulan muy bien la grandeza de la animación original.
  • La jugabilidad es un auténtico disfrute y despliegue de medios.

Lo Malo

  • Una exploración inexplorable.
  • Sigue una fórmula ya anticuada.
  • El contenido fuera de los combates es un tanto escaso.
6.5

Escrito por: Noe Arredondo

Jugadora desde que elegí a Charmander en el Pokémon Azul. Defensora acérrima de los videojuegos como forma de arte y hago chistes cuando estoy incómoda.